Mi discípulo murió una vez más – Capítulo 21: El desventurado que chocó contra un pájaro

Traducido por Rencov

Editado por Yonile


Si bien era cierto que el maestro de Zhu Yao la trataba muy bien, había veces en las que era una persona testaruda, y cuando decidía algo, no cambiaba fácilmente de opinión. Por ejemplo, cuando le prohibió que bajara de la montaña hace cinco años, ella quedó confinada en la montaña cinco años completos. No importaba cómo ella intentara montar una escena, tratar de dar lastima, hacer berrinches y razonar con él, nunca cambió de opinión. Y por si fuera poco parecía haber hecho algo a sus espaldas dado que, en estos cinco años, el número de discípulos que visitaba la Montaña del Bosque de Jade disminuyó con el paso del tiempo; incluso si fuera un asunto urgente, sería enviado a través de las grullas de papel.

Hasta ese pequeño bastardo de Wang Xuzhi, la única persona que vino con ella de la misma ciudad, parecía haberla olvidado. En estos cinco años, a excepción de las grullas de papel que de vez en cuando llegaban con mensajes cortos, nunca había subido a la montaña para buscarla.

Este niño no tiene nada de conciencia. La próxima vez que lo vea, le daré unas muy buenas nalgadas que nadie se las va a quitar.

Deprimida, Zhu Yao miró a la luna y suspiró. Solo su aliento podía escucharse en este tranquilo lugar. Entre las aves tontas que venían a llamarla para comer, en el cielo volaba una que era especialmente gorda, volaba como si estuviera borracha y parecía que se estrelló contra algo en el cielo.

¡¿Eeehhhh?! ¡Está cayendo!

Zhu Yao se levantó al instante, abrió la puerta y corrió hacia el lugar donde cayó la grulla celestial.

Esa cosa, con la que chocó antes, era una figura humana, ¡¿no?! ¡La grulla celestial se estrelló contra una persona!  

Puesto que no había visto a ninguna persona durante mucho tiempo, corrió a toda velocidad mientras se preguntaba qué desventurado chocaría contra un pájaro al volar con su espada.

Después de correr todo el camino hasta la ladera de la montaña, Zhu Yao finalmente vio al desventurado que cayó al suelo. Vestido con el uniforme blanco de la secta, se agarró la cabeza con las dos manos mientras giraba de un lado a otro. A su costado, estaba una grulla celestial que era tan alta como un humano adulto y con la cabeza extendida hacia afuera, le estaba picoteando el cuerpo.

—Ow, detente, detente, detente. Deja de picotear, deja de picotear. Picotéame otra vez y te golpearé.

El joven debió haberse torcido el pie, se estaba protegiendo la cabeza como si su vida dependiera de ello.

—Pájaro tonto, detente.

En el momento en que Zhu Yao la llamó, la grulla celestial que actuó de forma tan agresiva extendió sus alas sin demora y voló hacia Zhu Yao. Luego graznó con arrogancia, y batió las alas frente a ella. Por la manera en que actuaba, era como si intentara alardear que acababa de atrapar a un intruso.

Zhu Yao acarició el cuello del ave, y después de tranquilizarlo, miró al joven que estaba en el suelo. Una grulla celestial era una bestia espiritual de primer rango y solo tenía una pizca de conocimiento espiritual. Cualquier discípulo de la etapa Esencia podría tratar con él, sin embargo, el muchacho lo esquivó y no contraatacó, era evidente que no venía con malas intenciones.

—¡Esposa!

Esa persona dijo eso sin pensar y con una expresión emocionada, caminó hacia ella. De la forma en que se dirigió, Zhu Yao lo reconoció al instante. Si no fuera Wang Xuzhi, ¿quién más podría ser?

Con alegría, Wang Xuzhi trató de tomarle la mano. Sin embargo, la grulla celestial a lado de ella gritó y lo bloqueó. Su largo pico una vez más trató de hacer contacto con su cuerpo.

—Suficiente, tonto pájaro —Zhu Yao le dio unas palmaditas a la grulla—. Lo conozco. Aquí no tienes nada que hacer. Ve a jugar a otro lado.

La grulla celestial la miró, y luego, una vez más miró al joven, antes de batir sus alas y volar.

—¿Pequeño mocoso?

Si él no la hubiera llamado esposa antes, Zhu Yao no habría creído que este apuesto joven ante ella era el malcriado mocoso de aquel entonces.

Wang Xuzhi se rascó la cabeza con vergüenza y se quejó:

—Ya te dije muchas veces, tengo un nombre, y es Wang Xuzhi.

Zhu Yao se rio y lo examinó.

—Bien, bien. Pequeño mocoso has crecido, e incluso te has convertido en un joven tan apuesto.

En solo cinco años, el niño que estaba solo a la altura de su pecho, se había vuelto más alto que ella por una cabeza. La cara redonda como de bolillo, se había vuelto un poco afilada, como si hubiera sido cortada por una espada. El niño de ese entonces, se había convertido en un hombre guapo.

La cara de Wang Xuzhi se sonrojó por sus cumplidos. Luego, como si hubiera recordado algo, se aclaró la garganta, y según las normas, le hizo una reverencia.

—Saludos, gran tía marcial.

—¡Buen chico!

Zhu Yao como de costumbre extendió la mano para acariciarle la cabeza, pero se dio cuenta de que esta acción era un poco agotadora ahora que él era así de alto y retiró la mano.

—Pequeño tontuelo, no has aparecido durante estos cinco años, dime ¿por qué de repente pensaste en visitarme hoy?

—Yo… yo quería visitarte —explicó Wang Xuzhi a toda prisa—. Pero, el tío ancestral marcial estableció una formación en la Montaña del Bosque de Jade hace cinco años, y sin su aprobación, no permitió la entrada a nadie. Esta… Esta vez, solo estaba dando vueltas alrededor de la zona, pero no esperaba que pudiera lograr entrar.

Así que era una barrera, no era de extrañar que la cantidad de discípulos que visitó la Montaña en los últimos años fuera solo de un puñado, y todos los que vinieron a buscar a su maestro estaban bajo las órdenes del Maestro de la Secta. Su maestro evidentemente estaba tratando de aislarla, ¿no? Zhu Yao apretó los dientes, y sintió que era necesario hablar con ese cierto maestro sobre la vida.

—Gran tía marcial… ¿Has estado bien estos últimos años?

Wang Xuzhi intentó preguntar. En estos últimos años, cada vez que no tenía nada que hacer, rodeaba las cercanías de la Montaña del Bosque de Jade con su espada voladora, y miraba si era posible entrar y verla, sin embargo, nunca lo había logrado.

—¡Creo que es mejor que me llames hermana mayor!

Zhu Yao lo llevó hacia una roca grande y lo hizo sentar. Aunque ella era mayor que él, sentía como si su juventud desaparecería si todos comenzaban llamarla gran tía marcial o tía ancestral marcial todo el tiempo. En aquel entonces, fue ella quien lo trajo aquí para cultivar, por lo tanto, llamarla “hermana mayor” no sería demasiado exagerado.

Wang Xuzhi sonrió y obedientemente la llamó:

—Hermana mayor Zhu Yao.

—¡Buen chico!

Zhu Yao no pudo evitar acariciarle la cabeza otra vez. El cabello, que estaba hecho un lío debido a los picoteos de la grulla celestial, se alborotó todavía más.

—Dile a tu hermana mayor, ¿cómo va tu cultivación? ¿Has estado bien? ¿Hay alguien que te moleste? Si hay alguien que te está molestando, dime, yo trataré con él.

Él negó con la cabeza  y respondió con obediencia:

—Mi maestro y hermanos marciales séniores me tratan muy bien, además tengo pequeños logros en mi cultivo. Actualmente, estoy en la Esencia Perfección.

—¡No está mal, chico!

En su última carta, le dijo que todavía estaba en el décimo nivel de Esencia. Pero, en solo unos meses, alcanzó la Perfección. Eso quería decir que, su próximo paso sería la Fundación.

La cara de Wang Xuzhi volvió a enrojecer y se sintió aún más avergonzado. Ella nunca habría pensado que, en solo un lapso de cinco años, ese intrépido y malcriado mocoso, se volvería tan tímido. Zhu Yao quedó perpleja.

—¿Cuándo planeas construir tu Fundación?

Cada elevación a un nuevo reino tenía un gran riesgo involucrado, ya que se tenía que usar toda la energía espiritual del cuerpo para abrirse paso. Si uno tenía éxito, se elevaría a la prominencia. Pero, si no se lograba, lo menos que podría suceder era una caída en el nivel de cultivo, mientras que, lo máximo que podría pasar sería el deterioro de la vena espiritual, por lo que no se podría cultivar nuevamente. Y cuanto mayor fuera el nivel de cultivo, mayor sería la dificultad.

La expresión de Wang Xuzhi se hundió.

—Planeo esperar unos años, y solo considerarlo después de estabilizarme en mi reino actual.

Zhu Yao asintió, esta era la elección correcta. En comparación, la tasa de éxito de avanzar de Esencia a Fundación era muy alta. Sin embargo, no faltaban las personas desafortunadas, e incluso de aquellas con buenas fundaciones, el número que tenía éxito era solo la mitad. Luego, de repente, recordó algo y le pregunto:

—¿Planeas utilizar una Píldora para la Fundación?

—¡Mn! —Wang Xuzhi asintió—. Mi maestro ya me ha preparado una hace dos años, pero deseo usar mis propias habilidades para obtenerla. Es por eso que, en el Torneo de la Secta Interna, que es pasado mañana, participaré en el grupo Esencia, y la obtendré si consigo estar entre los tres primeros lugares.

Después de escuchar esto, Zhu Yao frunció el ceño.

—Hermana mayor Zhu Yao, ¿qué es? ¿Es que no puedo? —Wang Xuzhi pensó que estaba preocupada por su seguridad, y explicó—: No tienes de qué preocuparte, en la superficie, el Torneo de la Secta Interna solo se lleva a cabo para seleccionar los participantes que representen a nuestra secta en el Gran Torneo Inter-Secta y con mi nivel de cultivo, estoy bastante seguro de llegar a los primeros diez al menos.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *