Princesa Consorte Chu – Capítulo 21: Escogiendo una concubina para Xiangye

Traducido por Moux

Editado por Ayanami


¡Furen, en estos días San Xiaojie ha estado visitando diligentemente Qi Luo Yuan! Parece que Liu yiniang está determinada a aliarse con Da xiaojie —analizó con desagrado Wang mama, mientras masajeaba con delicadeza los hombros de Su Qing.

—Hmph, es mejor que se junten. Cuando llegue el momento, ¡me encargaré de que esas perras se hundan! —Su Qing arrojó su bordado sobre la mesa y entrecerró sus ojos, mostrando una sonrisa fría —mama, ¿te encargaste de encontrar a esas personas?

Cuando Su Qing lo mencionó, de inmediato, Wang mama bajó su cabeza y se acercó al oído de Su Qing antes de susurrarle:

¡Furen no tiene que preocuparse! ¡Laonu arregló todo como es debido! Tan pronto como termine el confinamiento de furen, podremos atacar cuando menos se lo esperen.

—Mamá, ¿de qué hablan? —Antes de que Su Qing tuviera tiempo de responder, las cortinas de algodón, en la puerta, fueron abiertas.

Usando un juego completo de ropa invernal, Yun Ruo Xue irrumpió, sin previo aviso, en la habitación.

—Xiaojie, es un día tan frío ¿por qué no permanece en su habitación? ¡Si atrapas un resfriado, no será nada bueno! —En cuanto una brisa de aire frío entró en la cálida habitación, Wang mama corrió para ayudar a Yun Ruo Xue y le sirvió una taza de té caliente, para que su cuerpo se llenará de calidez.

Al fijarse que el pequeño rostro de Yun Ruo Xue no se veía sonrosado como antes, Su Qing, tiernamente, tomó sus pequeñas manos y las acunó en las suyas para calentarlas. Ella les lanzó una mirada feroz a los sirvientes detrás de Yun Ruo Xue y los reprendió con frialdad.

—Deberían saber cuán frío está afuera. ¿Por qué no le prepararon un calentador a Xiaojie? Si Xiaojie se congela debido al frío ¿pueden cargar con la responsabilidad?

Los sirvientes, aterrados por las interrogaciones de Su Qing, se arrodillaron en el suelo, sin atreverse a responder o implorar perdón.

Cuando Yun Ruo Xue vio la expresión de pánico en sus sirvientes, el enojo expuesto en su rostro aumentó.

— ¿Qué esperas de ellos? —Expresó con desdicha — ¡Cuando se me prohibió salir por unos días, en secreto, pensaron acerca de cómo molestarme!

Después de lo que dijo, miró con furia las temblorosas figuras de los sirvientes atemorizados.

Wang mama vio que sus dos zhuzi estaban enojadas y con rapidez se situó detrás de los sirvientes, abofeteándolos uno por uno. Luego los increpó.

— ¿Qué es lo que siguen haciendo aquí? ¡Vayan y trabajen!

Después de ser golpeados y reprendidos, se sintieron enormemente explotados, sin embargo, no se atrevieron a emitir sonido alguno y solo se levantaron en silencio para salir corriendo.

—Mamá, escuché de algunos sirvientes chismeando acerca que Qi Luo Yuan, hace poco, consiguió algunos sirvientes nuevos. —Ahora que solo quedan su madre y Wang mama en la habitación, Yun Ruo Xue se quejó con fastidio — ¿Qué hay de especial en Yun Qian Meng? Como es una persona que nació bajo una estrella desafortunada, ¿de verdad necesita que tanta gente le sirva? ¿No está disfrutando demasiado su suerte?

Aun quejándose, Yun Ruo Xue tomó su taza de té de la mesa y, con unos cuantos tragos sedientos, se bebió su té.

Sin duda Su Qing estaba feliz de ver a su propia hija. Alargó una mano para acariciar el cabello que había caído detrás de las orejas de Yun Ruo Xue.

— ¡Deja que sea feliz por unos días y observa como tu madre se vengará en tu lugar!

Al terminar, los ojos de Su Qing mostraron un brillo feroz. Al verlo Yun Ruo Xue, sintió una inmensa alegría. Rápidamente, dejó de lado su taza de té y, escondiéndose en el seno de Su Qing, dijo con timidez:

—Mamá, ¿podría ser que ya tienes un plan? ¡Déjame saberlo, así puedo compartir la felicidad!

Al abrazar a Yun Ruo Xue, la expresión perversa de Su Qing desapareció, poco a poco, siendo remplazada por una tenue y gentil sonrisa.

—Wang mama y tu madre han preparado algunos regalos para Qi Luo Yuan, pero me temo que no querrán aceptarlos —dijo con dulzura, mientras le daba pequeñas palmadas en su espalda.

Cuando Yun Ruo Xue escuchó la palabra “regalos”, su rostro débilmente sonriente se oscureció. Un tanto enojada, se apartó del abrazo de Su Qing y, con una expresión molesta, le dijo:

—Después de cómo nos trató, ¿aún quieres enviarle regalos? Mamá, en realidad, no estás asustada de ella ¿o sí? ¡La Emperatriz Viuda podrá ser su tía materna pero la familia Su no es de las que se conforman! Deberías saber que de camino a aquí, desde lejos, vi que Liu yiniang estaba llevando una docena ¡o incluso más! de bellas chicas jóvenes a Qi Luo Yuan. Dime, ¿Cuál es el significado de que envíe gente ahí todo el tiempo?

Al escuchar esto, Su Qing intercambio una mirada con Wang mama y no pudo evitar sentir curiosidad. Obviamente, solo algunas personas han sido incorporadas a Qi Lui Yuan. Entonces, ¿por qué Lui Han Yu le está enviando gente a Yun Qian Meng de nuevo?

Pensando con cuidado al respecto, Su Qing preguntó sombría:

—Xue’er, ¿viste bien? ¿Había alguna pozi involucrada?

Yun Ruo Xue notó que Su Qing estaba seria, por lo que, por un momento, se olvidó de su enojo. Cuidadosamente, recordó lo que acababa de ver.

—Todas eran yatou pero, ¡todas fueron llevadas personalmente por Lui yiniang a Qi Luo Yuan! Mamá, ¿Cuál es el problema?

A pesar de su pregunta, Su Qing solo sonrió sin responder, sus ojos serenos brillaron como cuando una víbora intenta cazar a su presa. Atrayendo a Yun Ruo Xue hacia ella, le explicó en un susurro…

♦ ♦ ♦

— ¡Da xiaojie, nubi está aquí para saludar! —Antes de que la persona siquiera pudiera ser vista, su voz retumbó.

Liu yiniang estaba usando una capa de color rojo violeta, tenía ambas manos cubiertas por unos guantes blancos como la nieve hechos de piel de conejo. Acompañada por muchas sirvientas, ignoró el frío y, con paso rápido, se acercó hasta el pabellón de Yun Qian Meng.

Fang mama y Bai mama, quienes estaban sirviendo afuera, de inmediato, halaron las puertas de cortina y dejaron entrar a Liu yiniang, además, Mi mama, quien estaba adentro, tomó su saco y, con cuidado, lo colgó a un lado.

— ¿Ha estado bien en estos días, Da xiaojie? —Le preguntó Liu yiniang muy animada, mientras saludaba con una reverencia a Yun Qian Meng, quien estaba levemente recostada.

Yun Qian Meng alejó su libro y miró el rostro brillante de Liu yiniang antes de reír un poco.

—Yiniang, ¡ven y toma asiento, por favor! Incluso en un día tan frío, yo me siento ociosa, ¡quizás solo yiniang puede ser tan hacendosa!

Liu Han Yu se sentó con una sonrisa e inspeccionó el aspecto de Yun Qian Meng. Al mirar su piel blanca como la nieve, ambas mejillas brillaban con un leve sonrojo, por lo que podía ver que, ahora, Yun Qian Meng estaba viviendo muy bien. Aliviada, Liu Han Yu dijo:

— ¡El color del rostro de xiaojie está mucho mejor que antes! Excepto que, el invierno está llegando y nubi vio que las ropas de xiaojie son viejas, por lo tanto, decidí conseguir que el sastre del Jiangnan envíe a algunas personas en los próximos días para que se encarguen de medirla y hacerle unos cuantos juegos extra de ropa de invierno. En realidad, laoye se preocupa por xiaojie y dejó que nubi escogiera algunos alimentos saludables del almacén para enviárselos y dejar que fortalezcan el cuerpo de xiaojie.

Mientras hablaba, una de las sirvientas salió silenciosamente. Después de un momento, entraron unos pozi cargando una caja de madera que, al abrirla, estaba completamente llena de ginseng y otras cosas nutritivas.

Lui yiniang se levantó de inmediato y tomó algunas cosas al azar, mientras le explicaba todo a Yun Qian Meng.

Yun Qian Meng se levantó con una sonrisa, mientras miraba las cosas que Liu yiniang sostenía. Liu yiniang era una persona muy astuta, en poco menos de una semana había logrado controlar el temperamento y los hábitos de Yun Xuan Zhi. De otra forma, ¿Cómo podría haber sacado las cosas del almacén así de fácil? Su única desventaja es que ella no podía competir al nivel de Su Qing.

Aun así, al ver a Liu yiniang mostrándole los beneficios de esos valiosos objetos, Yun Qian Meng sabía que tenía otra razón para visitarla.

Dándole una mirada a Mi mama, Yun Qian Meng sonrió e interrumpió a Liu Han Yu.

—El venir hasta aquí debe ser cansado, por favor Liu yiniang, primero tome algo de té.

Liu Han Yu sabía que Yun Qian Meng había descubierto que tenía otro asunto así que dejó las cosas. Se sentó mientras sonreía, escudriñó a la gente en la habitación antes de finalmente decir con alivio:

—Da xiaojie, vine hoy porque nubi tiene algunos asuntos que discutir con usted.

Yun Qian Meng bebió un poco de té y, lentamente, alzó sus ojos y sonrió.

— ¿Qué asuntos?

Liu yiniang se estiró levemente hacia adelante. Su rostro se inclinó cerca de Yun Qian Meng, pero sus ojos voltearon a ver hacia la puerta.

—Da xiaojie, el fu solo tiene a dos personas para servir a xiangye, nubi y Su yiniang. Solo con usted y las otras xiaojie, es difícil evitar que el fu se vea vacío. Nubi piensa que, ¿no sería bueno dejar que xiangye reciba más concubinas?

Al acabar, los amables y encantadores ojos de Liu Han Yu miraban directamente a Yun Qian Meng, algo nerviosa.

No obstante, Yun Qian Meng solo agarró un pañuelo delgado para limpiar los restos de té que quedaban en sus labios.

—Yiniang, ¿eres sincera al respecto?

| Índice |

One thought on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 21: Escogiendo una concubina para Xiangye

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *