Princesa Consorte Chu – Capítulo 27: Ejecutando al sacerdote taoísta falso

Traducido por Moux

Editado por Ayanami


Sin embargo, Yun Qian Meng parecía tratar el asunto como si no tuviera nada que ver con ella. Solo sus ojos tranquilos, que eran como la calma del agua, irradiaban frialdad, lo que causó que el sacerdote taoísta bajara su cabeza con culpa.

—No tiene sentido, ¿¡cómo puede da xiaojie ser un espíritu demoniaco!? ¡Fuiste requerido para salvar a una persona! ¿¡Cómo puedes dañar la reputación de da xiaojie sólo así!? —Cuando Su Qing notó la actitud tranquila de Yun Qian Meng, su corazón, antes rebosante de alegría, comenzó a vacilar. Sin esperar a que Yun Xuan Zhi reaccionara, tomó la iniciativa para hablar, dando por hecho que Yun Qian Meng era el espíritu maligno.

Cuando Liu Han Yu, Yun Yan y Mi mama escucharon que Su Qing uso esa forma para acusar falsamente a Yun Qian Meng, sus caras se volvieron gradualmente molestas.

¡Además, el sacerdote taoísta solo apuntó en dirección noroeste, pero nunca mencionó que era en Qi Luo Yuan!

Es más, incluso si fuera en Qi Luo Yuan, había muchos sirvientes viviendo en el lugar. Sin embargo, Su Qing, claramente, nombró a Yun Qian Meng, conduciendo las sospechas hacia ella.

Liu Han Yu no podía evitar levantar los ojos para ver a Yun Xuan Zhi. Ella solo vio que sus cejas se alzaron un poco, sus intensos ojos miraron entre el sacerdote taoísta Yi Zhen y Yun Qian Meng, obviamente, juzgando la verdad en el asunto.

Su Qing también se dio cuenta de la expresión de Yun Xuan Zhi y supo lo inútil que era Yi Zhen. ¡Pensar que incluso era incapaz de levantar la cabeza bajo la mirada de una niña insignificante! Entonces, dio un paso, abriendo la boca, pero fue interrumpida por Liu Han Yu.

—Laoye, el houyuan[1] del xiangfu es muy grande, hay numerosos lugares en el noroeste. El sacerdote taoísta Yi Zhen solo apuntó en esa dirección, así que no podemos llegar a esa conclusión. Da xiaojie es hija de tu sangre, y también la sobrina de la Emperatriz Viuda. ¡No podemos hacer lo que otros digan cuando son acusaciones falsas! —Liu Han Yu se veía un poco preocupada por Yun Qian Meng mientras le dio una mirada aguda, antes de seguir hablando ahora con suavidad—. Además, nubi escuchó que los fantasmas y los espíritus no aparecen durante el día, ¡la luz radiante es su peor miedo! Como ve, da xiaojie ha estado parada aquí desde hace tiempo, ¿cómo puede ser cierto lo que dijo Su yiniang?

Al escuchar el análisis de Liu Han Yu, Yun Xuan Zhi no pudo evitar mirar de reojo a Yun Qian Meng. Solo la vio parada con calma bajo la higuera, mientras los cálidos rayos del sol bañan su cuerpo, su rostro como el jade mostraba la brillantez de la luz del sol. Pensar en que Yun Ruo Xue tenía una madre que la apoyaba mientras que Yun Qian Meng no tenía a nadie que la protegiera, hacía que el remordimiento crecía en el corazón de Yun Xuan Zhi.

En ese momento, la mirada severa de Yun Xuan Zhi se dirigió hacia el sacerdote taoísta Yi Zhen, sus ojos oscuros mostraban ira. Al ver que Su Qing también tenía algo que decir, él habló en voz baja y grave.

—¡Las cosas que no tienen pruebas o fundamentos, no pueden ser dichas sólo así!

Al escucharlo, la cara de Su Qing se endureció mientras que su corazón se hacía un nudo. Miró en secreto a Liu Han Yu, antes de enviarle una mirada furtiva a Yi Zhen.

Yi Zhen aún estaba deleitándose por la belleza de Yun Qian Meng, cuando escuchó el veredicto disconforme de Yun Xuan Zhi.

—Xiangye, ben daozhang solo cuenta las cosas como son —dijo con resentimiento y osadía —¡El venir aquí no fue para buscar riqueza, sino para ayudar a evitar calamidades! Justo como los asuntos en la tierra han sido siempre; si lo cree, ahí está y si no, no. Si xiangye no cree en este viejo sacerdote, entonces, nos iremos. Aun así, le daré un consejo a xiangye; si los espíritus no son eliminados, ¡el futuro será fatal!

Mientras Yi Zhen hablaba, pretendió mirar por accidente a Yun Qian Meng. Sin embargo, está vez, su visión fue bloqueada por Mu Chun dejando ver sólo una parte de la falda naranja pálida, lo que lo hizo volver su mirada.

Moux
Que asco con el tipo… =n=

Su Qing también dejó de mencionar el nombre de Yun Qian Meng y, en su lugar, trajo el de Yun Ruo Xue. Mostró la apariencia de una madre afectuosa y cariñosa, mientras su cara estaba llena de lágrimas, sorbió y habló con dificultad.

—¡Laoye, nubi solo está ansiosa! Es verdad que da xiaojie es tu hija, pero incluso si Ruo Xue nació como una hija shu[2] ¡sigue siendo tu propia carne y sangre! ¿Cómo puedes soportar el ver su lamentable aspecto para siempre?

Al terminar, Su Qing parecía inhalar aire, sus ojos se oscurecieron mientras se dejaba caer al suelo. Sin embargo, Yun Xuan Zhi reaccionó de inmediato para ayudarle, sostuvo su cuerpo tembloroso en sus brazos. Aun así, él aún no tomó una decisión.

Las palabras de Su Qing llegaron a los oídos de Yun Qian Meng, lo que hizo que su corazón se burlara con frialdad.

Lo que acababa de decir no buscaba implicarla, en realidad, era para recordarle a Yun Xuan Zhi sobre lo importante que eran ella y Yun Ruo Xue en su corazón.

Incluso aunque Yun Qian Meng era la hija legítima de la primera esposa, ella no era querida por Yun Xuan Zhi; en su lugar, Yun Ruo Xue, quien solo era la hija de una concubina, se había llevado todo el amor y cariño de su padre.

Además, si Qu Ruo Li[3] no se hubiera casado con Yun Xuan Zhi y se convirtiera en la esposa principal, entonces, la que sería la primera señorita del xiangfu sería Yun Ruo Xue.

Al sacar cosas del pasado y pretender ser débil al mismo tiempo, es como si Su Qing intentará reavivar el fuego que se había apagado en el corazón de Yun Xuan Zhi; de esa forma, habría rencor hacia Yun Qian Meng.

Pensando en eso, Yun Qian Meng detuvo el enojo en el fondo de su corazón. Y, con ojos llenos de preocupación, le dijo a Liu Han Yu:

—¡Liu yiniang, apúrate y pídele a una mama para que ayude a Su Qing a volver a la habitación para descansar! Afuera, el viento es frío, cuida de que Su yiniang no atrape ningún resfriado.

—Nubi no está… —Su Qing vio que quería alejarla y pensó en levantarse, pero recordó todo el esfuerzo en su actuación; por lo que, no tuvo otra opción más que dejar que Liu Han Yu la llevará a la fuerza hasta su habitación.

—Padre, Meng’er tuvo, no hace mucho, una audiencia con el Emperador en el cuarto del trono, y se podría decir que caminé bajo los ojos del dragón. Si fuera cierto lo que dice Su yiniang, entonces ¿podría ser que el Hijo de los cielos ni siquiera puede alejar a un espíritu demoníaco? —Dijo Yun Qian Meng mientras pausaba unos segundos, esperando a que las palabras llegaran a Yun Xuan Zhi antes de continuar—. Además, en el houyuan de nuestro xiangfu viven muchas mujeres, ¿cómo podemos dejar que los hombres entren y salgan solo así? Aunque, está vez, es por la enfermedad de er mei, y no tenemos elección; pero, si esto llega al exterior ¡al final, la reputación de las tres hijas sería perjudicial! ¿No sería mejor ir al Pu Guo An[4] y pedirle al shitai[5] Jui Xuan para que pronostique el futuro de meimei y ver si de verdad tiene un problema con los espíritus y los demonios?

Sin embargo, antes de que las palabras de Yun Qian Meng hayan sido comprendidas, el llanto ruidoso de Su Qing provino del interior de la habitación.

—¡Mi pobre Xue’er, mamá ya le ha rogado a tu hermana mayor, pero ella es muy cruel! ¡Aunque no quería usar al sacerdote de aquí, ella, a propósito, quiere ir a ver a un shitai que está a cientos de millas[6]! ¡Viendo tu condición, ni siquiera sé cuánto podremos esperar hasta que el shitai llegue… laoye, Xue’er y yo nos inclinamos ante usted aquí! ¡Si algo le sucede a Xue’er, tampoco podré seguir viviendo! ¡Cuide de usted, Qing’er no podrá seguir sirviéndole!

Al terminar, pudieron escuchar ruidos fuertes en el interior. Adentro, los sirvientes y Liu Han Yu intentaron detener a Su Qing de golpear la pared cuando, de pronto, escucharon a Wang mama decir:

—Yiniang ¿por qué hace esto? ¿Cómo puede, da xiaojie, soportar que muera alguien? Además, ¡laoye ni siquiera ha dicho nada!

El rostro de Yun Xuan Zhi mostró la impaciencia que sentía al ver que su tranquilo hogar se volvió así. Y, aunque su corazón estaba de acuerdo con Yun Qian Meng, debido a que el asunto con Yun Ruo Xue era presionado, no tenía otra opción más que decidir.

—Meng’er, quédate aquí en el Feng He Yuan, taoísta Yi Zhen, sígueme al Qi Luo Yuan.

Al terminar su charla, él se dirigió al Feng He Yuan…

Cuando Yun Qian Meng escuchó la decisión de Yun Xuan Zhi, una risa llena de frialdad se reflejó en sus ojos. Les dio una mirada significativa a Shui’er y a Bing’er antes de decirles: —¡Ustedes dos deben ir y acompañar a papá!

—¡Sí, xiaojie! —Shui’er y Bing’er recibieron la orden indirecta oculta y la siguieron de inmediato, acompañando a Yun Xuan Zhi. Sin embargo, sin tener cuidado se tropezaron con algunos aprendices que sostenían los instrumentos…

Yi Zhen estaba un poco disgustado debido a que Yun Qian Meng no los acompañaría, la contempló con deseo, una vez más, antes de darse la vuelta e irse.

—¡Xiaojie! —Shui’er y Bing’er habían sido regresadas por Yun Xuan Zhi y regresaron al lado de Yun Qian Meng. Sin decir nada más, le dieron una mirada de confirmación.

Yun Qian Meng vio que habían completado su misión y asintió con una leve sonrisa.

—Síganme a la habitación para ver a Su yiniang —dijo.

Había sirvientes vigilando en Qi Luo Yuan, además, Yun Xuan Zhi estaba ahí; por lo que, si Yi Zhen quisiera hacer algo, no podría ser capaz de tener la menor oportunidad de hacerlo.

Aun así, le envió un buen regalo que no sabía si su fortuna fuera tan grande como para permitirle salir del xiangfu el día de hoy…

Como esperaba, luego de diez minutos, Qian mama corrió desde Qi Luo Yuan quedándose sin aire. Antes de respirar bien, dijo con urgencia:

—¡Da xiaojie, xiangye quiere ejecutar al taoísta Yi Zhen!


[1]后院houyuan: el patio trasero o el patio trasero de una finca, donde viven las mujeres

[2]Es la hija de una concubina.

[3]Madre de Yun Qian Meng, la primera esposa o la difunto Yun furen

[4]Es un templo.

[5]师太shitai – Gran maestro, gran experto

[6]Una milla en China son 500 metros o una tercera parte de una milla inglés, cuya medida es aproximadamente 1,609 kilómetros.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *