Princesa Consorte Chu – Capítulo 28: El plan de Su yiniang se arruina

Traducido por Moux

Editado por Ayanami


—¿¡Qué es todo este escándalo!? ¡Ten cuidado de no asustar a xiaojie! —Mi mama vio que el cabello de Qian mama se había desarreglado por correr; además, notó que ella la empujaba mientras intentaba respirar con urgencia, frunció el ceño y la regañó en voz baja.

—¡Nubi reconoce su error! Aun así, da xiaojie, ¡ese taoísta Yi Zhen es tan atroz para querer robar el medallón de oro! —Incluso si había sido regañada por Mi mama, Qian mama siguió informándole lo que acababa de ver —¡Xiangye lo atrapó con las manos en la masa durante el ritual, cuando se le cayó de las mangas!

En ese momento, se detuvieron los llantos y los resoplidos de angustia del interior, como si le cortaran la cuerda a una cometa[1]. Yun Ruo Xue, quien antes había estado causando estragos como si hubiera enloquecido, ahora la miraba en blanco. Sus ojos alarmados se volvieron a Qian mama mientras le ordenaba que explicara.

—¡Tú! ¡Repite lo que acabas de decir!

Tan pronto como habló, todos volvieron sus miradas en ella uno por uno, descubriendo que Yun Ruo Xue tenía una expresión normal, con un habla calmada y lógica.

Moux
No sé de dónde le vieron lo “calmada y lógica” cuando acaba de gritar xd.

Todos se dieron cuenta de la verdad.

Cuando Yun Qian Meng vio que la actuación de Yun Ruo Xue se había deshecho tan fácil, no pudo evitar que sus labios se curvaran en una pequeña sonrisa de burla. En lugar de hablar, se dedicó a beber su té con buen humor.

Pero, incluso si ella se quedaba callada, no significa que otros también lo hicieran.

Liu Han Yu cubrió su boca con una bufanda tejida a mano y sonrió, luego, caminó a la habitación antes de darle un vistazo a Yun Ruo Xue.

—La recuperación de er xiaojie[2] es en verdad muy extraña… —dijo con una pequeña sonrisa.

Yun Ruo Xue se sintió muy incómoda con la penetrante mirada de Liu Han Yu; además, mientras era humillada con sus palabras, su rostro se volvió de un rojo escarlata. Y, al estar con tantas personas en la habitación, tuvo que contenerse para no tomar represalias en su contra. Para evitar ser tratada como una estafadora y manipular a otros, no pudo evitar bajar su cabeza y quedarse en su lugar con ansia.

Enseguida, Su Qing arrojó su cuerpo al de Yun Ruo Xue para abrazarla, mientras sus ojos ardían por las lágrimas. Llorando con regocijo, le dijo:

—Xue’er ¿te has recuperado? ¡Rápido, rápido! ¡Deja que mamá te eche un vistazo!

La manera en que ella mintió tan descaradamente frente a todos hizo que los sirvientes en la habitación bajaran la cabeza y pretendieran no ver nada.

Los ojos de Han Yu y Yun Yan estaban llenos de desprecio. La forma de invertir los colores de negro a blanco era algo que solo Su Qing y su hija eran capaces de hacer; ya que ellas recibían el afecto de Yun Xuan Zhi.

Yun Qian Meng solo actuó como si no tuviera nada que ver con ella y continuó sorbiendo su té con calma. Aun así, Qian mama, que por un momento había perdido la cabeza debido al miedo, se enderezó con calma y se levantó con respeto detrás de ella. Las comisuras de sus labios parecían aguantar una sonrisa.

—¿Ya terminaste de hacer un alboroto?

Justo cuando Su Qing estaba defendiendo a Yun Ruo Xue, nadie se dio cuenta de que Yun Xuan Zhi había entrado. Ellas solo vieron que su expresión se había vuelto sombría y tenebrosa, sus labios estaban apretados en una línea mientras las miraba con dureza. Y, por la forma en que el dedo que apuntaba hacia ellas temblaba, pudieron decir que él había visto y escuchado todo lo que sucedió en la habitación.

Cuando Su Qing, quien había estado cuidando de Yun Ruo Xue vio que Yun Xuan Zhi la miraba como si quisiera destrozarla, su rostro se volvió pálido. Sus pies oscilaron y casi perdió el balance, mientras su corazón se llenaba de pánico; aun así fingió ser inocente y lamentable. Sus ojos brillaron de alegría cuando ella llamó a Yun Xuan Zhi con una agradable sorpresa.

—¡Laoye, ven rápido! ¡Xue’er se ha recuperado!

Mientras ella hablaba, Su Qing se dirigió con rapidez hasta Yun Xuan Zhi y agarró sus mangas para llevarlo con Yun Ruo Xue.

Rápidamente, la expresión se volvió más oscura y aterradora, especialmente sus abrumadores ojos que miraban a Yun Ruo Xue sin pestañear; espantada, retrocedió un paso mientras lo veía avanzar. Al final, se tropezó con su falda y se avergonzó por caer sobre su trasero.

—No… no… no vengan… aléjense —Yun Ruo Xue no pudo levantarse por el aura espeluznante de Yun Xuan Zhi, tanto que incluso comenzó a lloriquear por el miedo.

La sonrisa forzosa de Su Qing se torció cuando vio que su propia hija era una inútil. Ella se detuvo al lado de Yun Xuan Zhi mientras planeaba que decir; sin embargo, cuando vio que era ella a quien Yun Xuan Zhi veía ahora con una mirada terrorífica, su corazón saltó hasta su garganta y las lágrimas cayeron de sus ojos.

—Qing’er ¡de verdad que me has decepcionado esta vez! —Yun Xuan Zhi miró a Su Qing por mucho tiempo, antes de soltar aquellas palabras entre dientes. Luego, volteó su rostro lejos para no seguir mirando la cara en forma de pera de Su Qing.

Su Qing nunca había sido criticada por Yun Xuan Zhi; en especial ahora, estando frente a tantas personas, incluyendo a Yun Qian Meng. Ella sintió que estaba siendo humillada en público. Apretó su agarre en las mangas de Yun Xuan Zhi mientras se ahogaba entre lágrimas.

—Laoye, Qing’er no entiende de qué hablas. Pero, en ese momento, viste la condición de Xue’er con tus propios ojos. O tal vez, no podría ser que deseabas que no se recuperara ¿cierto?

Cuando dijo esto, la cara de Su Qing se volvió roja e inesperadamente, empezó a jadear al terminar de hablar. En su condición, Wang mama, quien estaba parada junto a ella, de inmediato, corrió para tomar una taza de té que le ofrecía una yatou y la acercó a los labios de Su Qing mientras acariciaba su estómago con delicadeza para que volviera a respirar con calma.

Sin embargo, Su Qing era terca. Ella alejó a Wang mama con una mano y se arrodilló sin permiso frente a Yun Xuan Zhi, aun apretando sus mangas con ambas manos, como si temiera que desapareciera al soltarlo.

Aunque Yun Xuan Zhi estaba enojado, al verla así se dio cuenta de que los sirvientes aun estaban en la habitación, contuvo su enojo y sacudió su mano con molestia para que se retiraran.

—Qing’er, por lo general, eres escrupulosa y sensata. Pero, está vez, por estar preocupada por Xue’er ¡fuiste engañada por ese sacerdote taoísta! —Le reprochó solemne.

Yun Qian Meng estaba levantando su taza de té cuando escuchó como Yun Xuan Zhi hablaba sin mencionar los puntos importantes y se enfocó en las partes insignificantes, sus movimientos se detuvieron antes de volver a poner la taza en la mesa. Entonces, se dio cuenta de que Mi mama estaba contemplando la muñeca de Su Qing, ella se volteó para ver que en su brazo había un brazalete de jade y esmeralda, cuyo grabado era un dragón y un fénix.

El país de West Chu, tenía una jerarquía estricta. Una familia normal, definitivamente, no tenía permitido usar accesorios que tuvieran esa clase de grabados. Incluso las familias de los oficiales solo podían hacerlo si era otorgado por la familia imperial.

La familia materna de Su Qing podría tener cargos gubernamentales; pero, ella, que había entrado al xiangfu con el estado de concubina, definitivamente, era imposible que tuviera un accesorio tan valioso.

Además, por la mirada apagada de Mi mama, ella supuso que Su Qing no era la verdadera dueña del brazalete de jade.

Mientras pensaba en eso, un rastro de enojo cruzó por sus ojos. Yun Qian Meng volvió a relajar su rostro y puso una expresión amable para enfocarse en la entretenida actuación de Su Qing.

Cuando Su Qing escuchó los regaños severos de Yun Xuan Zhi, su rostro palideció aún más; sin embargo, sabía muy bien cómo jugar al papel de la mujer frágil. Ellos solo observaron como usaba una expresión destrozada que la hacía ver incluso más bella y lamentable.

—Laoye ¿de qué demonios está hablando? ¡Qing’er no lo entiende! —Respondió con inocencia.

Yun Xuan Zhi vio que, en realidad, ella no parecía saberlo, inclinó su cabeza hacia arriba y cerró los ojos para calmar su temperamento. Luego, los abrió y sacó de la manga el medallón de oro. El medallón de oro tenía el grabado de un vivido y parecido fénix; el centellante dorado y las fluidas curvilíneas reflejado por el fénix lo hacían ver como si estuviese elevándose por el cielo. El cuerpo de Su Qing se debilitó y cayó sentada sobre sus pantorrillas se trataba del In Jipai otorgado por la Emperatriz Viuda a Yun Qian Meng, el cual, representa su estado y autoridad.

—¿¡Cómo puede ser!? ¡Esto debe ser un engaño! —Expresó sin creerlo.

Robarle a la familia imperial era uno de los mayores delitos, no sería extraño incluso si era sentenciado a ser desmembrado por cinco caballos[3] ¡No sería raro que Yun Xuan Zhi quisiera ejecutar al sacerdote taoísta Yi Zhen!

Mientras Su Qing hablaba, sus ojos se dirigieron hacia Yun Qian Meng para enviarle una mirada llena de rencor.

—¡El medallón de oro siempre ha estado cerca de la piel de Shui’er! Ahora ¿no aconseje a yiniang sobre esto? ¡Pero ya que estabas tan desesperada, ni siquiera eras capaz de escuchar! ¡Si no te conociera, podría haber pensado que fue planeado por yiniang! —Yun Qian Meng quien caminaba, miró con calma el medallón de oro antes de dirigir su mirada a Su Qing y hablar.

La cara de Su Qing se volvió pálida al ser señalada y reprendida por Yun Qian Meng. Ella sonrió fríamente con ojos llenos de un odio inquebrantable.

—Sin evidencia, incluso si la reputación de da xiaojie es respetable ¡no puede acusar a nubi así como así! —Respondió con los dientes apretados—. Además, uno puede conocer la cara y el nombre de la persona sin percatarse de su corazón ¿¡cómo podría nubi saber que el sacerdote taoísta era un maldito ladrón!?

Yun Qian Meng vio lo terca que era para defenderse. Justo cuando iba a contestar, vio que Yun Xuan Zhi se enderezaba, observaba a Su Qing y a Yun Ruo Xue antes de proseguir con su decisión.

—Ya que Xue’er se ha recuperado ¡está prohibido mencionar este asunto en el futuro! ¡Por lo tanto, tienen prohibido salir de Feng He Yuan a menos de que yo de la orden!

Al terminar, Yun Xuan Zhi le tendió el medallón de oro a Yun Qian Meng; luego, sacudió sus mangas antes de irse.

Al ver como huía para proteger a Su Qing y a su hija, la frialdad en los ojos de Yun Qian Meng se hizo más notoria. Apretando el medallón de oro, ella se dirigió a la salida del Feng He Yuan.


[1]Hay dos significados que son desde distintas perspectivas. El primero se refiere que si a una cometa le cortan la cuerda/hilo, ya no podrá volar. El segundo quiere decir que, la personaje que logre cortar la cola de la cometa, se vuelve “el ganador”. En este caso, es el primero, puesto que el plan de Su Qing fue arruinado.

[2]Segunda señorita del Fu

[3] Por lo general, solo usan cuatro caballos (uno para cada miembro), el quinto caballo sería atado a la cabeza. Pueden leer más aquí: https://www.pressreader.com/spain/muy-interesante/20160722/284313954184215 O aquí: https://www.altima-sfi.com/es/tanatopedia/muerte-por-desmembramiento/

| Índice |

One thought on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 28: El plan de Su yiniang se arruina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *