Princesa Consorte Chu – Capítulo 32: Yuan Qing Zhou

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


—¡Vengan, atrapen a esa chica que se atreve a chocar con el carruaje del amo y golpéenla hasta la muerte! —¡Yun Qian Meng, que apenas había logrado ayudar a Ji Shu Yu a levantarse del suelo, se alarmó, cuando escuchó la voz aguda del eunuco Qian gritar desde el exterior!

Pensando detenidamente, si realmente golpearan a alguien hasta la muerte, sin antes llegar al fondo del asunto, este tipo de método sólo podría ser considerado extremadamente cruel. Especialmente, en este momento, cuando el carruaje estaba pasando por una de las zonas más bulliciosas de la capital. Si la gente común veía este tipo de escenas, entonces, temían que la familia imperial de Chu occidental perdiera los corazones de la gente. ¡Esto tampoco sería beneficioso para Yun Qian Meng y Ji Shu Yu, quienes estaban dentro del carruaje!

—¡Espera un momento! Eunuco Qian, ¿qué sucede? —Yun Qian Meng y Ji Shu Yu intercambiaron sólo una mirada y entendieron los pensamientos internos del otro. ¡Yun Qian Meng, rápidamente, se expresó gritando para detenerlo!

—Joven Señorita, una joven, repentinamente, corrió hacia la calle principal y golpeó el carruaje. ¿Usted y la Dama se encuentran bien? —¡En contraste con las despiadadas peticiones de castigo, a sangre fría, que estaba exigiendo hasta hace un momento atrás, en este momento, el eunuco Qian respondió amablemente a la pregunta de Yun Qian Meng!

—¡Distinguida Dama, por favor, sálvame! ¡Esta sierva no lo hizo a propósito! Honorable dama, por favor, sé compasiva, ¡te ruego que me salves! —En este momento, la joven que estaba siendo retenida por unos pocos eunucos del palacio, inesperadamente, se liberó de su agarre y corrió hacia un lado del carruaje. Sin restricciones, suplicó lastimosamente a las personas que estaban dentro…

—¿Están todos muertos? ¡Ni siquiera pueden atrapar a una sola joven! ¿todavía pierden el tiempo y no se la llevan? —El eunuco Qian, al ver a la chica siendo tan atrevida, inmediatamente, se puso de pie al costado del carruaje para proteger a sus amos, ¡señaló a los eunucos que se hicieron a un lado y los regañó!

—Je, puta barata, ¡así que corriste hasta aquí! ¡Solo espera a que este joven maestro te atrape, mira cómo morirás! —Los eunucos aún no habían reaccionado, cuando escucharon una voz masculina cargada de odio que llegaba desde la distancia…

No era conveniente para Yun Qian Meng y Ji Shu Yu mostrar sus rostros, pero, aunque no vieron al dueño de la voz, por el tono y las palabras utilizadas, sabían que esta persona era, definitivamente, un niño rico hedonista. Ambas, no pudieron evitar fruncir las cejas…

El eunuco Qian que estaba en el exterior, tenía ojos penetrantes y, fácilmente, pudo reconocer a la persona que había llegado. Inmediatamente, poniendo una sonrisa en su rostro, se enfrentó al hombre que caminaba furioso y le dijo: —Oh, ¿no es el joven maestro Zhou de la noble residencia De? ¡Este sirviente le rendirá respetos aquí!

El eunuco en jefe Qian era muy listo. En la superficie, aparentemente, estaba hablando con el hombre que repentinamente irrumpió en el lugar; ¡pero, en realidad, les estaba informando la identidad del sujeto a Yun Qian Meng y Ji Shu Yu dentro del carruaje!

¡Esta no era una familia cualquiera, sino que era exactamente la familia materna de la Concubina Imperial Yuan De!

Cuando el difunto Emperador todavía estaba vivo, la Concubina Imperial Yuan De estaba en malos términos con la Emperatriz viuda. Hoy, los parientes de estas dos familias chocan cada vez que se encuentran; especialmente con Yuan Qing Zhou, de la noble residencia de gobierno, que era ignorante y superficial, conocido por ser lujurioso y aficionado a los encantos femeninos; con Yun Qian Meng y Ji Shu Yu siendo mujeres, ¡tenían que ser precavidos y mantener la guardia alta!

Como Yuan Qing Zhou no esperaba reunirse con la gente de la Emperatriz Viuda,  de inmediato contuvo su expresión enojada. Él, entrecerró los ojos para mirar al eunuco Qian, luego, forzó una sonrisa antinatural en su rostro y dijo: —¡Así que es el eunuco en jefe Qian! Realmente, hay enemigos en un camino angosto, ¿no deberías estar sirviendo a nuestra Emperatriz Viuda dentro palacio Feng Xiang hoy?

El tono confuso de Yuan Qing Zhou, así como sus oscuras declaraciones, claramente se estaban burlando de la condición de sirviente del eunuco Qian. Al terminar de hablar, dirigió a sus propios guardias de la casa para reírse a carcajadas; ¡su apariencia arrogante y despótica causó que los plebeyos espectadores de esta escena fruncieran el ceño!

Pero el eunuco en jefe Qian no mostró el más mínimo enojo. Después de todo, fuera del palacio, representaba a la emperatriz viuda. ¡Definitivamente, no podía permitir que ella fuera avergonzada!

Solo que, frente a un sinvergüenza como Yuan Qing Zhou, si no le daba una pequeña lección ahora, ¡temía que este canalla realmente le faltara el respeto a la Emperatriz Viuda!

El eunuco en jefe Qian solo les hizo un movimiento con los ojos a los eunucos a su lado, dándoles una señal para actuar. Algunos de ellos rodearon de inmediato el carruaje, por lo que Yuan Qing Zhou ni siquiera pudo tocar la mano del sirviente. Luego, sonrió y dijo: —Hoy, este sirviente está bajo el decreto de la Emperatriz Viuda para manejar algunos asuntos fuera del palacio; ¡no puede relajarse como el joven maestro, que persigue chicas en la calle!

Cuando el eunuco en jefe Qian dijo esto, se escucharon algunas risitas de los alrededores…

Yuan Qing Zhou, quien estaba siendo ridiculizado en público, naturalmente, se desfiguró por la ira. Sus ojos brillaron con una luz viciosa cuando se enfrentó a él y le dijo: —¿No eres más que un simple sirviente, y realmente te atreves a bloquearme el camino? ¡Entrega rápidamente a esa esclava barata a este joven maestro, o será mejor que te prepares para un buen espectáculo!

Mientras hablaba, los feroces sirvientes detrás de Yuan Qing Zhou mostraron la intención de apresurarse y agarrarla…

Pero, ¿cómo podría el eunuco en jefe Qian permitirles acercarse al carruaje? Si, por casualidad, la señorita Yun y la señora se asustaban, y luego la Emperatriz Viuda, el Emperador y la noble residencia familiar vinieran a buscar explicaciones, ¡temía no poder preservar su pequeña vida!

Dio un paso adelante con todo su cuerpo y bloqueó su acercamiento, mirándolos fríamente a través de sus ojos ligeramente entrecerrados. Su expresión sombría hizo que la gente experimentara el aura imponente de un eunuco en jefe en el palacio interior. —¡Imprudente! Te atreves a obstruir el carruaje imperial en la carretera principal, ¡este crimen debe ser castigado!

Ante un grito tan fuerte, los criados de aspecto feroz que tenían malas intenciones cuando se acercaron al carruaje, detuvieron sus pasos. Acobardados, uno tras otro giraron la cabeza hacia Yuan Qing Zhou, ¡aparentemente, buscando su opinión!

Pero Yuan Qing Zhou era un pequeño señor en casa. Además, en este momento también se enfrentaba a un enemigo de su propia familia. ¿Cómo podría tener miedo de un sirviente como el eunuco Qian?

Él solo avanzó rápidamente, mientras apartaba a los sirvientes con una mano, moviendo sus brazos para agarrar a la chica…

La joven, originalmente, tiraba de las riendas con fuerza. Pero cuando vio la expresión endemoniada de Yuan Qing Zhou fija en ella, su corazón tembló de repente. Sin siquiera meditarlo, se apresuró a subir al carruaje y, antes de que alguien pudiera reaccionar, desgarró las cortinas y entró…

—Joven Señorita, Dama, ¡por favor, salven mi vida! —La joven vio a dos mujeres nobles y hermosas sentadas dentro del carruaje e inmediatamente se inclinó hacia ellas con todas sus fuerzas, ¡suplicando continuamente!

Yuan Qing Zhou, que originalmente la perseguía, cuando se levantaron las cortinas, logró ver claramente a las personas dentro del carruaje. Atraído momentáneamente por la apariencia atractiva de Yun Qian Meng, detuvo inmediatamente sus pasos y dejó que sus sirvientes lo ayudaran a arreglarse la ropa y el cabello, finalmente, se inclinó hacia el carruaje, hablando de manera refinada: —Pido disculpas por ofender a la Joven Señorita y a la Dama, ambas ¡por favor perdónenme!

Si no fuera por la escena anterior, la audiencia podría haber creído que Yuan Qing Zhou era amable y cortés. ¡Pero su comportamiento anterior estaba profundamente grabado en los corazones de todos, causando que Ji Shu Yu frunciera las cejas, mientras que el disgusto brillara a través de los ojos de Yun Qian Meng!

—¿Por qué te persigue? —Al ver que la joven llevaba ropa de mala calidad, ¡Yun Qian Meng comenzó a preguntar!

—Mi familia está alquilando tierras a la residencia del estado de Han, pero recientemente, mi  padre se enfermó y no pudo pagar el alquiler. ¡El joven maestro Yuan le dijo a mi padre que me dejara dormir con él durante un mes para cubrir el alquiler! Papá no pudo soportar hacerlo, así que me dejó escapar, ¡pero luego, el joven maestro se enteró y reunió gente para perseguirme! ¡Joven Señorita, Dama, por favor, sálvenme! ¡Estoy dispuesta a venderme en la finca para trabajar como un buey de carga o un caballo! —Mientras decía esto, ¡la muchacha comenzó a arrodillarse de nuevo!

Cuando Yun Qian Meng la vio comportarse así, su impresión hacia Yuan Qing Zhou empeoró. Cuando preguntó más detalles sobre la suma de la renta, ella sacó la cantidad exacta de plata y se la entregó al jefe eunuco Qian.

Ji Shu Yu se dió cuenta de que Yun Qian Meng era, después de todo, una joven soltera, y tomó su lugar para hablar, —¡Joven maestro Yuan, todos nosotros ya conocemos la secuencia de los eventos! Este es el dinero del alquiler, por favor, contrólese y no le des más problemas a la familia. Si este asunto se extiende y termina influyendo en la mansión del príncipe Chen, me temo que la Concubina Imperial Yuan De no estará dispuesta a tomar las cosas con calma, ¿verdad?

Estas palabras fueron dichas con inteligencia. Para que la familia Yuan perdurara durante tanto tiempo, dependía, en gran medida, de la Concubina Imperial Yuan De y Chen Wang. Si Yuan Qing Zhou los provoca a ambos por una mujer, ¡entonces, este negocio no era rentable para él, no importa cómo lo mirara!

Especialmente ahora, Yuan Qing Zhou estaba sintiendo hormigas en sus pantalones mientras veía a Yun Qian Meng. ¿Cómo podría permitirse destruir su imagen frente a una hermosa mujer? Tan pronto como el dinero llegó a sus manos, sopesó los beneficios y pérdidas en su corazón y corrió a casa…

—Aquí tienes diez taels de plata. ¡Regresa y llévaselos a tu padre para tratar su enfermedad! ¿Está bien? —¡Después de esperar a que Yuan Qing Zhou realmente se fuera, Yun Qian Meng sacó otro lingote de plata y se lo entregó a la joven!

Sin embargo, la joven no lo aceptó. En cambio, ella negó con la cabeza y dijo resueltamente —Esta sirvienta pertenece a la Joven Señorita ahora, ¡deseo servirle por el resto de la vida!

Pero Yun Qian Meng no confiaba fácilmente en los demás. Si el incidente de hoy hubiera sido planeado por otra persona, ¿no estaría haciendo algo malo con buenas intenciones?

Una vez que puso el dinero en las manos de la chica, dejó que el eunuco Qian la sacara del carruaje…

⧫ ⧫ ⧫

—Maestro, ¡la joven dama de la familia Yun es inesperadamente inteligente! —Nunca esperaron que, en la casa de té en el lado izquierdo de la calle principal, hubiera una ventana de madera entreabierta. Un hombre de mediana edad, que llevaba una túnica gris ceniza, se paró junto a la ventana y observó todo lo que había sucedido con sus ojos…

Selena
Cada capítulo está más interesante que el anterior… Y otro que cae redondito por nuestra protagonista. ¡Quién será el hombre misterioso?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *