Princesa Consorte Chu – Capítulo 33: ¡Su yiniang está embarazada!

Traducido por Moux

Editado por Ayanami


Se dijo que Yuan Qing Zhou, en realidad, no se fue, sino que se ocultó en una esquina, dejando que los guardias siguieran el carruaje en secreto.

El carruaje pasó primero por el xiangfu. Yun Qian Meng se despidió de Ji Shu Yu y, de inmediato, se encontró con Mi mama quien estaba inclinada.

—¡Nubi saluda a da xiaojie! —Luego de ordenar a las personas traer una silla de manos, ayudó a Yun Qian Meng para que tomara asiento, antes de comenzar a hablar —Da Xiaojie, Liu yiniang la invitó a ir de inmediato al Feng He Yuan.

—¿Qué sucedió? —Al ver la expresión agraviada de Mi mama, Yun Qian Meng no pudo evitar fruncir el ceño y preguntar.

—Respondiendo a da xiaojie, xiangye acaba de declarar que Su yiniang y er xiaojie ya no estarán confinadas. Justo ahora ¡un médico imperial está revisando el pulso de Su yiniang! —Mi mama miró alrededor para asegurarse de que todos los que estaban eran yatou del patio Qi Luo Yuan, entonces, se acercó a la silla de manos y habló con suavidad—. Los asuntos que xiaojie le encargó a nubi han sido completados, esa persona, ahora, está en la ciudad Ye.

Al oír aquello, Yun Qian Meng levantó las cejas mientras un brillo de frivolidad atravesó sus ojos. Al parecer, mientras estaba castigada, Su Qing no se había quedado sin hacer nada. Lo que era más alarmante, era que su vientre ya cargaba con la criatura de Yun Xuan Zhi. De otra forma, sin absoluta certeza, entonces, no se habrían molestado en llamar a un médico imperial.

Mientras pensaba con cuidado, sintió que el asiento de manos era dejado en el suelo. Afuera, Mu Chun había corrido de inmediato hacia la puerta del asiento de manos, abrió con suavidad las cortinas marrones para ayudar a salir a Yun Qian Meng. Luego, todos se cruzaron por el salón para entrar al houyuan.

Justo cuando entró a Feng He Yuan, vieron que los sirvientes estaban rodeados por una atmósfera dichosa, mientras estaban parados en el patio. Aunque ellos se inclinaron cuando vieron que llegó Yun Qian Meng, la satisfacción en sus ojos era tan clara como el día.

Yun Qian Meng no se dio cuenta de que la expresión de esas humildes personas era como si sus sueños se hubiesen cumplido. Revisándolos levemente, estuvo a punto de entrar junto con Mu Chun y el resto; sin embargo, vieron como Liu yiniang alzaba las cortinas de la puerta y salía para recibirlos. Al ver a Yun Qian Meng llegar, la cara de Liu yiniang estaba llena de felicidad; no obstante, sus ojos ocultaban una profunda soledad, que no pasó desapercibida por la perspicacia de Yun Qian Meng.

Da xiaojie, está aquí. Afuera está frío ¡venga adentro para que se caliente! —Ayudando con cuidado a Yun Qian Meng para quitarle el abrigo verde brillante, Liu yiniang le dio una mirada significativa mientras se volteaba a la habitación.

Yun Qian Meng le ofreció una sonrisa tranquilizadora, esperando que la yatou anunciara su llegada antes de caminar hasta la recámara.

—¡Nü’er saluda a padre! —Ella había anticipado, desde hace tiempo, que, en definitiva, Yun Xuan Zhi estaría aquí, así que cuando lo vio, Yun Qian Meng naturalmente y con magnanimidad se inclinó para saludarlo.

Luego, se enderezó y alzó los ojos para echar una mirada. Yun Xuan Zhi estaba sentado en la cama abrazando a Su yiniang en su pecho. Ambos con una expresión de alegría y dicha, al parecer, el médico imperial ya había confirmado el embarazo.

Yun Xuan Zhi quien, al igual que su corazón, solo tenía ojos para Su Qing. Al ver que Yun Qian Meng había llegado, solo asintió con vivacidad.

¡Meimei saluda a jiejie! —Yun Yan vino corriendo rápido a su lado, inclinándose con respeto hacia Yun Qian Meng.

Sin embargo, antes de que pudiera responder, Yun Ruo Xue, quien había estado parada enfrente de la cama, caminó con una expresión complacida en su rostro y le dio una reverencia descuida a Yun Qian Meng.

¡Meimei saluda a jiejie!Jiejie, no nos hemos visto en mucho tiempo. Ahora que yiniang está embarazada ¿cómo se siente jiejie?

Yun Qian Meng ya había adivinado la razón por la que Liu Han Yu la había llamado. Por eso, en contra de la provocación de Yun Ruo Xue, ella siguió sonriendo y, en su lugar, fue hasta el frente de la cama para felicitar a Yun Xuan Zhi con una sonrisa de oreja a oreja.

—¡Felicidades padre! Si Su yiniang logra cargar con un niño ¡entonces, nuestra familia Yun por fin podrá tener un heredero calificado!

Yun Ruo Xue nunca esperó que Yun Qian Meng fuera tan astuta, capaz de mantener su compostura después de escuchar tal cosa. Por un pequeño momento, su expresión se volvió un tanto grotesca, solo pensar que Yun Qian Meng podía mostrar un poderoso frente. Ella se acercó siguiéndola junto a la cama.

¿Jiejie no se siente triste?

Con esas palabras, la comisura de Yun Qian Meng se curvó en una leve sonrisa burlona, mientras que los labios sonrientes de Yun Xuan Zhi se endurecieron, lanzándole una mirada disgustada a Yun Ruo Xue.

Su Qing, quien se dio cuenta de la expresión de todos, le lanzó una mirada en secreto a Yun Ruo Xue, luego, se apretujó en el pecho de Yun Xuan Zhi mientras hablaba con suavidad.

—Xiangye, esta vez, nubi está embarazada ¡debemos ser bendecidos por nuestros ancestros! Nubi quiere informarle sobre la noticia a la señora mayor. No sé qué piense xiangye sobre esto…

Yun Xuan Zhi, quien se sentía como en la luna, naturalmente, tenía ganas de escuchar y obedecer las palabras de Su Qing. Cuando terminó ¡Yun Xuan Zhi ya estaba ordenándole a Wang mama para que se encargara del asunto!

No obstante, Su Qing lo detuvo apresuradamente y levantó la vista hacia Yun Qian Meng.

—Xiangye, primero que todo, la señora mayor ya está grande de edad —dijo con dulzura—. Nubi quiere recibirla apropiadamente en el fu para mostrarle el respeto filial. Segundo, si el feto resulta ser de verdad un niño, nubi podría, al menos, ayudar a xiangye a que continúe el legado de la familia Yun; además ¡también dejar que la señora mayor vea a su nieto convertirse en un adulto!

Yun Xuan Zhi no esperaba que Su Qing se volviera tan sentimental después de estar embarazada, así que su amor por ella se volvió más profundo en su corazón. En particular, su sugerencia era muy buena; por lo que, estuvo de acuerdo de inmediato.

Después de todo, la razón por la que su madre estaba viviendo en la ciudad Su, fue por su culpa.

Debido a estos problemas, los Censores Imperiales[1] lo habían acusado por muchos años de una conducta no filial[2]. Si esta vez, pudiera darle la bienvenida a su madre de nuevo, entonces, eso sería suficiente para limpiar su nombre.

Pensando en eso, Yun Xuan Zhi estaba incluso más encantado, casi lamentándose de que él no pudiera tomar a Su Qing en sus manos.

—¡Pero…! —Su Qing contempló la alegría de Yun Xuan Zhi, entonces, siguió el hilo de la conversación —Xiangye, ese año, la señora mayor se fue en un ataque de rabia debido a nubi. Si solo enviáramos a un sirviente para que la reciba, me temo que ella, al ser mayor ¡no estaría dispuesta! ¿Por qué no deja que da xiaojie vaya recibirla? Después de todo, cuando furen aún estaba viva, su relación con la señora mayor era muy armoniosa.

Al escuchar esto, Yun Qian Meng entendió de inmediato las intenciones de Su Qing.

La distancia entre la capital y la ciudad Su era de diez días de viaje en carruaje. Su Qing requería lograría poner algunas trampas en el curso de esos diez días de viaje, y, entonces, ella no sería capaz de seguir con vida y regresar.

Sin embargo, recordando lo que Mi mama le había contado antes, Yun Qian Meng observó directamente los ojos de Su Qing, los cuales, ocultaban un profundo odio; aun así, sonrió con amabilidad. Aunque, sus gráciles cejas estaban levemente fruncidas, ella preguntó un poco incómoda:

—Padre ¿cómo una xiaojie de una familia influyente podria viajar sola? Si los censores se enteran de esto, temo que podrían cuestionar los principios familiares de nuestro xiangfu y escribirle un reporte frente al Emperador.

Yun Xuan Zhi, quien pensaba poner en práctica las palabras de Su Qing, empezó a titubear luego de escuchar el análisis de Yun Qian Meng.

Aunque en los últimos años ocupó la posición del primer ministro, Yun Qian Di[3] no le tenía gran estima en comparación con Chu Fei Yang. En gran parte, se debía a que era acusado por la poca piedad filial que brindaba. Si ellos añadían algo más acerca de sus principios familiares, temía sobre la posibilidad de no seguir manteniendo su cargo como primer ministro.

Justo cuando Yun Xuan Zhi se sentía como si estuviera entre la espada y la pared, Yun Qian Meng habló una vez más.

—No obstante, padre, Meng’er no ha sido capaz de ver a zumu[4] en estos años ¿Por qué no me acompañan ambas meimei a la ciudad Su? ¡De esta manera, el decir que vamos a visitar a nuestra familia mantendrá en silencio a los Censores Imperiales!

Con sus palabras, no solo fue el corazón de Yun Xuan Zhi el que quedó estupefacto, sino también el de Su Qing.

Ni siquiera esperaba que Yun Qian Meng fuera tan fácil de manipular, sorprendentemente, estuvo de acuerdo con el asunto.

Sin embargo, esta vez Yun Qian Meng estaba empujando a Yun Ruo Xue. Si ella planeaba que sucediera  algún accidente durante el camino, temía que tuviera que tomar incluso más medidas.

Pero entonces, Yun Ruo Xue se mostró descontenta. Quejándose miserablemente, agarró las mangas de Yun Xuan Zhi como una niña mimada y dijo:

—¡Papi, nü’er no quiere ir!

Cuando Yun Xuan Zhi la escuchó decir eso, sus ojos, de inmediato, revelaron una expresión abominable. Él sacudió sus mangas para que se soltara y la miró.

—¿No quieres ir? Ni siquiera quieres ver a tu zumu ¿huh? ¿La palabra filial siquiera existe en tu corazón? Si tienes tiempo, aprende un poco de tu dajie[5] ¡Deja que la yatou haga las preparaciones el día de hoy y partan mañana!

Yun Ruo Xue vio que Yun Xuan Zhi estaba siendo muy estricto y sintió como su corazón se estremecía. Justo cuando quería responder, fue halada por Su Qing, sugiriéndole que sea paciente de forma discreta; ella luego pensaría en una manera para que se quedara.

Por otra parte, Yun Qian Meng y Yun Yan habían aceptado con felicidad el asunto. Aunque, Yun Qian Meng mantuvo su atención en la expresión de Su Qing. Después, se volteó hacia Wang mama y dejó las cosas en claro.

—¡Cuida bien de er xiaojie! Si algo sucede, acusarán a padre sobre no ser filial y nadie podrá tomar la responsabilidad de eso.

Cuando Su Qing y Yun Ruo Xue escucharon eso, miraron por un momento a Yun Qian Meng sin poder decir nada.


[1] Los Censores Imperiales eran “los ojos y oídos” del Emperador, ellos vigilaban a los administradores para evitar la corrupción y la malversación de fondos.

[2] No tiene una definición como tal, pero es una palabra utilizada en el contexto de la moral, de la familia y de la sociedad. Leer más en: https://medium.com/historias-de-la-vida-en-oriente/la-piedad-filial-en-la-cultura-china-un-concepto-que-no-se-puede-traducir-directamente-al-6dd7ddc44311

[3] Es el nombre del Emperador.

[4] Abuela

[5] Hermana Mayor

| Índice |

One thought on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 33: ¡Su yiniang está embarazada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *