Princesa Consorte Chu – Capítulo 46: Castigando a Yun Ruo Xue 

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Mientras que Yun Xuan Zhi se apresuraba furiosamente hacia el patio Feng He, el capitán Liu corrió directamente hacia él. Tan pronto como vió a su maestro se inclinó rápidamente, luego, acortó la distancia para susurrarle algunas palabras antes de darse la vuelta y marcharse.

Yun Xuan Zhi ya estaba de mal humor y sintió rabia en su corazón. Su rostro enrojeció mientras sus pasos se volvían cada vez más apresurados y pesados, ¡haciendo ruidos cada vez más fuertes con cada paso que daba en el camino de piedra caliza!

Cuando los sirvientes del patio Feng He Yuan vieron que su expresión era tan terrible, bajaron la cabeza y no se atrevieron a respirar. Por un tiempo, incluso se olvidaron de entrar en la cálida habitación para anunciar su llegada.

Sin embargo, por el momento, Yun Xuan Zhi no prestó atención a estos detalles. Irrumpiendo en la habitación sin permiso, vio a Su Qing sosteniendo su cintura con una mano, mientras golpeaba la palma de Yun Ruo Xue con una regla de madera. Ella la reprendió: —¡Dejé que te llevaras bien con da xiaojie, pero casi le salpicaste el té caliente sobre su cuerpo! Incluso si ella es bondadosa y no le importa, no puedes evitar que los sirvientes se indignen. ¡Bien, casi pierdes tu propia vida como resultado! Si hoy no te hago recordar esto, ¿cómo me atreveré a dejarte salir?

Mientras hablaba, la regla de madera en las manos de Su Qing golpeó violentamente las manos de Yun Ruo Xue. Pero, al mismo tiempo, su propio corazón no pudo soportarlo. En el momento en que la regla se movió hacia abajo, ¡las lágrimas de sus ojos también cayeron!

En este momento, Yun Ruo Xue tampoco se atrevió a replicar. Se sentó rígidamente mordiendo su labio inferior, mientras sus ojos se llenaban de lágrimas, no dijo ni una palabra y dejó que Su Qing la castigara.

Yun Xuan Zhi vio a Su Qing y frunció el ceño de repente.

¡Su Qing, claramente, está haciendo esto para que se calmara!

Pero, ¿cómo puede dejarlo pasar?

Incluso dejando de lado quién había conspirado primero contra quién en este asunto, el informe anterior del capitán Liu fue suficiente para hacer que Yun Xuan Zhi explotara de ira.

Ese Zhao Ming era un pariente lejano del mayordomo de la familia materna de Su Qing, se había convertido en erudito después de pasar el examen de Otoño del año anterior. Yun Xuan Zhi no esperaba, en absoluto, que su amada todavía estuviera tan confundida, mostrando al exterior las disputas de los patios interiores. ¿No le estaba diciendo claramente a la gente que él, no era capaz de controlar bien a su familia?

Al buscar a ese erudito para que arruinara la reputación a Yun Qian Meng, cuando llegara el momento, aunque estuviera en contra de la situación, no tendría más opción que obligar a su hija mayor a casarse con Zhao Ming. Sin duda, este movimiento realizado por Su Qing, podría hacer que perdiera la oportunidad de atraer peces gordos con gran influencia.

Al llegar a esta conclusión, Yun Xuan Zhi dio un paso adelante. Levantando su mano le propinó una fuerte bofetada a Su Qing, haciendo que ella perdiera el equilibrio y estuviera a punto de caer al suelo.

Wang mama vio esto y palideció de horror. Ella rápidamente corrió para apoyar el cuerpo de Su Qing que se tambaleaba debido al golpe, luego habló entre lágrimas: —Maestro, si quiere golpear o gritarle a alguien, ¡hágalo sobre esta esclava! Yiniang está embarazada. Ella estaba realmente enojada hace poco, ¿cómo podría además soportar una bofetada?

Yun Ruo Xue tampoco esperó que Yun Xuan Zhi golpeara físicamente a su madre. Ahora, viendo la expresión furiosa de su padre, sus ojos se veían agresivos y severos, su cuerpo se puso rígido de miedo. Ella retrocedió tímidamente, temiendo que él se desahogara con ella.

Sin embargo, Yun Xuan Zhi, después del recordatorio de Wang mama, finalmente recordó que Su Qing es una mujer embarazada. No pudo evitar volver a mirarla, sólo vio que inclinaba todo su cuerpo sobre el pecho de la sirvienta. Ambas manos sostenían su mejilla derecha, mientras las lágrimas se arremolinaban en sus ojos y estaban a punto de caer. Su tez se volvió pálida cuando un hilo de sangre salió desde la comisura de su boca.

Con sólo una simple mirada, Yun Xuan Zhi sabía que había sido demasiado duro. Pero Su Qing realmente había cometido un error, causando que Yun Xuan Zhi se rehusara momentáneamente a complacerla. Aun así, la ira en su corazón se había disipado casi por completo. Tosió algunas veces en seco antes de cambiar su mirada y posarla sobre Yun Ruo Xue quien, silenciosamente, estaba sosteniendo su cabeza en sus manos y habló fríamente. —Afortunadamente ese Zhao Ming ya está muerto. De lo contrario respóndeme, ¿debería dejar que Ruo Xue se case con él o no?

Al escuchar esto, las pocas personas que estaban dentro de la habitación temblaron, pero se sintieron aliviadas al mismo tiempo.

Yun Xuan Zhi sabía lo que ellos estaban pensando en ese momento. ¿Ellos realmente creían que todo estaría bien siempre y cuando él no investigara el asunto más a fondo? ¡Se podrían haber olvidado de Yuan Qing Zhou!

Después de exhalar un pequeño suspiro, Yun Xuan Zhi continuó hablando: —Ruo Xue, serás castigada arrodillándote en el salón ancestral. ¡No se te permitirá salir hasta que hayas cumplido tu castigo durante tres meses completos! ¡Qing’er, el futuro de las niñas será decidido por madre, puedes descansar y cuidar del feto en tu estómago tranquilamente!

Cuando terminó de hablar, Yun Xuan Zhi le dió una mirada rápida a Su Qing una vez más. Al verla morderse el labio inferior mientras resistía que sus lágrimas cayeran por su rostro, la ira en su corazón desapareció rápidamente. Pero sabía que, si él no les daba un pequeño castigo ahora, el patio interior del xiangfu se convertiría en un desastre. Sólo pudo endurecer su corazón y luego se dió la vuelta, dejando el patio Feng He Yuan con grandes zancadas.

Tan pronto como se bajaron las cortinas de la puerta, las lágrimas en los ojos de Su Qing desaparecieron sin dejar rastro. Ella se puso de pie desde el interior del abrazo de Wang mama y, dirigiéndose a donde se entraba su hija la ayudó a levantarse. Ella sujetó con ternura las manos de Yun Ruo Xue, luego recibió una pomada de Jade Blanco para aliviar el dolor y lo aplicó cuidadosamente, frotándolo en sus palmas.

—¡Mamá, no quiero ir al salón ancestral! —Yun Ruo Xue sabía que Su Qing había fingido estar desesperada. Aunque su padre todavía estaba enojado, él ya las había perdonado. ¡Por lo tanto, comenzó a actuar de forma malcriada nuevamente, quejándose y negándose a ir al salón ancestral!

Su Qing interiormente sabía que Yun Xuan Zhi la había perdonado de nuevo esta vez. Pero las últimas palabras que dejó antes de irse tenían un significado más profundo que la hizo sentir pánico por primera vez. Cuando escuchó a Yun Ruo Xue hacer un alboroto en este momento, su expresión momentáneamente se hundió antes de responder fríamente: —¡Debes ir incluso si no quieres! Si quieres casarte con Yuan Qing Zhou, ¡no dudes en hacer un escándalo! ¡Pero cuando llegue el momento, ni siquiera mamá podrá ayudarte!

Yun Ruo Xue vió que Su Qing estaba descargando su ira sobre ella, e inmediatamente sintió que la amargura surgía en su corazón. Después de mirar el estómago de su madre con una mirada peligrosa durante un largo momento, ella forzó una sonrisa sombría y tiró de sus manos, alejándolas del agarre de Su Qing y le dijo curiosamente: —No creas que no sé qué has puesto todas tus esperanzas en ese pedazo de carne en tu barriga. ¡No dejaré que ustedes dos sean presuntuosos!

Cuando terminó de hablar, Yun Ruo Xue se levantó bruscamente y se fue, dejando que las cortinas de la puerta se movieran ruidosamente.

—¡Wang mama, ve y cuida de ella, envíala personalmente al salón ancestral! —Su Qing sólo sintió que tenía dolor de cabeza. Especialmente cuando se vio en el espejo de bronce que mostraba la mitad de su cara hinchada, se sentía aún más ofendida. Sin embargo, si ella no cedía ahora, ¡las únicas que sufrirían más tarde serían ella y su hija!

⧫ ⧫ ⧫

Cuando Yun Qian Meng regresó a su patio Qi Luo, Shui’er y Bing’er se acercaron y le rindieron cuenta de la situación durante los últimos días. Al ver que no había habido ningún evento importante, dejó que le prepararan agua caliente, ¡planeando tomar un baño!

A medida que el denso vapor se elevaba en espiral detrás de los biombos, toda la habitación estaba envuelta en una densa niebla. Yun Qian Meng se quitó la ropa y se soltó el cabello antes de entrar en la bañera de enebro. Cerrando los ojos mientras se sumergía en el agua caliente, se relajó y liberó toda su tensión.

Unos quince minutos después, se escuchó un golpe en la puerta de madera de la cálida habitación. La voz de Mi mama se oyó del otro lado —¡Joven Señorita, he regresado!

Al escucharla, Yun Qian Meng abrió poco a poco los ojos. Dentro de la niebla arremolinada, sus ojos negros brillaban como estrellas. Poco después, se escuchó el sonido de salpicaduras de agua caliente. Yun Qian Meng limpió las gotas de agua de su cuerpo y se puso la ropa interior. Cubriéndose con una chaqueta corta color naranja estampada con incrustaciones de bordes plateados, salió de la pantalla y dijo a la ligera: —¡Entra!

Mi mama inmediatamente llevó con ella a Shui’er y a los demás adentro. Dejándolos limpiar la habitación, tomó un paño seco y ayudó con cuidado a Yun Qian Meng a secarse el cabello. Solo cuando las dos se quedaron solas, finalmente susurró al oído de Yun Qian Meng: —¡Señorita, ya he hecho los arreglos apropiados!

Yun Qian Meng asintió levemente y dijo en voz baja: —Shenniang[1] una vez me dijo que a la abuela le gusta comer pasteles de frijol mungo esmeralda de jade de Tian Fu Lou en la capital. Pero ya es tarde. ¡Deja que Liu yiniang prepare el carruaje, mañana saldré personalmente!

Mi mama lo entendió e inmediatamente cumplió la orden. Sin embargo, su corazón estaba un poco preocupado. ¡No sabía cómo reaccionaría su Joven Señorita cuando viera a esa persona mañana!


[1] Shenniang: esposa del hermano del padre. (Li shi, esposa de Yun Xuan Mo)

| Índice |

One thought on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 46: Castigando a Yun Ruo Xue 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *