Princesa Consorte Chu – Capítulo 50: La anciana señora se encarga de Su Qing (1)

Traducido por Selena

Editado por Ayanami

Cuando los entrometidos vieron aparecer a Rong Yun He, inmediatamente se dispersaron, parecían tenerle un poco de miedo.

Pero a Rong Yun He no pareció importarle. Por el momento, su mirada estaba fija en el cuerpo de Yun Qian Meng. Él sólo sentía que esta chica era extremadamente familiar. ¡Aún más llamativo era el aire alrededor de su cuerpo, que llevaba un rastro de misterio!

En particular, mientras todos se mantenían alejados de él, la chica que estaba delante de él no dudó antes de entrar en las puertas principales de Tian Fu Lou. Con esto, ¡Rong Yun He ya no pudo evitar sentarse y darse cuenta!

—Mu Chun, ¿por qué no lo dejas ir? —Yun Qian Meng dio un paso adelante pero no habló inmediatamente con él, en su lugar ¡le pidió a su sirvienta que la dejara ir!

Sin embargo, las manos de Mu Chun ya habían acaparado la mayor parte de la caja de papel, ¿cómo podía estar dispuesta a entregarlo? Hizo un puchero con los labios y dijo en voz baja —¡Xiaojie, este tipo nos la está arrebatando! Nubi ya estuvo de pie aquí durante cuatro horas, pero no lo vio hacer fila en…

—¿No me escuchaste? ¿Cómo olvidaste tus modales habituales? —Sin embargo, Yun Qian Meng simplemente no escuchó su explicación. Una mirada fría destelló bajo el velo, haciendo que Mu Chun lo soltara obedientemente.

El joven sirviente abrazó de inmediato la caja de papel con una expresión complacida, mirando hacia Mu Chun ¡con una mirada engreída en sus ojos!

Aunque Mu Chun fue regañada delante de todos, no mostró ningún sentimiento de ser ofendida. En su lugar, se retiró obedientemente a espaldas de Yun Qian Meng. Su repentino cambio de expresión fue demasiado grande, ¡incluso el joven sirviente creyó momentáneamente que había visto mal!

Rong Yun observó toda la escena. Una extraña mirada flotaba en sus fríos ojos mientras bajaba con paso firme por la escalera. Caminando detrás del joven sirviente, habló con una voz calmada pero firme —¡Devuélvele los pasteles a esta xiaojie!

Si’er, momentáneamente, no pudo responder. Incluso levantó las manos para tirar con fuerza de su propia oreja, y sacudió su cabeza redonda. Aún no dispuesto a rendirse, exclamó —¡lao jiejie, este nucai llegó primero a la fila!

Sólo que, al ver a Rong Yun, sus elegantes y agudos ojos emitieron un penetrante resplandor frío. Aterrorizado, Si’er de inmediato colocó los pasteles en el pecho de Mu Chun antes de regresar furiosamente detrás de Rong Yun He sin decir nada.

Mu Chun vio como los pasteles aparecieron de repente frente a ella. Aceptar no estaba bien, pero negarse tampoco estaba bien. Ella sólo podía mirar a Yun Qian Meng y esperar a que dijera algo.

Sin embargo, Yun Qian Meng ya no lo rechazó. Se volvió hacia Rong Yun He y se inclinó agradecida, diciendo —¡Muchas gracias! —Después de eso, ella sólo llevó a Mu Chun fuera de Tian Fu Lou.

En ese momento, el carruaje del xiangfu llegó justo a tiempo. Mi mama ayudó a Yun Qian Meng a subir al carruaje, luego le indicó al cochero que condujera con cuidado…

Rong Yun vio como el carruaje de la entrada se iba. Reconoció la palabra <Yun> tallada en los lados del carruaje e inmediatamente comprendió todo.

Justo cuando se dio la vuelta para llevarse a Si’er, no pudo evitar que, el encuentro fortuito en el palacio hace medio mes, se le subiera a la cabeza. Un rastro de asombro flotó en sus fríos ojos, ya que no pudo evitar pensar en su corazón ¿era realmente ella?

Si’er estaba un poco resentido, siguiéndolo a sus espaldas. No entendía por qué su antisocial joven amo le dio los pasteles a esa feroz sirvienta.

¡Esos eran los pasteles que su joven amo fue a preparar para la anciana señora de Rong fu! ¡La anciana estaba cambiando con los años, así que su apetito no era muy bueno, sólo estaba interesada, especialmente, en estos pasteles de frijoles mungo esmeralda de jade de Tian Fu Lou!

Hoy, sucedió que su joven amo estaba libre, así que había hecho una promesa con la anciana señora. Si regresaba con las manos vacías, ¿no haría que ella se sintiera decepcionada?

Cuanto más pensaba Si’er, más reacio estaba a ceder; causando que arrugara la cara…

Por coincidencia, Rong Yun He se dio la vuelta y vio completamente su expresión. Sacudió momentáneamente su cabeza, este Si’er inesperadamente no se podía comparar con una pequeña doncella del xiangfu.

Los dos se subieron juntos al carruaje de Rong fu. Rong Yun se sentó en el centro y cerró los ojos para descansar mientras Si’er levantó un poco las cortinas, mirando con envidia el hermoso paisaje de la plaza del pueblo.

—Si’er, ¿todavía no sabes cuál fue tu error? —En este momento, Rong Yun He, que había cerrado los ojos habló. Su tono era tranquilo como antes, pero se mezclaba con una solemnidad imponente, sorprendiendo a Si’er hasta que su mano tembló repentinamente; las cortinas cayeron de la punta de sus dedos con un ligero chapoteo.

Si’er sabía que su joven maestro había visto a través de sus pequeños trucos antes e inmediatamente se arrodilló en el suelo con ambas rodillas. Admitió —¡Shaoye, fue Nucai el que fue irresponsable y fue a ver un espectáculo callejero! Nucai pensó originalmente en esperar a que los pasteles estuvieran listos antes de volver corriendo, ¡pero no esperaba que se vendieran tan bien hoy! Si’er se equivocó. ¡Shaoye, por favor, castígame!

Rong Yun mantuvo los ojos cerrados, dejando que Si’er permaneciera arrodillado frente a él, el carruaje se volvió completamente silencioso…

El corazón de Si’er latía como un tambor en ese momento. Su joven amo, debido a su peculiar pelo, nunca había sido del agrado de los demás desde que nació. Aun así, siempre lo había tratado, a un sirviente como él que lo había seguido desde joven, como a un hermano.

Pero hoy, había mentido en público delante de tanta gente, haciendo que el joven maestro se avergonzara. ¡Le preocupaba que hubiera hecho enojar al joven maestro, y que fuera expulsado del fu!

Con estos pensamientos, la frente de Si’er estaba cubierta de sudor. Estaba muy familiarizado con la personalidad de Rong Yun He. Si intentaba pedir perdón ahora, temía que el resultado fuera aún peor. Por lo tanto, sólo podía bajar la cabeza y arrodillarse frente a él.

Fue sólo después de que el carruaje se detuvo en la entrada principal de Rong Fu que Rong Yun finalmente volvió a abrir los ojos. Aun así, sus ojos estaban demasiado fríos, haciendo imposible ver a través de su estado de ánimo actual, ¡dejando a Si’er encogiéndose de miedo!

—¡A partir de hoy, no habrá sueldo durante tres meses! ¡Si hay otro más, puedes irte del Fu! —Sus palabras fueron honestas como la brisa fresca, pero dejaron a Si’er con pánico. Asintió con la cabeza, una y otra vez, antes de seguir rápidamente a Rong Yun He para entrar en el fu

⧫ ⧫ ⧫

En el carruaje del xiangfu, Mu Chun estaba abrazando felizmente la caja de papel. Respirando profundamente por la nariz, olió la ligera fragancia que salía de la caja. Con los ojos muy abiertos, miró a Yun Qian Meng con adoración y dijo felizmente, —¡Xiaojie es realmente impresionante! Ese sirviente era tan odioso. ¡Obviamente llegó tarde, pero descaradamente dijo que llegó primero! Nubi realmente había hecho cola durante cuatro horas, ¿cómo es que Nubi no lo vio en absoluto?

Yun Qian Meng la vio abrazar la caja de pasteles de frijoles mungo esmeralda de jade como si fueran tesoros, luego, miró la cara de la niña llena de resentimiento, sacudiendo la cabeza y riéndose a pesar de ella misma. Sus delgados dedos tocaron la frente de Mu Chun mientras ella decía con un tono cariñoso —¡Tú ah, no te hagas la graciosa después de tener suerte! ¡Ya se rindieron ante ti, y aun así no estás dispuesta a dejarlo pasar!

Ante las burlas de Yun Qian Meng, incluso Mi mama se había echado a reír. Las mejillas de Mu Chun se sonrojaron ligeramente. Al recordar cómo se había peleado con un tipo por algo de comida en medio de la calle, sólo podía sentir que ¡se había deshonrado de verdad!

Sin embargo, cuando recordó al hombre de pelo blanco que acababa de aparecer, Mu Chun reprimió sus sentimientos de malestar y expresó su curiosidad. —Xiaojie, el gongzi que acaba de aparecer debería ser el di shaoye de la familia Rong, ¿verdad? Es inesperadamente muy guapo, sólo su cabello blanco es una lástima…

Al terminar, la niña sacudió la cabeza con un poco de tristeza mientras expresaba su arrepentimiento…

Yun Qian Meng la escuchó mencionar a Rong Yun He y le preguntó: —¿Una lástima?

Sin esperar a que Mu Chun respondiera, Mi mama comentó —¡Se dice que el di sün shaoye de la familia Rong nació con la cabeza llena de cabello blanco! ¡El maestro de la familia Rong vio a su esposa principal dar a luz a este tipo de criatura malvada, y casi hizo que alguien ahogara a Rong shaoye en ese momento! Afortunadamente, su anciana señora se las arregló para apurarse y salvar la vida de Rong shaoye, incluso afirmando a todos que él sería innatamente inteligente. Los Cielos no quisieron dejarle morir de forma prematura, y le dejaron con algo de simpatía. Sin embargo, a partir de ese momento a ese maestro Rong dejó de gustarle su esposa principal. Incluso ignoró a su propio hijo, y desde entonces comenzó a favorecer a una concubina, ¡Zhou yiniang!

Yun Qian Meng escuchó la explicación de Mi mama y sólo sintió burla en su corazón. Casi parecía que todos los hombres en este período antiguo de tiempo favorecían a sus concubinas, ¡ser la esposa no era realmente tan bueno como ser una concubina!

Además, su cabello blanco no era una enfermedad tratable. ¡Aún en los tiempos modernos, había casos de albinismo, e incluso había creencias de que estas personas eran inteligentes desde niños!

Pero la gente en la antigüedad era demasiado ignorante e inculta; consideraban que cualquier cosa peculiar o diferente era obra de demonios y fantasmas. Era una lástima que Rong Shaoye se haya visto envuelto en tal ambiente social.

Como si escuchara una historia, Yun Qian Meng, que notó el gran interés de Mi mama, le siguió la corriente y dijo —Si esto fuera cierto, entonces, ¿no sería el joven maestro Rong muy lamentable?

Al escuchar el suspiro de Yun Qian Meng, Mi mama sacudió la cabeza con fuerza, afirmando —Aunque el joven maestro Rong no recibió ningún amor del maestro Rong, la anciana señora Rong y Rong Xian taifei niangniang en el palacio lo adoraron mucho. Se dice que la taifei niangniang consideraba al joven maestro Rong como su propia carne y sangre; de vez en cuando, lo llamaba al palacio para recordarle su apoyo. ¡Confiando sólo en esto, aunque el maestro Rong y esa concubina Zhou no pudieran soportar mirar a la esposa principal y a su hijo por más tiempo, tampoco podían hacer nada!

Mientras charlaban, ¡el carruaje ya había llegado frente a la entrada del xiangfu!

Mu Chun saltó del carruaje, y luego ayudó a Yun Qian Meng a bajar lentamente y sentarse en la silla de manos…

—¡Vamos a Bai Shun Tang primero! —En el momento en que bajaron las cortinas de la silla de manos, Yun Qian Meng ordenó suavemente. Mi mama asintió y les indicó llevar la silla hacia Bai Shun Tang. Luego, se dirigió hacia Qi Luo Yuan con la caja de sándalo rojo por su cuenta.

Ella había pensado originalmente que después del almuerzo, todos volverían a descansar. Pero cuando Yun Qian Meng entró en el patio de Bai Shun Tang, Su Qing fue castigada con permanecer de pie fuera de la sala principal. Y Wang mama estaba arrodillada a su lado, llorando y suplicando a la anciana que estaba dentro, —¡laotaitai, por favor, sé misericordiosa! ¡Nubi está dispuesta a ser castigada en lugar de Yiniang! Laotaitai, por favor, sal y ve a Yiniang. Yiniang no puede soportarlo más…

Yun Qian Meng vio la farsa frente a ella, y realmente no pudo ver cómo Su Qing estaba enferma. En cambio, los gritos y chillidos de la Wang mama eran extremadamente molestos. En particular, su rostro bastante envejecido estaba lleno de lágrimas y mocos, ¡causando, momentáneamente, que la gente retrocediera con asco!

Su Qing se volvió a mirar cuando escuchó sus suaves pasos. Viendo a Yun Qian Meng pararse tranquilamente a un lado para ver el espectáculo, sus fríos ojos brillaron con un rastro de odio. Wang mama también endureció su piel para arrastrarse al lado de Yun Qian Meng, tratando de obtener un favor de ella —¡da xiaojie, la anciana señora te adora más! ¡Puedes ver que nuestra yiniang todavía lleva al hijo del maestro, no puede estar afuera durante tanto tiempo! Por favor, ayúdanos a pedirle un favor a Laotaitai; de lo contrario, si algo le pasa al heredero del maestro, ¿no será culpa de Xiaojie?

Yun Qian Meng encontró la amenaza de Wang mama divertida. Impidiendo que Mu Chun se apresurara a discutir, ella dijo con calma —¿Cuál es mi estado? Wang mama, ¿realmente te atreves a ir tan lejos como para pedirme que me rebaje a suplicar en nombre de una concubina? ¿Te has vuelto senil o sólo estás confundida? ¿Quieres que informe de esto a Laotaitai, y que te saque a ti y a tu zhuzi del xiangfu?

Con estas palabras, el llanto de Wang mama se detuvo de repente, como una cometa a la que le cortaron las cuerdas. El rostro de Su Qing también se avergonzó por la ira hacia Yun Qian Meng. Originalmente, ella había querido tomar prestada la situación de Yun Qian Meng causando daño al heredero no nacido de Yun Xuan Zhi, y hacer que la ira de la anciana señora se desviara de su cuerpo. Pero no esperaba que Yun Qian Meng tuviera una lengua tan afilada, ¡sin sufrir la más mínima pérdida!

Mientras Yun Qian Meng miraba los rostros de la pareja de ama y sirvienta cambiar entre los colores del arco iris, recordó el sufrimiento que Xia mama había soportado. Se rió con tristeza en su corazón, ellas no podían soportarlo después de ser regañadas un poco por otros; comparado con la gente a la que han herido y dañado, ¡este pequeño asunto no se acercaba ni siquiera a la cantidad de intereses que tenían que devolver!

Y sólo dijo esas palabras de manera casual; ¡no había forma de que dejara que la anciana señora alejara a Su Qing del fu!

Además, todavía está embarazada en este momento. Era difícil decir que Yun Xuan Zhi no construiría una nueva residencia afuera sólo para que Su Qing viviera. En ese momento, si ella quería recuperar todo, ¡tenía miedo de que no fuera tan fácil como en el xiangfu!

¡En cambio, estaba dispuesta a mantener a Su Qing aquí y tratarla adecuadamente!

Mientras ambas partes se enfrentaban, Liu yiniang salió sonriendo de la cálida habitación. Al ver a Yun Qian Meng, su expresión se volvió aún más cálida. Inmediatamente, se acercó e hizo una respetuosa reverencia a Yun Qian Meng, diciendo con una sonrisa —¡laotaitai acaba de decir que parece haber escuchado la voz de da xiaojie y envió a nubi salir y echar un vistazo! Nubi no lo creyó al principio, pero, en realidad, ¡es realmente da xiaojie! ¡laotaitai y tú deben tener sentimientos muy profundos!

Yun Qian Meng vio lo feliz que estaba Liu Han Yu hoy, luego observó la expresión de indignación de Su Qing, e inmediatamente entendió por qué Liu Han Yu estaba tan feliz!

Con una pequeña mirada a Su Qing, Yun Qian Meng preguntó cuidadosamente, —¿Laotaitai almorzó?

—¡Ya ha comido! Sin embargo, desde que da xiaojie se fue por la mañana, laotaitai no puede dejar de pensar en los pasteles de frijoles mungo esmeralda de jade. —Charlando y riendo, Liu yiniang siguió a Yun Qian Meng para entrar en la habitación. Entrando en la habitación, Liu Han Yu detuvo a Yun Qian Meng y le susurró en voz baja al oído—, laotaitai quería traer a la xiaojie de la familia del Segundo maestro aquí, pero Su Qing no estaba de acuerdo, ¡así que fue castigada quedándose afuera!

Yun Qian Meng asintió para mostrar su comprensión, luego recibió la caja de papel de Mu Chun y entró en la cálida habitación.

—¡La nieta saluda a la abuela! —En ese momento, la anciana estaba sentada en una cama caliente, sosteniendo un pañuelo de seda marrón en sus manos, mientras lo examinaba cuidadosamente.

Al ver a Yun Qian Meng entrar, dejó el pañuelo y le hizo señas, pidiéndole a Yun Qian Meng que se acercara. Tocando sus manos ligeramente frías, finalmente, fingió estar enojada y la regañó con cariño —En un día tan frío, la próxima vez, ¡deja que los sirvientes vayan a comprarlo! Eres la preciosa da xiaojie del xiangfu, ¡no debes arruinar tu salud!

Al escucharla, Yun Qian Meng mostró una expresión conmovida e inmediatamente se metió en el pecho de la anciana dama. Ella dijo agradecida —¿De qué está hablando la abuela? ¡Respetar a zumu es el deber natural de la nieta! Es más, ya es el comienzo de la primavera, ya no hace tanto frío como en invierno. ¡Mientras la abuela sea feliz, la nieta estará encantada de hacer cualquier cosa!

Mientras hablaba, presentó los pasteles de frijoles mungo esmeralda de jade que aún estaban calientes. Cuando la caja fue abierta, un olor fragante asaltó sus fosas nasales. ¡Los ojos de la anciana señora mostraron una expresión aún más feliz!

—Abuela, pruébalo. ¡Vea si el sabor es el mismo que en el pasado! —Yun Qian Meng recibió un pañuelo mojado de una sirvienta y se limpió las manos antes de tomar cuidadosamente un pedazo de los brillantes y transparentes pasteles de frijoles mungo y acercarlo a la cara de la anciana.

La anciana señora no se negó, tomando un pequeño trozo de las manos de Yun Qian Meng. Comiendo lentamente, antes de tragarlo en su estómago, dijo con satisfacción —¡Exactamente igual que en el pasado! ¡Su shenniang también había contratado a un chef especializado en esto! ¡Pero, por alguna razón, no podían conseguir este sabor! ¡Hoy, gracias a la buena fortuna de Meng’er, la abuela puede finalmente disfrutar de la comida!

Yun Qian Meng sólo hizo una modesta sonrisa y le pasó los pasteles a Rui mama que estaba junto a la anciana señora. Entonces, ella le sirvió personalmente una taza de té caliente a su abuela, sonriendo comentó —¡Zumu no lo sabe, pero fue Shenniang quien le habló a Meng’er sobre esto! Ella es realmente considerada. Estaba preocupada porque la abuela no se acostumbrara a vivir aquí, ¡así que se lo mencionó especialmente a la nieta!

Al ver que Yun Qian Meng no era arrogante con sus propios logros, sino que le pasó el crédito a su nuera, la anciana señora estaba aún más satisfecha con esta nieta.

Yun Qian Meng había recogido el pañuelo de seda que la anciana estaba mirando antes y vio que estaba bordado con un melocotón de la inmortalidad. El bordado era exquisito, creando una imagen de un melocotón fresco. Ella sonrió y lo alabó —¿De quién es esta gran obra? ¡El bordado es tan real!

La anciana señora la escuchó y también sonrió, señalando a Liu yiniang mientras expresaba —¡Es el bordado de Yun Yan yatou! ¡Ella dijo que le preocupaba que no tuviera suficiente, por lo que lo hizo durante varias noches seguidas!

Liu yiniang escuchó a Yun Qian Meng preguntar repentinamente sobre el pañuelo de seda y sintió su corazón latiendo en su pecho. Sus manos se agarraron con cierta fuerza a su propio pañuelo, mientras mostraba una sonrisa, explicando ansiosamente —nubi sólo pensó ayer, que da xiaojie era tan filial a laotaitai; de modo que san xiaojie, como hermana menor, también debería aprender del ejemplo de da xiaojie, ¡así que enviamos este pañuelo! ¡Sólo una pequeña habilidad, no se puede comparar con da xiaojie!

Lo que Liu yiniang dijo no estuvo mal.

Había que decir que los pasteles de frijoles mungo esmeralda de jade de Tian Fu Lou no eran algo que cualquiera pudiera comprar.

El tendero miraría el medallón familiar del comprador. Si no era un hijo legítimo de una familia prestigiosa, ¡era casi imposible comprarlo!

Por eso, el pañuelo de Yun Yan y los pasteles de Yun Qian Meng, ¡realmente no se podían comparar entre sí!

Pero Yun Qian Meng no mostró el más mínimo descontento en su rostro. En su lugar, examinó cuidadosamente el pañuelo durante un tiempo antes de elogiar —¡Yiniang es demasiado modesta! El bordado de la hermana menor es exquisito, los colores también son apropiados para la edad de la abuela, ¡puedo ver claramente que ella pensó mucho en ello! ¡Este tipo de piedad filial, no es menor que lo que yo he hecho! Es más, el trabajo de san meimei es tan magnífico, que incluso quiero pedirle que me enseñe a bordar.

Con estas palabras, la anciana mostró una expresión sonriente mientras que Liu yiniang también se relajó y ¡dejó salir un respiro!

En ese momento, los gritos de Wang mama volvieron desde el exterior. Su voz, ya ronca, le perforaba los oídos, cortando momentáneamente la alegría de la anciana. Un poco molesta, expresó —¡Si todos en el fu fuesen tan sensatos como Meng’er, no tendría nada de qué preocuparme! Pero esa estrella desafortunada tuvo que ser traída obstinadamente, ¡ni siquiera puede mantener a un niño adecuadamente!

Mientras hablaba, la respiración de la anciana se volvió algo inestable al golpear con fuerza su mano contra la mesa…

Yun Qian Meng rápidamente dejó el pañuelo en sus manos y acarició suavemente el pecho de la anciana señora para consolarla, ayudándola a estabilizar su respiración. Aun así, hizo una expresión perpleja y preguntó: —Entrando hace un momento, la nieta vio a Su yiniang de pie en medio del patio. Abuela, Su yiniang lleva la carne y la sangre del padre después de todo, ¡aun así deberías dejarla volver a descansar! Si algo pasara, ¿no sería perjudicial para tus sentimientos con padre?

Cuando la anciana señora escuchó la propuesta de Yun Qian Meng, su humor, que se había calmado, se agitó una vez más. Sólo se sentó ferozmente y dijo con una expresión desagradable —¿Esa zorra todavía quiere arruinar la relación entre madre e hijo? ¡Que no crea que puede hacer lo que quiera porque está embarazada! ¿Piensa que sólo porque los demás le tienen miedo, yo también le tendré miedo? Sólo es una yiniang, ¿pero ella quiere voltear los cielos? Incluso si el niño nace, no lo aceptaré, ¡que ni siquiera piense en entrar en la genealogía!

La vieja señora señaló por la ventana mientras regañaba. Su voz, fuerte y clara, permitió que todos dentro y fuera de la habitación escucharan todo lo que dijo claramente. Por un momento, la voz de Wang mama se debilitó, mientras que la silueta de Su Qing se tambaleó un poco, ¡y su expresión se volvió aún más fea!

Yun Qian Meng miró con preocupación a la anciana señora antes de levantar la taza de té que ya no estaba demasiado caliente para ella, diciendo con consideración, —¡Abuela, bebe un poco de té y libera tu ira! Si realmente no puedes soportar ver a Su yiniang, entonces, exímela de presentar sus respetos cada día y cada noche, dejándola quedarse en Feng He Yuan. De esta manera, el padre tampoco tendrá ninguna crítica. En su lugar, sentirá que la abuela está siendo considerada con Yiniang.

La anciana señora bebió unos cuantos sorbos de té y reprimió su ira. Entonces, dijo sincera y seriamente, —¡Niña, tu corazón no debe ser tan amable! Hoy me trató con tal desprecio; si eres demasiado amable con ella, ¿no se subirá a tu cabeza? ¡No puede estar exenta de presentarme sus respetos cada día y cada noche! Incluso cuando tu madre estaba embarazada de ti, también vino a verme todos los días, ¡nunca faltó un solo día! ¿Cómo pueden romperse estas costumbres por una yiniang? Además, ¿cómo puede compararse su estatus con el de la esposa principal? ¡Si ella no contradijera groseramente a sus mayores hoy, tampoco la habría tratado así!

Después de hablar, la vieja señora jadeó fuertemente por el aire…

Yun Qian Meng vio que la anciana había llegado finalmente al punto principal y preguntó: —¿Qué ocurrió para que la abuela no esté feliz?

La anciana señora vio que Yun Qian Meng estaba siendo considerada y no ocultó las cosas. Fue directo al grano, diciendo —Meng’er, las tres hermanas habéis crecido juntas desde que erais jóvenes. ¡Como compañeras, no se habrían sentido solas! Pero tu meimei Yi’er, sólo tiene a sus dos hermanos mayores, y ningún hermano o hermana menores que ella. Ahora que sus hermanos han venido al xiangfu, dejándola sola, ¿cómo puede no sentirse sola? La abuela pensó, ¿por qué no traer a Yi Yi también aquí, no sería genial si ella viniera a acompañarte? Pero esa mujer de corazón negro en realidad dijo que la niña debe quedarse allá y cuidar de sus padres, ¡simplemente no permitirá que Yi Yi venga! Tú dices, ¿cómo puede la abuela no sentirse amargada?

Yun Qian Meng bajó los ojos y escuchó con atención cada palabra de la anciana. Sus pestañas, que eran como alas de mariposa, ocultaban su mirada, ¡ni siquiera la anciana señora podía leer sus pensamientos!

Cuando la anciana terminó de hablar, Yun Qian Meng, finalmente, levantó su linda cara, sus ojos brillantes y estrellados mostrando una expresión sonriente. Sus labios se curvaron en una sonrisa, ella dijo felizmente —¡Abuela, eso es algo grandioso! A Meng’er también le gusta mucho Yi Yi, ¡tenerla aquí sería realmente lo mejor! Pero estas cosas, zumu debería preguntarle directamente a padre, ¿por qué necesitas pasar por Su yiniang?

La anciana vio a Yun Qian Meng aceptar francamente y se sintió extremadamente encantada.

Pero, al oírla mencionar a Su Qing de nuevo, no pudo evitar resoplar y decir con dureza: —¡Sólo pensé que, como tu padre la consentía tanto, sus palabras serían más efectivas que las mías! Quise que le mencionara esto a tu padre, pero, en vez de eso, ¡se negó de inmediato! Ella quiere que la casa no sea armoniosa; esta clase de mujer venenosa, ¿de qué sirve mantenerla?

Al momento siguiente, Yun Qian Meng entendió. La anciana señora estaba usando esto como un pretexto para hacer un escándalo, ¡queriendo hacer pagar a Su Qing por el insulto de hace mucho tiempo atrás!

Pero este asunto no podía permitir que Yun Xuan Zhi formara un odio en su corazón. Por eso, ¡ella usó el amor familiar como una excusa!

Sin embargo, parece que el asunto de traer a Yun Yi Yi al xiangfu era algo que la anciana señora había planeado desde el principio. Después de todo, en el país del Oeste de Chu, ¡era difícil encontrar un hombre que se pudiera comparar a Chu Fei Yang!

Y, después de que la anciana señora causara tal escena, Yun Xuan Zhi ya habría recibido la noticia de su lado. Era muy probable que sacara el tema en la cena.

Esta vez, Yun Xuan Zhi quiso mostrar su piedad filial trayendo a la vieja señora de vuelta. ¡Si él rechazara la sugerencia de madre ahora, eso sería extremadamente poco filial!

Las acciones anteriores de Su Qing estaban en conflicto con los resultados de Yun Xuan Zhi. ¡Sólo temía que su esposo la tratara con frialdad por un tiempo!

No se puede decir que el jengibre viejo fuera más picante que el jengibre joven. La anciana señora realmente se ciñó al dicho «para que un noble se vengue, diez años no es demasiado tarde». ¡Había esperado hasta hoy para cobrar finalmente los intereses!

Si Su Qing fuera a ser tratada con frialdad, y unas pocas jóvenes y hermosas yiniang entrasen en el xiangfu; ¡no necesitaba pensar para saber cómo serían sus próximos días!

Sin esperar que no tuviera que levantar las manos para resolver el problema de Su Qing, Yun Qian Meng sintió momentáneamente que su estado de ánimo se volvía bueno. Levantó la tapa de su taza de té y sopló el vapor, tomando cómodamente un sorbo; ¡sólo esperaba el buen espectáculo de esta noche!


Selena
El día de hoy el capítulo es mucho más largo, ¡que lo disfruten!

[1] 孙少爷 sun shaoye: nieto/joven maestro.

[2] 婶娘 shenniang: tía, esposa del hermano de mi padre.

[3] 弱冠 ruo guan: los chicos tienen esta ceremonia de mayoría de edad y son considerados adultos a la edad de 20 años.

[4] 及笄 jiji: ceremonia de la horquilla, las chicas se pasan una horquilla por el pelo cuando llegan a la edad de casarse a los 15 años.

[5] 步摇 buyao: un adorno para la cabeza fue nombrado por el movimiento de balanceo que hace cuando la persona que lo lleva camina.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *