Princesa Consorte Chu – Capítulo 50: La anciana señora se encarga de Su Qing (2)

Traducido por Selena

Editado por Ayanami

Efectivamente, antes de que fuera la hora de la cena, Yun Xuan Zhi había entrado en Bai Shun Tang con pasos fuertes.

Sólo cuando vio a Su Qing en el patio, de tez pálida, al borde del colapso después de haber estado de pie durante toda la tarde, su expresión de enojo se volvió tierna en un instante. Inmediatamente, se acercó corriendo y la abrazó, preguntándole suavemente: —¿Cómo sucedió esto?

Su Qing mostró una expresión afligida, sus lágrimas, difícilmente reprimidas, cayeron acertadamente en el dorso de la mano de Yun Xuan Zhi. El calor hirviente escaldó momentáneamente el corazón de Yun Xuan Zhi, causando que su corazón lleno de ira se desvaneciera como el humo en el aire. Viendo que los ojos de Su Qing se volvieron blancos, como si estuvieran a punto de desmayarse, ¡la cargó de inmediato y salió de Bai Shun Tang con grandes pasos!

♦ ♦ ♦

La anciana señora ya había oído a los sirvientes anunciar que había llegado el maestro. Acababa de empezar a poner una expresión de desagrado, pero no esperaba que los sirvientes volvieran a entrar e informaran que Yun Xuan Zhi había llevado a Su Qing en sus brazos y se había marchado. Momentáneamente enojada, los labios de la anciana temblaron, ¡odiando no poder romper la taza de té delante de ella para desahogar su ira!

Sin embargo, Yun Qian Meng ya había predicho que Su Qing haría tal truco. En cambio, estaba tranquila y serena mientras bebía su té, esperando el momento en que Yun Xuan Zhi regresaría.

La habitación estaba completamente en silencio, incluso algo sombría. Liu yiniang vió la ira de la anciana señora, así como la indiferencia no involucrada de Yun Qian Meng, y encontró una excusa para retirarse. Finalmente, pudo relajar su respiración, ordenando a los sirvientes que fueran a preparar la cena.

Después de dos horas, el cielo ya se había oscurecido. Las linternas se encendieron en cada esquina del xiangfu, pero Yun Xuan Zhi todavía no había regresado. ¡La ira de la anciana señora ya estaba al borde del colapso!

Yun Qian Meng vio esto e inmediatamente la aplacó —¡Abuela, no te enfades! ¡Quizás el embarazo de Su yiniang fue afectado! ¿Por qué no vamos a echar un vistazo?

Al oír esto, la anciana señora agitó sus manos en señal de molestia, diciendo ferozmente: —¡Si tiene la habilidad, entonces que se enferme gravemente! ¿Quieres que la vea? ¡Sigue soñando!

Yun Qian Meng vio que la anciana señora era demasiado terca y, momentáneamente, mostró una expresión de angustia. Suspiró y caminó detrás de la anciana, luego le dio un suave masaje en los hombros con sus pequeñas manos, explicando suavemente, —Abuela, no está mal que un padre se preocupe por su propio hijo. Si no vas, ¿no pensará padre que lo has hecho todo a propósito? Después de eso, ¿cómo puede ser buena su relación? Además, padre había pensado mucho en ti para traerte de vuelta para mostrar su piedad filial. Si no vas, ¿eso no confirma los rumores de afuera sobre que la madre y el hijo del xiangfu no se llevan bien? No sólo eso, si quieres que la hermana menor venga, ¡todavía necesitas que padre esté de acuerdo!

Yun Qian Meng dijo esto sólo para darle a la anciana señora una salida a la situación. Si la madre y el hijo se pelean, la que se beneficiaría seguiría siendo Su Qing. ¡Yun Qian Meng naturalmente nunca dejaría que Su Qing se saliera con la suya!

Por supuesto, la anciana señora también era una persona inteligente. Sabía que Yun Xuan Zhi, hasta ahora, aún no había recibido un título nobiliario sólo por este asunto de la piedad filial. Si ella obstruye las perspectivas de su hijo en esta circunstancia, ¡temía que afectara la carrera de sus dos nietos también!

Después de pensarlo, por mucho que la anciana señora no quisiera ir a ver a Su Qing, no tuvo más remedio que asentir con la cabeza.

Yun Qian Meng, al ver que finalmente aceptaba, de inmediato le dijo a Liu yiniang, que los estaba esperando desde fuera de la habitación —¡Empaca un poco de la avena de fibra de azufaifo y los pasteles de jengibre Peng Xi!

La anciana señora notó que Yun Qian Meng estaba siendo muy minuciosa y no pudo evitar sospechar. Sin embargo, Yun Qian Meng dejó que los sirvientes pasaran la comida a Rui mama. La vieja señora finalmente mostró una pequeña sonrisa en su rostro mientras se acompañaban para ir hacia Feng He Yuan.

⧫ ⧫ ⧫

Dentro de Feng He Yuan, Yun Xuan Zhi miró a Su Qing que se había desmayado, en la cama. No pudo evitar enojarse con Wang mama —¿Son todos inútiles? Yiniang está embarazada, ¿cómo puedes dejarla estar afuera en el frío toda la tarde?

Wang mama vio que Yun Xuan Zhi estaba muy preocupado por Su Qing y finalmente dejó caer la piedra de su corazón. Ella incluso ignoró el dolor en sus rodillas y se arrodilló una vez más frente a Yun Xuan Zhi, suplicando —¡Xiangye, por favor ten piedad de nuestra yiniang! Hoy, porque Yiniang le dijo algo malo a la anciana señora, fue castigada a permanecer afuera toda la tarde. Si esto continúa, temo que el niño en el estómago de Yiniang

Al terminar su oración, la voz de Wang mama se hizo cada vez más baja, como si tuviera mucho miedo de que los demás la escucharan…

Yun Xuan Zhi escuchó hasta que se detuvo a mitad de la frase y se sintió extremadamente ansioso. Él gritó —¿Quién se atreve a tocarla? ¡Si algo le pasa a Qing’er, todos ustedes serán enterrados junto con ella!

La anciana señora y Yun Qian Meng acababan de llegar a la puerta de Feng He Yuan, y escucharon su voz. La expresión de la anciana se hundió en la ira, pero Yun Qian Meng sólo sonrió ligeramente y la apoyó, diciendo: —¡Padre les está dando una lección a los sirvientes! ¡Sólo debemos preocuparnos por la persona enferma!

Al oír esto, la anciana señora forzó el disgusto en su corazón. Su expresión furiosa se desvaneció momentáneamente, mostrando su habitual expresión moderada para entrar en la sala principal…

Yun Xuan Zhi todavía quería seguir interrogando, pero notó que la anciana señora traía a una multitud. Se detuvo temporalmente y se acercó rápidamente donde ella, ayudándola personalmente a entrar en la cálida habitación, diciendo: —El clima es frío, ¿cómo puede madre tener problemas para venir personalmente?

La anciana señora miró fijamente a Wang mama, y luego expresó —¡He oído que Su yiniang se ha desmayado en mi patio! Ya que ella lleva la carne y la sangre de nuestra familia Yun, ¡naturalmente estaba preocupada!

La anciana señora sólo hablaba de su preocupación por Su Qing, e incluso de su amor por el niño en su vientre. Las manos de Wang mama se detuvieron momentáneamente para secar sus lágrimas mientras levantaba la cabeza y miraba desconcertada a la anciana. Pero ella sólo vio que tenía una expresión tranquila, ¡completamente diferente de su violenta y feroz apariencia de la tarde!

Yun Xuan Zhi también se sorprendió. ¡Obviamente, no esperaba que la anciana señora viniera a ver a Su Qing por su preocupación!

En ese momento, Rui mama ya había dejado que los sirvientes levantaran la caja de comida, colocando cuidadosamente las gachas y los pasteles en la pequeña mesa.

Yun Xuan Zhi miró las gachas calientes y, momentáneamente, se sintió algo avergonzado. Ayudó atentamente a la anciana a sentarse correctamente y dijo agradecido —¡He molestado a madre! Pero estas cosas, puedes dejar que Wang mama las haga. No hay escasez de comida para las yiniang en el fu. ¡Si madre tiene que preparar esto para una yiniang, er’zi sólo puede sonrojarse de vergüenza!

Al ver que el rostro de Yun Xuan Zhi estaba ciertamente lleno de vergüenza, la vieja señora no se lo reprochó. Sólo le dio una palmadita en la mano y le dijo con seriedad —¡Eres el hijo de mamá, por supuesto que mamá no te hará las cosas difíciles! Además, Su yiniang está embarazada, ¿quieres que mamá vea a sus propios nietos sufrir dificultades?

Yun Xuan Zhi vio que la anciana estaba hablando con sinceridad desde su corazón y asintió con la cabeza.

Pero Su Qing, que fingía estar inconsciente en la cama, no podía soportar escuchar esto. Bajo las mantas, sus manos formaron puños apretados, ¡sólo odiaba no poder quitarse las mantas y discutir en voz alta con la anciana!

Hoy, la anciana señora la ha atacado con palabras a propósito, y la hizo quedarse de pie afuera toda la tarde.

Hasta que Yun Xuan Zhi había entrado en Bai Shun Tang, ¡ni siquiera un sirviente en la cálida habitación había salido a cuidarla! ¡Pero ahora, la anciana, temiendo que se quejara, en realidad se precipitó descaradamente y pretendió ser una buena persona!

¡Qué buen plan! No sólo preservaba la relación entre madre e hijo, sino que también podía desacreditar a Su Qing. ¡La obra de la anciana señora era demasiado suave!

Su Qing se sintió furiosa hasta que las raíces de sus dientes temblaron. Pero como ya se había desmayado, sólo pudo contener por la fuerza el burbujeante enojo en su estómago. Sin embargo, no pudo mantener su cara dormida, sus pestañas no pudieron evitar un ligero movimiento…

Liu Han Yu, actualmente, estaba de pie detrás de la anciana señora. En la conversación entre la anciana y Yun Xuan Zhi, ella no tenía ningún derecho a intervenir, ¡así que sólo centró su atención en el cuerpo de Su Qing!

Ya algo escéptica sobre la autenticidad de la condición de desmayo de Su Qing, Liu Han Yu vio los cambios en el rostro de Su Qing, exclamando inmediatamente con un suave —¡Ah!

Yun Xuan Zhi estaba intercambiando sentimientos con la anciana señora cuando Liu Han Yu los interrumpió. Inmediatamente se sintió molesto y reprendido en silencio, —¿Qué pasó? ¿No ves que estoy hablando con Laotaitai?

Liu Han Yu de inmediato mostró una expresión de pena y echó otra mirada a Su Qing antes de que ella respondiera en silencio —Nubi se equivocó. ¡Maestro, por favor perdóname!

Es sólo que Yun Qian Meng y la anciana señora ya habían notado la expresión de Liu Han Yu hace un momento. La anciana señora le dijo entonces —Liu yiniang, ve a echar un vistazo a Su yiniang. Si no hay nada malo, ¡también deberíamos volver! No es bueno tener demasiada gente en la habitación, ¡no molestes a Su yiniang en su descanso!

Liu Han Yu se inclinó ante Yun Qian Meng y la anciana, y luego se movió silenciosamente hacia la cabecera. Wang mama vio esto y sólo quería advertir a Su Qing, pero, recordando que Su Qing se suponía que estaba inconsciente en ese momento, si hablaba, ¿no estaría demostrando a todos que Su Qing estaba mintiendo?

Ante estos pensamientos, Wang mama sólo sintió que no tenía otra opción que sufrir en silencio; un sufrimiento indescriptiblemente amargo. Sólo podía agarrar su corazón con fuerza, observando ansiosamente como Liu Han Yu se acercaba paso a paso a la cama.

La anciana señora le lanzó una mirada a Rui mama, enviándola a pararse frente a Wang mama, ¡bloqueando su visión!

Por el momento, Su Qing sólo sintió un aire malicioso moviéndose hacia su cama. Sabiendo que no podía seguir fingiendo que dormía, parpadeó con fuerza, despertando poco a poco…

Liu Han Yu estaba a punto de extender su mano, cuando vio a Su Qing despertar por casualidad. Su corazón se llenó de desilusión, pero, aun así, sonrió y anunció alegremente —¡Su yiniang está despierta!

Wang mama escuchó a Liu Han Yu hablar, sintió que su corazón, que había estado en pánico se relajó. Sólo entonces se dio cuenta de que su propia espalda ya estaba empapada de sudor…

Pero las palabras de Liu Han Yu no hicieron que Yun Xuan Zhi mostrara una expresión feliz. En cambio, miró extrañamente a Su Qing, sintiendo un poco de sospecha en su corazón.

La anciana señora examinó seriamente la tez de Su Qing y finalmente asintió con alivio. Luego se levantó y dijo: —Ya que te has despertado, deberías comer las gachas de la mesa, ¡no puedes descuidar al niño en tu estómago! Ya que tu complexión no es muy buena, no necesitas presentar tus respetos mañana en la mañana, ¡cuida tu cuerpo! ¡También deberíamos volver ahora!

Yun Xuan Zhi escuchó las instrucciones de la anciana señora, luego pensó en el momento oportuno que se había despertado Su Qing, e inmediatamente comprendió. Su expresión se hundió, pero aun así le dijo respetuosamente a la anciana señora —¡Todo fue culpa de er’zi! ¡Perdón por haber preocupado a Laotaitai!

Al escuchar la sincera disculpa en las palabras de Yun Xuan Zhi, la anciana señora supo que su propósito de venir ya se había cumplido. Sonrió y agitó su mano, diciendo magnánimamente —Eres mi hijo, ¿qué pasa con todas las reglas y costumbres? Su yiniang está embarazada y no es conveniente que te quedes en Feng He Yuan esta noche. Deja que Liu yiniang te ayude a organizarlo todo, ¡asegúrate de descansar un poco antes!

Después de eso, tomó la mano de Yun Qian Meng y salió de la cálida habitación. Liu Han Yu también se detuvo ante Yun Xuan Zhi y dijo suavemente —laoye, nubi servirá primero la cena a laotaitai y da xiaojie. ¡Nubi volverá para servirte después!

Al escuchar esto, Yun Xuan Zhi frunció el ceño momentáneamente y preguntó preocupado —¿laotaitai y Meng’er no han comido?

Liu Han Yu asintió con la cabeza y luego los siguió para dejar Feng He Yuan.

La cálida habitación se quedó en silencio de repente. Yun Xuan Zhi estaba de pie en la puerta, mirando directamente a Su Qing quien se inclinaba en la cabecera de la cama. Sólo vio que su cabello negro colgaba de sus hombros, haciendo que su pequeño y encantador rostro pareciera aún más mortalmente pálido.

Sin embargo, esta mujer acababa de tratar de engañarlo provocando su simpatía fingiendo desmayarse.

En cambio, su anciana madre tuvo que soportar su hambre y venir a ver una yiniang. El corazón de Yun Xuan Zhi se llenó de dolor cuando dijo fríamente —¡Las reglas no pueden ser ignoradas! ¡De otra manera no hay significado para nuestras tradiciones familiares! ¡Su yiniang debe ir sinceramente a presentar sus respetos a Laotaitai cada día y noche en el futuro! ¡No te atrevas a hacer ningún truco!

Al terminar, Yun Xuan Zhi salió de Feng He Yuan decepcionado.

Su Qing no pensó que su estratagema desesperada durante toda la tarde sería expuesta por la anciana señora. Enojada, arrojó momentáneamente las mantas al suelo con todas sus fuerzas, asustando a Wang mama quien se apresuró a poner rápidamente las mantas sobre su cuerpo mientras la consolaba, diciéndole: —¡Furen, preste atención a su cuerpo! Si te enfermas en este momento, ¿no estás cumpliendo el deseo de esa gente? ¡Es más, er xiaojie todavía te está esperando en la sala de los ancestros!

Sus palabras dejaron que Su Qing se calmara. Sólo que ahora Yun Xuan Zhi no se enfadó, sino que le dijo esas palabras fríamente y distante. ¡Su Qing sólo podía sentirse inquieta por ello!

Después de compartir su cama con él durante tantos años, Su Qing naturalmente conocía muy bien su personalidad.

¡Cuando estaba enfadado, no se alejaba de los demás! ¡Pero cuando los trataba con distancia y de manera fría, sólo significa que desconfía de la otra persona!

Durante estos años, la razón por la que Su Qing podía conseguir viento cuando quería viento, y lluvia cuando quería lluvia, era porque tenía una clara comprensión de la personalidad de Yun Xuan Zhi.

Sin embargo, bajo la mano de la anciana, Yun Xuan Zhi se había vuelto inesperadamente frío con ella. Era demasiado tarde para que Su Qing se cuestionara a sí misma, tanto que casi se arrepintió de dejar que Yun Xuan Zhi trajera a la anciana señora de vuelta al xiangfu sólo para tratar de tenderle una trampa a Yun Qian Meng.

Pero, lo que había molestado aún más a Su Qing era que, temprano en el segundo día, Yun Xuan Zhi había enviado al Capitán Liu fuera de la ciudad, ¡permitiéndole traer a Yun Yi Yi de vuelta al xiangfu!

Al escuchar las noticias, la cara de Su Qing se volvió cenicienta. ¡Pero, mirando sus circunstancias, sólo podía sonreír y decir que la acción de Yun Xuan Zhi era buena!

La anciana señora vio que su hijo era ahora más agradable con ella, y miró hacia Su Qing con aún más suficiencia. Pero, se dio cuenta en su corazón que dependía cada vez más de Yun Qian Meng, sintiendo que anoche, escuchar su propuesta fue el curso de acción correcto.

Liu yiniang sabía que Yun Yi Yi era un encanto a los ojos de la anciana, así que fue a discutir con Yun Qian Meng, si debía ordenar las habitaciones junto a Bai Shun Tang para que Yun Yi Yi se quedara.

Yun Qian Meng miró profundamente a Liu Han Yu y supo que estaba preocupada de que con Yun Yi Yi aquí, Yun Yan no tendría terreno donde pararse, así que sólo sonrió y le dijo que hiciera lo que creyera conveniente.

Liu yiniang vio que Yun Qian Meng todavía la consideraba, y sintió crecer la lealtad en su corazón.

En ese momento, Yun Qian Meng había entrado en la habitación de la anciana señora después de las reverencias de los sirvientes. Vio a la anciana sosteniendo un poco de tela de satén y seda para comparar los colores, así que se rió y preguntó: —¿Qué está haciendo la abuela?

Rui mama vio a Yun Qian Meng entrar y se acercó sonriendo, recibiendo la capa sencilla que se había quitado, respondiendo: —laotaitai estaba preocupada de que las cuatro xiaojie no tuvieran buena ropa, avergonzando al xiangfu. Así que usó sus ahorros privados y pensó en hacer ropa nueva para todas las señoritas.

Cuando escuchó estas palabras, Yun Qian Meng mostró una mirada de desaprobación y le arrebató el satén de las manos a la anciana señora y se lo pasó a Rui mama, diciendo un poco enfadada —¡La abuela es la anciana de nuestro xiangfu! Para sacar sus ahorros privados, ¿no se burlarán de nosotros los demás? ¡Los extraños que no entienden dirán que nuestro xiangfu está malversando a nuestros primos! Zumu, por favor, detente. No es sólo el padre quien no lo permitirá, ¡ni siquiera Meng’er te dejará hacerlo! ¡Después, cuando Liu yiniang venga, le pediremos que llame al jefe de uno de los tejedores de Jiang Nan, y haga unos cuantos conjuntos más de ropa para Meimei! En cuanto a los accesorios, cuando llegue si meimei, Meng’er la llevará personalmente a elegir.

El contenido de sus palabras fue íntimo y cálido. Olvídese de la anciana señora, incluso Rui mama estaba llena de elogios por el manejo de los asuntos de la joven señorita mayor. Ella dijo —laotaitai, mira, ¡la joven señorita es tan sensata! ¡Deberías cumplir con ella, no desperdicies su obediencia filial!

La anciana señora vio que Yun Qian Meng tenía una expresión un poco enojada, y escuchó el consejo de Rui mama, concediendo la petición de Yun Qian Meng.

Sin embargo, habiendo hecho planes para la nieta más joven delante de la mayor, se preocupó de que, tal vez, Yun Qian Meng estaba siendo generosa en la superficie, pero estuviera celosa por dentro.

La anciana señora evaluó cuidadosamente a Yun Qian Meng, sólo descubrió que llevaba una falda verde de primavera, su cuerpo cubierto por un fino abrigo de color plateado. Los colores eran sencillos, pero no defraudaron su estatus. Su cabello recogido sólo estaba adornado con una horquilla de orquídea de marfil, mientras que sus sienes estaban desnudas, además de dos simples horquillas de perla. Esto hizo que la anciana se sintiera algo insatisfecha, pensando que una chica así era demasiado simple y pulcra. Le ordenó a Rui mama que sacara una pequeña caja de jade de su cofre de madera, luego seleccionó un buyao de pavo real dorado y lo fijó en el cabello de Yun Qian Meng. Satisfecha, ella le dijo —¡Ahora te pareces a una joven Señorita mayor de un xiangfu!

Yun Qian Meng se dio cuenta de que la anciana señora había malinterpretado sus intenciones, así que inmediatamente se puso de pie y habló con una expresión de terror. —¡¿Cómo puede la nieta aceptar un regalo tan precioso de la abuela?!

Diciendo eso, se movió para quitarse el buyao de oro de su pelo…

Pero la vieja señora detuvo sus movimientos, tirando de Yun Qian Meng para que se sentara de nuevo. Ella sonrió y dijo —¡Estos años, la abuela nunca te había enviado nada! Ahora, respetas a tus mayores, amas a tus hermanas, ¡por supuesto que te mereces esta recompensa!

Yun Qian Meng vio que era insistente, entonces, se levantó de nuevo para inclinarse en agradecimiento —¡Qian Meng agradece a la abuela por la recompensa!

La anciana señora asintió con satisfacción. Las dos se sentaron y charlaron un rato, sacando a relucir el tema del cumpleaños que se acercaba. La anciana dijo con cierto interés: —No he visto a laotaijun en muchos años, no sé cuánto ha cambiado. ¡Pensando en el pasado, su wai zumu fue una vez una belleza conocida en la capital!

Yun Qian Meng vio que la anciana señora finalmente no podía dejar de hablar de Fu Guo Gong Fu y contuvo la frialdad de sus ojos, sonriendo mientras decía —wai zumu es fuerte y saludable. Con da jiumu ocupada manejando todos los asuntos en el fu, ¡wai zumu está realmente disfrutando de su vida sin preocupaciones! Es sólo que ella ha ganado algo de popularidad en años, a menudo recordando el pasado. Ella extraña especialmente a la abuela, diciendo que eran amigas íntimas y también parientes por matrimonio; ¡los sentimientos eran naturalmente imposibles de comparar con otras personas!

Dado que las palabras de Yun Qian Meng fueron de su agrado, también aparecieron las arrugas sonrientes de la anciana que rara vez se ven. Ella señaló a Yun Qian Meng y elogió a Rui mama —¡Esta yatou, realmente me llega al corazón, escucha esa boca que habla tan dulcemente!

Rui mama también se rió, continuando rápidamente después de la anciana señora —¡Es verdad! ¡Da Xiaojie es muy filial, es realmente la gran fortuna de laotaitai!

A la anciana le gustaba mucho escuchar halagos. Siendo alardeada hasta el cielo por otros, su corazón eufórico estaba lleno de un sentimiento ligero y aireado. Sin embargo, su mente seguía estando clara, entendiendo qué preguntas debía hacer en ese momento. Ella sólo retuvo íntimamente las manos de Yun Qian Meng, diciendo resueltamente —Zumu no ha estado en la capital por muchos años, estoy insegura de muchas de las noticias y sucesos de por aquí. Recuerdo que el hijo de tu da jiumu, tu da biaoge ¿ya ha tenido su ceremonia de madurez?

Yun Qian Meng vio cómo sus manos se envolvían en las palmas de la anciana y se levantaban sus labios llenos. Sus ojos sonrieron cuando respondió —da biaoge ya tiene diecinueve años; no esperaba que zumu tuviera tan buena memoria, ¡incluso recordando estas pequeñas cosas!

Al escuchar esto, la anciana mostró una expresión de desaprobación y miró a Yun Qian Meng mientras decía severamente —Niña tonta, ¡esto no es una pequeña cosa! ¡Los hijos e hijas de familias prestigiosas, a los ojos de los extraños, son todos bollos calientes y humeantes! ¡Que Lao Jiejie llegue a la madurez o cuando es la ceremonia de la horquilla de alguna Xiaojie, todo el mundo lo recordaría aún más claramente, sólo con pensar en cómo arrebatarlos y llevarlos a casa! Especialmente la familia de tu wai zumu, aunque el actual emperador no es de carne y hueso de la Emperatriz Viuda, la relación entre ellos es incluso más estrecha que la de sus padres biológicos; ¡esto también ha traído prosperidad a Fu Guo Gong Fu! Puedes imaginarte, el nieto del hijo de la primera esposa seguramente recibirá la benevolencia del Emperador; ¡su carrera será naturalmente como navegar tranquilamente! ¡Hacia nuestro xiangfu, sólo habrá todo tipo de beneficios y no habrá inconvenientes!

Ante sus palabras, Yun Qian Meng sintió una fría burla dentro de su corazón. Su abuela no sólo quería allanar el camino para sus nietos del lado de Yun Xuan Zhi, ¡incluso empezó a contar sus beneficios con el Fu Guo Gong Fu!

Es sólo que, aunque Yun Xuan Mo era el hermano biológico del Ministro de la Izquierda, al final, nunca logró ganar ningún honor. ¡Sólo por sus antecedentes familiares, Yun Yi Heng y su hermano ya estaban en una posición inferior en comparación con los otros niños de familias nobles!

¡Quizás esta fue exactamente una de las razones por la que la anciana estaba tan ansiosa!

Sin embargo, si no tuvieran una habilidad genuina, el camino que tomaron no los llevaría muy lejos.

Aunque Qu Zhang Qing nació con una cuchara de plata en la boca, estaba bien dotado tanto en las artes militares como en el conocimiento civil, ingresando en el ejército para templarse desde joven. Cuando tenía quince años, se presentó en el examen militar y obtuvo el tercer lugar de inmediato con su propia habilidad. Sólo así fue capaz de obtener justa y correctamente su posición como asistente del ministro en el ejército.

El mundo exterior también evaluó muy bien a este Sun Shaoye de Fu Guo Gong Fu, muchos de ellos lo elogiaron por no depender del apoyo de su familia, usando sus propias manos para pavimentar su propio camino.

Pero la anciana no entendía este principio, sólo se centraba en utilizar las relaciones con los demás para darle a sus nietos un camino tranquilo y sin obstáculos.

Sin embargo, Yun Qian Meng no podía rechazar bruscamente a la anciana, para no avergonzarla y convertirla en un enemigo sin razón.

Sólo sonrió dulcemente y frunció el ceño con un poco de dolor de cabeza. Actuó malcriada y se apoyó en la anciana señora, quejándose: —¡Abuela, Meng’er no encuentra estas cosas interesantes! El país y la política, no es algo en lo que las mujeres tengamos algo que decir. Es más, Meng’er piensa que ambos tangge son listos e inteligentes, incluso si no dependen de nadie, ¡aun así serían capaces de abrirse paso hasta los cielos!

La anciana señora vio que no estaba de humor para discutir estas cosas. Pensando que el futuro era largo, estos asuntos no podían ser apresurados. Sólo tenía que tratar bien a los wai sunnü de Gu Laotaijun. Seguramente, Fu Guo Gong Fu lo vería con buenos ojos y le extendería su ayuda, ¿verdad?

Pensando en estas líneas, la anciana señora no se aferró al tema mucho más tiempo. Acarició las mejillas de Yun Qian Meng y suspiró con sentimiento —¡Si Yi’er fuera generosa y apropiada como tú, entonces podría estar tranquila! ¡Pero esa chica creció en un lugar pequeño, tengo miedo de no pueda encajar en el círculo de xiaojie de la capital!

Viendo los ojos de la anciana llenos de preocupación, Yun Qian Meng supo que estaba planeando llevar a Yun Yi Yi a la fiesta de cumpleaños.

Sin embargo, con la identidad de Yun Yi Yi, ella realmente no tenía derecho a entrar en el Fu Guo Gong Fu, por lo que sólo podían confiar en ella.

Yun Qian Meng inmediatamente se sentó derecha y la consoló —¡La nieta piensa que simeimei es bastante presentable! ¡Si Zumu no me cree, llevemos a simeimei a la fiesta de cumpleaños!

La anciana había esperado todo el día hasta que finalmente escuchó a Yun Qian Meng decir las palabras que deseaba. Ella estaba naturalmente muy complacida, e inmediatamente le dio algunos de los pasteles que había traído de la ciudad de Su, dejando que Yun Qian Meng los llevara para compartirlos con los sirvientes en su patio.

En ese momento, la mama que estaba afuera entró anunciando la llegada de Su yiniang.

Yun Qian Meng le dio una mirada significativa a Mi mama, dejándola levantar las cortinas de una esquina y gritar —¡Su yiniang, por favor entra!

Su Qing se quedó afuera y vio que nadie salía para invitarla adentro. Pensando que esa era la intención de la anciana, se apoyó en su cintura con una mano y entró con cautela en la cálida habitación.

La anciana señora vio su aspecto delicado y frágil, y sintió que la sangre le subía por la cabeza. Su buen humor se desvaneció en las nubes, mientras miraba la luz brillante de afuera. Era evidente que ya había pasado la hora adecuada, acercándose a las nueve. ¿Una yiniang que vino a presentar sus respetos a la anciana, en realidad se entretuvo hasta el mediodía antes de aparecer? ¡Parecía que la anciana señora iba a hacerle las cosas difíciles a Su Qing una vez más!


Selena
“¿Qué tal el capítulo? Su yiniang no pudo actuar como quería… gracias a nuestra protagonista. Pero no me gusta que se sigan aprovechando de ella y su familia… ¡Quiero que la prota brille en los próximos capítulos!

[1] 孙少爷 sun shaoye: nieto/joven maestro.

[2] 婶娘 shenniang: tía, esposa del hermano de mi padre.

[3] 弱冠 ruo guan: los chicos tienen esta ceremonia de mayoría de edad y son considerados adultos a la edad de 20 años.

[4] 及笄 jiji: ceremonia de la horquilla, las chicas se pasan una horquilla por el pelo cuando llegan a la edad de casarse a los 15 años.

[5] 步摇 buyao: un adorno para la cabeza fue nombrado por el movimiento de balanceo que hace cuando la persona que lo lleva camina.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *