Princesa Consorte Chu – Capítulo 58: Cuatro grandes familias reunidas en un Tang (1)

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


La señora mayor vio que la cara de Lao Tai Jun (en sentido figurado) era demasiado grande, ese par de ojos desprendían gradualmente envidia.

Yun Yi Yi no había visto una escena así antes. Tiró con fuerza de la manga de Yun Qian Meng y le hizo preguntas sin importarle el momento.

Cuando Yun Qian Meng vio que las mangas planchadas originales habían perdido su forma original por culpa de ese par de manos pequeñas, su rostro originalmente indiferente destelló impaciencia. Ella también quería retirar las mangas sin dejar rastro.

Yun Yan se acercó, tiró de la mano de Yun Yi Yi y sonrió: —Hermanita, es mejor no abrir la boca en una ocasión como la de hoy.

Yun Yi Yi miró la mano que sostenía Yun Yan. Por un momento, no supo si debía retirar su mano o dejar que ella siguiera sujetándola. Sin embargo, después de recordar que la concubina Liu era la encargada de la residencia del primer ministro ahora, la ira en sus ojos desapareció en un instante. Mostró una sonrisa completa y sostuvo la mano de Yun Yan con su otra mano. Con mucha familiaridad, dijo: —Gracias a la hermana mayor por el recordatorio. Después de todo, hoy es el cumpleaños de Lao Tai Jun. Todas las mujeres de las residencias asistirán. Nosotros, la residencia del primer ministro como familiares de Fu Guo Gong Fu, no debemos perder la cara.

Yun Yan vio que Yun Yi Yi originalmente quería reprenderla, pero en un instante cambió su actitud a una cariñosa, inconscientemente, miró a Yun Qian Meng. Al verla asentir en secreto, sonrió: —¡Eso es, ah! Será mejor que sigamos el ritmo de la abuela. No te quedes atrás. Si nos perdemos, sería muy vergonzoso.

Mientras hablaba, Yun Yan tiró del Yun Yi Yi que aún quería molestar a Yun Qian Meng y se dirigió directamente donde estaba su abuela.

Viendo a Yun Yi Yi comportarse como una chica de pueblo y como Yun Yan se ganaba el favor de Yun Qian Meng, Yun Ruo Xue hizo una mueca. Ella sólo quiere ahuyentarlas, cuando vio el carruaje del clan Su en la entrada de Fu Guo Gong Fu. Ella sabía que su prima mayor había llegado. Así que dejó a las hermanas de su propia familia y esperó.

El carruaje se detuvo lentamente. Un sirviente puso un taburete. Del interior del carruaje salió una criada. A continuación, ayudó a la persona que estaba dentro, lo que hizo que Yun Ruo Xue sonriera.

—¡Prima hermana!

Yun Ruo Xue se precipitó inmediatamente hacia delante. Gritó hacia la chica que salía del carruaje. Esa chica tenía unos quince o dieciséis años. Aunque no era tan hermosa como para provocar la caída de un país, se podía considerar que tenía rasgos delicados. Sus rasgos faciales eran un poco similares a los de Su Qing, pero era más atractiva. La chica parecía joven e inexperta. En sus ojos, se distinguía el orgullo de una señorita de una gran familia. Sus gestos parecían los de una buena familia. En particular, hoy usaba un vestido azul claro y rosa, haciéndola lucir más pura, como un lirio limpio y fresco.

En contraste con la excitación de Yun Ruo Xue, como nieta mayor de la familia Su, Su Qian Yue parecía muy tranquila. Levantó la cabeza y esos ojos inteligentes sonrieron a Yun Ruo Xue. Dijo lentamente: —Hermana menor Ruo Xue, cuánto tiempo sin verte.

Posteriormente, la chica se inclinó hacia un lado y levantó el brazo. Del interior del carruaje salió una anciana de unos sesenta años. Con cuidado, ayudó a la anciana a salir del carruaje.

Cuando Yun Ruo Xue vio a la anciana, la alegría de su rostro desapareció. Con rencor, presentó sus respetos a la anciana: —¡Saludos a la abuela materna!

Esa anciana es la esposa oficial del difunto maestro Su, la madrastra de Su Qing, Lui Shi.

Cuando Liu Shi vio a Yun Ruo Xue, sólo asintió un poco. Luego preguntó: —¿Le va bien a tu madre concubina últimamente? ¿Cómo es que no las veo volver a la residencia?

Viéndola así, Yun Ruo Xue empezó a sentirse infeliz. Sin embargo, debido a que había mucha gente en la entrada de Fu Guo Gong Fu, sólo pudo dar una respuesta pacientemente. Entonces, encontró una excusa para ir a buscar a la señora mayor.

—¿Eh? ¿No era esa la prima hermana menor Ruo Xue?

En ese momento, un joven vino por detrás en un caballo. Llevaba una túnica azul pálida y tenía un rostro refinado. Se parecía a Su Qian Yue entre un setenta u ochenta por ciento.

Después de que Su Qian Yue escuchara la pregunta del recién llegado y pensara en la aparición de su prima hermana menor huyendo, no pudo contenerse y se rió: —¡En efecto era la hermana menor Ruo Xue! Hermano mayor, has llegado medio paso tarde y no has visto la expresión de Ruo Xue hace un momento.

El nieto mayor de la familia Su, Su Cheng Yan, escuchó el tono de la voz de su hermana menor y al ver su hermosa apariencia, supo que su abuela debía haber asustado a Yun Ruo Xue. Tampoco pudo evitar reírse.

—Cheng Yan, aquí es por donde las mujeres entran en la residencia. Tú, como caballero, ¿cómo puedes quedarte? Date prisa y sigue a tu padre y a tus tíos. No dejes que la gente tenga chismes que decir sobre ti.

En ese momento, al ver que sus nietos aún tenían tiempo para charlar, Liu Shi les hizo un recordatorio.

Su Cheng Yan y Su Qian Yue se miraron y se rieron. Su Qian Yue también sacó la lengua. Su Cheng Yan entregó rápidamente su caballo a un sirviente y fue en busca de su padre.

—Qian Yue, nosotras también deberíamos entrar.

Liu Shi, después de haber enviado a Su Cheng Yan, tiró de Su Qian Yue y entraron juntas. En el camino, no olvidó recordarle a Su Qian Yue: —En el futuro, ten menos contacto con Ruo Xue. ¿Has visto su apariencia frívola de hace un momento? Es igual que la de su madre cuando era joven.

Su Qian Yue siguió a Liu Shi por detrás y la escuchó quejarse de su tía consanguínea. El odio brilló en sus ojos.

Toda la gente del clan Su sabía que por culpa de Yun Xuan Zhi, Su Qing se convirtió en concubina ese año. Aunque todos odiaban a Su Qing por haber caído tan bajo, después de todo son familia de la misma sangre. Además, después de que Su Qing se juntara con Yun Xuan Zhi, la carrera de los dos hermanos Su ascendió. Con el tiempo, todos estuvieron de acuerdo en que la elección de Su Qing de ese año fue correcta. Sólo Liu Shi piensa que Su Qing arruinó la imagen del clan Su. Por eso, siempre le desagradó esa pareja de madre e hija. Cada vez que las veía, se burlaba y las ridiculizaba. A menudo decía cosas sobre Su Qing delante de las otras personas del clan Su, haciendo que Su Qing y su hermano de la misma madre estuvieran muy descontentos. Incluso Su Cheng Yan y Su Qian Yue sentían odio en su corazón.

⧫ ⧫ ⧫

En este lado, Yun Ruo Xue ya había alcanzado a Yun Qian Meng y a los demás. La anciana dejó que las sirvientas la llevaran al patio Rui Lin de Lao Tai Jun. En ese momento, el interior de los patios era muy festivo. Incluso en las flores, se ataron satenes rojos. Era realmente un ambiente festivo.

La multitud aún no ha entrado en la casa principal, cuando se oye una risa desde el interior de la habitación. Esto hizo que la señora mayor se pusiera tensa repentinamente. Rápidamente, miró la ropa que llevaba hoy. Sin estar segura, le preguntó a Yun Qian Meng: —Meng er, ¿la ropa de la abuela sigue estando limpia?

Yun Qian Meng levantó la vista y la miró. Hoy, la anciana señora usaba una túnica abotonada de color rojo oscuro. Bajo vestía una falda del mismo color. El conjunto parecía muy festivo, pero también parecía abrumador.

Yun Qian Meng miró la forma en que la anciana iba vestida. Sabía que la anciana quería dejar una buena impresión en la gente de Jingdu. Sólo que ella exageró. Tal vez, fue porque hace unos días, Lai Tai Jun le dio dos corales de sangre que se sintió valiente. Pero la tía también lo dejó muy claro ese día, pero la anciana estaba tan feliz esa vez que llegó al error de hoy. Ella no sabía qué tipo de burla recibiría la señora mayor una vez que entrara.

Yun Qian Meng preguntó un poco avergonzada: —Abuela, hoy es el cumpleaños de la abuela materna. ¿No es este rojo oscuro demasiado llamativo?

Efectivamente, al ver que Yun Qian Meng no estaba de acuerdo con lo que vestía, la cara de la señora mayor, originalmente llena de sonrisas, se volvió sombría. Lanzó una mirada de advertencia a Yun Qian Meng y dijo en voz baja: —¿Cómo puede tu abuela materna ser una persona tan estrecha de mente? Además, nuestra relación siempre ha sido buena. Esto explica que el vínculo entre nosotras dos es muy profundo.

Yun Qian Meng bajó un poco los ojos. En el fondo de sus ojos, se burló, pero la señora mayor pensó que había convencido a Yun Qian Meng. Al ver que ya no seguía discutiendo, la anciana señora tampoco siguió hablando. Llevó a sus cuatro nietas al interior de la habitación.

—¡Vieja hermana mayor, he venido!

En el momento en que entró, la anciana se dirigió a Lao Tai Jun. La felicidad se desbordó de sus ojos. Pero la señora mayor aún sentía que no era lo suficientemente entusiasta. Tiró de Yun Yi Yi y se puso frente a Lao Tai Jun. Exclamó: —Vieja hermana mayor, ¿todavía te acuerdas de mí? Hoy es tu cumpleaños número sesenta. He venido especialmente a celebrarlo contigo.

Lao Tai Jun miró a la persona que se abalanzaba sobre ella de repente y observó que vestía de rojo oscuro. Sus ojos mostraron un toque de impaciencia. Sólo dijo ligeramente: —Has venido.

La sonrisa de la anciana se endureció, por un momento, no pudo reaccionar ante la indiferencia de Lao Tai Jun. Se quedó en el lugar en el que estaba, con un aspecto un poco incómodo.

La sala se calmó. Todas las damas que estaban bromeando y hablando hasta hace un momento, miraron a la señora mayor con desprecio en sus ojos. Especialmente, cuando vieron que la anciana llevaba el mismo color rojo oscuro que Lao Tai Jun, les fue difícil ocultar el disgusto en sus ojos.

—Meng’er saluda a la abuela materna. Hoy, la abuela nos ha traído a las cuatro hermanas para celebrar el cumpleaños de la abuela materna. ¡Deseando que la fortuna de la abuela sea tan grande como el océano y que la abuela materna viva tanto como las montañas Zhongnan!

En ese momento, Yun Qian Meng tiró de Yun Yan y se arrodilló frente a Lao Tai Jun. La melodiosa y clara voz llegó a los oídos de todos en la sala. Era extremadamente agradable de escuchar.

Lao Tai Jun, que no tenía una buena expresión en ese momento, después de ver a su nieta biológica, su rostro se iluminó como una flor. Mientras señalaba a la arrodillada Yun Qian Meng, la presentó a las otras damas: —¡Esta es la hija de mi segunda hija! Ahora ya ha crecido. Meng’er, levántate rápido y saluda a las mayores.

Cuando Yun Qian Meng escuchó eso, se levantó inmediatamente. Con una mano en la cintura, dobló las rodillas un poco y presentó sus respetos a todas las ancianas de la sala: —La hija mayor del Primer Ministro, Yun Qian Meng, saluda a las señoras mayores. Saludos a todos.

Aunque, todo el mundo seguía burlándose del asunto de Chen Wang rompiendo el compromiso, ya que ella fue recomendada personalmente por Lao Tai Jun y hoy Yun Qian Meng parecía gentil y digna, y su apariencia fue heredada de la belleza de la segunda señorita de Fu Guo Gong Fu, de modo que, delante de Lao Tai Jun están llenos de elogios para Yun Qian Meng. Cada una de ellas sacó algunas joyas preciosas de su cuerpo y se las regaló a la joven.

Yun Qian Meng aceptó los regalos y dijo: —¡Las señoras mayores no pueden ser rechazadas! ¡Qian Meng agradece a todas las señoras mayores!

Cuando todos escucharon su dulce boca, la alabaron un poco más. —La hija legítima del Primer Ministro y además tiene a Ruo Li como madre, Meng’er, esta niña no está nada mal. Con una mirada, se puede decir que es de una buena familia.

Lao Tai Jun, de la familia Ruan, al ver que Yun Qian Meng era elegante y digna, esta niña le gustó de inmediato y fue la primera en elogiarla.

La familia Ruan es la familia materna del emperador (El abuelo materno del emperador es de la familia Ruan). Ese año, debido a que la consorte Ruan murió en el parto, el emperador anterior entregó al emperador actual Yu Qian a la encargada de las cuatro consortes, la noble consorte Qu para que lo criara.

La noble consorte Qu siempre había tratado a este príncipe huérfano de madre con un corazón sincero. Por lo tanto, los sentimientos entre esta pareja de madre e hijo eran realmente profundos. La familia Ruan ya había perdido a la consorte Ruan; no podían perder también a este pequeño príncipe. Viendo que la noble consorte Qu realmente trataba bien al pequeño príncipe y viendo que, con la fuerza del Fu Guo Gong Fu como respaldo para que el pequeño príncipe ascendiera al trono, la familia Ruan siempre estuvo dispuesta a ser amistosa con la familia Qu. Por lo tanto, entre las cuatro grandes familias de Jingdu, la familia Ruan y la familia Qu podían considerarse cercanas. La relación entre las dos familias estaba estrechamente relacionada y era inseparable. Cuando prosperaran todos estarían en la prosperidad. Cuando sufrieran pérdidas, ambas partes perderían.

Debido a esta relación, el regalo que Lao Tai Jun, de la familia Ruan, hizo a Yun Qian Meng fue el más preciado. Ese manojo de brillantes cuentas de jade verde ha seguido a Ruan Lao Tai Jun durante treinta años. Hoy, en realidad, se lo regaló generosamente a Yun Qian Meng no sólo por dar la cara a Gu Lao Tai Jun, sino también para devolver la amabilidad de la emperatriz viuda hacia el emperador Yu Qian.

Gu Lao Tai Jun, al ver que Lao Tai Jun era tan generosa y cariñosa, dijo con tristeza: —Desgraciadamente, esta niña no tuvo madre desde joven. A su lado no hay nadie que sea cariñosa con ella. Que pueda crecer así es realmente una suerte.

En el momento en que las palabras de Lao Tai Jun salieron de su boca, la señora mayor sintió que algo penetraba en su corazón. Sintió que numerosos ojos la miraban, haciendo que la anciana se sintiera acobardada.

Yun Qian Meng vio que la anciana no podía mantener la cabeza en alto por la vergüenza, y dijo: —Con la abuela a mi lado, Meng’er será más feliz.

La anciana vio que Yun Qian Meng le sonreía dulcemente, mientras decía esas palabras, por un momento, se sintió avergonzada. No pudo evitar pensar que el apellido de Yun Qian Meng seguía siendo Yun. Su corazón seguía perteneciendo a la familia Yun.

Sin embargo, la anciana estaba pensando que este era su rescate, pero no entendió el significado detrás de las palabras de Yun Qian Meng.

Este comentario de Yun Qian Meng estaba diciendo que Yun Xuan Zhi no cumplió con sus deberes como padre.

Además, el hecho de que el primer ministro Yun favoreciera a la concubina del clan Su ya era una noticia vieja de hace una década. Todos los presentes eran gente muy astuta, ¿cómo no iban a entender las curvas y vueltas de esas palabras? Al final de este cumpleaños, cada clan tendría algo de lo que reírse en secreto de nuevo.

Lao Tai Jun vio que Yun Qian Meng hablaba en nombre de la anciana del clan Yun, y su expresión original, que no era buena, mejoró ligeramente. Finalmente, miró a la señora mayor y le espetó a la criada que estaba a su lado: —¡¿Cómo haces las cosas?! ¿La madre de los parientes ha venido y tú no has ido a buscar una silla? Dejar a la madre de los parientes de pie y cansada durante tanto tiempo es realmente culpa de esta vieja.

Al principio, la anciana pensó que Lao Tai Jun estaba enfadada con ella. Afortunadamente, esta vez estaba enfadada con la criada. Su corazón agitado finalmente se calmó. Y al ver que Lao Tai Jun se ponía agradable con ella, su corazón sintió alegría y sonrió: —Hoy es el buen día de Lao Tai Jun. No puede enfadarse en absoluto. Todas las señoras mayores, ¿no creen lo mismo?

Lao Tai Jun vio que esta señora mayor estaba realmente ansiosa por formar una relación, se burló sin tapujos. Agarró calurosamente su mano y dijo con entusiasmo a las otras madames: —Es de suponer que todas no se acuerdan ya. Esta es la suegra de mi segunda hija. Desgraciadamente, dejó Jingdu durante muchos años. Hasta hoy no nos hemos vuelto a ver. Hemos perdido mucho tiempo, ¡ah!

La señora mayor vio que Lao Tai Jun estaba haciendo conexiones deliberadamente para ella, también lo agradeció. Al pensar en ese tiempo perdido, también sintió lástima. En sus ojos había grandes pérdidas.

—Así es, ah. Gracias a Lao Tai Jun por preocuparse e ir tan lejos como para dar esos dos corales a esta vieja. ¡Realmente permite que esta anciana esté profundamente conmovida! ¡Así que hoy he traído a mis cuatro nietas para celebrar personalmente tu cumpleaños contigo!

Cuando los presentes escucharon esas palabras, sus ojos miraron con escepticismo a Lao Tai Jun. Los ojos de Lao Tai Jun eran indiferentes, pero seguían sonriendo. Por lo tanto, todos sabían que lo que decía la anciana del primer ministro era cierto. En sus corazones no pudieron evitar sorprenderse.

Se rumoreaba que esos valiosos corales de sangre habían sido entregados por la emperatriz viuda a Lao Tai Jun cuando estaba preocupada por su cuerpo. Ella tomó los más grandes, los dos con el mejor color y se los dio a Fu Guo Gong Fu. Esto hizo que muchas consortes del palacio sintieran envidia. Ahora, Lao Tai Jun realmente dio generosamente estos dos tesoros a la la anciana señora del primer ministro. Y al ver que esta señora mayor obtenía una ventaja y seguía alardeando, todos sintieron injusticia por Lao Tai Jun. El descontento que tenían hacia la anciana se volvió aún más grande.

¿Dónde tenía la señora mayor el tiempo que le sobraba para esto? Su mente sólo se dedicaba a escalar. Ella no se imaginaba el cambio en la mente de todos y creía ciegamente que conseguir la atención era lo más importante. Pero este pequeño pensamiento de ella era muy divertido para los demás. También permitió que las otras señoras hablaran de otras cosas interesantes con Lao Tai Jun y dejaron a la anciana fríamente a un lado.

Justo en ese momento, una criada vino corriendo e informó que Chen Lao Tai Jun del clan Rong había llegado. Lao Tai Jun, inmediatamente, dejó que la gente la invitara a entrar.

Las criadas abrieron la cortina de la habitación. Desde fuera entró una anciana de la misma edad que Lao Tai Jun. Iba vestida con una túnica de seda azul marino. Llevaba un rubí en el centro de la frente. La muleta que llevaba en la mano tenía grabada la palabra <vida>.

Al verla entrar, aparte de Lao Tai Jun y Jiang Lao Tai Jun de la familia Ruan, todos se levantaron y luego se sentaron.

En la cara de todos se podía ver que esta Chen Lao Tai Jun del clan Rong no tenía mucho contacto con el mundo exterior y no estaba muy familiarizada con la gente de aquí.

Las invitaciones que Lao Tai Jun enviaba eran muchas y ella no esperaba demasiado. Esta vez, al ver que Chen Lao Tai Jun había venido, se sintió algo complacida. Inmediatamente dejó que las sirvientas trajeran un sillón y que pusieran un cojín sobre él. Luego, invitó a Chen Lao Tai Jun a sentarse.

Esta Chen Lao Tai Jun también era extraña. Se sentó y no abrió la boca, sino que miró una vez a todos los presentes. Finalmente, fijó sus ojos en Yun Qian Meng. La satisfacción brilló en ese par de ojos brillantes. Después se volvió hacia Lao Tai Jun y sonrió: —Este viejo cuerpo ha llegado tarde. Le pido a la vieja hermana mayor que no culpe a este viejo cuerpo.

Dejó a todos los presentes sorprendidos por sus palabras. ¿Desde cuándo la extraña personalidad de Chen Lao Tai Jun del clan Rong es tan agradable? 

Hay que decir que esta Chen Lao Tai Jun también era extraña en el país de Xi Chu. El clan Rong tenía a alguien especial llamado Rong Yun He de cabello blanco; todos lo evitaban, pero Chen Lao Tai Jun lo trataba como un tesoro.

Una persona con una personalidad tan única, normalmente, tenía fama de no saludar a la gente. ¡Hoy, ella realmente visitó Fu Guo Gong Fu y también dijo palabras tan humildes! ¡Fue realmente asombroso! 

Sin embargo, Lao Tai Jun era alguien que había experimentado muchas tormentas. Ya que Chen Lao Tai Jun estaba siendo tan educada, naturalmente debía dar la cara. Además, aunque la personalidad de Chen Lao Tai Jun era un poco extraña, no era una villana insidiosa. Lao Tai Jun estaba dispuesta a hacerse amiga de ella. Se rió: —Chen Lao Tai Jun es demasiado modesta. Esta vez, me temo que has venido demasiado pronto. Somos viejos, así que normalmente queremos quedarnos en nuestra residencia y no queremos salir. Aprovechemos la oportunidad de hoy para tener una buena charla.

Cuando todos escucharon esas palabras, asintieron con la cabeza.

Fue sólo que charlaron brevemente, cuando desde el exterior llegó Lin Lao Tai Jun de la familia materna de Chen wang. Lao Tai Jun y Jiang Lao Tai Jun intercambiaron una mirada. Entonces, dejó que la pequeña criada invitara a la persona a entrar.

Lin Lao Tai Jun era ligeramente mayor que Lao Tai Jun. Su aspecto era un cincuenta por ciento igual al de la madre biológica de Chen wang, la consorte Yuan De. Se podía ver que cuando era joven, era una belleza que tenía una gran reputación. Sólo que, en comparación con otras, el aura que desprendía esta Lin Lao Tai Jun era algo más aguda. Ese par de ojos que no sabían reír, hacían que la gente se sintiera intimidada. Era como si no hubiera venido a celebrar un cumpleaños.

En el momento en que Lao Tai Jun la vio, la sonrisa de su rostro se desvaneció entre un setenta y un ochenta por ciento. Sus ojos también comenzaron a tomar precauciones. Sólo su boca seguía diciendo educadamente: —Honorable huésped. Criadas, traigan de nuevo un sillón. No dejen que la invitada de honor de nuestro Fu Guo Gong Fu se canse.

Antes de que Lin Lao Tai Jun entrara en la habitación, ya había observado a las personas del interior. Sólo que ese par de ojos tranquilos se detuvo un poco cuando miró a Chen Lao Tai Jun y a Yun Qian Meng.

Yun Qian Meng sintió una mirada penetrante sobre ella, pero antes de que pudiera captarla, ya se había ido. Lin Lao Tai Jun también recuperó su aspecto de hace un momento. Sonrió mientras asentía a Lao Tai Jun y se sentó sin rodeos.

—Hoy es el cumpleaños de Lao Tai Jun. Naturalmente, tengo que venir a celebrarlo, pero he visto unas caras muy inusuales.

Lin Lao Tai Jun acaba de sentarse cuando dijo palabras con un significado oculto. Las <caras inusuales> que ella mencionó estaban obviamente apuntando a Chen Lao Tai Jun del clan Rong.

Después de todo, aunque la familia Rong tenía una virtuosa consorte Rong[1], pero la familia Rong ha sido comerciante durante generaciones. Aunque pusieron mucho esfuerzo y donaron dinero y comida cuando se fundó Xi Chu, esto sólo hizo que la hija mayor de Chen Lao Tai Jun se convirtiera en la virtuosa consorte Rong. Pero el emperador Xi Jing (padre de Yu Qian) seguía temiendo que cuando la familia Rong consiguiera una consorte, monopolizara el mercado de Xi Chu. Por lo tanto, dejó que la virtuosa consorte Rong bebiera la droga de esterilización y rompió el pensamiento impropio de la familia Rong. Pero también agració a la familia Rong con un título de consorte para que sacrificaran sus vidas por Xi Chu. Por lo tanto, entre las cuatro grandes familias de Jingdu, la familia Rong era una existencia especial. Y la gente de la familia Rong tenía una personalidad extraña entre las cuatro grandes familias. Nunca se hacían amigos íntimos de los demás. Así que hoy, cuando Lin Lao Tai Jun vio a Chen Lao Tai Jun, innumerables pensamientos pasaron por su cabeza. Incluso pensó que la familia Rong había decidido trabajar con la familia Ruan y la familia Qu para ir contra la familia Yuan.

Todos los que escucharon el interrogatorio de Lin Lao Tai Jun, inmediatamente pensaron en cómo era la situación de la corte ahora. Sólo la expresión de Gu Lao Tai Jun, Jiang Lao Tai Jun y Chen Lao Tai Jun no cambió, dejando que la persona que preguntaba, Lin Lao Tai Jun se sintiera decepcionada.

—Lao Tai Jun, la señorita está pidiendo a la prima más joven y a las demás que vayan al patio Huan Xi.

En ese momento, desde fuera llegó la criada personal de Qu Fei Qing. Ella presentó sus respetos sonriendo a Lao Tai Jun.

Gu Lao Tai Jun también guardó en su mente la forma en que Lin Lao Tai Jun miró a Yun Qian Meng hace un momento. También pensó que el hecho de que Yun Qian Meng estuviera aquí no era muy apropiado. Así que se rió: —Meng er, ve con tus tres hermanas a buscar a tu hermana mayor Fei para jugar.

Yun Qian Meng también sintió que la atmósfera de la habitación se había vuelto pesada y supo que quedarse aquí era un inconveniente. Así que, junto con las demás, presentó sus respetos a la gente de la habitación y siguió a la criada hasta el patio Huan Xi.


Selena
Hasta el momento me gusta esta abuela materna, protege a tu polluela y dale todo tu cariño… Por fin, nuestra protagonista se está presentando en sociedad, todas las energías positivas… ¡Los capítulos están cada vez más emocionantes!

[1]Un emperador podía tener cuatro consortes: Gui (noble), Xian (virtuosa), Shu (amable), De (moral). La consorte Rong recibió el título de Xian.

| Índice |

One thought on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 58: Cuatro grandes familias reunidas en un Tang (1)

  1. PearGreen says:

    Por fin fue ya el inicio de está dichosa fiesta de cumpleaños, tantos capítulos mencionando la y yo me moría de impaciencia para ver los dramas que habría en ella jaja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *