Príncipe Cautivador – Capítulo 34

Traducido por Akatsuki

Editado por Sakuya


— ¡Está muerto! —Gritó alguien.

Al principio, la gente miraba al Príncipe como un salvador. Pero ahora, solo podían ver al apuesto joven como “la muerte”.

Para los ciudadanos, las acciones del Príncipe fueron crueles, muchos estaban asustados. Pero, Shang Wu Xin no sintió ningún remordimiento. Cuando ella vino con las provisiones, todos estaban agradecidos, pero estaban haciendo cosas irresponsables. Para evitar que esta gente robara la comida, los mató. Las personas son animales muy olvidadizos, y muchas de ellas no ven la situación en la que se encuentran.

Leng Yu Feng observó a los ciudadanos acercarse lentamente al Príncipe y para garantizar su seguridad, fue a su lado.

Mo Che tocó el abanico de su cintura, no era una simple decoración, sino un arma que mataba personas en un abrir y cerrar de ojos.

Bai Shaolin ordenó a los soldados que protegieran al Príncipe y a la comida.

Las botas blancas de Shang Wu Xin pisaron la sangre derramada en el suelo y se detuvo frente a los ciudadanos. Ellos de repente se tranquilizaron y se quedaron observándolo. La gente comenzó a sentirse culpable por primera vez.

Shang Wu Xin no miró sus rostros y solo comenzó a hablar: —Gracias a la ayuda del Sr. Huan y a la de Leng Yu Feng, pude convencer al Rey de que me permitiera traer comida a la ciudad de Feng Zhou. Mientras atravesamos las montañas, hubo muchos ladrones y asesinos. Pero nunca pensé en rendirme, ni siquiera pensé en dejar que otros hicieran este trabajo, porque sé mejor que nadie que hay innumerables funcionarios corruptos en este mundo. Si permitiera que alguien más hiciera este trabajo, incluso si la comida llegará a Feng Zhou, no salvaría la vida de todos.

Leng Yu Feng y Mo Che se miraron pensando en que el joven Príncipe frente a ellos era inspirador.

—No me he detenido ni desistí en ayudarlos. Incluso estos soldados no se han rendido. Cuando finalmente llegamos, nos sentimos felices porque pudimos traerles la comida para así poder ayudarlos.

Uno por uno, los ciudadanos comenzaron a llorar y se pusieron en cuclillas mirando al Príncipe. La gente se sentía avergonzada y comenzaron a culparse por su horrible comportamiento.

—Cuando vi su felicidad, comencé a pensar que todo valió la pena. Pero en lugar de seguir las instrucciones, ustedes decidieron robar la comida que mis subordinados y yo trajimos para ustedes. Usaron su hambre como razón para robar, pero no pensaron en cómo me sentía o cómo se sentían los soldados. Ahora que la comida está aquí, pueden hacer lo que quieran.

Cuando Shang Wu Xin terminó de hablar, los soldados dejaron las provisiones y siguieron al Príncipe.

Bai Shaolin lo miraba con asombro y no pudo evitar admirarlo, aunque todavía estaba preocupado de que matara a alguien más. Las palabras del Príncipe no sólo resolvieron el problema, sino que también acogieron los corazones de los ciudadanos.

Leng Yu Feng se relajó y admiró al Príncipe que estaba frente a él. Era obviamente delicado, claramente tenía muchas cosas de qué preocuparse, pero era lo suficientemente inteligente como para resolver sus problemas. Solo el Príncipe podría hacer todo esto.

Mo Che tocó el abanico en su espalda. La sonrisa de su boca se volvía más y más gentil. Siempre supo que el Príncipe era inteligente ya que lo había visto antes. Además, era inspirador verlo alentar a las personas. Increíble, realmente era un zorro.

— ¡Príncipe! —Los gritos de las personas estaban llenas de tristeza y culpa, había personas arrodilladas implorando con lágrimas en los ojos. Los ciudadanos habían sido intimidados por los funcionarios perdiendo su confianza en la corte junto con su corazón agradecido.

Fue entonces, cuando el Príncipe apareció en la ciudad con comida, todos estaban emocionados, por vivir otro día más. Pero cuando mató a las personas que trataron de robarle, sintieron miedo de que fuera su fin. Tenían miedo del Príncipe y un incontrolable resentimiento hacia él

Sin embargo, cuando habló de la situación, logró ganarse los corazones de todos. Habló acerca de las dificultades que pasaron sin quejarse de ello. Pero ellos, ¿qué fue lo primero que hicieron? Solo se preocuparon por la comida y cuando vieron al Príncipe asesinar a algunos de los suyos, sintieron irá, olvidándose de los ingratos que eran.

Los llantos no se detuvieron, y él caminó tranquilamente, mientras detrás de ellos los ciudadanos gritaban el nombre del Príncipe.

Pero justo cuando salían de la ciudad, un niño delgado salió a través de la multitud con su familia para ver a la persona que los salvó, parecía tener sólo siete u ocho años, el hermano mayor estaba enojado con todos, pero de repente corrió hacía su hermano que se estaba alejando.

¿Podrían estar tan cerca del Príncipe? Ellos no podrían dañarlo siquiera, con tantos soldados a su alrededor.

Mo Che que vio lo mismo que Bai Shaolin, no pudieron evitar sonreír y solo asintieron en silencio.

| Índice |

2 thoughts on “Príncipe Cautivador – Capítulo 34

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *