Príncipe Cautivador – Capítulo 42: La comida hecha a mano por el General Leng

Traducido por Akatsuki

Editado por Sakuya


Leng Yu Feng mirando a Huan Mo Che, se sentó a un costado del Príncipe para luego coger un pedazo de la carne y con el uso de una daga, convertirlo en pequeños trozos antes de entregárselo al Príncipe Heredero

—La carne está lista, Príncipe Heredero, espero que sea de su agrado.

Huan Mo Che miró a su amigo con una ira que solo él entendería. Antes solían pasarla muy bien estando juntos, pero ahora, parecía que competían por una posición. Pero sintió que lo primero que tenía que hacer, era conservar a su mejor amigo.

Recibiendo la carne que había sido cortada en trozos y cubierta por un pañuelo, recordó que cuando vio a este hombre por primera vez, pensó que era un torpe peleador*. Pero después de pensarlo mucho, ella supo que él siempre tenía cuidado con las demás personas. (*Músculos en cambio de cerebro. Golpea luego pregunta)

Luego de probar la carne, Shang Wu Xin tenía que admirar las habilidades de Leng Yu Feng en la cocina. No solo conservaba su sabor, sino que la volvía más suave y jugosa. Así que, Shang Wu Xin quien no comía mucho, comía un poco más.

Leng Yu Feng veía como el Príncipe Heredero probaba el primer bocado, vio cómo sus párpados se levantaban ligeramente para probar un poco más. Inmediatamente supo que al Príncipe le gustaba comer la comida hecha a mano. Al principio, él no sabía nada de cocina, pero debido a que estuvo en el campo de batalla por todo un año, solía practicar su habilidad de cocina a menudo. Cada vez que asaba la carne, los soldados a su alrededor babeaban. Antes pensaba que saber cocinar no le traería algo bueno, pero ahora, poder ver al Príncipe comer su comida, lo tuvo en consideración.

Huan Mo Che tenía un poco de celos. Pero al ver que el Príncipe comió más de lo usual, tuvo que admitir en su corazón que necesitaba agradecerle a su amigo.

En ese momento, Wu Ju que había salido a investigar por petición del Príncipe, regresó apresurada: — ¡Príncipe Heredero, algo anda mal!

Shang Wu Xin tomando la carne restante y entregándole a Leng Yu Feng, pregunto: —Habla.

Tanto Leng Yu Feng como Huan Mo Che que estaban sentados a su alrededor, se pusieron de pie de inmediato, inclusive los soldados que estaban relativamente a su alrededor se pusieron de pie al sentir el aura sofocante del Príncipe.

—Esta sirvienta ha encontrado a unas personas en la base de la montaña, no son muchas, pero sus números están aumentando. —Informó Wu Ju mientras apretaba el arma que tenía en la mano. Ella tenía claro el motivo por el que estaban ahí, pero no esperó que fueran muchos. Sin importar la cantidad que tuviesen en comparación con el enemigo, lo más importante era que no se prepararon.

Shang Wu Xin miro a Leng Yu Feng: —Dejen que los soldados se preparen y le den pelea a este Príncipe.

No pasó mucho para que los soldados se levantarán, Shang Wu Xin estaba muy satisfecha con la calidad de estos soldados y sus artes marciales. Ahora entendía por qué estaban involucrados en la entrega de alimentos. Lo sabía muy bien en su corazón, así que no era necesario decirlo en voz alta.

—Hay dos caminos que vienen desde la base de la montaña. Si aquellas personas quieren atacarnos, solo necesitamos responder desde este camino. —Leng Yu Feng dio su análisis con calma, incluso si hubiese miles de soldados, él no retrocedería, era su fuerza como general. Pero eso era antes, cuando no le temía a nada, ahora tenía que proteger a una persona, es por eso que lucharía de una manera que no solía hacer.

—Yu Feng, tú protege al Príncipe Heredero, me llevaré algunos soldados para el ataque. —Huan Mo Che se quedó observándolo con una mirada seria y rara. Las personas que atacaban la retaguardia eran los más peligrosos ya que los que atacaban de frente podrían salir corriendo. El mismo Huan Mo Che no sabía cuán valiente era él. Sin embargo, sólo sabía que no podía dejar que el Príncipe Heredero sufriera un accidente, incluso si se trataba de una pequeña lesión.

Shang Wu Xin estaba mirando con insatisfacción a las personas que coordinaban el ataque, el Príncipe Heredero era ella, pero ellos ignoraron su existencia. ¿Cómo sabría ella que estas personas estaban nerviosas por su seguridad?

Con todos, aún nerviosos, de pronto Shang Wu Xin preguntó con una sonrisa en su rostro: — ¿Cuánto tardará en llegar Wu Wei?

Wu Ju recordó la carta que el Príncipe envió a Wu Wei. Al principio no entendía porque quería que ella viniese, pero ahora lo comprendió. Pensó que el Príncipe era una persona calculadora, no solo supo que alguien los iba a interceptar en el camino de regreso, sino que supo cuándo y dónde sería.

—Llegará al anochecer. —Respondió Wu Ju y su corazón se sintió aliviado. Si el Príncipe fuera herido mientras ella le servía, no tendría el valor de verlo a la cara cuando volviese a la capital.

Shang Wu Xin asintió y luego se dirigió a sus soldados: —Como todos aquí son subordinados de este Príncipe, utilicen esta oportunidad para demostrar sus habilidades. Este Príncipe no es un basurero y no necesita basura. ¡En esta noche, está batalla permitirá que este Príncipe vea si son capaces de convertirse en su arma!

Todos los soldados gritaron al unísono: — ¡Estaremos a la altura de sus expectativas, Príncipe Heredero!

Ella estaba muy satisfecha por haber presenciado tal voluntad de sus nuevos subordinados, un regalo que alguien le obsequió.

Luego se volvió a ver a Wu Ju que estaba nerviosa a su lado y le dijo: —Wu Ju, deja que este Príncipe vea cuánto has progresado después de tu entrenamiento.

Leng Yu Feng ordenó a uno de sus subordinados que se llevara algunos soldados para bloquear uno de los caminos con una gran roca. He Lan Jin, que estaba a cargo del bloqueo, preguntó confundido: —Príncipe Heredero, ¿Por qué no esperamos a que lleguen y atacamos?

—Si dejamos que nos rodeen, ¿A dónde iríamos? Ellos podrían prender fuego a la montaña ¿Por dónde escaparías?

Leng Yu Feng realmente quería matar a su propio subordinado, hacerle una pregunta estúpida al Príncipe, obviamente ella lo tomaría como un idiota.

—Están aquí. —Los finos dedos de Shang Wu Xin acariciaron el jade en su cintura y su boca se curvó en una sonrisa. Todo su ser pareció cambiar de un hijo noble y frío, a un ser demoníaco.

Al extremo opuesto del camino, se encontraban varias filas de soldados vestidos de negro esperando una orden. Shang Wu Xin comprendió que está vez, sus buenos hermanos, se unieron para asegurarse de que ella durmiese tranquilamente en esta montaña… Para siempre.

Luego de presenciar al enemigo, varios soldados se posicionaron para defender al Príncipe Heredero, Leng Yu Feng y Huan Mo Che se posicionaron frente a Shang Wu Xin. La mayoría de sus enemigos estaban desconcertados, no creían que ‘este’ Príncipe tuviera tantos guardias.

— ¡Joven Maestro Huan, General Leng! —El jefe de los soldados enemigos los saludo a la distancia y dijo: —Solo he venido por la cabeza del Príncipe Heredero, si el Joven Maestro Huan y el General Leng intervienen, mi tarea se hará más difícil.

Él sabía bien de las habilidades de ambos, si ellos eran quienes custodiaban al Príncipe Heredero, no sería fácil.

El rostro de Leng Yu Feng y Huan Mo Che cambiaron instantáneamente, esa persona era simplemente ignorante, quería matar al Príncipe Heredero ¿Cómo podrían tolerarlo?

Cuando terminó de hablar, una cuchilla voló directamente hacia él dejando a su paso una luz brillante. Aquel hombre quería esquivar el ataque, pero fue demasiado tarde y terminó siendo el primero en ser asesinado.

La batalla dio comienzo. Leng Yu Feng sacó la espada larga que solía estar en su cintura, claramente podrías sentir la frialdad siendo emitida por ella.

Aunque los soldados vestidos de negro que vinieron no eran débiles, sus soldados no se quedaban detrás, encontrar una diferencia entre ambas facciones era difícil.

Aunque Leng Yu Feng y Huan Mo Che participaban en la batalla, no se mantenían lejos del Príncipe, pero de repente, Shang Wu Xin se movió hacia Wu Ju dejándolos atrás.

Ella se movió tan rápido como el viento, apareciendo cerca de un grupo de hombres con movimientos impredecibles que parecían ser etéreos, al igual que la danza del dios de la muerte, una vez que se movió fue para sesgar sus vidas.

Wu Ju casi fue asesinada, pero Shang Wu Xin se deshizo de aquel hombre.

— ¡Inclínate! —Escuchando la orden del Príncipe, Wu Ju se inclinó y una espada pasó por encima de ella. Su corazón se aceleró, si el Príncipe no le hubiese ordenado, ella ya no seguiría con vida.

Shang Wu Xin estaba enfrentándose con varios soldados, cuando Leng Yu Feng y Huan Mo Che llegaron a su lado. Ambos se miraron, pero la mirada de Shang Wu Xin era algo desconcertada. Ella no quería pensar mucho en eso y siguió matando.

| Índice |

2 thoughts on “Príncipe Cautivador – Capítulo 42: La comida hecha a mano por el General Leng

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *