Príncipe Cautivador – Capítulo 78

Traducido por Akatsuki

Editado por Sakuya


Un hombre caminaba con un tazón en la mano, detrás de él, un pequeño zorro blanco le seguía el paso. En cuanto el por qué nadie lo detuvo, fue porque el jefe Hai le dio permiso. Después de todo, el Príncipe Heredero aún se encontraba enfermo.

Shang Wu Xin miró a Ye Yi Zhe, estaba feliz de poder verlo, solo porque no tenía algo para hablar con Nangong Qian. Ante la mirada de Nangong, la expresión de Shang Wu Xin era muy molesta. Pero lo más molesto para él era la presencia de Ye Yi Zhe, sino fuera por el recipiente en sus manos, pensaría que tenía algo bajo la manga.

—Príncipe Heredero. —Ye Yi Zhe se detuvo cerca del escritorio en el interior del estudio. Su expresión originalmente tranquila se volvió sería cuando dijo—: Ahora soy el médico del Príncipe Heredero. Me gustaría pedirle que coopere con el tratamiento. Este Doctor no desea que el Príncipe Heredero sea la primera persona en la que este doctor no tomó medidas.

Ye Yi Zhe estaba lleno de ira. No le importaba su cuerpo en absoluto y tampoco apreciaba la amabilidad. Sin embargo, cuando ingresó al estudio, vio que la ira en sus labios, ligeramente secos, desapareció sin dejar rastro alguno.

Fijando su mirada en el brebaje, Shang Wu Xin frunció el ceño. Nadie sabía que tenía miedo de tomarla. Sin embargo, todavía extendió su mano para sujetarlo, reteniendo la sensación molesta en su corazón, acercó el tazón hacia sus labios y comenzó a beber el contenido.

Shang Wu Xin solo tenía un sentimiento, amargura. ¡Qué amargo! Si Ye Yi Zhe no estuviera tranquilo, ella hubiese pensado que lo estaba haciendo a propósito.

Viendo la expresión de Shang Wu Xin. Se sintió triste y culpable a la vez, al pensar en cómo alteró deliberadamente el sabor de la medicina. Solo quería enseñarle una lección al Príncipe Heredero para que recordara cómo cuidarse en el futuro.

Ye Yi Zhe continuó observando al Príncipe Heredero mientras dejaba el tazón sobre el escritorio. Cuando levantó su mirada, pudo ver los restos de la medicina descansando sobre sus labios. Tragando su saliva, recordó aquel entonces cuando usó sus propios labios para ayudar al Príncipe Heredero a beber su medicina, sin que se diera cuenta, sus orejas terminaron de un color rojo suave. Lo único que podía hacer por ahora era bajar su mirada para ocultar el calor de sus ojos. En el momento que Shang Wu Xin se limpiaba la boca, vio aparecer platos con frutas confitadas frente a sus ojos.

Nangong Qian vio que Shang Wu Xin no las aceptó, solo estaba mirándolas. No obstante, no se relajó. Le dolía el corazón y calificó a Ye Yi Zhe como un charlatán.

Mientras seguía observando los trozos de frutas, una de ellas estaba de camino hacia su boca. Su velocidad era tan rápida que ni siquiera se molestó en esquivarla. Quizás no solo deseo que la alimentará, sino también para probar su velocidad.

Cuando su mano áspera tocó sus labios, los ojos de Nangong Qian brillaron con el deseo de poder tocarlos. Sin embargo, recordando su identidad, Ye Yi Zhe retiró su mano como si nada hubiera pasado. Aunque su expresión no cambió, Nangong lo sabía.

Aunque no tenía ningún afecto por el Príncipe Heredero, aún anhelaba estar cerca de él sin temor a su identidad. Pero, Nangong Qian lo trataba de una manera muy diferente. Mientras lamentaba el encanto del Príncipe, Ye Yi Zhe planeaba formas para deshacerse de él.

La fruta confitada entró en su boca y diluyó el amargo sabor de la medicina, dejando que todas sus papilas gustativas disfrutarán de su sabor. En cuanto al asunto de Nangong comiendo tofu, ella no le prestó atención. Después de todo, ante sus ojos, él no sería capaz de hacer algo tan infantil.

—Las habilidades médicas del Doctor Divino son realmente buenas. —Aunque un tazón de medicina no hacía efecto de inmediato, ella parecía sentirse mejor—. Me temo que el jefe Hai tendrá algunas heridas después de hoy. ¿Me preguntó si el Doctor Divino podría prepararle alguna medicina? En cuanto a la recompensa, tendré que preguntar.

Aunque Ye Yi Zhe estaba a su lado, seguía siendo un dios de la riqueza. Y como tal, ama el dinero. Ye Yi Zhe se quedó viendo al Príncipe Heredero sin decir nada, solo asintió ante su petición. Este joven fue el único que lo trató como un médico común y estaba dispuesto a hacer lo que quisiera con su temperamento.

Dejándolos atrás, Shang Wu Xin comenzó a ocuparse de algunos asuntos. Justo cuando tomó el bolígrafo, de repente recordó a Huan Xuan Hao en la noche anterior. Desde el principio, sus planes para él era solamente usarlo. Pero tenía que admitir que sus acciones realmente la tranquilizaron, por lo que dejó su cautela hacia él.

En ese momento, Wu Wei entró con una taza de té en las manos. Al ver como el Príncipe Heredero parecía estar un poco cansado, sintió una punzada en el corazón. No obstante, era difícil imaginar la situación del Príncipe cuando apenas era un joven de 15 años que vivía en las grietas de la corte imperial, pero después de seguirlo, vio su tranquila y poderosa apariencia. Fue solo en este momento que se dio cuenta de que parecía ser más joven que ella.

Dejando la taza de té en frente del Príncipe Heredero, caminó detrás de él para masajear sus cienes. Recordó que, al principio, si intentaba hacer algo parecido, sentía que su vida corría peligro, pero ahora el Príncipe Heredero le dijo que confiaba en ella.

—Wu Wei, ¿quieres borrar las cicatrices de tu rostro? —Shang Wu Xin cerró los ojos y preguntó. Incluyéndola, había dos mujeres que tenían cicatrices en sus rostros. Aunque no parecía importarles, es posible que en su corazón no necesariamente se sentirían seguras.

Wu Wei, que masajeaba al Príncipe Heredero, respondió con una sonrisa—: Está sirvienta odiaba mirarse a sí misma en el espejo, pero mis ojos estaban nublados por el odio y pensé en vengarme antes de desaparecer. Afortunadamente, eso no le importó al Príncipe Heredero, por lo que esta sirvienta no solo ignoró su venganza, sino que incluso tuvo la dignidad para vivir. ¿Cómo podría él Príncipe Heredero no pensar en su sirvienta no importándole esta cicatriz? Esta sirvienta le agradece al Príncipe Heredero por elegirla.

Shang Wu Xin apretó los labios—: No tienes miedo, has crecido mucho. —Al principio, ella no quería hablar, pero ahora se había convertido en una chica sabia e inteligente. Aunque le enseñó con mucho cuidado, tuvo miedo de que se saliera de control.

—Todo se debe a las buenas enseñanzas del Príncipe Heredero. —Luego, Wu Wei comenzó a sonreír.

Shang Wu Xin apartó su mano, pero no se tomó en serio el asunto de ser un hombre. Wu Wei también sabía que el Príncipe Heredero no estaba coqueteando con ella. Después de todo, ¿qué tipo de mujer sería apta para el Príncipe Heredero? Además, su amor hacia él, solo era respeto y lealtad.

—No tengo nada mejor que hacer hoy, así que caminemos por la residencia. Algunas cosas ya deberían estar resueltas. —Shang Wu Xin se levantó y salió del interior del estudio acompañado de Wu Wei que miraba a Leng Zi.

—¡Príncipe Heredero! —Cuando vio que el Príncipe Heredero estaba a punto de abandonar la residencia se apresuró a alcanzarlo. Ahora lo admiraba aún más, y le gustaba estar con él mucho más tiempo que antes. Incluso deseó convertirse en su mano derecha, al igual que sus Hermanas Mayores, Wu Wei y Wu Ju.

Wu Wei miró al Príncipe Heredero. No le gustaba Leng Zi sin importar cuán valiente lograse ser. Era como si no le gustará la chica que el Príncipe Heredero trajo. Kong’er fue el nombre que le dio el Príncipe Heredero luego de ingresar a la residencia. Aunque no le permitía estar cerca de él, siempre le fue fiel a sus deberes, aun así, todavía sentía que algo andaba mal.

Shang Wu Xin no se molestó y los llevó a la residencia del Príncipe Mayor. Actualmente su residencia no lucía tan gloriosa como antes. Había muy pocos sirvientes en toda la residencia, y cuando los tres llegaron a la habitación del Príncipe Mayor, lo vieron recostado sobre su cama, su aspecto actual era de una persona extremadamente delgada.

Desde que fue encerrado, Wu Wei había estado preparando muchos planes en secreto para él. Por ejemplo, envenenó su cuerpo para que se debilitará con el paso del tiempo. También trató en secreto con los sirvientes que le eran leales, incluso liberó a las mujeres que él había secuestrado. En cuanto a cómo lo logró, fue porque algunas sirvientas del Príncipe Mayor fueron cómplices, ya que no le servían de todo corazón.

Cuando el Primer Príncipe los vio entrar, gritó de miedo. Sin embargo, ningún guardia entró en su ayuda. En el momento en que vio al Príncipe Heredero, supo que había algunas cosas que él mismo hizo mal al ir en su contra.

—¿Quieres ocuparte de él? —Shang Wu Xin miró a Wu Wei y preguntó. Después de todos estos días, sabía que la ira en su corazón casi había desaparecido, por lo que tuvo que ayudarla para que viviese un mejor futuro.

Wu Wei miró al hombre que había matado al único miembro de su familia y quien la trató como una rata callejera, pero ahora esa persona estaba recostada en frente de ella como un perro moribundo. No pudo evitar suspirar por cómo habían cambiado las cosas, pero ¿quién habría pensado que una sirvienta tendría el poder de decidir el final de un Príncipe?

En. Es momento de que el Primer Príncipe tome una siesta. —Su mirada ya no mostraba señales de odio. Finalmente ella podía vivir. Tomando una daga, se acercó al Príncipe Mayor y lo apuñaló directamente en la garganta. Shang Chen confundido, ni siquiera gritó, él no entendía porque está mujer con una cicatriz en el rostro lo odiaba tanto, ni el por qué lo hizo hasta que recordó donde vio su rostro.

Leng Zi, que vio a su hermana mayor matar al Primer Príncipe, de repente recordó que había estado ahí presente y se preguntó si el Príncipe Heredero lo mataría. Observando al Príncipe Heredero con miedo, este se dio la vuelta.

—Escuchaste mal, vamos de compras.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *