Una generación de militares – Capítulo 9: Bandido Astuto (11)

Traducido por Yue Liang

Editado por Sharon


En la tienda principal, se escuchó el rugido de un león. Los soldados que estaban de pie afuera estaban tan sorprendidos que sus hombros se entumecieron. Gu Yun rodó los ojos de nuevo, pretendiendo no haber escuchado nada y se dirigió a la tienda de Ge Jing Yun.

Abriendo la cortina, encontró dentro más de veinte soldados. Al reconocer a la persona que se acercaba, se levantaron rápidamente de sus camas y se alinearon perfectamente. Sus caras mostraban sonrisas felices cuando gritaron al unísono.

—¡Jefe! —Finalmente pudieron verla de nuevo. Sinceramente, durante su campamento del infierno la odiaron mucho. Sin embargo, después de que ese terminara, frecuentemente la recordaban y extrañaban.

—Está bien, solo descansen en sus camas —les habló gentilmente Gu Yen con una sonrisa suave.

Los ojos de Leng Xiao se fijaron en los vendajes en su brazo izquierdo. Su rostro indiferente cambió cuando preguntó con urgencia:

—¿Fue herida?

Gu Yun sacudió indiferentemente su cabeza y sonrió.

—Solo una herida pequeña. No será un problema, no te preocupes. —Leng Xiao no presiono más el asunto sin embargo su expresión se hizo más fría.

Después de que la herida de Ge Jing Yun fuera tratada, envolvieron con firmeza una venda gruesa alrededor de ella. Excluyendo su tez pálida, él se veía bien.

Un pequeño objeto de metal se encontraba junto a su almohada. Ella entrecerró los ojos, y Leng Xiao lo tomó rápidamente y se lo entregó.

Era una flecha de cinco pulgadas de largo la cual era bastante diferente de las flechas normales; no solo la punta estaba hecha de acero, incluso la cola estaba hecha del mismo material. Lo que hacía que la mayoría de las personas temblaran de miedo era el gancho que estaba incrustado en la cola de la flecha. No es de extrañar que el sangrado de Ge Jing Yun fuera difícil de detener. Este tipo de herida hacía difícil sacar la flecha.

Que arma más maliciosa. 

—¿Te encontraste con la persona que disparó? —preguntó suavemente Gu Yun.

Leng Xiao miró a Ge Jing Yun, y sacudió su cabeza.

—Esa persona era más alta que Ge Jing Yun y más delgado que yo. Sin embargo, estaba muy oscuro. La apariencia no podía ser vista claramente. Él era muy hábil. No pudimos acercarnos a él. Además, en una luz tan tenue, ¡pudo disparar de manera precisa hacia nosotros mientras corríamos!

Fue realmente cierto, este tipo de habilidad no podía ser realizada por la mayoría de las personas. No solo requería una buena visión sino de un buen conjunto de otros sentidos. ¡Ella, que fue entrenada para disparar con los ojos vendados, necesitó tres años para lograr un 98% de precisión!

La flecha estaba junto a la almohada de Ge Jing Yun. Cuando Gu Yun se levantó, todos los soldados se pusieron de pie una vez más.

—No nos encontramos en el entrenamiento. No soy su jefe, así que después de esto no estén tan asustados o alarmados. ¡No se preocupen! Solo descansen temprano —dijo con una risa. Caminó hacia la puerta, pero todos se mantuvieron en sus posiciones, mirándola. Con recelo, preguntó —¿Qué sucede?

—Jefe… —Leng Xiao abrió su boca, pero repentinamente se detuvo.

Todos los soldados lo miraban con ojos entrecerrados. Gu Yun se sintió extraña y riendo dijo:

— ¿Cuál es el problema? Solo llega al punto.

Tomando una respiración profunda, Leng Xiao se enfrentó a Gu Yun.

—¿Podemos pelear contigo en el campo de batalla?—preguntó.

Ella se quedó aturdida. Miró el deseo y afán reflejado en los ojos frente a ella e, inesperadamente, su corazón dolió. Bajó la mirada para establecer sus emociones, respondiendo después de un tiempo con una sonrisa fría.

—Ejerciten bien sus cuerpos antes de hablar de ello. Mis subordinados no pueden tener cuerpos débiles.

—¡Sí!

Una vez que salió de la tienda, caóticos gritos de felicidad se originaron del interior de inmediato. Gu Yun sacudió su cabeza, como se esperaba de un manojo de chicos menores de veinte.

Llevando una sonrisa cálida en su cara, dejó la tienda sin prestar atención al otro par de ojos fríos que miraban profundamente a su espalda.

¿Qué clase de carisma posees Qing Mo?

¿Qué había hecho durante el tiempo que no estaba alrededor?

| Índice |

One thought on “Una generación de militares – Capítulo 9: Bandido Astuto (11)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *