Una generación de militares – Capítulo 12: El rescate de Han Shu (2)

Traducido por Yue Liang

Editado por Sharon


La luz del sol era bastante tenue en el valle. Nubes negras y vendavales envolvieron  el Valle del Cuervo rápidamente capa por capa, dándole una apariencia extremadamente peligrosa. A ambos lados del cañón, las dos fuerzas se enfrentaron cara a cara. De un lado se encontraba el ejército Su vistiendo sus armaduras mientras los rebeldes vestidos de manera simple se encontraban del otro lado.

Desde afuera, parecía que cientos de personas se encontraban de pie al otro lado. Sin embargo, sus corazones tenían claro que esto era solo un camuflaje.

Su Ling entrecerró los ojos para ver más lejos. Parecía que habían dos hombres liderando la tropa enemiga. Uno vestía un brillante atuendo azul. Su cabello trenzado llegaba hasta sus rodillas mientras su mano sostenía un largo látigo de plata y emitía un aura arrogante. El otro vestía ropa gris ordinaria. Con sus manos detrás de su espalda, no se podía observar qué tipo de arma tenía.

Ambas personas tenían una apariencia y aura imponente pero ninguno parecía un líder. Estaba claro que estaban jugando a ser uno.

—¿Eres Su Ling?

Su Ling fue observado por ellos. Yan Ge tenía la mirada fija en el hombre con apariencia majestuosa y poderosa, estudiando a Su Ling por un tiempo. Un uniforme de guerra color rojo junto con una piel bronceada lo hacían ver extraordinariamente valiente. Cabello negro satinado se encontraba atado detrás. Su cara parecía hecha de piedra, haciéndolo ver dominante y sin inhibiciones. Junto con ese par de fríos ojos de águila, hizo que Yan Ge se asustara un poco.

—¿Dónde está él? —preguntó Su Ling a su vez.

Aunque pensaron que la persona que conocieron la vez pasada (Su Ren) no era Su Ling, era innegable que esta persona sí lo era. Su cuerpo emitía un aura asesina la cual solo podían poseer aquellos quienes comandaban miles de soldados y experimentaban batallas sangrientas.

Wu Ji inclinó ligeramente la cabeza. Docenas de personas en el lado derecho se separaron en dos lados. Detrás de ellos, había una gran roca. Un cuerpo lleno de sangre y contusiones apareció frente a los ojos de todos. Su cabello era un desastre y su cara estaba cubierta de sangre, haciendo su semblante poco claro. Sé encontraba amarrado a la roca por dos gruesas cadenas sobre sus hombros, haciéndole imposible moverse.

—¡Vanguardia! —gritó Yu Shi Jun incapaz de resistirse.

La persona se movió, mirando hacía arriba con dificultad. Miró al lado opuesto del cañón y recobró la conciencia de inmediato.

—¡General! —gritó.

El corazón de Su Ling estaba apretado ¡Habían amarrado a Han Shu a una roca! Incluso sí los soldados se movieran hacía allí, sería difícil rescatarlo. Tenía que encontrar una solución inmediatamente.

—¿Qué es lo que quieren? —preguntó levantando ligeramente su cabeza.

El rehén lo llamó “General” de inmediato. Definitivamente se trataba de Su Ling.

—El Líder Mu quiere reunirse contigo a solas. Ven con nosotros y lo liberaremos. Si no estás de acuerdo, solo ayúdanos a recoger el cadáver —respondió Yan Ge.

—General, ¡por favor no tome el riesgo! ¡Ellos definitivamente tendieron una trampa! —dijo Han Shu cuando lo escuchó. Incluso si se había desmayado un par de veces aún era capaz de sentir un número bastante grande de personas en la cueva.

Yan Ge azotó fuertemente en la herida en el pecho de Han Shu. Este tipo de dolor lo hizo desmayarse.

—No tengo mucha paciencia. Será mejor que seas rápido —dijo después de abofetear a Han Shu con brusquedad.

Las cejas de Su Ling se arrugaron fuertemente. El hombre vestido de azul, quien se encontraba gritando, no era alguien fácil de lidiar. Mientras tanto, el hombre vestido de ropa gris, quien se encontraba observando en silencio, seguramente era incluso más difícil. Han Shu estaba atado a una gran roca. Incluso si los soldados fueran capaces de cruzar solo provocarían a los rebeldes. Sí lo hacían, no sólo no serían capaces de rescatarlo sino que también causarian su muerte.

Su Ling era reticente. Los ojos de Yan Ge deambulaban alrededor. Incapaz de encontrar a la persona que buscaba sus ojos brillaron.

—Su Ling, ¿donde está tu pequeña señora? ¿Por qué no la trajiste? Realmente anhelaba verla de nuevo —dijo.

Los ojos de Su Ling se volvieron fríos. Estaba a punto de responder cuando una voz clara y elegante de mujer con un ligero toque de ridículo se escuchó.

—¿Realmente me extrañabas tanto?

Todos miraron hacia la copa del árbol de donde venía la voz. Solo fueron capaces de ver una mano que gradualmente fue apartando el grueso follaje revelando un par de piernas delgadas. Su Ling estaba secretamente molesto; inesperadamente, estaba escondida en el árbol. Ni siquiera él sintió su presencia, ¡maldición!

La sombra oscura saltó y se mantuvo de pie a un lado del cañón.

—¿Perder la batalla anterior no fue lo suficientemente malo? —sonrió Gu Yun hacia el arrogante Yan Ge.

La expresión de Yan Ge cambió.

—¡Será mejor que no caigas en mis manos! O si no…

Sin esperar a que terminara su frase, Gu Jun sonrió.

—¡O si no te quedarás sin suerte! El nuevo látigo no está mal, sin embargo, ¡no creo que puedas permitirte tener suficientes látigos para que los rompa!

Al escuchar sobre su látigo dorado, Yan Ge se frustró, incapaz de ventilar su ira.

—¡Asquerosa mujer casada! ¡Eres realmente arrogante! —la maldijo con fuerza, apuntándole.

—¡Suficiente! —interrumpió impaciente Su Ling—. Iré con ustedes, así que libérenlo ahora.

Yan Ge aún tenía la cabeza caliente. ¿Como podría estar dispuesto a rendirse?,

—¡Esa mujer también debe venir aquí!

Wu Ji arrugó sus cejas. Entre menos problemas será mejor para ellos.

—¡No puedes traer esa maligna espada aquí! —continuó Yan Ge antes de que pudiera protestar.

Parece que aún está pensando sobre de su látigo roto. No importa, sin la espada, la chica no podría crear ningún problema. Además, podría servir como rehén para detener a Su Ling más tarde, pensó, y detuvo sus quejas.

Gu Yun bajo su cabeza y pensó por un momento.

—No hay puente o manera de escalar. ¿Como piensan que vamos a cruzar desde aquí? —dijo.

Yan Ge sonrió fríamente.

—Sí Su Ling ni siquiera puede cruzar hasta aquí, entonces no vale la pena que conozca a nuestro líder. Solo recojan el cadaver y regresen.

Además, se dice que Su Ling no solo tiene una gran inteligencia sino que también posee artes marciales insondables. Si realmente no pudiera cruzar, entonces mostraría que no era quien decía ser. ¿O era solo un falso rumor? En ese caso ¿entonces necesitarían sondear la situación actual?

Entonces, Yan Ge sacó una daga ubicada en su cintura. Él realmente quería cortar la garganta de Han Shu.

—Detente —rugió Su Ling—. ¡Iremos con ustedes!

Después de decir esto, caminó hacia el lado del cañón cerca de la pared de roca donde se encontraba un árbol, levantó su mano derecha y golpeó el tronco con fuerza. Éste crujió una vez, y el árbol cayó hacia el otro lado del cañón. Debido a la fuerza de la palma una parte de la corteza aún se encontraba conectada al árbol. El hueco entre ambos lados era demasiado amplio y la longitud del árbol solo podía cubrir la mitad. Sin embargo, Su Ling poseía qinggong, por lo tanto, este tipo de cosa no era nada para él.

Gu Jun se encontraba aturdida. Él… era muy fuerte. ¡La próxima vez que luchara con él, debía recordar traer a Bing Lian!

Los rebeldes del lado contrario se encontraban estupefactos. ¡Que fuerte poder! Con solo un golpe de su palma el árbol fue talado. Entonces, cortar personas debía serle tan fácil como voltear su mano.

Wu Ji estaba secretamente asustado. No era de extrañar que pudiera dominar el mundo por tantos años. Era desconocida la cantidad de personas que habían sido persuadidas por él.

—Más tarde, cuando los distraiga, usa tu Chi Xue para romper la cadena —susurró Gu Yun a Su Ling.

Antes, cuando se encontraba escondida en el árbol, había notado que habían personas detrás de la roca esperando para emboscarlos. El viento en el cañón no era débil. A pesar de que las ramas de los árboles estaban completamente quietas aún se podían ver personas sobre ellos, y no eran pocos. Si los soldados se acercaban enfrentarían una difícil situación. Ellos no podían quedarse mucho tiempo. La cadena en el cuerpo de Han Shu debía ser destruida inmediatamente.

¡Debían hacerlo con armas como Chi Xue o Bing Lian! Originalmente no quería hacer una aparición, pero si Su Ling fuera solo tenía miedo de que se enredara con los rebeldes y fuera incapaz de rescatar a Han Shu.

Su Ling estaba sorprendido. Resultó que ella estaba provocando al hombre de ropa azul a propósito. Quería venir con él para rescatar a Han Shu. Agarrando su cintura, ambos saltaron hacia el tronco.

—¡Rescátalo! Trataré con ellos —le susurró.

¿Que lo rescate?, pensó sombría. ¡Mira lo gruesa que es la cadena! ¡Sin Bing Lian, ¿cómo podría rescatar a Han Shu?! ¡Esto es ridículo! 

Mientras ella solo se preocupa por el rescate, no prestó atención a la distancia física entre ellos. El corazón de Su Ling latía muy fuerte. ¿Cómo podía ser tan delgada? Si pusiera un poco más de fuerza podría romper su cintura. Este tipo de cuerpo delicado, ¿cómo podría soportar la batalla? Parecía haber olvidado que ellos habían peleado anteriormente.

Cuando vio la mirada feroz de Gu Jun recobró su atención y tosió ligeramente.

—Si Bing Lian realmente te reconoció como su maestra mientras la llames volverá a tu lado —susurró en su oído.

¿Algo tan mágico? 

Las elegantes cejas de Gu Jun se levantaron. Ambos estuvieron de pie en el tronco por un tiempo, y las personas que les miraban sentían que estaban ligando.

—¿En qué están perdiendo el tiempo ustedes dos? ¡Vengan rápidamente! —gritó impaciente Yan Ge.

—Sostente fuerte—. Su Ling apretó su agarre una vez más poniendo a Gu Yun en su pecho. Camino sobre el tronco y con varios saltos ligeros alcanzó el final. Ella podía sentir su respiración cuando saltó una amplia brecha sin esfuerzo aparente. Finalmente, ambas personas llegaron al otro lado.

Aunque Gu Jun creía en las capacidades de Su Ling su corazón no podía dejar de sentirse perturbado.

Por fin Yan Ge pudo mirar claramente a la mujer que pudo oprimirlo. ¡En realidad era una mujer joven! No solo eso, ¡incluso era fea! Perdió contra ella una vez. Ahora que pensaba sobre eso sé enfureció aún más.

—Resultó que solo era una pequeña niña tonta —maldijo mirando a Gu Yun.

Llegando al otro lado Gu Yun no lo provocó más. Sus claros ojos se estrecharon secretamente analizando a las personas y los alrededores de Han Shu. Como ella lo ignoró, Yan Ge perdió el interés.

Desde que Su Ling puso un pie en ese lado del cañón, los ojos de Wu Ji nunca dejaron de verlo. Tenía el presentimiento que este hombre no era tan fácil de tratar.

—General Su, porfavor venga con nosotros —dijo Wu Ji en voz baja frente a Su Ling, quien estaba observando al hombre en frente suyo que tenía una apariencia calmada e indiferente.

No es fácil adivinar las intenciones de una persona tan compuesta. Es una lástima que sea un rebelde.

—Si pudiera ser reprimido por ustedes, su líder no desearía encontrarse conmigo —dijo Su Ling con una sonrisa sin moverse.

Su aura arrogante sorprendió a Wu Ji. hizo que Wu Ji sé sorprendiera en secreto.

—¿No quieres más esa vida? —comentó sonriendo. Si Su Ling realmente no se preocupara por la vida de sus subordinados no habría venido. ¡Ahora que vino aún jugaba a tener la ventaja!

Yan Ge se volteó hacia el rebelde junto a Han Shu y guiñó un ojo. Éste sacó una gran daga y la sostuvo contra su cuello. El arma dejó un rastro de sangre.

—Es un hecho que lo quiero de regreso con vida. Incluso ustedes permanecerán vivos —contestó Su Ling fríamente.

Después de hablar, sacó la espada rojo sangre de su ropa militar y se escuchó el rugido de un dragón penetrando todo el cañón. La espada llena de sed de sangre emitía una luz roja. Yan Ge rápidamente saco su látigo, y ambas armas se enfrentaron, creando fuego cada vez que chocaban.

En el momento en que la espada salió de su vaina, Wu Ji ya había sentido la ola de calor.

—¡Mátenlos! —le dijo rápidamente al hombre detrás suyo. Si no podían traer a Su Ling de regreso hoy, absolutamente, no podían dejar que rescataran a Han Shu.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *