Una generación de militares – Capítulo 14: Cómo verificar (2)

Traducido por Yue Liang

Editado por Sharon


El ejército se enfrentaba a una escasez de agua, pero Gu Yun no se atrevía a bañarse en el río. Por lo tanto, solo pudo tomar un cubo de agua y lavar su cuerpo cubierto de lodo y tierra en la tienda. Después de ‘lavarse’, se quitó sus ropas negras. En esta era no existían los sostenes, así que envolvió su pecho con un paquete de telas. Esto le hacía más conveniente correr y pelear. Ya era tarde en la noche, así que puso a un lado el paquete de telas y permaneció en ropa interior [1] con una capa negra encima. Sentada en la cama con las piernas cruzadas se puso la medicina.

La mano herida se estaba poniendo mejor. Sin embargo, como debía a pasar el día entero en la húmeda selva, Gu Yun tuvo que poner más medicamento para prevenir la infección. Enrollando sus mangas hasta los hombros gentilmente deshizo el vendaje. Algo de sangre emanaba de la herida y se adhería a las vendas.

Obteniendo rápidamente la gasa, Gu Yun apretó sus dientes, cerró sus ojos, puso la gasa con fuerza e hizo una mueca dolorosa. En ese momento, la cortina de la tienda se abrió rudamente y una alta figura entró.

Sorprendida, sus manos rápidamente agarraron el nudo en su pecho. Por suerte, aunque la ropa exterior estaba suelta, lo que necesitaba estar cubierto lo estaba.  Suspiró pesadamente y miró con frialdad al intruso no deseado.

—Gran general Su, ¿no le enseñó nadie a tocar antes de entrar a la habitación de alguien más?

—Nadie —respondió Su Ling, caminando dentro.

Gu Yun estaba estupefacta. ¡Respondió como si realmente pudiera contar como justificación! Bien, la otra persona era un Gran General.

En este momento, lo único que deseaba era que él se fuera, no tenía ningún interés en enseñarle modales.

Sosteniendo con una mano la botella de medicina, Gu Yun usó sus dientes para abrir el corcho.

—¿Cuál es tu problema? Solo habla —murmuró—. Después por favor váyase rápidamente.

Dentro de la tienda estaba muy oscuro; solo había una lámpara en frente de la cama. Una gasa ensangrentada estaba tirada hacia el suelo mientras varios botes y ropas limpias estaban dispersadas en la cama. Su pequeño cuerpo estaba envuelto en una tenue luz y su mano estaba en una posición incómoda rociando la medicina en polvo.

La tez de Su Ling se oscureció. Se encontraba ligeramente molesto. Esta mujer no se veía como una, solo conocía la presunción. Su expresión empeoró. Sus acciones fueron rudas. Agarrando la botella de la mano de Gu Yun, rocío la medicina con brusquedad, tomó un paño y silenciosamente la ayudó a vendar la herida.

Gu Yun se congeló por un momento pero rápidamente se recuperó y retiró su mano. A pesar de que él no era demasiado bueno vendando, su trabajo aun era mejor que lo que hubiera logrado sola.

Se preguntaba sus razones para visitarla, pero su rápido movimiento le dolió, y no pudo contener el gemido lastimero.

—Ouch… —Sin misericordia, Su Ling golpeó un punto de acupuntura y Gu Yun maldijo suavemente

¡Maldición! Sabía que no tenía buenas intenciones. ¡Era tan perjudicial!

Unos ojos ardientes se encontraron con un par profundamente fríos.

—¿Quién eres? —preguntó él con frialdad.

—¿Qué? —Por un momento, Gu Yun no entendió su significado.

—Qing Mo era tímida y dócil. Es más, ella no aprendió ningun arte marcial, así que, ¿quién eres? —Su voz no era alta pero cada palabra que decía era convincente.

Gu Yun finalmente entendió que vino aquí para interrogarla. ¿Qué haría si ella no fuera Qing Mo? Se puso de pie lentamente para mirarlo a la cara.

—Realmente quieres decir que no soy Qing Mo sino una impostora enviada a infiltrarse en tu campamento ¿verdad? En tu corazón ayudé a salvar a Han Shu, entrené a las elites y dibujé un mapa para ganar tu confianza. Entonces, enviaré reportes al otro lado ¿verdad? —preguntó con agresión. Cada una de sus palabras terminaba con un “¿verdad?”. Parecía que señalaba lo ingrato que era Su Ling.

—Personalmente, no pienso que seas una espía. Sin embargo, como comandante militar, no puedo permitir algo que amenace a mi ejército. Vine esta noche para verificar si eres o no Qing Mo —respondió con frialdad. Él estaba consciente de todas las cosas que ella hizo para el ejército Su. Sin embargo, ¡debía descubrir su identidad esta noche!

Gu Yun perdió su mal humor. Él dijo que, como General, era responsable de todo el ejército. Podía entenderlo, pero ¿cómo lo verificaría?

—Incluso si digo que soy Qing Mo, no me creerás. ¿Cómo vas a comprobarlo? —preguntó mientras se cruzaba de brazos.

Su Ling dejó de hablar. Su cabeza estaba ligeramente inclinada hacia abajo. No estaba claro en qué estaba pensando. Su espalda estaba enfrentando la lámpara así que Gu Yun no podía ver su expresión facial o saber que, en ese momento, la cara del frío y arrogante Gran General estaba un poco roja. Después de un tiempo, cuando Gu Yun empezaba a estar impaciente, escuchó su voz fría.

—Los pechos de las hermanas Qing fueron tatuados con sus nombres —murmuró incómodo.

—¿Entonces? —Ella frunció el ceño.

Pecho… palabra tatuada… 

El cerebro de Gu Yun estaba por explotar.

No me digas que él quiere… ¡Maldito hombre!

Gu Yun estaba por balancear su mano para abofetearlo despiadadamente, pero su cerebro le dijo que se calmara.

No vale la pena molestarse por tal cosa. ¡Cálmate!

—No tengo una palabra en mi pecho. Si piensas que no soy Qing Mo, puedes ponerme en la prisión. ¡No necesitas emplear tales sucios trucos! —dijo con frialdad después de tomar una respiración profunda. Sus manos estaban en puños mientras su voz temblaba de ira. Ella maldijo, si Su Ling se atrevía a seguir hablando tonterías sin piedad, iba a golpearlo.

El cielo lo bendijo. Su Ling no dijo ninguna tontería, porque… tomó una acción directa.

—Discúlpame—. Diciendo tales palabras, la gran mano de Su Ling capturó el hombro derecho de Gu Yun. Aunque ella había dicho que no tenía ninguna palabra en su cuerpo, él no podía creer que esta mujer jugó con ellos todo este tiempo. Para saber la verdad, debía verlo personalmente.

Gu Yun hundió los hombros por la sorpresa.

¡No me digas que él quiere tomar acción!

—Bing… —Sabiendo que no podía oponerse, Gu Yun quería invocar a Bing Lian. Quién podría haber adivinado que, cuando estaba por llamarla, un destello rojo apareció. La espada Chi Xue de Su Ling estaba frente a Bing Lian, la cual quería volar al lado de su maestra al sentir la atmósfera extraña- Sin embargo, sin importar a donde iba, Chi Xue se paraba frente a ella. Bing Lian estaba enojada y voló para pelear con Chi Xue. Chispas aparecieron debido a su pelea.

¡El Gran Su Ling vino preparado! Incluso cuando ella no podía oponerse, ¡no se rendiría obedientemente!

Mirando su hombro herido, Gu Yun estaba determinada. Cuando él la dejara ir, usaría la oportunidad para retirarse detrás de la cama, y de esa forma, evitaría ser forzada al pie de la cama. ¿Quién habría adivinado que Su Ling podría soportarlo?

No solo no se detuvo, sino que incluso agarró su hombro con más firmeza. El sonido de tela rasgándose resonó, y la ropa exterior negra de Gu Yun se rompió por la mitad.

Teniendo el hombro libre, Gu Yun rápidamente cubrió su pecho para evitar que quedara expuesto. Ahora se arrepentía de no vestir el paquete de tela antes.

Por los ojos determinados de Su Ling, definitivamente no la dejaría escapar. Su gran mano agarró su muñeca, e intentó defender su pecho más ansiosamente. Ambas personas estaban compitiendo.

Su Ling maldijo en silencio. ¿Cómo es que esta mujer tenía tal enorme fuerza? Él tomo su mano y la forzó a una esquina.

Sus manos empezaban a sentirse entumecidas y eventualmente fue incapaz de competir contra la enorme fuerza de Su Ling, por lo que terminaron en su espalda. Gu Yun, solo vistiendo ropa interior y telas rasgadas, estaba de pie frente a Su Ling. Sin saber si era por la vergüenza o la furia, su rostro estaba completamente rojo.

Bajo la luz tenue, ella parecía una flor floreciente. La delgada ropa interior estaba presionada sobre su cuerpo, de arriba a abajo, siguiendo su respiración. Su Ling paró de respirar por un segundo al sentir que su sangre caliente se apresuró a su pecho, haciendo que casi olvidara el motivo por el que había venido. Recuperando sus pensamientos, miró hacia el pecho derecho y encontró la suave piel blanca sin ninguna palabra. Los ojos de Su Ling se enfriaron; ¡¿Ella realmente no era Qing Mo?!

A pesar de que sus manos estaban sujetas. Gu Yun no estaba dispuesta ser controlada por otros. Ella pateó el área abdominal baja de Su Ling, provocando que jadeara.

¡Maldición!

Él se movió hacia adelante. La mitad de su parte baja se presionó contra las piernas de Gu Yun, atrapándola entre la esquina de la tienda y su cuerpo. Ahora, era más difícil para ella levantar su rodilla o la pierna, pero continuó luchando. En ese momento, Su Ling se dio cuenta que, debido a sus movimientos, la blanca piel de su pecho derecho se enrojecia gradualmente. Recordando la palabras de Mu Yi, agarró ambas manos de Gu Yun con su mano izquierda, mientras que su mano libre acaricio la delicada piel de su pecho derecho. La suavidad y la calidez de su toque hizo que los ojos de Su Ling volvieran a brillar. Algunas partes de su cuerpo no eran obedientes…

El cuerpo de Gu Yun se puso completamente rígido.

É-Él, él, él… En realidad él… 

Con ambas manos y piernas inmovilizadas, la enojada Gu Yun dejó de preocuparse por su imagen, y mordió sin piedad la zona herida del General.

—Ah… — Su hombro estaba adolorido. Su Ling miró furiosamente a la mujer gato. No pudo evitarlo pero queria reir. Pensó en su identidad haciendo que su cara se volviera solemne. Su insensible y frío pulgar frotó suavemente la piel de su pecho. Bajo su constante frote, el sonrojo se volvió más aparente. Lentamente, una palabra apareció. La mirada de Su Ling brillaron ligeramente. Entrecerró los ojos, mirando la delicada piel. Pronto, la sangrienta palabra apareció con claridad. Era… ¡Mo!

Viendo la palabra, el corazón de Su Ling estalló en éxtasis. ¡En efecto ella era Qing Mo! Una vez miró a la mujer quien aún lo mordía firmemente, rehusándose a soltarlo.

—Pequeño gato, ¿has mordido suficiente? —A ella realmente le gustaba morder personas. La primera vez que se vieron, también lo mordió una vez. Sin embargo… sus acciones aún eran realmente lindas.

Su baja voz tenía un rastro de risa. Estaba realmente cómodo,

Probando la sangre, Gu Yun detuvo su mordisco. Comparado con el buen humor de Su Ling ella quería matar a alguien.

—¡Escoria! ¡¿Has tocado lo suficiente?! —rugió.

Las manos de Su Ling se detuvieron de repente. No es como si nunca hubiera tocado a una chica. Sin embargo, él no sabía que el cuerpo de una mujer podía ser tan cálido y delicado… Gradualmente removió su mano, aún aturdido.

Como su mano aflojó ligeramente su agarre, Gu Yun tomó la oportunidad de liberarse de su ‘jaula’. Ambas manos golpearon su ya sangrante hombro, y tomando ventaja de su retroceso, pateó su abdomen dos veces.

Como su abdomen y hombro golpeados simultáneamente, Su Ling fue forzado a retroceder cinco pasos. Su hombro estaba mojado. El dolor punzante le recordó las trágicas consecuencias de arrancar con fuerza una flor espinosa.

Gu Yun agarró las ropas negras de la cama. Bajo la tenue luz, su cabello parecía un desastre. El sonrojo en su cara aún no se había desvanecido. Sus ojos estaban llenos de ira, mirándolo con furia. Parecía que si él diera un paso adelante de nuevo, ella arriesgaría su vida para pelear.

Las negras pupilas de Su Ling la miraron de nuevo por un tiempo, entonces se giró y caminó hacia la puerta. Abriendo la cortina, sus pasos se detuvieron. Con su espalda enfrentando a Gu Yun, su voz aún era fría pero con una pizca de incomodidad,

—¡Tomaré la responsabilidad!

El cerebro de Gu Yun casi explota de ira.

—¡¿Quién carajos quiere que tomes la responsabilidad?! ¡Déjame de una vez! —gritó.

En medio de la noche, ese tipo de rugido dejó a las personas imaginar todo tipo de cosas.

Por lo tanto, en el campamento del ejército, todos dijeron que la noche pasada la señora había sido ‘comida’ por el General. Parecía que no había sido lo suficientemente gentil, por lo que la Señora lanzó una rabieta…

Una brisa le dio la bienvenida a Su Ling, quien recién había salido de la tienda de Gu Yun. Su desordenado latido aún no se había tranquilizado sino que saltó más violentamente. Miró su mano derecha sin darse cuenta y una vez más se perdió en sus pensamientos.

—Hey… solo era una revisión corporal. ¿Necesitabas ser tan feroz? —En la oscuridad de la noche, el hechicero vestido de rojo, Mu Yi miró hacia el hombro sangrante de Su Ling. Su cara estaba llena de una expresión de regodeo.

Ambas manos de Su Ling estaban en su espalda, pretendiendo no haber visto al hombre que se burlaba de él.

—¿Destruyes el puente después de cruzar [2]? Si no fuera por mi, no tendrias la excusa para quitarle la ropa. ¡Ah! Tuviste la oportunidad de tener la suave fragancia y encanto en tus brazos, así que deberías agradecerme, ¡ah! —dijo, pretendiendo estar triste cuando pasó a su lado.

—¡Aléjate! —Cuando escucho sus palabras, la cara de Su Ling se volvió sospechosamente roja. Sus pasos se volvieron más rápidos.

¿Estaba soñando o esa persona acababa de sonrojarse? Aunque Su Ling se había ido desde hace bastante tiempo, Mu Yi aún se encontraba de pie allí, estupefacto. ¿Era eso lo que se conoce como vergüenza? La roca finalmente estaba empezando a tener emociones. El cielo oscuro de esta noche realmente despertó las emociones de las personas…

Los ojos de Mu Yi miraron hacia la tienda de Gu Yun con una expresión complicada por largo tiempo. Juzgando por la actitud de Su Ling, la mujer era en efecto Qing Mo. Pero entonces, ¿por qué no pudo desenterrar su pasado?


[1] 肚兜儿 ropa interior tipo delantal.

[2] 过河拆桥啊 significa abandonar al benefactor después de haber conseguido el objetivo.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *