Una generación de militares – Capítulo 9: Bandido Astuto (9)

Traducido por Yue Liang

Editado por Sharon


—Entonces, ¿cuándo piensas que deberíamos atacar? —dijo en voz baja Su Ren.

Gu Yun no respondió de inmediato.

—Por lo que veo, deberíamos ir y estudiar el terreno. Luego podremos discutir el método y cómo enfrentar al enemigo. Después de todo, aún quedan tres días —dijo con cautela.

Se levantó del asiento principal, con las tres personas que parecían a su entera disposición. En contraste, Su Ling y Mu Yi estaban descuidados a un lado. Mu Yi sonrió.

—Digo, Ling, no parece que haya algún problema aunque no estés aquí. ¿Estamos en el lugar equivocado? ¿Es este el campamento del Ejército Su? ¿Quién es el actual líder de la familia?

Estas preguntas retóricas sonaban como si Mu Yi quisiera ayudar a Su Ling a aclarar las cosas. Sin embargo, si se veía con cuidado, Mu Yi definitivamente estaba feliz de ver a Su Ling sufrir.

Volteándose y enfrentándose a los profundos ojos de Su Ling, Su Ren notó en ese momento que su todopoderoso hermano aún estaba parado detrás. Sonrió avergonzado-

—Uh… Hermano Mayor. Esta noche esos rebeldes asaltaron la ración de comida. Cuando los descubrió, Han Shu los persiguió al bosque. De alguna manera fue emboscado dentro y ahora es retenido como rehén. Ellos quieren que el Hermano Mayor vaya al valle del cuervo en tres días, de lo contrario, matarán a Han Shu. La cuñada también entró al bosque y confrontó a los rebeldes. Ahora estamos discutiendo la mejor manera de rescatar a Han Shu —explicó rápidamente.

¿Han Shu cayó en mano de esos rebeldes?

Escuchando estas noticias, los ojos de Su Ling se enfriaron aun más. ¡Que buenos rebeldes! ¡En realidad se atrevieron a capturar a su subordinado para atraerlo!

A Mu Yi no le importaba quien había sido capturado, pero esa “cuñada mayor”… sus ojos parecían ridiculizar a Su Ling.

—No sabia que te habías casado —sonrió Mu Yi mirando a Su Ling, y chasqueó la lengua. —… Realmente eres bueno manteniendo secretos.

La cara de Su Ling inmediatamente se volvio fria hasta el punto de congelar a alguien hasta la muerte, pero Mu Yi lo ignoró. Se volteó con gracia hacia Gu Yun sonriendo.

—¡Cuñada, ha sido ruda antes! [1]

El comportamiento de Mu Yi hizo que ambos gritaran al mismo tiempo.

—¡Cállate!

Mu Yi enarcó las cejas. Su cara estaba llena de sorpresa

—¡Vaya! Ustedes dos definitivamente son una par de marido y mujer. Ambos son completos villanos —dijo.

—Hechicera, si tanto quieres mirar drama, solo quédate a un lado y mira. Maneja tu boca y no te metas conmigo —dijo fríamente y sin contenerse Gu Yun mirándolo fijamente. [2]

Mu Yi entrecerró los ojos

—¿Cómo me llamaste?

Los fríos ojos de Gu Yun lo escudriñaron varias veces, de pies a cabeza y de vuelta, entonces enfrentó su mirada. Ella no consideró que fuera un tabú, así que contestó.

—Siendo un hombre que viste un estilo tan llamativo, si no te llamo hechicera, ¡no le haré justicia a tu atuendo!

Su Ling, quien mantenía constantemente una cara fría, secretamente retorció su boca. ¡Hechicera! Este título realmente le convenía a Mu Yi.

Sin embargo, esta mujer estaba buscando problemas. La última persona que llamo a Mu Yi de esa forma estaba enterrado. El pasto encima de la tumba era incluso más alto que ella.


[1] En esta parte se utilizó el kanji formal, más cercano a “Señora” o “Dueña de Casa”

[2] Aquí la palabra original estaba escrita como 妖孽 (yaonie) que significa malechor/villano, y fue traducido a hechicera porque en ingles no es tan ofensivo. Más tarde Su Ling utilizó 妖娆 (yaorao), que significa atractivo o encantador y se asocia a las mujeres.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *