Beatrice – Capítulo 17: Noticias inquietantes

Traducido por Den

Editado por Sakuya


Su excelencia y lord Cupiheat se ven casi todos los días para montar a caballo y entrenar juntos. De vez en cuando se los ve en estrecho contacto, por ejemplo, tocándose los hombros…

Habiendo leído la larga oración, Duncan no pudo continuar.

Hmm, ¿Evan? Pero, él… está casado.

Quiso ignorar la observación del informe, pero por un momento trató de recordar si el matrimonio de Evan fue una unión política o por amor. Y recordó que Evan se había casado en secreto con una chica de una familia humilde. Según los rumores, le causó un gran dolor de cabeza a su madre, persiguiendo a la joven y arrebatándola para casarse con ella. Ya era padre de dos niños y era devoto a su esposa.

—Uff… —Duncan suspiró y se alivió a sí mismo imaginando el rostro de Evan; era un hombre de aspecto típico. Además, era mayor y no era precisamente apuesto.

Un poco aliviado, siguió recorriendo la lista, imaginando el rostro asociado con cada nombre y reduciendo la lista de sospechosos. Dada la corta edad de Alexandro, la mayoría de los comandantes eran hombres significativamente mayores que él.

Después de un momento, un nombre le hizo detenerse.

Aunque ningún hombre es particularmente íntimo con Su Excelencia, parece haber mantenido una relación especial con Chris Skaloweg, un joven caballero recién promovido como el comandante de la Segunda División. Según una inteligencia encubierta obtenida de dos caballeros, durante la guerra, Su Gracia tomó baños al aire libre con Sir Chris en algunas ocasiones. Pese a que nadie sospechó nada, definitivamente es extraño que sólo los dos, tan tarde en la noche…

Duncan ya no podía seguir leyendo.

Sir Chris es la única persona con la que entrena Su Excelencia. Estas sesiones ocurren en lugares apartados y, cuando salen, sus cuerpos están empapados de sudor.

Estas oraciones bailaron frente a él. Cerró los ojos con fuerza.

¿Mi hijo realmente tiene intereses raros? 

Duncan arrugó el informe y llamó a un sirviente de confianza.

—¡Humphrey!

—¿Si, Su Alteza?

Humphrey, quien siempre estaba a su lado como su sombra, evaluó en silencio el estado de ánimo de su maestro, pero Duncan estaba de pie frente a la ventana, dándole la espalda. Con las manos apoyadas en su cintura, suspiró como si estuviera sumido en sus pensamientos.

—Aah…

Codicioso y falso. Duncan era el hombre más poderoso del imperio. No el emperador, sino que estaba por encima del emperador mismo.

A pesar de tener finalmente el poder que había anhelado toda su vida, era infeliz.

Las cosas atroces que había mantenido en secreto durante todos estos años lo perseguían constantemente. En esta época de paz en el continente unificado, el hombre que había logrado sus ambiciones, ahora estaba plagado de remordimiento por las cosas que nunca había querido hacer.

Estaba preocupado. Esto era algo inconcebible que nunca debería haber sucedido. Por lo tanto, era una situación que nunca había imaginado.

Humphrey permaneció en silencio. Su maestro era un hombre reflexivo e inteligente, por lo que esperó pacientemente su orden.

—Tienes tres hijos —dijo finalmente Duncan, poniendo fin al pesado ambiente en la oficina.

Humphrey levantó la cabeza y miró a su maestro, sorprendido. Nunca se había casado.

—Le ruego que me disculpe, pero, ¿Su Alteza…?

—Tu primogénito es un chico ambicioso y el mediano es uno extremadamente inteligente. Pero el más joven es lento, tonto y sigue metiéndose en problemas.

Humphrey solo pudo permanecer en silencio.

—No obstante, aprecias y quieres más al menor, porque sientes que no cuidaste de él tanto como de los otros dos hijos. Quieres hacer todo lo que puedas por este chico —pausó por un momento—. Tengo una pregunta para ti —Le declaró a su sirviente, todavía mirando hacia la ventana. El sirviente tragó saliva por reflejo, no podía adivinar qué iba a preguntar su maestro—. Si tu hijo menor te dice que se va al desierto en busca de la mujer que ama… ¿Lo detendrías…?

Todavía enfrentando la espalda de su maestro, Humphrey no pudo descifrar la intención de Duncan tras esta pregunta. Solo tenía un hijo, un héroe de guerra admirado por todos en el imperio. ¿Tiene otros dos hijos que no conozco? Pero no podía seguir retrasándose, su maestro estaba esperando su respuesta.

—Le preguntaría si es lo que realmente desea hacer y si dice que realmente quiere, entonces…

—Puedes irte.

Entonces respetaría la voluntad de mi hijo, era lo que Humphrey estaba a punto de decir. Miró por un momento la espalda de su maestro, y obedeció su orden sin decir una palabra. Todavía no podía leer los pensamientos de Duncan.

¿Debería haberle dicho que nunca enviaría a mi hijo favorito al desierto? La pregunta parecía metafórica, pero era difícil de descifrar.

Su maestro parecía una fortaleza robusta que nunca había sido penetrada, siempre sin remordimientos. Sin embargo, en este momento, parecía estar luchando con un problema desconocido.

Pero Humphrey dejó de darle vueltas.

Confiando en que su maestro, un hombre mucho más sabio que él, llegaría a una respuesta lógica, regresó a sus labores. El torneo exigía toda su atención.

♦ ♦ ♦

—Prometió que se quedaría despierta hoy —informó el guardia al archiduque con voz nerviosa. Alexandro no respondió, no le importaba si la esclava estuviera dormida o despierta.

Por cuarto día consecutivo, había ido a los establos a ver a Howl. El caballo se estaba recuperando rápidamente, incluso pudo ponerse de pie cuando vio a Alexandro, quien estaba desconcertado por el avance.

Pero la esclava que cuidaba de Howl era quizás aún más desconcertante.


Sakuya
Este capítulo me mató de la risa XD Hermosas hipótesis :3

| Índice |

2 thoughts on “Beatrice – Capítulo 17: Noticias inquietantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *