¡Cuidado con esos hermanos! – Capítulo 2: Averiguando la verdad del lugar donde estoy. ¿Quién eres tú?

Traducido por Lily

Editado por Ayanami


Sentí que abrí una gran puerta, muy profunda, a una realidad que me llevó en medio de una tormenta. Definitivamente, hace unos momentos, me encontraba durmiendo en mi habitación.

De repente, un aire frío recorrió todo mi cuerpo y decidí abrir los ojos de golpe. Todo lo que apareció delante de mí fue una gran tormenta de nieve blanca.

¿¡Hey, qué es esto!? ¿¡En dónde estoy!?

Abrí los labios sorprendida, y esperé un momento. Un viento frío entró en mi boca. ¿Es un sueño? Después de pensar en eso, me convencí a mí misma. De que si lo era.

Oh, sin duda alguna, esto es un sueño, Aunque se ve demasiado real como para serlo, aquí no podría ser invierno ahora, porque las flores de primavera apenas están floreciendo.

Además, extrañamente, parecía que no podía mover mi cuerpo, así que pensé que estaba teniendo uno de esos famosos sueños, conocidos como “Parálisis del sueño”[1]. Entonces, sin más opción, me vi resignada a volver a cerrar los ojos.

Pero estaba haciendo tanto frío que no podía dormir tranquilamente, así que nuevamente intente mantener los ojos cerrados y seguir durmiendo en mi cómoda cama. Pensando así, volví a bajar mis párpados, bajo el sonido de la ventisca blanca.

─¡¡Ha…ri!! ¡¡Hari!!

Y, extrañamente, ¿alguien empezó a gritarme?

¿Eh? ¿Ya es la hora? Escuché a alguien llamar mi nombre. ¿Ya es de mañana? ¿Enviaron a alguien para despertarme y ayudarme a prepararme para la boda?

¿Pero por qué todavía sigo sintiendo mucho frío?

─¿Estás loca? ¿Acaso quieres morir?

Luego, en ese momento, esa persona tiró y sacudió mis hombros, con un toque brusco y áspero.

Ante la sensación de ser arrastrada fuera de un pantano profundo, lentamente, abrí los ojos. Su presencia me despertó. Aun así, toda mi vista seguía borrosa. Solo pude ver que había una mirada aguda en sus ojos. La nieve cubre su cabello castaño. El hombre que me sostenía de los hombros me estaba mirando enojado. En el momento en que vi su rostro, éste mostraba una expresión muy seria.

Al verlo de cerca, de repente, recuperé el sentido.

─¿Eres mi hermano Eugene?

En ese mismo instante, la cara del primer hermano, se volvió rígida.

Pero, esto es extraño, si eres Eugene, ¿Por qué has puesto esa cara? Así que, de forma estúpida, hice una lluvia de ideas.

─Hermano, ¿Cuándo te volviste más joven? El rejuvenecimiento no era algo normal. ¿Luces, al menos, veinte años más joven? ¡Oh! ¡Entonces, ya sé! ¡No eres Eugene! ¿Eres el hijo de mi hermano Eugene?

─¿De qué estás hablando? ¿Acaso perdiste la cabeza?

¡No, no! Definitivamente, estoy equivocada, esa reacción impulsiva es algo que no haría Eugene. Además, él no puede ocultar a un hijo sin que nadie más lo supiera.

─En el instante en que te diste cuenta de que Erich solo estaba jugando, ¡Debiste de haber ido al establo! ¿Qué demonios crees que estás haciendo ahora? ¿Pretendías quedarte y morir congelada aquí afuera? ¿Acaso eres estúpida? ¿No sabes que puedes enfermarte?

¿Pero, no cambió su actitud hacia mí a medida que crecíamos? ¿Por qué me está hablando como cuando éramos niños? Esto es bastante extraño. Por alguna razón, él se convirtió en un niño.

Además, acabo de escuchar algo aún más extraño ¿Erich estaba jugándome una broma?

─Debes tener cuidado con lo que haces, te llevaré dentro de la mansión.

Pero, por alguna razón, aún no lo entendía del todo, lo miré fijamente mientras Eugene comenzaba a sacudir la nieve de mi cuerpo. Tal vez, he estado en este campo de nieve durante mucho tiempo.

De alguna manera, siento mi cuerpo pesado, pero ciertamente debe ser debido a la nieve.

Ahora, en este momento, Eugene llevaba el mismo aspecto que cuando lo conocí por primera vez. Pero no importa cuán joven se vea, Eugene siempre será Eugene. no importa cuán joven fuera, él seguiría siendo muy estricto.

Esto se debía a que tenía mucha experiencia al cuidar de sus hermanos menores y, por supuesto, sus manos amistosas nunca estuvieron dirigidas a mí.

¡Ah! Por cierto, esto solo es un sueño y, por alguna razón, me estoy congelando.

Pero ahora, accidentalmente, su mano tibia rozó mi mejilla, mientras quitaba la nieve de mi cabeza.

Y, sin darme cuenta, perseguí el calor y escondí mi rostro en su mano sin que lo supiera. Luego, me di cuenta de que intentó endurecer su rostro, igual a una piedra, mientras tenía mi mejilla en su mano.

Después de 20 años de arduo trabajo, valió la pena que Eugene me domesticara para no enterrar mis manos en su cara.

Por supuesto, no he dado señales de querer frotar mis manos en su cara, como lo está haciendo él ahora, pero ¿qué pasaría si lo hago?

De todos modos, esto es un sueño y, por alguna razón, está haciendo un frío increíble justo ahora.

Pero, hay otra cosa aún más extraña. Eugene, quien está frente a mí, en este momento, solo está en su adolescencia temprana, entonces, ¿por qué siento que su mano es tan grande que me cubre la mitad del rostro? ¿O es solo una sensación mía? Que extraño es todo esto.

Sin embargo, estas preguntas, las dejé a un lado cuando el viento frío goleó mi cuerpo por todas partes.

─Hermano, tengo frío.

Una pequeña voz se filtró de mis pequeños y dulces labios. De alguna manera, mi mente está borrosa. Este era un sueño terrible y ya quería despertar.

─¡Hari!

Cerré los ojos otra vez, dejando atrás al primer hermano, quién me llamaba urgentemente…

Pero, en un intento desesperado por despertarme, golpeó mi mejilla, suavemente.

Hombre…. eso duele mucho.

─¡Oye!  ¡Despierta!

♦ ♦ ♦

La primera vez que conocí a los tres demonios Ernst, fue a finales de la primavera, el año siguiente a la muerte de mi madre biológica.

La pareja de aspecto rica, que conocí en la calle, tomó mi mano huesuda, en lugar de las flores que vendía y me preguntaron.

─¿Te gustaría venir con nosotros?

Para ese entonces había perdido a mi única guardiana, mi madre, mi protectora, debido a la neumonía, y vivía día a día vendiendo flores en la calle.

Resultó que la pareja había pasado varios días visitando el lugar en donde me encontraron. Y, al verme, dijeron llorando que no podían dejarme, ya que me parecía a su hija muerta. En aquel momento, al verles el rostro, no fui capaz de negarme.

No fue sino más tarde, que me enteré que se trataba, nada menos, que de los duques Ernst, la familia más prestigiosa y cercana a la familia imperial de Atlanta.

Entonces, agarré sus manos y salí de las calles de Meltington.

Después de tres días de viaje en carruaje, finalmente, llegué a una casa, que era lo suficientemente grande y hermosa como para deslumbrar mi vista.

Pensando en que parecía un palacio en dónde viven las princesas, camine por un pasillo, donde se vislumbraban hermosas esculturas de mármol por todas las paredes, era como estar en un sueño.

Había una gran puerta al final del pasillo.

Y, escondiéndose detrás de las puertas estaban esos “ángeles” Ernst.

O eso pensaba, en aquél entonces, fue muy estúpido e ingenuo pensar de esa manera.

─Niños, hemos regresado.

─¡Mamá!

De los tres niños, los 2 más jóvenes venían corriendo, mientras jugaban detrás de un perro con pelaje dorado.

Eran los hijos de los duques Ernst.

Uno de ellos era un niño de aspecto juguetón con cabello castaño y ojos azules, y el chico más joven era un niño bonito con una apariencia elegante, similar a la duquesa Ernst con cabello plateado y ojos azules.

Y el chico de aspecto más maduro entre ellos, tenía el cabello castaño y ojos negros, era muy parecido al duque Ernst.

A diferencia de sus hermanos, que salieron corriendo e hicieron un escándalo, el niño más grande estaba sentado cuidadosamente en el sofá, leyendo un libro.

Aunque era mayor que yo en ese momento, parece que los niños que solo están en la adolescencia temprana se comportan obedientemente, mientras que los niños mimados, obviamente, se comportan de manera escandalosa todo el tiempo.

Recuerdo que fue muy impactante.

─Debieron de habernos dejado un mensaje. Avisándonos de antemano, y hubiéramos bajado para encontrarnos con ustedes.

─Lo siento, nos fuimos en silencio, ya que queríamos sorprenderlos.

Me sentí un poco extraña, porque eran una familia bastante particular. A pesar de ser ricos.

Pronto, mi corazón comenzó a latir debido a la sonrisa que la señora Ernst hizo hacia mí. Era una mezcla de ansiedad y miedo.

─Vamos, no seas tímida y di hola.

En ese instante, tres pares de ojos se volvieron hacia mí. Mientras me encogía de hombros, el duque Ernst, quién estaba a mi lado, con su mano, me dio un ligero empujón hacia adelante en la espalda.

─¿Por qué la piel de esta niña es huesuda?

─Sí, ¿quién demonios es esta chica?

─¡Kabel!

─No digas eso, es solo que ella era una niña que no tenía suficiente comida para comer…

El chico que había tenido curiosidad por mí, se había encogido del miedo, debido al grito de la duquesa Ernst.

En ese momento, debí haberme dado cuenta del oscuro futuro que me esperaba, pero, realmente, fui muy ingenua.

─Quédate quieta Penny. Ella no es comida, eso de allí no se come.

Al oír las palabras del chico de cabello plateado, quien parecía ser el más joven de los tres. Tuve un sentimiento extraño, más que todo por las palabras susurradas al perro que tenía al lado y que me gruñía.

─Desde ahora en adelante ella será su nueva hermana menor.

En ese momento. Parece que el diablo invadió los pequeños cuerpos de los niños, quienes parecían ser ángeles puros.

─Nuestro primer hijo es Eugene, el segundo es Kabel, y el tercero es Erich, el nombre de la chica es Hari.

La temperatura que circulaba en el ambiente empezó a descender, los tres jóvenes hermanos demonio me veían con una expresión furiosa y determinada.

─Desde hoy, todos seremos una familia

─Bienvenida a nuestra familia.

Ding, Ding. 

De repente, en mi cabeza, el sonido de una campana empezó a resonar.

¡Ese fue el comienzo de mi guerra por la supervivencia!

♦ ♦ ♦

─¿¡Eh!? ¡Hermano! ¿Qué estás haciendo con la basura?

¿Quién está gritando de esa manera cerca de mi oído?

─¿Ya se murió?

─No seas estúpido.

─¡Solo mírala! ¡Se ha convertido en un muñeco de nieve! ¿Estás seguro de que no ha muerto? ¿Sigue respirando? ¡Dios! ¡Ack! ¡Sus manos están muy frías!

Esto es raro. Hmm… creo que esta fuerte y chillona voz ya la he escuchado antes… y cuando intenté recordar, sentí una bofetada en la mejilla.

─¡Oye! ¡No te vayas a morir ¡Abre los ojos! ¡Muñeco de nieve, despiértate!

─¡Kabel, deja de jugar! Dile al mayordomo que llame al médico, también dile a la criada que consiga una manta gruesa y agua caliente.

─¡Ah! ¡Está, bien!

─¡Y Erich! ¡No te escondas! ¡Sal de tu escondite! ¡Pon un poco más de leña en la chimenea!

Abrí los ojos al compás de la voz de Eugene, quien les ordenó a sus hermanos que ayudaran en algo… uno tras otro, debido a mí tenue visión, no podía ver la expresión de preocupación que estaba haciendo.

─¿Realmente, eres tú?

Hmm aún no lo creo del todo, supongo que todavía estoy soñando. Entonces, debería cerrar los ojos un poco más, hasta que realmente me despierte…

O eso quería hacer.

─¡Abre tus ojos! ¡No pierdas la conciencia! ¡Hari!

Oye, ¡deja de golpear mi bella cara! ¿Solo te sientes mal por mi estado ahora mismo? ¿Verdad? Ya que después los duques te regañaran.

─Duele mucho.

Apenas tenía fuerza para abrir mis labios y decir un par de palabras. Lo sentí antes, pero ahora mi garganta está tan fría que era muy difícil hacer algún sonido.

Entonces, en lugar de hablar, miré a Eugene, quién acababa de golpearme las mejillas sin problemas. Esa expresión qué significa ¿acaso Eugene está un poco aliviado?

─El médico vendrá pronto. Podría haberse congelado por estar mucho tiempo afuera, hay que evitar que coja un resfriado, sus manos y pies están fríos, así que vamos a calentarla con el fuego. ¿¡Erich estás escuchándome!?

Eugene, quien habló a toda prisa, le llamó la atención a Erich, el tercer hermano. Creo que están hablando de poner más leña en la chimenea.

Ahora que estoy meditando el asunto, ¿el mismo Eugene es quién me está cubriendo con la manta? ¿Verdad?

─Hace frío.

Aun así, un viento frío pasó sobre todo mi cuerpo y me dio un cosquilleo en mis dientes. Luego, mirándome, Eugene se movió de nuevo, tomó otra manta y envolvió mi cuerpo.

¡Espera, espera! ¿Qué estás tratando de hacer?

─No te preocupes, con esto estarás caliente, es lana.

No era otra cosa más que una alfombra que Eugene usó como una herramienta para mantenerme caliente. Tuve que ver la alfombra que fue colocada en el suelo, puesta alrededor de mi cuerpo.

Después de un corto tiempo, parecía un rollo de pan con solo mi cabeza saliendo de la alfombra.

─¡Kabel! ¿En dónde estás?

Me hizo ver como una oruga y luego gritó hacia la puerta. Está, es la primera vez en décadas, que Eugene actúa tan desesperado. Verlo de esa manera me conmovió un poco…

─Hermano, yo…

Justo en ese momento, una pequeña voz se filtró a mi lado.

─¿Me equivoqué?

─¡Erich!

Su voz estaba temblando, igual a un pájaro asustado. ¡Oh, que genial!

Oh, sí. Acabo de recordar vagamente.

Estaba claro que el sueño que estoy teniendo ahora, es de cuando entré por primera vez en esta casa y casi muero.

Era pleno invierno, cuando las tormentas de nieve azotan fuertemente, aproximadamente, medio año después de que fui adoptada por los Ernst.

Erich era un niño con una apariencia angelical cuando era joven, con una gracia deslumbrante y unos ojos azules transparentes como el cielo. También con un cabello plateado deslumbrante y una piel suave y blanca.

¡Así que todos, a simple vista, no verían su naturaleza malvada, ¡en realidad, Erich no era un ángel, sino un demonio con cara de ángel!

Hmm, por supuesto, esta es mi evaluación subjetiva. De todos modos, él era como un demonio que se escapó del infierno para ir hacia mí y maldecir mi vida.

Se dijo que Erich era el gemelo de la hija menor de los Ernst, Arina, quien murió. Por eso él me odia y me desprecia por venir a tomar su lugar.

Es por eso que a Erich no le importaba hacerme bromas desagradables. Así que, una vez, en medio del frío invierno nevado, me sacó de la casa, expulsada con solo una bata encima.

Ese día, fue cuando el duque Ernst y la duquesa salieron de la mansión por alguna razón, en ese momento, estaba claro que Erich había decidido atormentarme.

Además, a diferencia del segundo hermano Kabel, quién me ignoraba, Erich era muy inteligente, aprovechaba que los duques no estaban para hacer travesuras, mantuvo a un par de sirvientes y al mayordomo en su habitación, quienes eran las únicas personas que podían ayudarme.

Así que tuve que aguantar el frío de la nieve durante una hora y media, en medio de una tormenta.

Si no fuese por Eugene, quién solía ser el único responsable, y quién verifica que todo estuviese perfecto en casa, si él no se hubiera dado cuenta de lo que estaba pasando, realmente, podría haber muerto.

─Sabes que es completamente imposible que madre y padre no se enteren ¿verdad? Te van a regañar. Está vez, fuiste demasiado lejos con tus bromas.

─Hermano…

En ese momento, el malvado tercer hermano. Habló con una voz muy tranquila. ¿Estás asustado?

─El médico aún no ha llegado, parece que aún está muy lejos… así que ve y mira lo que hacen el mayordomo y la criada.

Esta es la famosa escena en la que el tercer demonio está asustado y, sin nada más que pueda decir. Dios mío, déjenme ver esta escena hasta el final.

Ahora solo le queda darse por vencido.

Sish, sish.

Pude escuchar la madera ardiendo…

Ah, aun así, gracias a la chimenea, puedo sentirme más caliente que antes.

Ahora, si no recuerdo mal, ¿los sirvientes contactaron secretamente a los Ernst desde la habitación donde estaban encerrados, gracias a que sospechaban de las intenciones del pequeño demonio?

Usaron una red de comunicaciones que funciona con magia. Debido a que era muy costosa y solo para emergencias, estaba permitido usarse sólo 2 veces.

Pero, ese día, el mayordomo dijo:

─Es una emergencia, tenemos que usarlo.

Bueno, esa fue una buena decisión. De hecho, casi muero ese día, por lo que, su elección no fue incorrecta.

Entonces, si este sueño es el mismo que tengo en mi memoria…

─¡Hari!

Ya es hora de que los duques Ernst regresen a casa.

—¡Madre!

Sin embargo, Eugene, que nunca esperó el regreso de los duques, de repente, escuchó un grito de sorpresa.

—¡Oh, dios mío! Hari, ¿Estás bien?

Los duques entraron en la habitación, ignorando a los que estaban allí, la duquesa vino a mí, a toda prisa, mientras yo parecía una oruga, debido a la gran cantidad de mantas enrolladas alrededor de mi cuerpo.

Lo primero que hizo fue tocar mi cara, su toque era cálido, el cual, termino en mis ojos.

Los ojos de la duquesa de cabello plateado estaban llenos en lágrimas, aun así, en su rostro, se reflejaba una gracia típica de las mujeres nobles, la expresión en su rostro emanaba amor y cariño con cada toque que hacía en mí.

—Mi pequeña, todo está bien ahora, no te preocupes por nada. Mami está aquí.

Oh, realmente, es ella. 

El tiempo que la duquesa Ernst vivió como mi madre fue sólo de medio año, un corto periodo de tiempo. Durante ese tiempo, la duquesa fue muy buena conmigo.

Incluso si esto es un sueño, no puedo evitar mirarla fijamente.

Después de un rato, mientras acariciaba mi rostro sin parar, giró su cabeza y gritó amargamente.

—¡Ustedes! ¡¿Qué demonios hicieron mientras estábamos fuera?!

—¡Cariño! ¡El doctor dice que todavía tiene que cruzar el puente Winston!

—¿Todavía no llega? ¡No podemos seguir esperando! Debemos hacer algo. Nosotros tenemos que regresar y estos niños son muy lentos ¡Sarah! ¡Marie! Lleven a Hari a su cama por favor.

La duquesa Ernst dijo eso apresuradamente, y luego se alejó rápidamente.

El duque entró en la habitación y se dirigió a mí. Quién, por poco tiempo, tuvo el papel de mi padre.

—¿Está todo bien, cariño? Tranquila, no te preocupes, te llevaré a tu cama.

Con cabello negro y esos característicos ojos negros, físicamente, es muy parecido a mí hermano mayor Eugene.

Sin embargo, seguía siendo diferente, quién logró convertirse en el líder de la familia a una edad temprana, él creció con un aura mucho más madura que su padre.

Luego, me levanto con sus brazos, mi cuerpo aún tenía todas las alfombras que Eugene me puso encima. Entonces, pude ver su rostro un poco más de cerca.

—Eugene, ¿qué pasó con Kabel y Erich?

—Les pedí que fueran por la sirvienta y el mayordomo…

—Más tarde, te preguntaré qué fue lo que sucedió hoy, así que no quiero mentiras.

Oh, sí. Cuando haces ese tipo de expresión estricta, te ves igual a Eugene.

Estaba siendo cargada por el duque y, desde mi posición, podía ver la cara de Eugene perfectamente.

—Entiendo padre, lo siento.

Debido a las palabras que dijo el duque Ernst, el rostro de Eugene se volvió pálido. Parecía un pequeño niño herido por las palabras dichas de su padre.

Luego, el duque inclinó la cabeza. Y habló brevemente.

—Hari, no te preocupes, incluso si te sientes mal, está la chimenea de tu habitación. Por lo que, la cama será aún más cómoda que el piso duro.

El duque Ernst me habló con una voz cariñosa, una muy diferente de la que acababa de usar con su hijo. Solo había visto a este hombre un par de veces, ya que ahora, la expresión en su rostro es bastante extraña.

Dejé escapar un suspiro, y lo llamé con una voz moribunda.

—Tío.

—¿Sí, Hari? Puedes decirme lo que sea.

El duque Ernst asintió como si quisiera que continuara. Esos ojos que me miraban se mostraban dulces y cálidos.

—Tío…

Así que susurré en su oído esas palabras que tenía atascadas en mi corazón desde hace 20 años atrás.

—¡Ellos me importan una mierda!

Esos tres, ¡Son la mierda más grande del mundo!

—¿Ha…Hari? ¿Qué?

Intente hacerlo sonar natural, pero mis palabras hicieron temblar los ojos de mi padre.

—Oh, supongo que mi hija debe sentirse muy cansada…

Sonreí débilmente, ante su comentario. Ahora, finalmente, he dicho algo que llevaba guardando desde hace 20 años, ¡y no me arrepiento de haberlo dicho! Es la verdad.

Desmayo.

—¡¡Hari!!

En ese momento, mi cabeza cayó hacia atrás con mucha fuerza, el duque Ernst gritó ferozmente, como si hubiera muerto, o algo así.

Finalmente, mi conciencia fue puesta en libertad. ¿Ahora me pregunto cuándo terminará este sueño?


[1] Parálisis del sueño: Es una incapacidad transitoria para realizar cualquier tipo de movimiento voluntario que tiene lugar durante el periodo de transición entre el estado de sueño y el de vigilia. Puede ocurrir en el momento de comenzar a dormir o en el de despertarse y suele acompañarse de una sensación de gran angustia.

| Índice |

One thought on “¡Cuidado con esos hermanos! – Capítulo 2: Averiguando la verdad del lugar donde estoy. ¿Quién eres tú?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *