Dama a Reina – Capítulo 11: Encuentro tripartito

Traducido por Kiara

Editado por Yusuke


Uno de los aspectos más positivos de la realeza para Patrizia, es que tenía entrada gratuita a la Biblioteca Imperial. Su marido tenía poco interés y tiempo para ella, y hasta ahora, la duquesa Ephreney manejaba la mayoría de los asuntos de la Casa Imperial. Patrizia abandonó el palacio central con el pretexto de querer disfrutar del clima soleado.

La biblioteca estaba en silencio cuando entró, y se preguntó si la bibliotecaria había ido al baño. Patrizia se movió lentamente alrededor de las largas filas de estantes, pensando que habría trabajado como bibliotecaria si no se hubiera convertido en reina.

Como de costumbre, se dirigió hacia la sección de historia. Donde previamente conoció a Rosemond hace unos tres meses, este recuerdo oscureció su estado de ánimo. Maldita sea, Patrizia maldijo por dentro, pero luego sacudió la cabeza para deshacerse de esos pensamientos. El hecho de que la reunión hubiera ocurrido aquí, no significaba que dejaría que el recuerdo contaminara el lugar.

Con el ceño fruncido en la frente, se puso de puntillas y sacó un delgado libro de tapa dura de un estante. Se apoyó contra la estantería y abrió el libro, solo para descubrir que una de las páginas estaba arrancada. Hubo un sonido cerca de la entrada de la biblioteca, lo que probablemente significaba que la bibliotecaria regresó. Patrizia se dio la vuelta y abrió la boca para hablar con la encargada, pero se encontró cara a cara con otra persona. La expresión de su rostro se endureció.

Era Rosemond.

Patrizia rápidamente reorganizó su expresión en algo más serio. No era tan tonta como para dejar que la pillaran con una mirada infeliz.

—No te he visto antes —dijo Patrizia.

Rosemond dio un paso hacia ella con una sonrisa brillante.

—Oh, debes haber olvidado mi rostro.

—Ah. —Patrizia fingió ignorancia—. Pensé que eras la sirviente de alguien.

La molestia parpadeó en la cara de Rosemond, pero rápidamente suavizó su expresión de nuevo. Ella era buena manejando sus expresiones faciales. Patrizia sonrió como si no hubiera visto el cambio.

—Eras la candidata a reina que se convirtió en reina.

—Sí, tuve suerte.

Sí, realmente tuvo suerte. Ella deseaba haber sido más desafortunada. Sin embargo, no podía decir eso frente a la concubina del emperador.

—¿Quién eres? —preguntó Patrizia.

—¿Yo?

—Sí, tú. ¿Eres la madre del emperador?

Rosemond se sonrojó enojada, mientras que Patrizia dejó escapar una risa inocente. Lo único que Rosemond consideraba una desventaja era ser mayor que el emperador. Los bordes de su boca se tensaron ante el reconocimiento verbal de ello, pero Patrizia la miró casualmente.

—El emperador es el único que puede mantener la cabeza tan rígida ante la reina del Imperio —dijo Patrizia—. Él, o su madre. No eres el emperador, así que solo puedo suponer que debes ser su madre.

Patrizia miró a Rosemond con una mirada fija. Sin embargo, el cuello de Rosemond permaneció obstinadamente recto. Incluso frente a la reina, la concubina se negó arrogantemente a humillarse. Patrizia casi se mordió el labio, pero no podía permitirse parecer débil frente a Rosemond.

—¿Entonces, quién eres? —Patrizia preguntó de nuevo.

Rosemond se negó a responder.

—Hablas alto y por lo que llevas puesto, no creo que seas solo una sirvienta. ¿Eres una dama de honor del Palacio Central?

Rosemond no pertenecía allí, aún no, hasta que Patrizia le diera su aprobación oficial. En tales circunstancias, ella no era tan tonta como para llamarse a sí misma la concubina del emperador. Patrizia sintió curiosidad por saber cómo le respondería.

—Me presentaré de forma oficial pronto, Su Majestad —dijo Rosemond—. Hasta entonces…

—¿Qué tan pronto es “pronto”? ¿Hay alguna razón por la que no puedas responder ahora?

Una expresión extraña cruzó el rostro de Rosemond. Se veía en algún lugar entre el vacío y una sonrisa.

Patrizia presionó un poco más fuerte, sintiéndose ofendida por la mirada.

—No era mi preocupación cuando no administraba la Casa Imperial antes, pero las cosas son diferentes ahora. No estoy segura de lo que sucederá si no te identificas. Así que te ordeno que hables. —Ella miró directamente a Rosemond—. ¿Quién eres?

—Saludos Luna del Imperio. Soy Rosemond Mary Darrow, hija del barón Darrow.

—¿Por qué la hija del barón Darrow deambula por el palacio? Si no me equivoco, él  ahora está en su finca, ¿no?

—Tienes razón.

—Eso no explica por qué todavía estás aquí, cuando él hace tiempo que se fue —insistió Patrizia.

—Eso es… —Rosemond vaciló bajo la atenta mirada de Patrizia. Ella movió la cabeza sobre qué decir, cuando una voz diferente intervino de repente.

—Eso se puede explicar —dijo una voz familiar.

Una voz que Patrizia no quería escuchar ahora. Sus ojos se abrieron.

El emperador estaba caminando por la entrada de la biblioteca, y la cara de Rosemond se iluminó ante su apariencia.

Mientras tanto, todos los músculos del cuerpo de Patrizia se tensaron.

—Su Majestad —susurró Rosemond.

—No te lo expliqué en ese momento. Es por eso que este… desafortunado incidente ocurrió.

—Incidente desafortunado. —Patrizia repitió la palabra con incredulidad. ¿Era malo que ella y Rosemond se encontraran? ¿Era eso tan lamentable para él?

Patrizia se mordió el labio, rompiendo su promesa de no revelar debilidad. Si no lo hubiera hecho, no sabía qué más haría en este momento. Se rió interiormente de sí misma. Ella prometió vivir tranquilamente y no revelar sus sentimientos, pero cualquier contacto con Rosemond interrumpió su calmado grupo de pensamientos.

No era de extrañar que Nilla hubiera cambiado. ¿Cómo podría alguien tolerar esto repetidamente durante tres años?

—La presentaré —dijo finalmente Lucio—. Esta es lady Rosemond de la familia del barón Darrow, y será honrada con el título de baronesa, como ya le he dicho. Puede que su dama de honor le haya dicho que ha estado en el palacio durante un año, pero supongo que nadie lo ha mencionado.

Patrizia se preguntaba seriamente de dónde venía la arrogancia del emperador. ¿Cómo podría presentar su concubina frente a un funcionario del gobierno así sin volverse loco? Incluso si podía hacer lo que quisiera, tenía que tener alguna idea de cortesía.

Patrizia, sin embargo, luego cambió de opinión. No debería esperar nada de este hombre desde el principio, y se cansaría de hacerlo. Ella dio una sonrisa amarga, pensando que sería más fácil simplemente rendirse.

—No hay ninguna razón por la cual mi dama de honor me cuente sobre una concubina que no ha sido reconocida durante todo un año.

— Entonces tendrás que reconocerla de ahora en adelante. ¿No te parece?

—Tengo que hacerlo, me guste o no. Incluso será una baronesa.

Patrizia dejó el libro que sostenía en el escritorio de la bibliotecaria. Había venido a la biblioteca para levantarse el ánimo, pero ahora pensó que debería dejar de visitarla por un tiempo. Solo necesitaba pensar y dormir. Esta vez, no solo había un montón de basura frente a ella, sino dos. Si ella entrara, solo la dañaría más.

—Su Majestad, no es bueno que su imagen sea visto con la concubina a plena luz del día, por lo que será mejor que se quede aquí si no quiere que sus subordinados murmuren sobre usted.

Patrizia giró sobre sus talones y salió de la biblioteca sin decir una palabra más. Lo mejor para su salud mental era alejarlos de su vista lo más rápido posible. No ocultó su disgusto cuando sus talones resonaron agresivamente en el piso de mármol. Si no expresaba su ira de alguna manera, rompería su primera promesa.

♦ ♦ ♦

Finalmente, Rosemond Mary Darrow se convirtió en la baronesa Rosemond Mary Phelps. A través de sus súplicas, Lucio la trasladó a un palacio más grande. Esto sucedió solo en un día después de que la reina Patrizia le dio permiso, y otorgó sin opinar. Eso no significaba que Rosemond caería de rodillas en agradecimiento por ella.

—Felicitaciones por su promoción, baronesa —dijo Glara, la dama de compañía de Rosemond.

Rosemond sonrió.

—Todavía es demasiado pronto para destapar el champán. —La baronesa todavía era una posición demasiado pequeña para ella. ¿No debería ser ella reina? Ella sonrió fríamente y murmuró para sí misma—. La reina es muy joven.

Rosemond se acercó lentamente a su cama con una expresión satisfecha y cayó sobre el suave colchón. Ella acarició repetidas veces las sábanas frías.

—Mi plan comienza ahora.

De baronesa, a duquesa, a reina y finalmente a reina madre…

Mientras daba vuelta su plan en su cabeza uno por uno, soltó una carcajada. Rosemond no era tonta y podía lidiar con esa joven reina. No importa cómo ascendió esa chica a su posición, ella no sabría cómo luchar en el barro. Una mujer joven que creció en una familia armoniosa y amorosa nunca podría ser fuerte. Ella nunca podría vencer a un monstruo.

La boca de Rosemond se torció en una sonrisa y se volvió hacia Glara.

—¿Algún movimiento en el lado de la reina?

Aún era pronto para que sucediera algo, pero estaba demasiado tranquilo. Mientras Rosemond estaba bajo la protección del emperador como su concubina, tenía que tomar la iniciativa para defenderse.

—Todavía no hay movimiento, mi señora. Quizás esté asustada y temblando.

—Aun así, no puedo bajar la guardia. Ella sigue siendo la hija de un marqués después de todo. Puede haber muchos nobles que me atacarán por mi origen.

Rosemond lo tenía todo: el favor del emperador, una inteligencia aguda, un hermoso rostro y una personalidad encantadora. Todo estaba en su lugar, excepto un componente más allá de su control: su estatus.

—Se puede resolver si das a luz a un príncipe —dijo Glara—. La reina actual es infértil, y Su Majestad preferiría una línea de sangre directa de tu sucesión. Si la reina está en desacuerdo con otro niño, puede usarse como una excusa para abolirla y hacerte reina en su lugar.

Rosemond asintió y sonrió alegremente. Desde el principio, su plan había sido cambiar la tercera prueba para que fuera un examen de salud. La prueba nunca se había hecho antes, pero era plausible, por lo que los nobles no la desafiaron. ¿Quién se atrevería a ignorar la intención de tener una reina sana y una compañera fuerte?

Rosemond soltó una carcajada.

—No tengas hijos con la concubina, ¡ja! Si ella no puede tener hijos, entonces el emperador tendrá que tener un sucesor con otra persona. El sueño de la infertilidad es genial.

Fue por eso que Patrizia fue seleccionada como reina, superando incluso a lady Tricia. El examen de salud fue una excusa para juzgar la fertilidad de cada una, o la falta de ella. Desafortunadamente, lady Vasi era muy fértil. Mientras tanto, Patrizia era la elección perfecta, y su línea familiar terminaría con ella.

Rosemond se volvió hacia Glara.

—¿Aseguró la cooperación del médico de la corte?

Glara asintió con la cabeza.

—No te preocupes. No ha dicho nada, y probablemente mantendrá la boca cerrada si no quiere morir.

—Si ve algún movimiento extraño, simplemente retírelo. No importa. Simplemente mátalo de todos modos después de unos días.

Había demasiadas vulnerabilidades para dejarlas en paz. Si el plan era descubierto antes de tiempo, la reina Patrizia podría ser reemplazada por lady Vasi, y la posibilidad de un regreso convergería a cero. No había forma de que Rosemond pudiera vencer a la hija de un duque que tenía una excelente fertilidad. El uso de métodos poco exigentes requirió un toque cuidadoso.

—Se verá sospechoso si los matas ahora mismo. ¿Entiendes?

—Entiendo, mi señora.

Rosemond relajó los hombros y tarareó mientras tomaba una botella de perfume del tocador y se rociaba el cuerpo. Lucio vendría pronto.


Kiara
Mi Dios, Patrizia si que sabe responder, así mismo demuestra que tu eres quien manda. No creo que Patrizia sea infértil, que rabia me da esa concubina, cree que sus planes funcionaran bien esta vez.

| Índice |

10 thoughts on “Dama a Reina – Capítulo 11: Encuentro tripartito

  1. Karina Carcelen Viteri says:

    Un examen rapido para saber quien es esteril para mi que alguien lo falsifico y Patrizia no es esteril sino todo lo contrario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *