Dama Caballero – Capítulo 25: Ahora, ¿debemos comer?

Traducido por Kiara

Editado por Nemoné


—Cuando me miras con esos ojos, quiero darte todo.

Su mirada era como una red en el aire. Elena no podía moverse, se sentía atrapada.

Ella calmó su voz lo más posible, tratando de evitar su mirada intensa.

—Gracias por su amable atención, pero por favor no gaste una cantidad tan grande de dinero en futuras reuniones.

Los dos ni siquiera se reunieron para una cita, y ella no podía soportar tanta extravagancia.

A pesar de la seriedad del tono de Elena, Carlisle solo sonrió.

—Solo estoy devolviendo lo que dijiste. Te preocupas mucho por cosas inútiles.

—Pero…

Elena estaba a punto de refutar, cuando fue interrumpida por el sonido de los instrumentos musicales afinados en el escenario. La actuación pronto comenzaría.

No queriendo molestar a Carlisle por primera vez en la ópera, Elena dejó de hablar. Carlisle reconoció su silencio.

—Tendremos el resto de la conversación después de que termine la actuación.

—Bien.

Elena apretó sus labios. No sabía dónde mirar, así que deslizó sus ojos hacia el escenario. Estaba preocupada porque Carlisle se sentó a su lado, pero mientras observaba sin palabras la actuación desde su punto de vista, se dio cuenta de que los asientos del palco eran un espacio ideal.

Aunque el escenario estaba brillantemente iluminado ante ellos, era poco probable que pudiera ser vista desde donde estaba sentada. Las sillas se retiraron del balcón y se ocultaron en la sombra, y el lugar parecía estar en un punto ciego para la multitud. Había algunas otros palcos ubicadas en la sala de ópera, pero tampoco era fácil verlos desde allí. Carlisle, de hecho, había prestado atención a los pequeños detalles cuando se trataba de la solicitud de Elena de no ser vistos juntos.

De repente recordó lo que dijo Carlisle la última vez que se encontraron.

A mi manera, es cierto que me preocupo por ti.

Lo que dijo en su momento no era falso. Carlisle había hecho más que suficiente por Elena, y él estaba tan dedicado a ella que incluso se sentía un poco incómoda sentada con él en este espacio oscuro y estrecho.

Cada movimiento que hacía, cada pequeño aliento que respiraba, ella lo notó. Su barbilla estaba apoyada en su mano mientras observaba la ópera con apatía, y le lanzó una mirada de reojo en su dirección. Por alguna razón, Elena no podía concentrarse en la actuación.

♦ ♦ ♦

El telón finalmente cayó en el escenario de la ópera. Carlisle había estado observando la actuación con una expresión indiferente en todo momento.

Elena le habló con curiosidad.

— ¿Cómo estuvo?

—No fue tan bueno como esperaba. ¿Y tú?

En realidad, era una actuación que había querido ver, pero ahora no podía recordar de qué se trataba. Ella no había podido concentrarse.

—Es… Fue agradable.

Mintió. Sin darse cuenta de sus sentimientos, Carlisle sonrió.

—Si te gustó, entonces estoy satisfecho.

Elena se sintió repentinamente tan culpable como una niña.

—Entonces en el futuro, visitemos la ópera a menudo.

—Pero dijiste que no te gustaba.

—Pero dijiste que te gustaba.

Él respondió sin dudarlo, y ella se quedó estupefacta por su respuesta. No podía entender por qué él estaba tratando de entretener a sus gustos aparentes.

Elena estaba a punto de decir algo más cuando Carlisle se puso de pie primero.

—Será mejor que nos vayamos ahora para evitar el ojo público.

Él estaba en lo correcto. Incluso si dudaran un momento, los aristócratas que terminaron de ver la ópera acudían a los pasillos del edificio. Por ahora, la mayoría de ellos todavía estaban en sus asientos, persistiendo en sus recuerdos de la actuación. Era imperativo salir ahora para evitar la avalancha de personas.

—Sí.

Ella tenía mucho que decir, pero no podían tener una conversación aquí. Estaba a punto de levantarse de su asiento para seguirlo cuando…

Carlisle sostuvo su mano frente a ella, y Elena entendió lo que quería decir sin hablar.

Quiero escoltarte. 

No había ninguna razón para rechazar el comportamiento cortés de Carlisle, por lo que Elena dudó solo un momento, y fue sobre si debía colocar su manos sobre las de él.

En cualquier ocasión, Elena tomaría la mano ofrecida por un hombre, independientemente de quién fuera. No por ninguna razón particular, sino porque se trataba de simple cortesía.

Sin embargo, ahora sentía temor cuando Carlisle tomó su mano. No podía entender por qué se sentía así de repente. Se levantó de su asiento, aferrándose a Carlisle con una expresión cautelosa.

—Salgamos.

Bajo la elegante dirección de Carlisle, Elena abandonó el palco y se dirigió al carruaje bajo custodia de las hombres y sus pancartas. Ya había un puñado de nobleza merodeando en la entrada, pero no podían ver las caras de Elena y Carlisle. Un murmullo de conversación flotó alrededor de ellos, preguntándose por los misteriosos invitados.

Elena no tenía la intención de venir aquí para ser atrapada, por lo que abordó el carruaje tan rápido como pudo.

—Haaa.

Dejó escapar un suspiro de alivio dentro del carruaje. Mirando la expresión todavía nerviosa de Elena, Carlisle habló en voz baja.

—No tienes que preocuparte tanto por ser atrapada conmigo. E incluso si termina así, podemos inventar algo.

—Lo sé. Pero si es posible… quiero que mi familia crea que nuestro matrimonio se hizo por amor.

Carlisle le lanzó una mirada curiosa, y Elena lo explicó.

—Si descubren que es un matrimonio político… estoy segura de que estarían preocupados.

La dulce cara de Mirabelle vino a su mente. Luego, la de Derek, quien pretendía ser franco pero se preocupaba por ella más que nadie. Quería mostrarles que casarse por amor era posible, y no quería causarles una ansiedad innecesaria por su elección.

—Has llegado hasta aquí, así que no tienes que preocuparte. El Baile Real será pronto.

Carlisle extrañamente parecía estar tratando de tranquilizarla, así que ella le dirigió una débil sonrisa.

Elena se dio cuenta repentinamente de que el carruaje se había estado dirigiendo a algún lugar desde que abordaron. Le dio a Carlisle una mirada inquisitiva.

— ¿A dónde vamos esta vez?

—Cenemos. Ahora que lo pienso, nunca hemos comido juntos.

Ella asintió en lugar de responder. No tenía intención de oponerse al horario de Carlisle, y sus reuniones anteriores siempre habían sido breves. No era una mala idea cenar con él antes de casarse.

Y no había mejor lugar para tener una larga conversación.

Nemoné
Yo ya quiero que sea ese Baile Real maldita sea.

Elena esperaba cenar en un establecimiento cómodo, pero el lugar donde llegó con Carlisle superó con creces sus expectativas. Estaban en un edificio de tres pisos que estaba completamente ausente de cualquier otro huésped. Enseguida se dio cuenta de que Carlisle había alquilado todo el restaurante.

A través de la ventana, también podía ver un círculo de los hombres de Carlisle protegiendo el área contra cualquier transeúnte. No importaba lo deliciosa que fuera la comida, pensó que le resultaría difícil tragarla.

—Elige lo que quieras.

Carlisle le dio casualmente un menú y ella respondió con voz un poco cansada.

—Lo que sea está bien.

Él le dio una mirada antes de llamar inmediatamente al camarero.

—Tendremos la recomendación del chef.

—Si, entendido.

Elena vio que el camarero agachaba la cabeza y se iba, y se preguntó si él era otro de los subordinados de Carlisle. De lo contrario, no podrían mostrar sus caras de esta manera.

Levantó lentamente su copa de vino y habló.

— ¿No te gusta aquí?

A primera vista parecía una pregunta bastante común, pero Elena sabía que no debía tomarla a la ligera. Carlisle a veces interpretaba sus conversaciones de manera diferente a lo que ella hacía.

En este caso, había dicho que no quería que los vieran juntos antes del baile, pero eso de alguna manera significaba que todavía podía cumplir con los términos comprando un palco privado en una sala de ópera, o alquilando un restaurante completo. Ella simplemente quería tener una reunión tranquila en un lugar aislado.

Después de tomarse un momento para componer sus pensamientos, se dirigió a él con una mirada seria en su rostro.

—Seré honesta contigo.

—Adelante.

—Esto es demasiado.

No sabía exactamente qué estaba pensando Carlisle, pero su reacción fue de sorpresa.

— ¿Qué parte?

—Todo.

— ¿Todo?

Carlisle repitió después de ella, y Elena hizo un gesto a sus hombres afuera.

—No creo que pueda comer tranquilamente con esos guardias parados allí. Y como dije en la sala de ópera, no puedo evitar preguntarme qué costoso es este lugar.

Carlisle simplemente se rió ante la seriedad de Elena.

Sin saber lo que significaba, Elena se volvió confundida, pero antes de que pudiera preguntar, Carlisle habló primero.

—En otras palabras, ¿crees que soy demasiado extravagante?

Elena asintió ante su conclusión. ¿Cómo pagó Carlisle los asientos en la ópera y el restaurante? ¿Era realmente un casanova que gastaba enormes sumas de dinero en mujeres? Había cincuenta mil pensamientos en su cabeza, y ella no podía relajarse y tener una comida cómoda.

Carlisle tenía una sonrisa en su rostro mientras penetraba sus pensamientos.

—Veo que mi señora es curiosa, así que lo explicaré brevemente. ¿Sabes cuántas batallas gané en el campo? Son innumerables. La pregunta es: ¿a dónde van todos los despojos de la batalla?

Tan pronto escuchó las palabras de Carlisle, sus ojos se abrieron de par en par. Era un tema que nunca había pensado antes.

El botín de la guerra, por supuesto, fue al Imperio. Normalmente serían enviados al Emperador, pero nadie sabía cómo Carlisle manejaba la transferencia de riqueza en el medio. Nunca pensó que el Príncipe Heredero sería uno que lo interceptara por sí mismo.

—No soy tan limpio e inocente. Nacer como un Príncipe no siempre es algo noble… Cuando naces, eres parte del linaje del Emperador. Y de ahí en adelante, el tipo de familia del que proviene la madre del Príncipe también es importante.

Elena se quedó callada. La madre de Carlisle era una humilde criada. Había una diferencia entre las damas de honor y las criadas que trabajaban en el palacio.

Las damas que trabajaban como doncellas acompañando a la Emperatriz y otros miembros de la realeza, estaban compuestas por las esposas de nobles o amantes de una familia noble, mientras que las criadas que hacían las tareas domésticas eran meros plebeyos humildes; como Sophie y Mary, que trabajaban para la Casa Blaise. La madre de Carlisle era una criada, y Carlisle se convirtió en el Príncipe Heredero sin ningún apoyo político externo.

Elena estaba familiarizada con la controversia en la Familia Imperial, la blasfemia del linaje materno de Carlisle. Era conocido por todos en el Imperio Ruford, y Elena no tenía que haber vivido una segunda vida para saberlo.

—No tengo ningún sustento económico en el cual apoyarme, ni nadie que ampare mi vida, asi que no hay forma de que les permita llevar todo el botín del campo de batalla al Palacio Imperial. ¿No estás de acuerdo?

Carlisle habló con tanta indiferencia que Elena sintió una punzada de compasión. Hasta el momento, solo había considerado cómo podía usar a Carlisle para proteger a su familia, y nunca había pensado en cómo vivía.

¿Qué clase de hombre era Carlisle? Quería saber por primera vez.

En cualquier caso, Elena ahora entendía completamente por qué era rico, incluso si él no rechazaba sus objeciones. Como Carlisle no tenía poder externo para apoyarlo, acumuló su riqueza a través de la guerra.

—Te entiendo.

Carlisle tomó un sorbo de la copa de vino que sostenía, viéndose extrañamente atractivo al hacerlo.

—He oído de Kuhn que alguien destruyó tu vestido de fiesta.

—Ah, sí.

Había estado planeando preguntarle a Carlisle sobre eso.

—Los despojos no siempre son dinero, sino joyas y ropa. A veces necesitas formas subrepticias [1] de lavar tu riqueza.

Ahora Elena entendía por qué Carlisle estaba familiarizada con el tema de la ropa, como había dicho Kuhn.

Ella finalmente pareció convencida, así que Carlisle no vio la necesidad de explicarse más. Miró su plato de comida apenas tocada y frunció el ceño, luego levantó su mano derecha en el aire y chasqueó los dedos. Uno de los hombres de afuera vino en un instante.

—Me ha convocado, Su Alteza.

—Mueve a tus hombres para que estén fuera de la vista. Están molestando a mi invitado.

—Mis disculpas, me encargaré de ello de inmediato.

La cara de Elena se sonrojó, y miró entre Carlisle y el guardia. Eso no era lo que ella quería decir antes. No era que no quisiera ver a los guardias, sino que no quería que Carlisle la complaciera innecesariamente.

Por orden de Carlisle, los guardias desaparecieron de la vista de la ventana. Elena se quedó atónita en silencio, sus labios temblando. Carlisle le dio una sonrisa ganadora a la indefensa Elena.

—Entonces, vamos a tener nuestra comida.

Una serie de apetitosos platillos empezaron a salir de la cocina. Elena pensó que él podría ser más formidable de lo que ella pensaba.

Kiara
Pues claro ¿quieres que coma la comida o a ti?

♦ ♦ ♦

Fuera del restaurante. El hombre que había estado acosando a Elena a petición de la casa Selby no pudo ocultar su emoción ante la inesperada ganancia.

— ¡Esto es un escándalo entre lady Blaise y un hombre aristocrático rico!

No sabía quién era el hombre, pero después de observarlos, el espía supo que el hombre era increíblemente rico. Esta era la información que Helen había estado esperando. Lo había incordiado durantes días por no ser capaz de obtener información valiosa.

El espía se apresuró a irse e informar a Helen, sonriendo ante la perspectiva de recibir el pago en oro. De repente, se cayó del árbol.

— ¡Ack!

Ni siquiera podía gritar, se atragantó con los ojos bien abiertos. Alguien había atravesado su cuello con una daga afilada. El atacante emergió lentamente a través de la tenue luz de la luna, mirando al hombre moribundo.

Era Kuhn, quien hablaba en voz baja.

—El General me dijo que no te dejara ir más lejos.

Kuhn rápidamente sacó su daga del cuello del espía.

La sangre brotó de su cuello y el cuerpo del hombre muerto cayó al suelo. Kuhn miró a la espalda del hombre antes de volver a murmurar.

—Esta es la forma en que vivimos nuestras vidas, así que muere sin resentimiento.


[1] Subrepticio es un adjetivo de algo que ocurre de manera oculta.

| Índice |

2 thoughts on “Dama Caballero – Capítulo 25: Ahora, ¿debemos comer?

  1. Joss says:

    Elena ya me puso de un bate, si quiere pinche privacidad entonces que le pida verla en el pinche monte, para que acepta citas si despues esta incomoda y si el quiere gastar el dinero en ella o simplemente quemarlo que mas le da. Que se decida… SE PASA.

  2. Tarsis says:

    ESE HOMBRE ME DERRITE. Elena si no lo quieres, déjamelo a mí. Me he pasado todo el cap con la idea de él, con la barbilla recostada de su mano, y /suspiro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *