Dama Caballero – Capítulo 72: No te olvides

Traducido por Kiara

Editado por Gia


En poco tiempo, los representantes de cada país acumularon una gran cantidad de  regalos. Elena notó que se rendían enormes tributos al imperio Ruford, tal vez por varias razones, pero más que nada era como un pago para no invadir su reino. El imperio Ruford había sido parte de innumerables guerras, había devastado y derrotado a muchos países como un demonio sediento de sangre. Ante los ojos de los reinos circundantes, el imperio Ruford era un símbolo de miedo y nadie se atrevía a desafiar su poderío militar.

El imperio actual tenía un gobierno pacífico, lo cual se debía al emperador Sullivan, pero Carlisle, el príncipe heredero, parecía tener la misma sed de sangre que los emperadores anteriores. Era natural preocuparse si decidiera resucitar la historia violenta del pasado. Carlisle era más conocido entre los reinos extranjeros que en el imperio Ruford, debido a que había tenido encuentros directos con estos reinos en el campo de batalla. Elena tuvo estos pensamientos para sí misma mientras observaba a las delegaciones.

—¿Es por eso que lo siguen mirando?

Los delegados miraban primero hacia Sullivan, pero luego, sus ojos se dirigian inevitablemente hacia Carlisle. Se notaba que todos tenían el mismo miedo en su mirada. Para Elena, quien ya había vivido una vida, sabía cómo era visto Carlisle por otros reinos. Estos fueron los primeros en decir que la traición del emperador Paveluc habría fallado, si el príncipe heredero Carlisle estuviera vivo.

Elena tenía una opinión nueva sobre Carlisle, visto desde un enfoque completamente distinto. Al sentir su mirada sobre él, Carlisle cambió su expresión, de indiferencia hacia los delegados, a un semblante amable cuando la miró. Se inclinó un poco y le susurró al oído.

—¿En qué estás pensando, esposa?

Su tono era juguetón, pero Elena se puso nerviosa. Tal vez fue por la forma en que se dirigió a ella como “esposa”.

Los delegados observaron con asombro el repentino cambio de humor de Carlisle. Elena respondió en voz baja.

—Todos te miran constantemente, Caril.

La expresión de Carlisle se volvió sombría y los miró uno por uno.

—¿Quieres decir que no te gustan?

Elena sacudió la cabeza, tratando de calmar el tono amenazante de Carlisle.

—No, solo estoy asombrada. Todos parecen conocerte muy bien.

—Algunos pueden haberme visto antes, pero los otros… quizás han escuchado rumores.

—¿Son tan aterradores los rumores?

Elena bromeó sobre lo que ya sabía. Carlisle hizo una pausa por un momento y respondió con voz inexpresiva.

—Por supuesto que no. Estoy seguro de que están hablando de mi generosa compasión… Sin embargo, avísame si hay alguien que esté hablando sobre mí.

—¿Por qué? ¿Entonces podrás lidiar con ellos?

Elena ya tenía una idea aproximada de qué tipo de pasado tenía Carlisle, a pesar de la forma tan indirecta en la que él hablaba de eso.

—¿Lidiar con ellos? Solo quiero razonar con ellos.

Elena no pudo contener una risa ante su comentario. El día que Carlisle amonestara gentilmente a alguien dos veces, sería el día en que muriera.

Los invitados quedaron asombrados ante la escena de la pareja susurrándose amablemente el uno al otro. No fueron solo los embajadores extranjeros, los nobles del imperio Ruford también se dieron cuenta, incluida la emperatriz Ofelia, quien estaba sentada no muy lejos. Los ojos de la emperatriz brillaron, como si hubiera descubierto algo muy interesante.

♦♦♦

El emperador Sullivan comenzó a verse más fatigado a medida que la recepción de los delegados continuaba, por lo que interrumpió en voz baja.

—Necesito descansar por un momento.

Carlisle y Elena se levantaron de sus asientos. Y fue él quien, con expresión suave, habló primero.

—Déjame guiarte.

—No hay necesidad. Este es tu día.

Sullivan se volvió hacia Ofelia, quien había estado sentada sin palabras a su lado.

—No me siento bien, así que ven conmigo.

—No creerás que haré algo malo si te vas, ¿verdad? —expresó de forma jocosa.

Ofelia tenía una sonrisa suave, pero su tono era grosero. Sin embargo, Sullivan parecía estar acostumbrado.

—De ningún modo. Quiero decir que eres la única que puede cuidar de mí.

—Entiendo. Nos iremos juntos.

Ofelia sonrió, como si no tuviera otra opción. Luego, con un movimiento elegante, se levantó para apoyar a Sullivan. En la superficie, la escena no parecía extraña en absoluto, pero la atmósfera era hostil. Elena se inclinó para despedirse de ellos.

—Vuelvan a salvo, padre, madre.

Sullivan le devolvió la sonrisa.

—Sí, diviértete, cariño.

Elena se volvió hacia Ofelia, pero la emperatriz la pasó rozando. Carlisle miró las figuras cada vez más distantes de Sullivan y Ofelia con una expresión fría.

Ahora que el emperador y la emperatriz se habían ido, la mayor atención se volvió hacia Carlisle y Elena. No sabía si Sullivan lo había querido, pero no desperdiciaría esta oportunidad. Ahora, nadie notaría la fatiga del emperador.

—Voy a saludar a las personas que vinieron a verme desde el sur —expresó Elena.

Carlisle respondió con un leve asentimiento.

—Muy bien. Ven cuando hayas terminado y te presentaré a las personas que conozco.

—Sí.

Elena se separó del lado de Carlisle y bajó de la mesa principal para acercarse a Marissa con una sonrisa brillante.

—Marquesa Holand, gracias por venir a mi boda.

 —¡Oh, Alteza!

Marissa se había acostumbrado al nuevo título de Elena en poco tiempo. Como modelo en la sociedad del sur, no se equivocó en absoluto. Marissa y sus amigas cercanas se inclinaron.

—Salve a la Princesa Heredera. Gloria eterna al Imperio Ruford.

Elena todavía no estaba acostumbrada al saludo, pero dio una sonrisa amable sin mostrar signos externos de ansiedad. La familia Blaise era del sur, y si Mirabelle regresara allí en el futuro, necesitaría la ayuda de los aristócratas del sur.

El Imperio Ruford estaba dividido en cinco regiones: el sur, el este, el oeste, el norte y la capital central. Era natural que Elena tuviera mayor influencia en el sur, después de todo, era su hogar.

—Nos sorprendió ver su vestido de novia hoy. Si no le importa que le pregunte, ¿dónde lo encargó?

Los vestidos eran un tema popular entre las mujeres nobles, por lo que Elena estaba preparada para eso. Ella respondió amablemente.

—De los sastres de Anco en la capital. Mi hermana también tiene talento para el diseño y aportó muchas ideas.

—Oh, ¿se refiere a la señorita de antes? Es formidable, a pesar de ser tan joven.

Aunque Marissa estaba haciendo los cumplidos, Elena se cubrió la boca y sonrió. Ahora que se había elevado a una posición alta, era natural que todos trataran de halagarla.

La señora, quien estaba junto a Marissa, miró a Elena maravillosamente.

—El vestido de novia fue lo más extraordinario que he visto.

—¡Ah! Mi esposo decidió que bordar diamantes en el vestido de novia lo haría más perfecto.

Elena se jactó intencionalmente del valor del vestido frente a las otras mujeres, a pesar de que su naturaleza era ser reservada. La mujer noble, quien había hecho la pregunta, abrió mucho los ojos.

—¿D-Diamantes? Entonces, ¿todo ese brillo eran joyas reales?

—Sí, lo eran.

—¡Oh, Dios mío!

Marissa, quien escuchaba desde un lado, miró a Elena con ojos envidiosos.

—Realmente debe tener el amor del Príncipe Heredero. Había escuchado rumores de que le había comunicado a su padre que no se requeriría el dote nupcial.

Elena podía sentir sus ojos sobre ella ante la mención de ese rumor, por lo que asintió tentativamente.

—Sí, todo es verdad. Estoy muy agradecida con él.

La duda de las nobles se convirtió en sorpresa.

—El Príncipe Heredero realmente debe ser muy romántico.

—La envidio, Alteza. Ustedes dos parecen una pareja perfecta.

Elena sonrió lo mejor posible, fiel al papel de una novia feliz por casarse con su verdadero amor. De hecho, a ella nunca le había gustado jactarse de esa manera así que se preguntaba cómo sería mostrar su verdadero yo a los demás. La felicidad no se trataba de competir con nadie. Ella creía que cada persona definía la felicidad de manera diferente y, que estar satisfecha con la vida, era la única forma de tener una vida alegre.

Sin embargo, ser la princesa heredera significaba tener un papel diferente, en el cual debía ocultar sus verdaderos pensamientos. Carlisle tenía que expresar afecto hacia ella y demostrar que no faltaban sus recursos financieros. La riqueza era poder y con tantos vestidos como joyas, brindados por Carlisle, Elena también tenía una considerable cantidad de riqueza personal. A partir de ahora, tenía que pensar en cómo usar estos activos de manera efectiva.

—Marquesa Holland me ha sido de gran ayuda. A cambio, me gustaría darte la preciosa tela que recibí del Reino de Freegrand. Espero que la aceptes.

Los regalos de boda, dados por países extranjeros, fueron, en todos los aspectos prácticos, una forma de homenaje. Estaban envueltos como regalos, pero no era lo mismo que uno dado por algún conocido cercano. El emperador podía dar tales artículos a los nobles que ayudaron con la boda.

—¡Cómo podría aceptar algo tan valioso…!

Marissa parecía estar sorprendida, como si nunca hubiera podido imaginar esta situación. Sin embargo, este era el verdadero sentimiento del corazón de Elena. Había crecido en el sur y estaba agradecida por la amabilidad de Marissa. Por el momento, Elena priorizó la venganza sobre la gracia, pero quería devolver sus buenos sentimientos en lo que fuera posible.

—Por favor, ven al palacio usando esta tela la próxima vez.

—Muchas gracias, Alteza.

Marissa observó a su alrededor con una mirada exuberante y aturdida, orgullosa del alcance de su relación con Elena. Con suerte, sería de ayuda para sobresalir en el sur y, en cualquier caso, tener una relación cercana con la princesa heredera sería beneficioso.

Después de hablar con Marissa lo suficiente, Elena dio un paso atrás.

—Debo irme ahora.

—¡Sí, sí, Su Alteza!

Elena aceptó el arco de Marissa, el cual era más reverente que el primero. Luego, se alejó para encontrarse con los otros nobles. Ya había una conversación enérgica sobre el vestido de novia que había usado. Elena miró con expresión complacida, captando una conversación intermitente de la multitud, cuando apareció una figura inesperada.

—Es…

Helen se veía radiante con su vestido verde. Elena la había visto sentada en la fila de invitados a la boda, por lo que no estaba demasiado sorprendida de verla en la recepción. Más importante aún, la familia Selby también era bastante poderosa.

Elena miró a Helen por un momento, antes de que esta comenzara a caminar vagamente en su dirección, el chasquido de sus talones se hizo más fuerte a medida que se acercaba. Helen, quien parecía ligeramente embriagada, abrió mucho los ojos cuando vio a Elena y su expresión se volvió agria. La hostilidad de Helen era obvia, pero Elena se acercó a ella sin preocuparse.

—Ha pasado mucho tiempo, señorita Selby.

Quizás no quería ser criticada, por lo que Helen le dio a Elena un saludo respetuoso, a pesar de su obvia reticencia.

—Saludo a la Princesa Heredera. Gloria eterna al Imperio Ruford.

—Escuché que te convertiste en la dama de honor de la emperatriz.

—Ah, sí. Eso es correcto.

La cara de Helen triunfó ante la mención de “dama de compañía”.

—Deberías celebrarlo. Pensé que nunca volverías a mostrar tu rostro en la sociedad, pero esto es como un salvavidas —dijo Elena en voz baja, con una sonrisa en su rostro—. Así que te advertiré por última vez, agárrate a esa línea de vida. Si intentas lastimarme una vez más… —Elena entró en el espacio de Helen y habló con una voz apenas por encima de un susurro—, no lo dejaré pasar.

Elena sospechaba del repentino nombramiento de Helen como dama de honor. Su relación de por sí, ya era difícil. Helen había acusado a Elena de acostarse con diferentes hombres todas las noches. Debido a eso, se pensaba que Helen era una villana, la cual había tratado de arruinar la reputación de Elena por celos. Por supuesto, las acusaciones contra Elena eran falsas, mientras que las de Helen eran exageradas.

Pero al final, era agua debajo del puente. Como Elena le había dicho a Carlisle en ese momento, no sería bueno para su esposo tomar el trono si el marqués Selby representara un problema. Sin embargo, si Helen seguía provocando a Elena, ella tomaría cartas en el asunto. Cuando Carlisle se convierta en emperador, ella tendría su venganza, pero si Helen se detenía ahora, Elena planeaba ser más generosa.

Y así, Elena dio su advertencia final.

—No olvides mis palabras.

Elena ofreció una sonrisa digna, luego, volvió la cabeza y se alejó.

Un momento después, Sarah, quien había estado mirando de cerca y sin aliento, apareció a la vista. Sarah había estado pegada a Helen desde la fiesta del té en el sur, y Elena reconoció su rostro. De alguna manera, ella parecía aún más detestable que Helen. Se apresuró a inclinar la cabeza cuando la mirada de Elena cayó sobre ella, por lo que decidió darle una advertencia a ella también.

—Deberías mirar hacia ambos lados de la línea y ver qué lado es más beneficioso.

Elena pasó, rozando a Sarah, hacia el centro del pasillo, y esta miró su espalda, con la cara rígida.

El rostro de Helen se tiñó de rojo por la furia y su vaso se resbaló de sus manos temblorosas. Fragmentos de vidrio rotos se esparcieron por el suelo. La gente susurraba y ampliaba su distancia de ella, pero no lo notó, tan solo apretó los dientes con rabia.

| Índice |

2 thoughts on “Dama Caballero – Capítulo 72: No te olvides

  1. Otakueagle says:

    Muchas gracias por el capítulo, Helen, estás muerta y Sarah, si eres inteligente, como la rata qué eres, abandona ese barco que se hunde…
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *