Dama Caballero – Capítulo 9 Todo el mundo está aturdido

Traducido por Kiara

Editado por Nemoné


A la mañana siguiente, Mirabelle guió a Elena a su habitación con su pequeña mano.

Los ojos de Elena se mantuvieron cerrados mientras a tientas avanzaba por el salón, hasta que finalmente Mirabelle se detuvo.

— ¡Tada!

Ante la palabra, Elena levantó abrió lentamente los ojos y miró la escena frente a ella. Inmediatamente notó que el vestido colgando ante ella era el mismo que Mirabelle había tomado ayer.

En su mayor parte era un vestido blanco y verde simple. El problema anterior era que las mangas, las cinturas y la falda eran demasiado sencillas, pero ahora el que estaba frente a sus ojos se sentía completamente diferente al de ayer. Se le agregó encaje a las mangas y los hombros, y  una malla con cuentas a la falda para hacerlo más elegante. El escote era más bajo y mostraba su busto, había sido modificado para enfatizar la línea estrecha de su cintura.

A pesar del breve aviso, las modificaciones en el vestido eran casi indistinguibles de las de un sastre profesional. Ella sintió que su boca se abría con asombro.

— ¿Hiciste esto tú misma?

—Sí, hice el diseño general, pero la criada me ayudó mucho.

—Increíble. No sabía que tenías este talento.

Ella habló desde el fondo de su corazón.

Desde que era niña, Elena había sido una completa analfabeta cuando se trataba de temas relacionados con la moda. A ella siempre le gustaba lo tradicional y lo simple, más que lo deslumbrante y glamoroso. En lugar de disfrutar de la atención de los demás, ella siempre quiso mezclarse en lugar de destacar, ya que no había mucho de qué jactarse.

Desde un vestido hasta una taza de té, sus selecciones eran tan deslucidas que Elena no se consideraba muy femenina. No podía permitirse lujos después de que su familia muriera de todos modos, pero sus gustos seguían siendo muy parecidos o casi los mismos a cuando vivía como una mujer noble. Ella no esperaba que Mirabelle le presentara esta clase de regalo.

— ¿Crees que me vería bien en eso?

— ¿Con quién crees que estás hablando? Se puede decir con solo mirarlo —respondió Mirabelle, restándole importancia.

— ¿Quieres estudiar esto?

—No importa lo que piense, padre dirá que una mujer debe ser modesta y quedarse en casa.

Elena no quería discutir con su padre, pero tampoco quería reprimir a Mirabelle.

Si Elena se convirtiera en princesa y luego emperatriz, como estaba previsto, Mirabelle no sería tan libre en el futuro. Pero su hermana quería vivir más libremente que nadie. Si Mirabelle quería un tener una profesión, Elena estaba dispuesta a darle todo el apoyo que pudiera.

—La opinión del padre es importante, pero tienes que decidir tu vida por tu cuenta. Te ayudaré si eso quieres, así que solo dime si te sientes así.

Ante el cálido consejo de Elena, Mirabelle asintió y una sonrisa de agradecimiento se extendió por su rostro.

—Sí, gracias, hermana.

—De nada. Te estoy muy agradecida, Mirabelle.

El vestido de Elena fue satisfactorio, aunque para eso uno de los vestidos de Mirabelle tuvo que desmontarse en pedazos para proporcionar el encaje y la malla.

Elena se sintió un poco culpable por haber arruinado el nuevo vestido de Mirabelle para arreglar el suyo. De lo pequeño a lo grande, su hermana solo pensó en su felicidad. Una cálida felicidad llenó su cuerpo.

—Heh. Qué embarazoso…

Mirabelle se rascó la nariz, luego señaló el vestido y volvió a hablar.

— ¿Quieres probártelo?

—Por supuesto.

Elena se apresuró a ponerse el vestido con la ayuda de su doncella. Pensó que sería maravilloso usar un vestido que Mirabelle cree para sí misma de principio a fin un día de estos.

Después de cambiarse al nuevo vestido y hacer los ajustes necesarios, la doncella abrió las cortinas del vestidor. Mirabelle abrió la boca.

En realidad, Elena podría haberse ido un poco por la borda con sus elogios, y aunque el vestido estaba bien arreglado, el hecho de que el vestido original todavía estuviera fuera de moda no había cambiado. Pero tan pronto como Elena lo llevaba puesto, se transformaba.

El cabello rubio bañado por el sol y la piel clara y pálida hicieron que el vestido fuera mucho más valioso. La carne pálida de su escote encantaría a cualquiera que la viera y las curvas de su cuerpo se cerraron en una pequeña cintura. Mirabelle solo había agregado una malla con encaje y abalorios a su vestido, pero hacía que el vestido se sintiera más elegante que cualquier otro vestido en el mundo.

El vestido no era importante. El portador de este vestido, sin embargo, era magnífico. Mientras Mirabelle miraba fascinada, Elena habló en voz baja.

— ¿Es raro?

— ¡Oh no! ¡Te ves tan bonita hermana! ¡Es el mejor!

Mirabelle estiró los brazos y levantó los pulgares. Ella lo decía sin un toque de sarcasmo. De hecho, a Elena se le ocurrió que si ella no hubiera arreglado el vestido, haber usado el modelo original también era aceptable. Dio un giro frente al espejo y admiró la creación de su hermana.

—Todo es gracias al vestido que hiciste.

—Alguien te podría malinterpretar si oyen lo que dices hermana. Solo lo arreglé un poco.

—No, lo amo. Este es el primer trabajo de Mirabelle, así que lo cuidaré en el futuro.

Mirabelle sintió una sensación de orgullo al ver a Elena disfrutando de su vestido. Ella no sabía si tenía algún tipo de talento, pero ver que su hermana lo disfrutaba tanto, la hacía tener ganas de crear más. Con su corazón ardiendo de alegría, se dio cuenta de un nuevo talento.

La mirada de Mirabelle de repente cayó sobre el cuello desnudo de Elena.

—Hermana, ¿tienes collares? Sería bueno tener algo para llamar la atención sobre esta parte.

—Tengo, pero no estoy segura si tengo alguno que coincida. —dijo con una sonrisa torpe.

Mirabelle probablemente sabía lo que había en el joyero mejor que Elena misma. Todavía tenía algunas joyas de su madre y algunas que había comprado para ella. Mirabelle sintió pena por su hermana, que siempre estaba ahorrando dinero incluso cuando no les faltaba nada.

—Hermana mayor, puedes ser un poco más extravagante.

Elena era una mujer encantadora, no había nada que pudiera hacer con los adornos ahora, además sin ellos, pero aún sería más bella que todos los jóvenes en la fiesta del té.

Mirabelle sonrió secretamente para sí misma al recordar a Helen, a quien solo había visto una vez antes.

En poco tiempo, el día del almuerzo de la fiesta del té había llegado. Como se trataba de un evento de caridad, la marquesa Marissa Holland lo mantuvo relativamente simple en lugar de algo de extravagante.

Sin embargo, las damas y caballeros que asistieron a la fiesta del té no eran invitados comunes. Como debería ser, Marissa es un miembro destacado de la alta sociedad en el sur, y aunque el evento es solo una pequeña fiesta de té, ningún invitado se habría negado.

A medida que se acercaba la hora de la fiesta, magníficos carros comenzaron a fluir hacia la finca de Holland. Ninguno de los presentes trató el evento de manera casual y todos estaban espléndidamente vestidos. La alta sociedad es un grupo pequeño, pero sigue siendo un campo de batalla.

Las mesas y sillas al aire libre estaban dispuestas ordenadamente bajo la sombra de un espacioso jardín, dentro de él, estaba un árbol del cual la marquesa se jactaba tenía siglos de antigüedad. Los invitados, uno por uno, comenzaron a acudir aquí bajo la guía de los asistentes, donde eran saludados por la anfitriona.

—He oído rumores sobre este árbol. Es muy antiguo, ¿verdad? Eso es increíble, mi señora.

—Me halaga. Pensé que no podías asistir hoy porque tenías un resfriado, pero gracias por venir a verme.

—De ningún modo. Mi esposa me invitó a venir con ella y no pude rechazarla.

Convertirse en un pilar de la alta sociedad, donde yace el poder real, no es algo que sólo puede obtenerse luciendo hermosa o teniendo una alta posición. Por supuesto, ambas condiciones son necesarias hasta cierto punto, pero no era un título que alguien pudiera obtener sólo por eso.

Marissa tiene más de cuarenta años, y aunque era relativamente atractiva, no era una belleza tan impresionante. La razón principal por la que domina la sociedad del sur era su dignidad. Su excelente liderazgo y discernimiento para lo que era correcto e incorrecto, la convirtieron en lo que es hoy, y muchas damas habían comenzado a seguirla. La conversación alrededor de la élite social del sur fluye a su alrededor sin problemas.

A medida que se acercaba el momento de la fiesta, la mayoría de las personas que llegaron temprano charlaban. Hasta entonces, Helen fingió estar mirando alrededor del jardín y esperó hasta que casi todos se reunieran. Solo después de una mirada de reojo, ella determinó que era hora de pasar a escena.

Helen, la única hija del marqués Selby, fue una de las tres mujeres más hermosas de la región, con su cabello rubio oscuro que fluía como la miel, una piel suave y sin manchas. También tenía ojos marrones parecidos a un gato que combinaban con sus perfectos labios en forma de corazón. Era su marca registrada, y cuando usaba un lápiz labial rojo, solía  besar un pañuelo para crear una pintoresca forma de corazón.

Su vestido había sido un trabajo prioritario para esta fiesta, un verde intenso que combinaba con el color del jardín. El vestido de color único y el diseño eran tan ingeniosos que atraían la atención de cualquiera.

Helen se aseguró de llegar más tarde que las demás y, naturalmente, se encontraba en el centro de atención. Al igual que la frase, “el personaje principal siempre aparece al final”, los ojos que se enfocaron en ella, tal y como lo había esperado.

Como era de esperar, algunos de los jóvenes reunidos comenzaron a susurrar y señalar a Helen. No podía escuchar lo que decían, pero podía imaginar su admiración.

“¿De dónde sacó ese vestido?” “Es esta la primera vez que veo ese tipo de gema”. Estaba seguro de que todo eran palabras de elogio para ella. Helen podía leer fácilmente la envidia familiar en sus rostros.

Caminando a través de la multitud, Helen se acercó a la marquesa.

—Gracias por su invitación. El jardín es tan hermoso como su elegante figura.

Ella derramó un elogio excesivo. Cada acción estaba cuidadosamente calculada.

Como Helen había planeado, Marissa le habló con voz suave.

—Gracias por tus palabras. Siempre eres hermosa, pero hoy estás radiante.

—Oh, no sé qué decir.

Helen se sonrojó tímidamente. Parecía tan humilde en la superficie a los ojos de las otras damas.

Ella tenía un buen pedigrí, como se esperaba de la hija del marqués Selby, y él también tiene una apariencia hermosa. Junto con su personalidad educada, Helen era la aristócrata ideal, sonrió como el personaje principal de una historia mientras se deleitaba con la atención de todos.

Pasos firmes se dirigían hacia ellos. Helen, que sentía que había logrado el objetivo, estaba eufórica e indiferente a cualquier otra cosa. Sin embargo, pronto se dio cuenta de que los ojos que la miraban se estaban moviendo a otra parte.

Helen volvió la cabeza en la dirección que la multitud miraba.

—Ah.

Su boca se abrió sin que ella se diera cuenta. Había dos hermosas mujeres jóvenes entrando al jardín con un cabello dorado puro que fluía con la suave brisa. Una era una mujer adulta alta y la otra seguía siendo una niña. Ambas atrajeron la atención con su belleza, pero la mayor parte cayó sobre la mujer mayor.

Cabello largo y rubio, piel como nieve recién caída y ojos rojos enjoyados. No había adornos en su delgado y largo escote, y el vestido blanco y verde parecía pegajoso para Helen. En definitiva, todo estaba muy pasado de moda.Sin embargo, el problema es… que todos estaban aturdidos. Justo como el cumplido que la marquesa marissa le dio a Helen, Elena parecía brillar por sí misma.

Helen sabía muy bien quién apareció de repente. Una mujer que siempre llamaba la atención en un momento como este.

Era Elena, la hija mayor de la casa Blaise.

Los ojos de Helen se volvieron hacia Mirabelle, que estaba cariñosamente de la mano de su hermana mayor. Aunque Helen no recordaba bien su rostro, podía reconocerla sin demasiado esfuerzo. Mirabelle no tenía la misma mirada intensa que los ojos escarlatas de Elena, pero cualquiera podría decir que era su hermana por su cabello rubio y rasgos faciales.

Después de estar momentáneamente distraída por las dos hermanas, Helen se apresuró y miró a su alrededor. Todos los miraban con una expresión de asombro.

Helen apretó los puños. Sus uñas cuidadas perforaron la palma de su mano, pero ella no sintió el dolor. Los ojos de Helen comenzaron a arder ferozmente mientras miraba a Elena.

Me robaron de nuevo.

Siempre ha sido así. Cuando Elena aparece, Helen es eclipsada como una luciérnaga frente al sol. Era mucho más comparable porque ambos tenían el pelo rubio. El cabello de Elena era tan brillante y dorado, como si estuviera bañado por el sol, mientras que el cabello de Helen era más oscuro y más cercano a un marrón claro.

Sintió la necesidad de tomar una taza de té caliente y tirársela a la cara de Elena. Ella la destruiría de alguna manera. Haría cualquier cosa para deshacerse de ella por completo.


Nemoné
Esta mina. Helen es hermosa, lástima que su personalidad apesta.

| Índice |

3 thoughts on “Dama Caballero – Capítulo 9 Todo el mundo está aturdido

  1. Francisco Pérez says:

    Muchas gracias por el capítulo, guau, que bellas se ven Elena y Mirabelle,pobre Helen, solo por envidiar la belleza de Elena, se nota que tiene un grave problema de autoestima baja, pero estás apuntando a la persona equivocada tonta!!! Pero seguro lo lamentarás y mucho, mientras caes, lo disfrutaré como no tienes idea, kukuku!!!
    Saludos

  2. Tarsis says:

    No les ha faltado nada por la buena administración de la chica, /suspiro
    No puedo criticar a la hermana menor, la verdad es adorable, y bastante considerada.

Responder a Joss Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *