El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 4

Traducido por Kiara

Editado por Nemoné


El poder de la familia Sperado comenzó a desaparecer, pero cuando nos remontamos a cuando se construyó el Imperio, la diferencia de poder es enorme.

『Imperio, Año 231, 23 de abril. Lea Sperado, de 12 años, cayó y murió. El funeral se celebró durante dos días』

『Imperio, Año 263, 23 de enero. Litten Sperado, segundo hijo, de 15 años, murió de una enfermedad. El funeral se celebró durante dos días』

『Imperio, Año 301, 7 de diciembre. Pedael Sperado, se ahogó a los 11 años mientras navegaba. El funeral se celebró durante dos días』

Muerte por caída, ahogado mientras navegaba, asalto, una enfermedad incurable y desconocida… habían varias razones, pero los registros de los niños que murieron antes de convertirse en adultos, estaban en todas partes.

Además de eso, los funerales se llevan a cabo solo por dos días.

El funeral de un noble generalmente se lleva a cabo durante una semana. Con los nobles de un estatus más alto, como el marqués Sperado, la duración del funeral aumentaría durante medio mes, lo que permitiría que otros nobles tuvieran tiempo suficiente para compartir un último saludo con el fallecido.

Pero en los registros del libro solo se llevó a cabo el acto durante dos días, e incluso había alguien que fue enterrado el mismo día.

Incapaz de ver más, Leslie cerró el libro.

—Viva o muerta, iba a ser discriminada.

Un niño Sperado murió, y era miembro de una familia noble, pero su funeral se celebró solo por un día o dos. ¡Incluso los plebeyos tendría un funeral de tres días!

Muchos de estos niños seguramente habían sido arrojados al fuego. Murieron en ese lugar y nadie los escuchó, aunque seguramente lloraron para vivir. Y eso fue por aquellos primogénitos que despertaron su poder, como Eli.

¿Eran esas las voces de los niños que murieron en el fuego? 

Las lágrimas de Leslie comenzaron a caer cuando recordó las voces que escuchó en el fuego.

Huye.

Y las pequeñas manos que la empujaron fuera. Ellos le habían dicho sobrevive con una voz más baja

La razón por la que obtuve estos poderes tan fuertes, lo sé…

Este es todo el rencor de los niños sacrificados, que se han estado acumulando desde hace más de mil años junto con la fundación del Imperio.

Los vengaré.

Leslie siguió gimiendo mientras sus lágrimas continuaban cayendo. Una voz llorosa salió de sus labios: —Me aseguraré de derribar a la familia Sperado y vengarlos a todos.

El deseo de Leslie de conocer a la duquesa Salvatore se hizo más fuerte.

No quería continuar viendo el libro. Los registros estaban llenos con los nombres de los niños que fueron ofrecidos como sacrificios, por lo que cada nombre en él la hacía sentir enferma.

Le devolvió el libro al sacerdote y se alejó de él a paso rápido. Sus lágrimas seguían cayendo. Sentía que la gente la estaba mirando, pero no tenía tiempo para preocuparse por eso.

Vamos a la casa del duque.

Necesito conocer a la duquesa Salvatore, incluso si tuviera que rogar por días, necesito su ayuda.

— ¡Ah!

Leslie se tambaleó. Debido a que caminaba demasiado rápido, no podía ver lo que tenía delante, ya que sus ojos aún estaban cubiertos de lágrimas.

Leslie pisó un pañuelo en el resbaladizo suelo de mármol, y cayó sin poder hacer nada.

— ¿Estás bien?

Justo antes de que chocara con el suelo, alguien la tomó. La sorprendida Leslie levantó la cabeza y miró al joven que la había ayudado.

Un color cálido.

Es lo que pensó Leslie. El cabello gris oscuro a la luz del sol, se movía ligeramente con el viento, y un par de ojos dorados, parecidos al sol, la miraban directamente.

—Me alegra que no estés herida.

El niño, que parecía ser dos años mayor que Leslie, fácilmente la sostuvo. Este se arrodilló sobre una de sus rodillas y le sacudió el polvo del vestido. Mientras miraba a Leslie, tenía una sonrisa brillante.

—Gracias por su amabilidad.

Leslie apenas escuchó lo que dijo. El chico frente a ella parecía lindo y sonreía cada vez que hablaba.

—No es gran cosa, no tienes que agradecerme.

Naturalmente le dio a Leslie su pañuelo para que pudiera limpiarse las lágrimas.

Leslie tomó el pañuelo mientras su rostro seguía hecho un desastre, y parpadeó. Esta acción la sorprendió porque nunca antes había recibido uno, pero ¿cómo podría ella decir eso?

—El suelo es muy resbaladizo, así que tenga cuidado, señorita.

Sabiendo que Leslie estaba bien, el chico sonrió un poco y pasó a su lado.

Leslie miró hacia atrás por un momento, pero luego se dio la vuelta y se dirigió al carro.

♦ ♦ ♦

— ¡Leslie!

Tan pronto como el carruaje con Leslie llegó a la residencia del marqués, Eli saltó sobre ella.

— ¡Leslie! ¡Mi querida hermanita!

¿Qué? 

Leslie rápidamente la ignoró e intentó pasar, pero Eli la abrazó primero, con una sonrisa abominable en su rostro.

¿Por qué está haciendo esto? Se preguntó Leslie, pero vio al hombre parado detrás de ella, y entendió de inmediato por qué comenzó a actuar así.

Un hombre con cabello oscuro y cuyos ojos celestes estaban fijos en ella y Eli, el primer príncipe, Arlendo Pericardio, que llegó a la residencia del marqués para visitar a su prometida.

—No tienes idea de lo preocupada que estaba cuando de repente tomaste el carruaje y te fuiste. Oh, mi amada Leslie. ¿Te sientes bien ahora?

—Cuán falsa y repugnante.

Leslie empujó a Eli, que la estaba abrazando.

El cuerpo de Eli se tambaleó y una expresión de vergüenza apareció en su rostro.

—L-Leslie…

Mirando detrás de la escena, estaba el príncipe, Eli lo miró y derramó algunas lágrimas. Y alzó la voz para que él la oyera.

— ¡Leslie! Realmente no tienes idea de lo preocupada que estaba por ti, ¿cómo pudiste hacerme eso?

Eli se estremeció y se sentó como si no pudiera soportarlo. Luego levantó la cabeza ligeramente e hizo contacto visual con Leslie.

Honestamente, una actuación perfecta. No importa cómo se procesan las esmeraldas de la más alta calidad, no podrían reemplazar la magnífica actuación que se desarrollaba ante la mirada de Leslie.

Las lágrimas cayeron de los ojos verdes, y rodaron entre las largas pestañas. La piel blanca de sus mejillas se volvió roja, haciendo que la gente a su alrededor sintiera pena por ella.

El personal de la mansión la observó y suspiró, miraron a Eli como si fuera la víctima. Luego los ojos se dirigieron hacia Leslie como si fuera el desperdicio más patético del mundo.

La alegría se hizo presente en los ojos de Eli, cuando escuchó a los demás murmurar palabras de aliento a su alrededor. Había ganado, Eli lo sabía.

— ¿Qué harás ahora Leslie?

Después de ser abofeteada por el marqués, su esposa la mataría de hambre. Los sirvientes represivos arrastrarán a Leslie sin posibilidad de rebelión al ático, y las sirvientas golpearán la puerta del ático mientras pasaban para que no pueda dormir.

Y Eli lo verá y se reirá con la sonrisa más colorida y hermosa.

Además, el príncipe Arlendo vino hoy. Eli recibirá toda la atención del príncipe y Leslie será castigada mucho peor que lo habitual.

De hecho todos lo sabían. Leslie no hizo nada malo, y la equivocada era Eli, pero para evitar el mal genio de Eli, todo lo malo era culpa de Leslie. Luego estaba el  lado bromista de la hermana mayor que disfrutaba gastando bromas a Leslie.

En algún momento, el personal de lugar comenzó a actuar como Eli, miraban a Leslie y la abofeteaba sin razón.

El criado que Leslie veía por la mañana era el principal representante del marqués, a pesar de que no habían ordenado que se le golpeara, él todavía tomó el látigo. Y mirando a Leslie decía: —Es una orden y no podemos evitarlo. ¿No es todo culpa tuya?

En ese momento, el hombre estaba sonriendo alegremente como si realmente lo disfrutara.

Son todos iguales. Ya no seré golpeada por ninguno de ustedes.

— ¿Realmente te preocupas por mí, hermana?

Leslie se inclinó para igualar la altura de sus ojos con la de Eli. Los ojos esmeralda de Eli estaban nerviosos.

Si fuera como siempre, Leslie no habría dicho nada, derramaria lágrimas y su cuerpo temblaria de miedo, o habría admitido los falsos crímenes contra Eli como verdaderos para debilitar cualquier castigo.

—Por supuesto, tu hermana mayor siempre está preocupada por ti.

Pero Eli abrazó a Leslie con una sonrisa más brillante, como si no quisiera revelar su verdadero color. A diferencia de la sonrisa brillante que parecía perdonarlo todo, las uñas de de Eli atravesaron la delgada espalda de Leslie.

—Hermana Eli.

Leslie se burló a pesar del dolor en su espalda. Y susurró al oído de Eli con una voz más pequeña.

—Quien me aprecia tanto como para arrojarme al fuego. ¿Cierto, hermana Eli?

—Cállate. ¿Qué pasa si el príncipe escucha?

Fue una escena conmovedora en la que las hermanas se abrazaron, pero las conversaciones entre ellas no lo fueron.

Eli torció los labios y sonrió. Era una sonrisa infundida con sus verdaderas intenciones, que le mostró solo a Leslie y a nadie más.

—Parece que te estás quejando de cosas tan triviales…

— ¿Cómo es que tus palabras son iguales a las del marqués?

Leslie cortó las palabras de Eli y le sonrió.

Al ver los ojos de Leslie desde una corta distancia, los ojos de Eli se agrandaron y pronto sus mejillas rojas se pusieron pálidas.

—Tú, ¿c-cómo tienes este poder?

Sin ningún esfuerzo, Eli miró de cerca a los ojos de Leslie y se dio cuenta de que había algo diferente en ella; un poder oscuro.

Cuando Leslie vio la desesperación en los ojos de Eli, sonrió.

—Shh, hermana es la única que sabe.

Ella se inclinó y susurró al oído de Eli.

— ¿Y si el marqués se entera? Entonces seré yo quien traiga gloria a esta casa, y él desviará todo su amor y atención hacia mí.

Leslie se levantó.

La mano de Eli, que estaba atrapada en la espalda de Leslie, cayó junto con su brazo hacia los lados. Más sorprendida de lo que pensaba, Eli la miró a los ojos sin siquiera saber que estaba buscando a Leslie.

Leslie la miró y se llevó un dedo a los labios.

—No deseo ser amada por ese monstruo, ni un poquito. Pero independientemente de eso… ¿No estarás en problemas también?

Lesley sonrió sin saberlo, porque era tan divertido que no se concentró en sus ojos.

Ella pasó y se dirigió a la mansión.

— ¡Tú, espera…!

Eli, que solo tenía una única forma de hablar con Leslie, extendió la mano y agarró el brazo de su hermana con brusquedad.

El viejo vestido de Leslie no soporto la fuerza de Eli. Las mangas de Leslie estaban rotas, y las quemaduras en su brazo de hace unos días llamó la atención del príncipe Arlendo.

Marcas de quemadura desagradables dejadas debido a su mal tratamiento. Leslie se miró los brazos y le sonrió al príncipe.

—Mira esto, es un regalo que me dio mi hermana. ¿No es elegante?

Entonces esta vez ella pudo entrar a la mansión sin la interrupción de nadie.

| Índice |

One thought on “El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 4

Responder a Silene Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *