El emperador y la mujer caballero – Capítulo 11

Traducido por Maru

Editado por Michi


La decisión de Lucius I fue seguida por grandes protestas de sus hombres. Lucius  se rodeó de jóvenes leales de su misma edad. Era carismático y no era difícil que los hombres lo siguieran.

Los que solían servir a su padre, el ex emperador, se quedaron atrás en Acrea y Lucius solo llevó a esos hombres jóvenes y saludables a la guerra. El emperador trataba a sus hombres de diferentes maneras. A veces, les hablaba como a sus amigos, mientras que otras los trataba como a sus propios hermanos. Cuando era necesario, él, por supuesto, los trataba como sus súbditos, que lo eran. A cambio, los hombres trataron a Lucius como un amigo, un hermano y un emperador, dependiendo de la situación.

Entonces, cuando estos soldados hablaban con el emperador con franqueza y honestidad, no significaba falta de respeto. Provenía de su profundo sentido de lealtad.

—¡Su Alteza! ¡Esto no puede suceder!

—¡No se puede permitir que una mujer sostenga una espada! ¡Las mujeres existen para cuidar hogares y niños!

—¡Esa perra está mintiendo! ¡Miente porque no quiere morir! La mejor arma de una mujer es su deshonestidad.

—Su Alteza, ¿cómo podría confiar en una mujer?

Aunque sus hombres se opusieron en voz alta, especialmente por el hecho de que Pollyanna estaba abandonando a su propia nación para jurarle lealtad a él, Lucius I se negó a cambiar de opinión. No tenía dudas de que Pollyanna quería decir lo que había dicho.

El emperador sonrió y respondió:

—Todo este continente se convertirá en mío pronto. De hecho, ¿cómo podéis acusarla de abandonar su propio país cuando su tierra natal ahora es mía? Cuando conquisté su tierra, ella se convirtió inmediatamente en mi tema.

—¡Pero Su Alteza! ¡Ella traicionó a su emperador! Alguien que traiciona una vez lo hará de nuevo.

—Eso no va a suceder. Para Pollyanna Winter, seré su primer y último emperador.

Fue un trato justo. Con la espada del propio emperador, Pollyanna se convirtió en el caballero de Lucius I.

Una vez que regresó a su propia tienda, Lucius sonrió de nuevo. Ganó Aehas y también ganó un excelente caballero.

Era un muy buen comienzo.

♦ ♦ ♦

Pollyanna Cranbell, ahora Pollyanna Winter, respiró hondo antes de entrar en la tienda de los comandantes. Solo habían pasado unos días desde que se convirtió en el caballero de Lucius I, y cuando se le dio acceso inmediato a la tienda de los comandantes, se convirtió en la figura más odiada de la base porque la mayoría de los soldados, si no todos, no estaban de acuerdo con la decisión del emperador.

¿Por qué confiaba tanto en ella?

Pollyanna sentía una gran responsabilidad sobre sus hombros. Tenía que pagar su confianza con su máxima lealtad y rendimiento, pero físicamente, su rendimiento no iba a ser demasiado.

Su cuerpo fue dañado severamente, y por lo tanto, no podía participar en las batallas por el momento. Cuando fue evaluada después de su terrible experiencia, le dijeron que los daños eran graves. Casi perdió uno de sus ojos y terminó perdiendo un molar. Su nariz estaba realmente rota y el médico le dijo que era muy probable que su nariz se curara torcida. No utilizaba su nariz para pelear, así que no le importaba eso.

Además, varios de sus dedos de manos y pies estaban rotos o dislocados. También se sospechaba que también tenía un sangrado interno. Si entraba en una batalla en esta condición, no había duda de que moriría.

Pero a Pollyanna no le importaba. Si el emperador le ordenara morir, ella con mucho gusto lo obedecería porque ahora, su vida finalmente tenía algún propósito.

Un sueño.

Y ahora que tenía una meta en la vida, estaba dispuesta a morir por ella.

Respiró hondo y se puso de pie. Como soldado, ella siempre trataba de mantener una buena postura. Después de una tos cortés, entró en la tienda y tan pronto como lo hizo, tuvo que asegurarse de que se vería segura y despreocupada.

Los hombres que rodeaban a Lucius I la miraban furiosos. Ella esperaba esto y sabía que no podía evitarse. Era una mujer caballero de un país extranjero que abandonó e incluso traicionó a su propia patria. Pollyanna sabía que el concepto de mujer caballero no existía en Acrea, así que entendía por qué los soldados dudaban de sus palabras de lealtad.

Pero su evidente enfado no desvaneció a Pollyanna. Después de años de ser ridiculizada y despreciada, era demasiado fácil para ella ignorar a esos hombres y sus mezquinas emociones. Tenía la piel más dura que cualquier otro hombre dentro de esa tienda.

Una cosa que encontraba extraña era el hecho de que todos en la tienda eran muy jóvenes. Tenía sentido que el emperador fuera un hombre joven ya que nació en la realeza, pero extrañamente, los caballeros y los soldados que le servían también eran jóvenes. Era costumbre que el emperador tuviera caballeros mayores y más sabios con experiencia.

Ocultando su confusión, Pollyanna anunció:

—Pollyanna Winter, Su Alteza. He venido a sus órdenes.

—Adelante.

El emperador la saludó con una sonrisa, y cuando Pollyanna se acercó a la mesa, notó los mapas y documentos militares que tenían.

Ella los miró con determinación. No podía decepcionar a su emperador. Lucius I le dijo que quería escuchar su opinión antes de hacerse cargo de Aehas.

Quizás el emperador la aceptó solo por la información sobre Aehas, que podría ser muy útil en su invasión. Era muy posible que él realmente no la viera como un caballero, sino solo una fuente de secretos militares de Aehas. Era una creencia común que una mujer no podía guardar un secreto.

Pero incluso si Lucius I la estaba usando, a Pollyanna no le importaba. Él le mostró un sueño, y solo ser una pequeña parte de esta gran ambición era un honor. Ella pensó que moriría feliz incluso si la estaba usando. Era un precio justo que se le permitiera ver el sueño de este gran hombre.

Hablando objetivamente, Pollyanna también creía que el emperador realmente no necesitaba la información que poseía. Ya se había hecho cargo de muchas de las bases militares de Aehas, lo que significaba que ya tenía los documentos oficiales que necesitaba. Aunque estaban en códigos secretos, no le tomaría mucho tiempo que sus hombres los decodificaran.

Además de eso, no había duda de que había puesto espías en Aehas. Lo más probable era que hubiera estado recopilando toda la información necesaria durante años sin que Aehas tuviera la menor idea sobre su plan.

Esta fue una batalla perdida por parte de Aehas desde el principio.

Pollyanna se puso de pie frente a la mesa y todos la miraron.

Que pase lo que tenga pasar.

Respiró hondo y dijo:

—Creo que cualquier información que esté a punto de proporcionarle ya está en su posesión, probablemente de sus propios espías, Su Alteza.

Y con eso, Pollyanna les contó todo lo que sabía.

Secretos militares, información sobre Aehas, la extensa corrupción que tuvo lugar dentro de la división militar, las debilidades de cada base militar, los puntos clave de la defensa de la capital, las ubicaciones de las bases militares más importantes, los puntos vulnerables de las murallas de la capital, la mejor manera de ingresar al castillo real, las tasas impositivas y las principales figuras de cada ciudad, la fuerza militar de cada ciudad, etc.

No pasó mucho tiempo antes de que sus fronteras fueran tomadas y ahora, su principal problema sería la reacción de las “ciudades individuales de Aehas” hacia los soldados acreanos derribándolos uno por uno. ¿Se defenderían?

A diferencia de sus expectativas, la información que ofreció Pollyanna era de gran importancia. Todos en la tienda parecían serios cuando sus ojos pasaron de ella a los documentos que sostenían. Era obvio que estaban tratando de confirmar y ver si estaba diciendo la verdad.

Pollyanna continuó con indiferencia. Les contó todo lo que sabía, sin embargo, ser insignificante no la detuvo. Su boca comenzó a doler por toda la conversación. Si los hombres de Aehas la vieran ahora, habrían temblado de ira por su traición a su propio país.

Muere, Aehas, pensó Pollyanna en secreto.

Ya era un país en ruinas. Era mejor que se convirtiera en parte de una nación más grande y mejor. Mientras hablaba, mostraba cómo se sentía sobre su país, lo que ayudó a los hombres de la tienda a confiar en su información.

Después de que ella terminó, Lucius le ofreció una taza de agua y, mientras la bebía, el emperador dijo:

—Buen trabajo, Sir Pollyanna. Puedes irte ahora y descansar.

De repente se puso tensa y nerviosa. El emperador la llamó por su primer nombre. ¿Significaba que todavía no la aceptaba como un verdadero caballero?


Maru
Polly, creo que precisamente es una muestra de confianza jaja

Michi
Esto me huele a protagonista densa :v

| Índice |

3 thoughts on “El emperador y la mujer caballero – Capítulo 11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *