El emperador y la mujer caballero – Capítulo 123

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Las respuestas que obtuvo el emperador no fueron las que él quería. Parecía que los únicos hombres que podrían estar interesados ​​en casarse con Pollyanna podrían ser, en efecto, viejos viudos.

Lucius I se sintió visiblemente molesto. Finalmente llamó al duque Luzo, que estaba sumido en una increíble cantidad de trabajo, y le pidió que hiciera una lista de posibles esposos para Pollyanna. El duque Luzo frunció el ceño con frustración, pero al ser un buen primo, hizo lo que le pedían.

Unos días después, el duque Luzo entregó la lista al emperador. Lucius I preguntó:

—¿Qué es esto?

—Esta es la lista que me pediste. La lista de posibles maridos de Sir Pollyanna.

—Pero te pedí que encontraras una lista de BUENOS hombres.

—Estos son los hombres que pueden estar dispuestos a casarse con Sir Pollyanna sin verse obligados a hacerlo.

—¡¿Qué?! ¡Pero estos hombres de la lista son todos viejos o viudos! ¡Y la mayoría de ellos son más pobres o de menor rango que Sir Pol!

—Alteza, gracias a tu generosidad, no hay muchos hombres más ricos que sir Pol. Y además, si un hombre era tan rico, ¿por qué se casaría voluntariamente con una mujer como Sir Pollyanna?

Lucius I se puso lívido. Se golpeó el pecho con frustración. ¡Sir Pol era tan adorable! ¿Por qué otras personas no podían verlo? ¿Estaban todos ciegos?

—¡Pero le otorgaré aún más tierras y un título mejor! ¡Ella es mi caballero favorito después de todo! —le dijo al duque.

—El hombre que se case con ella será llamado buscador de oro. ¿Quién en su sano juicio querría ser llamado así?

Lucius I se frotó la frente. Siempre pensó que la riqueza y el poder eran las dos cosas más atractivas en el mercado matrimonial, no la apariencia de la persona. Pensó que Pollyanna era un buen partido, pero parecía que nadie estaba de acuerdo con él. No tenía que haber un joven por ahí cuya ambición se le atraer a proponer a Pollyanna …

Lucius I preguntó al duque:

—¿Pero no crees que Sir Pollyanna es un buen partido? Ella es favorecida por el emperador y… simplemente no entiendo. Si ella fuera un hombre, a estas alturas estaría recibiendo cientos de propuestas de matrimonio, pero todas las cualidades que hacen de un hombre un buen marido parecen ir en contra de su favor en el mercado matrimonial… Solo porque es una mujer… Qué extraño.

—No se puede evitar, su alteza.

—Bueno, ¿no hay un bastardo guapo que sea lo suficientemente codicioso o ambicioso como para tomarla?

—Lo siento, alteza, pero… Hay un rumor de que Sir Pollyanna es estéril.

Cuando el emperador guardó silencio, el duque Luzo se dio cuenta de la verdad. Este rumor… No era solo una historia vacía. Tenía sentido ya que Pollyanna había estado involucrada en batallas durante muchos años. Era un hecho conocido que había sido herida muchas veces antes.

La propia Pollyanna admitió que no tenía su menstruación, y era solo cuestión de tiempo antes de que esto se hiciera público.

En Acreia, una mujer infértil vivía su vida sola o como prostituta. Si una mujer noble era estéril, tenía la opción de convertirse en concubina de un noble, que ya tenía un heredero varón. Esta era la vida mejor y más estable que podía esperar una mujer noble estéril.

Una mujer fea sería aceptada en lugar de una infértil. Incluso siendo el caballero favorito del emperador no podía enmascarar este defecto. Además, esta era una de las razones por las que Lucius I tampoco podía tomar a Pollyanna como su emperatriz, incluso si ella estaba dispuesta.

Los compañeros caballeros de Pollyanna también querían ayudarla a encontrar un marido decente. Todos estuvieron de acuerdo en que el matrimonio y la formación de una familia era el único camino hacia la verdadera felicidad.

Los caballeros que se consideraban sus amigos no podían aceptar el hecho de que Pollyanna estaba siendo tratada mal en el mercado matrimonial. Hablando objetivamente, de hecho era una mujer que no podía casarse, pero todavía no podían aceptar esta realidad. Entonces, finalmente, algunos de ellos incluso comenzaron a ofrecer a sus propios hermanos.

—¿Y si Sir Pollyanna muere virgen? Ella siempre perseguirá a Acreia como un fantasma.

Pollyanna no podía creer lo que pasaba a su alrededor. Estaba tan ocupada, pero tenía que perder su precioso tiempo tratando con los otros caballeros bien intencionados, quienes parecían no tener nada mejor que hacer que meterse en sus asuntos.

Cuando rechazó rotundamente las citas a ciegas con los materiales de su posible esposo, algunos incluso se ofrecieron a crear una reunión “coincidente” con estos hombres. Esto sucedió en raras ocasiones, pero la mayoría de las veces, estas reuniones “coincidentes” no fueron tan bien. Pollyanna terminó accediendo a una, pero el hombre la rechazó en cuanto vio su rostro. Ella se enfureció, y cuando parecía molesta, algunos caballeros comenzaron a proponerse para ayudarla.

—No hay otra forma, sir Pollyanna. No se puede evitar, así que te llevaré. Vamos a casarnos.

Pollyanna golpeó a quien le propuso matrimonio. Algunos incluso se ofrecieron a casarse con ella solo por un año porque la compadecían. Sugirieron que deberían divorciarse después. Era una cosa extraña, pero en la sociedad acreiana, era mejor ser una mujer divorciada que una solterona para una dama noble.

Pero aún…

Estos caballeros estaban siendo ridículos. Por un momento, Pollyanna consideró que quizás era una buena idea, pero negó con la cabeza.

—¡Solo parad! ¡Todos ¡No puedo soportar esto más!

—¡Pero, Sir Pollyanna!

—¡No, no más! ¡Tenemos que dejar de hablar de esto! ¿A quién le importa si me caso? ¡¿A quién le importa si nunca tengo hijos?! ¡No es de tu incumbencia!

Necesitaban dejar de molestarla, ¡estos caballeros eran peores que la señora Bika!

Mientras tanto, muchos caballeros solteros continuaron casándose rápidamente, especialmente aquellos que planeaban mudarse al sur. Tenían la opción de casarse con las damas nobles locales en las colonias del sur, pero la mayoría de ellos optaron por casarse con una mujer acreiana. A medida que más y más hombres se casaban, la presión para que Pollyanna también se casara continuó.

Se sentía como si estuviera a punto de asfixiarse por todo el mundo que la regañaba sobre su propia vida. Además de eso, Sir Jainno se aseguró de molestarla cada vez que tuviera la oportunidad. Estaba claro que él no la aprobaba, y se aseguró de hacer un gran problema con sus errores más pequeños.

Cuando llegó por primera vez, Sir Jainno hizo un escándalo por que ella era una mujer y que él no podía trabajar con una, pero tan pronto como regresó su hermano Sir Ainno, se detuvo. Estaba claro que Sir Ainno aceptaba a Pollyanna como su colega, por lo que Sir Jainno ya no podía quejarse de su género.

Pero ahora, la trataba como a su rival, la rival que le quitó la oportunidad de convertirse en la cabeza de la guardia real.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *