El emperador y la mujer caballero – Capítulo 58

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


A Lucius I le encantaba jugar. Amaba las fiestas. Le encantaba beber, comer y jugar.

Y, sobre todo, al emperador acreiano le encantaba bailar. No estaba obsesionado ni adicto a ello, pero le resultaba agradable abrazar a una dama y bailar con una música hermosa.

Pero si se ponía de pie para bailar ahora mismo, tenía que bailar con la princesa de Bikpa por cortesía. Y si hacía esto… Lucius I estaba seguro de que sería intimidado para casarse antes de que terminara esta noche. Tenía sentido que la princesa fuera ambiciosa; no era solo una dama promedio, sino un miembro real de un reino. Un reino pequeño, pero aun así, tenía la línea de sangre adecuada para apuntar alto.

Lucius I también tenía un gran sueño y aún no estaba listo para casarse.

Además, la Princesa de Bikpa no era su tipo. Tenía ojos brillantes y curiosos y risas inocentes, que estaban muy bien, pero ella no era la indicada.

Pero si elegía bailar con otra mujer de menor nacimiento, y todas las mujeres en la sala de rangos más bajos que ella, sería considerado grosero e incluso insultante para la princesa. Y por supuesto, existía el riesgo de que quien bailara lo visitara completamente desnudo esta noche.

Mmmmm… no es que no me gusten las mujeres desnudas visitando mi habitación…

Si hubiera sucedido en otros reinos como ofrenda o regalo, habría aceptado el gesto. De hecho, le habían sucedido cosas similares durante esta guerra, y Lucius I nunca lo rechazó ni una sola vez. Pero aquí en el castillo de de Bikpa… No tenía ganas. Se sentía incómodo.

Estaba pensando en qué hacer cuando vio a Pollyanna acercándose a él con un vestido. Lucius sonrió aliviado; si bailaba con su propio caballero que estaba allí para protegerlo, la princesa no podía pretender ser insultada, ¡y él podía bailar toda la noche!

¡Sí! ¡Vamos a bailar!

Lucius I sonrió alegremente y estaba a punto de ponerse de pie cuando de repente, Pollyanna le dijo:

—No bailo.

—¿Sir Pollyanna?

—¡Hermana!

—Le pido disculpas, alteza, pero no quiero bailar.

Pollyanna dijo sus palabras con firmeza y se alejó torpemente de su emperador. Agarró una silla y se sentó detrás de Lucius I.

Curioso, Lucius le susurró a Sir Donau:

—Mmmmm… ¿Sir Pollyanna está pasando por su período en este momento?

—Hasta donde yo sé, ella ha sido muy irregular por lo que han pasado muchos años desde que tuvo su última hemorragia mensual…

Oh.

De repente, Lucius pensó que lo había descubierto. Sabía que una mujer, que había estado en batallas activas durante los últimos diez años, tendría problemas de salud, como períodos irregulares. Después de todo, las guerras implicaban situaciones estresantes e impredecibles. Un soldado también estaba a menudo desnutrido y padecía falta de sueño y buena higiene. En verdad, probablemente era mejor no tener períodos.

Sin duda, era mucho más limpio y agradable para el cuerpo.

Entonces, tal vez, Pollyanna se sorprendió por un período inesperado hoy. Esto definitivamente explicaba su rostro rígido y sus extraños pasos.

Después de que el emperador mencionó la palabra “punto”, la cabeza de Sir Donau se llenó de pensamientos extraños. Se dio cuenta de que ¿y si ella realmente comenzaba su período? El rostro del joven se enrojeció de vergüenza.

Lucius I envió a Sir Donau a cuidar de Pollyanna. Pensó con simpatía:

Espero que su período se vuelva regular, para que no se vuelva estéril. Si no puede tener hijos… qué tristeza.

El emperador estudió detenidamente el rostro de Pollyanna, tratando de averiguar cómo se sentía. Pollyanna, a su vez, tenía los ojos puestos en su emperador y se negó a apartar la mirada, pero la forma en que lo miraba era diferente a la forma en que la princesa de Bikpa miraba a Lucius. Pollyanna era su guardia personal, y en sus ojos, Lucius podía ver su clara determinación de protegerlo a pesar de su evidente malestar físico. Lucius estaba realmente impresionado y agradecido.

Decidió que necesitaba promover a su leal mujer caballero. Teniendo en cuenta cuánto tiempo había sido soldado, estaba muy atrasada. Los otros caballeros de su ejército también parecían aceptarla como propia, por lo que no esperaba que nadie protestara.

Bueno… excepto por Sir Ainno.

Por cierto, ¿cuándo vendrá Ainno?

Era normal que el campeón del día apareciera último en su propio banquete en Bikpa. A Lucius le pareció una tradición extraña porque, en Acreia, todos llegaban a tiempo a cada evento sin importar el rango o la posición.

Lo estuvieron esperando durante mucho tiempo. Era extraño, porque Lucius no pensó que Sir Ainno tardaría tanto en prepararse. Después de unos minutos, finalmente se volvió hacia Gali III y le preguntó:

—¿Cuándo vendrán mi campeón y mis caballeros a esta fiesta?

—Nunca. Nunca llegarán.

Cuando Gali III empezó a reír con maldad, la puerta de la habitación se cerró con firmeza. Los guardias y caballeros Bikpa sacaron sus espadas y sus lanzas amenazadoramente.

—¡¡AAAHH!!

La princesa de Bikpa gritó en estado de shock y sus doncellas la rodearon para protegerla. Gali III se burló y sus hombres miraron a los acreianos con enfado. Los nobles de Bikpa también sonreían expectantes, sugiriendo que todos estaban en este complot.

Los pocos caballeros de Acreia que estaban presentes se apresuraron a tomar sus espadas, pero estaban desarmados. Los caballeros se congelaron en su posición. Lucius I, sin embargo, permaneció tranquilo. Miró a su alrededor, calculando fríamente la situación. Por lo que parecía, la princesa era la única bikpana que no conocía este plan. Tenía sentido. No hubiera esperado que alguien como Gali III confiara en su propia hija. O tal vez, el rey de Bikpa quería mantener la posibilidad de que su hija sedujera a Lucius.

De cualquier manera, la fiesta había terminado y Lucius I no estaba contento.

Ni siquiera pude bailar una vez.

Lucius I miró al rey de Bikpa. Desde el principio, detestaba a este débil egoísta que abusaba de su propia gente. ¿Y este torneo? Se le ocurrió esta estúpida idea y cuando perdió, conspiró contra él.

Este hombre no era un rey.

Lo que más sorprendió a Lucius I fue el hecho de que Gali III ya firmó el documento de rendición. El emperador de Acreia luego rugió:

—¡¿Cuál es el significado de esto?!

—Acabas de ser capturado —respondió Gali.

—Ya te has rendido a mí. Firmaste el documento. ¿No te acuerdas?

—¿Ese pedazo de papel? ¡Lo romperé en pedazos!

—Sabes tan bien como yo que no es solo una hoja de papel.

Un documento firmado por miembros reales se consideraba un contrato vinculante según la ley continental. Un contrato de este tipo solo lo podían realizar los miembros reales o los nobles de alto rango. Un joven promedio no podría crear uno incluso si supiera leer. Si una de las partes rompía el contrato, el castigo era claro y severo; perderían la riqueza y el título de propiedad de su familia durante tres generaciones.

—¡Puedo destruir el documento y matar a los testigos! O puedo obligarlo a firmar otro documento que indique que se entrega a mí. ¡Estúpido bastardo! ¡Has cometido un gran error al venir a por mí! —se burló Gali III.

—Tú eres el que ha perdido la cabeza. Confié en ti porque creí que no podías ser tan estúpido, y supongo que estaba equivocado.

—¿Cuánto tiempo crees que puedes permanecer así de seguro?

Cuando Gali III se puso de pie, sus guardias y caballeros empezaron a rodear a los acreianos. Lucius I se enfureció cuando gritó:

—¡Para atacar a las mismas personas que invitaste! ¡Cómo te atreves! Eres imperdonable.

Lucius miró alrededor de la habitación con los ojos encendidos. Parecía el verdadero emperador con su carisma y fuerza. Lucius luego continuó:

—¡Soltad vuestras armas! Este hombre parado aquí ya no es vuestro rey. ¿Estáis todos dispuestos a permanecer leales a un hombre que es engañoso? ¿Quién está dispuesto a romper sus palabras?

Algunos de los hombres Bikpa parecían vacilantes ante las seguras palabras de Lucius. El emperador de Acreia continuó valientemente:

—¡Este hombre entregó su propio reino! ¡No protegió a su propia gente! ¡Su idea de ganar esta guerra era abrir un torneo! ¡Os robó a todos y a sus familias! ¿De verdad creeis que es digno de lealtad? Bikpa ya no es un reino independiente. Incluso si me matáis esta noche, los demás reinos os castigarán a todos. Los otros reyes no dejarán que este hombre se salga con la suya. ¡También os castigarán a todos por romper el contrato sagrado! ¡Vosotros y vuestra familia seréis esclavizados o ejecutados! Escuchadme con atención. Vuestro rey os ha abandonado, ¡así que soltad las armas!


Maru
A la mierda. Pues fuego y sangre será.

| Índice |

One thought on “El emperador y la mujer caballero – Capítulo 58

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *