El emperador y la mujer caballero – Capítulo 64

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Lucius I ordenó que el rey de Bikpa y las familias nobles que estaban presentes en el banquete fueran retiradas de los registros oficiales. Solo se salvaron las nobles que se rindieron antes de que se llevara a cabo el torneo. Cualquiera y todos los que estaban asociados con Gali III fueron colgados vivos boca abajo en la pared del castillo. Sus gritos nunca cesaron y al segundo día, los pájaros comenzaron a comérselos vivos. Los fuertes vientos hicieron que se estrellaran contra los muros de piedra y muchos de ellos comenzaron a sangrar. Hubo algunos cuyas cuerdas se desataron y cayeron al suelo.

Y finalmente, después de una semana, los gritos cesaron.

A pesar del espantoso castigo, nadie culpó a Lucius I. De hecho, la gente creía que él salvó a la nación de Bikpa de morir de hambre por su propio rey.

Más tarde, Lucius I encontró los mensajes que se intercambiaron entre Gali III y los gobernantes de otros reinos.

—Idiota…

Parecía que Gali III estaba siguiendo las estúpidas sugerencias de los otros gobernantes. Nació rey, pero ciertamente no actuó como tal. No tenía honor ni valentía.

Los reinos que rodeanba a Bikpa nunca tuvieron la intención de ayudar. Estaban usando Bikpa como cebo para ganar tiempo.

Los tres reinos cercanos a Bikpa tenían su propia confederación. Luchar contra esta confederación iba a ser muy diferente a luchar contra un reino individual.

Esta confederación de tres reinos había estado en el poder del continente medio durante mucho tiempo. El más grande de este grupo era Kopi.

Los tres reinos formaban una forma de media luna. En medio de ellos estaba el bosque de Msmel. El sur era Kopi, el oeste era Mongsheim y el este estaba ocupado por Oz. Por encima de todos ellos estaba Bikpa.

El bosque de Msmel era una jungla densamente arbolada, especialmente en el medio. Incluso durante el día, estaba oscuro como la noche dentro del bosque. Proporcionaba bosques sobreabundantes para los tres reinos, así como protección de los ataques de los demás. Nadie se atrevió a cruzar el bosque de Msmel.

Se decía que cualquiera que se adentrara en el bosque desaparecía y nunca más se lo volvería a ver. Por lo tanto, para llegar a Kopi, Lucius I tenía que rodearlo. La confederación estaba preparada para el ataque acreiano. Mientras Lucius se ocupaba de Bikpa, terminaron su preparación militar.

El emperador de Acreia también necesitaba prepararse. En lugar de comenzar a moverse de inmediato hacia Kopi, lo más inteligente era recuperarse, tanto en términos de oferta como de mano de obra. Lucius I también quería ayudar a la gente de Bikpa mediante la distribución justa de la comida y otros suministros del castillo de Jaffa.

A los soldados que resultaron gravemente heridos se les ordenó permanecer en Bikpa hasta su recuperación. Los acreianos también celebraron un monumento a los soldados que murieron durante la batalla. Sus cuerpos fueron quemados y solo sus huesos y armaduras debían ser enviados de regreso a Acreia. Su carne fue enterrada aquí en Bikpa. Lucius I estaba ocupado con los preparativos para la próxima batalla, pero se aseguró de asistir a todos los funerales y memoriales de sus soldados.

Los nobles de Bikpa, que fueron colgados boca abajo en la pared, se pudrieron, pero el cuerpo de la princesa de Bikpa fue envuelto en algodón para ser enterrado. No le entregaron ninguna lápida, lo que significaba que en dos años su tumba iba a desaparecer.

Durante estos ajetreados días, una cosa molestó a Lucius I.

El bosque Msmel.

Era apodado el corazón del continente.

Los soldados de la confederación conocían bien el bosque, mientras que los soldados acreianos ignoraban su geografía e historia. Los ciudadanos de los tres reinos estaban acostumbrados a vivir cerca del bosque porque, aunque el centro del Msmel se consideraba peligroso, sus áreas exteriores eran relativamente seguras.

Acreia contra la confederación de los tres reinos.

Los caballeros acreianos estaban preocupados por ser atacados desde el bosque, y sus preocupaciones se hicieron realidad. Se dispararon flechas inesperadas desde el bosque, matando a algunos de los soldados acreianos. A partir de ese momento, los caballeros acreianos se aseguraron de tener cuidado con el bosque. De antemano, los acreianos confiaban en lidiar con el área boscosa porque estaban acostumbrados a cazar en los bosques de su país. Sin embargo, lo que no consideraron fue el hecho de que el bosque de Msmel estaba lleno de árboles densamente ramificados e inusualmente altos, a diferencia de sus bosques de Acreia.

Las batallas entre ellos fueron feroces y de gran escala. Debido a que había muchas llanuras en el continente medio, muchas batallas se libraron a caballo y por los lanceros. Los arqueros también jugaron un papel muy importante.

En el vasto campo, las banderas de cuatro reinos bailaron al viento.

Acreia, Kopi, Mongsheim y Oz.

La tierra ganada un día se perdía al día siguiente, y esto sucedió una y otra vez. Cada batalla terminó con muchas bajas. Las heridas graves y las constantes batallas eran preocupantes. Según sus cálculos, Lucius I sabía que cuanto más durara esto, era menos probable que ganara esta guerra. La confederación tenía todas las ventajas porque luchaban desde su propio territorio. Los acreianos hicieron todo lo posible, pero hasta el momento no estaban ganando tierras importantes.

—Si esto dura mucho tiempo, no puede ser bueno para nosotros… —murmuró Lucius.

Ya habían pasado cinco años desde que dejó Nanaba con un gran sueño. Hasta ahora, pudo unir el continente norte e incluso conquistar un reino en la región media.

Cinco años era mucho tiempo. Un niño podría convertirse en hombre en cinco años. Un bebé crecería lo suficiente para correr en cinco años.

Coincidentemente, también era tiempo suficiente para que una mujer caballero extranjera, que luchó desnuda una vez contra los soldados acreianos, se convirtiera en la guardia personal del emperador acreiano.

Lucius I dividió su ejército en dos. Sir Bentier fue asignado al oeste, lo que significaba Mongsheim, mientras que Lucius I se encargaría de Oz en el área este. Así fue como conquistaron Aehas y Kukda al mismo tiempo hace unos años.

En una situación como esta, un caballero genio como Sir Ainno desafortunadamente no ayudó. Puede que pueda luchar contra muchos soldados, pero no contra los cientos y miles de soldados enemigos.

Uno de los caballeros dijo durante la reunión de estrategia:

—A este ritmo, esta guerra va a llevar diez años.

—Eso es demasiado —respondió Lucius I.

—Oh, ¿no es realmente un tiempo bastante corto para una guerra?

Pollyanna estaba acostumbrada a la guerra entre Aehas y Kukda, que duraban décadas. Cuando sugirió que diez años no era mucho tiempo, todos en la tienda la miraron. Sintiéndose incómoda, miró hacia abajo y fingió leer el mapa en la mesa.

Lucius I golpeó la mesa. Era su costumbre siempre que contemplaba algo. Los caballeros miraron sus dedos con inquietud.

El emperador luego anunció:

—Ganaremos. Yo ganaré. Pero por ahora… parece que no puedo encontrar una solución a este problema. Estas batallas que estamos atravesando no tienen sentido… ¿Cómo pelearon los reyes Aehas y Kukda durante tanto tiempo? ¿Qué estaban pensando?

Pollyanna sonrió con amargura porque sentía lo mismo. Lo que decía Lucius I era correcto.

Mirando alrededor de la tienda, el emperador finalmente preguntó:

—Fue Sir Pol quien encontró una solución cuando estábamos atrapados en el río Koemong. Ahora, ¿hay alguien que crea que puede solucionar nuestro problema actual?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *