Emperatriz del Bisturí – Capítulo 12

Traducido por Maru

Editado por Nemoné


En ese mismo momento, cuando el Emperador y el Marqués conversaban, un sirviente se les acercó y les trajo té fresco.

—El Marqués Childe está haciendo movimientos sospechosos.

La familia Childe era parte de la nobleza y tenía un poder que competía directamente con el poder de la corona.

— ¿Cómo es?

—Los movimientos del Tercer Príncipe son cada vez más pequeños.

—Son un puñado de sanguijuelas inútiles, como chinches del arroz que no ayudan en absoluto a su país —dijo el Emperador.

—Solo observaré los alrededores por ahora —contestó el Marqués.

—Sí, pero ten cuidado de no investigar demasiado. Después de todo, piensan en tu casa, la Familia Clarence, como una espina en sus ojos.

—No se preocupe, nuestra familia no es tan débil —dijo con una sonrisa.

La Casa Noble del Marqués Clarence era la actual mano derecha del Emperador. Aun si ellos formaran parte de una nobleza superior, mientras no estuvieran locos, no podrían tocar a la familia Clarence directamente.

—Su Majestad.

— ¿Qué?

—Me disculpo por el comportamiento de Elise de antes. Todo es mi culpa. Me aseguraré de castigarla severamente más tarde.

Pero el Emperador negó con la cabeza.

— ¿Por qué castigarla? ¿No es dulce? El hecho de que una chica tan educada tenga pensamientos tan admirables…

—…

—Sin embargo, me sorprendió. Me recordó a Theresa.

Los ojos del Marqués se abrieron de par en par.

— ¿Su madre, Theresa, no hizo lo mismo en el pasado? Hubo un tiempo en el que dijo que dejaría su apellido para convertirse en enfermera, lo que hizo un escándalo en la familia.

El Emperador miró a la distancia mientras disfrutaba de esos recuerdos.

—Ahora que lo pienso, hubo un incidente como ese en el pasado.

Theresa era la primera esposa del Marqués Ed y la madre biológica de Elise. En el pasado, durante su juventud, tanto el Emperador como el Marqués se inclinaban por ella al mismo tiempo. Era en parte a eso, el porqué el Emperador atesoraba tanto a Elise.

Elise le recordaba a la mujer que amó tanto en el pasado.

—Desde que hice una apuesta para darle a Elise la oportunidad de trabajar en el hospital… Se rendirá poco después de sufrir durante unos días.

El Emperador estimó que ella se rendiría en cuestión de una semana. ¿Cómo podría soportar un trabajo tan exigente?

—Entonces, ¿en qué hospital decente? ¿Debo mirar en el Hospital de la Cruz Real?

El Emperador negó con la cabeza ante las palabras del Marqués.

—La Cruz Real es la mejor institución médica y sólo acepta a la Familia Real y las familias nobles más prestigiosas. Incluso a una dama de la Casa Clarence no se le puede permitir estudiar allí sin obtener una calificación.

— ¿Entonces dónde…?

— ¿Por qué estás preocupado? La Familia Clarence tiene su propio hospital.

La cara del Marqués se volvió rígida. Tal como dijo el Emperador, tenían su propio hospital. Uno grande.

—El Hospital Theresa. Deja que estudie allí.

¡El Hospital Theresa! Era una institución médica construida a la máxima escala del país que el Marqués fundó en secreto sin decírselo a nadie.

—Pero, pero… ese lugar…

— ¿Por qué? Creo que un lugar como el Hospital Theresa es excelente para estudiar y aprender.

El Emperador le dio una amarga sonrisa. El Marqués simplemente cerró la boca.

Lo que decía era correcto. El Hospital Theresa era un lugar donde se reunían todo tipo de pacientes con distintas enfermedades y, sinceramente, era el lugar ideal para aprender.

Pero había un problema.

El Hospital Theresa es un lugar para rescatar a los pobres… Suspiró el Marqués.

El Marqués Ed fundó y patrocinó en secreto el hospital, que se dirigió a los pobres en lugar de a los clientes más ricos. Por lo tanto, había muchos pacientes que no podían darse el lujo de cuidarse por sí mismos hasta que el asunto se ponía serio. Había mucho trabajo difícil allí.

Elise, que nunca había dejado que una gota de agua tocase su mano, nunca podría soportarlo por una semana. No, ni siquiera por medio día.

Eso es a lo que apunta.

El Marqués entonces se dio cuenta de las intenciones del Emperador.

—Será una buena experiencia para nuestra dama.

El Emperador sonrió, pero era una sonrisa bastante malvada.

♦ ♦ ♦

Como resultado de las acciones del Emperador, se decidió que Elise estudiaría en el Hospital Theresa.

—Elise, ¿vas a ser médico?

Cuando la Familia Clarence se enteró de su decisión, su respuesta… no fue muy buena.

— ¿No solo no estás satisfecha causando problemas en casa, sino que quieres ir al hospital para causar un alboroto también? Contente un poco. —dijo el hermano mayor de Elise, irritado.

Su rostro parecía decir: ¡Para! Esto no puede continuar.

—Lize… Si quieres ser médico, ¿vamos a jugar al hospital? Tu hermano mayor será el paciente.

Su segundo hermano mayor trató de apaciguarla para salvar la situación.

—…

La madrastra no pudo encontrar palabras que decir. Nadie en la familia tomó sus palabras para convertirse en médico en serio. En su lugar, quedaron simplemente pasmados.

Nemoné
Me siento un poco mal por eso… Pero ella estará bien, se los demostrará.

No durará mucho y parará eventualmente.

Como tal, todos pensaron que estaba siendo su impulsivo yo habitual, pero a Elise no le importaba mucho lo que pensaran de ella.

No, no tuvo siquiera un momento de tranquilidad para darse cuenta de lo que pensaban de ella. ¡Era porque su corazón latía demasiado rápido!

¡Por fin! ¡Voy a ir al hospital! No paraba de pensar.

Recordó cuando fue la primera vez que hizo prácticas médicas en la Tierra durante su formación con un médico supervisor que la ayudaba a coordinar la atención.

Su corazón palpitaba cuando se puso el traje blanco.

La razón por la que decidió caminar por el destino de un médico en la Tierra fue para pagar los pecados de su anterior vida, pero en el momento en que sintió la gratificante sensación de salvar una vida en el quirófano… La cirugía se convirtió en su destino.

No, para ser más precisos, se convirtió en su adicción.

Como un artista puede volverse adicto al arte, o un director puede volverse adicto a la música. Dicho esto, se volvió adicta a la sensación de salvar la vida de los pacientes. Se volvió adicta tanto al paciente, como a la cirugía misma

—Segundo hermano mayor.

— ¿Eh?

— ¿Podrías llevarme a la Biblioteca de Brittia de camino al trabajo?

Chris trabajaba como un burócrata ejecutivo, y su trabajo estaba al lado de la biblioteca más grande del Imperio.

—Claro, si es para nuestra Lize, lo que sea. Pero estoy ocupado últimamente, así que saldré tarde. No creo que podamos ir a casa juntos.

—No, está bien. Creo que estaré hasta tarde también, así que ven después de terminar el trabajo.

Lo primero que hizo tras llegar a la biblioteca fue estudiar libros de cirugía.

Tengo aproximadamente una semana antes de comenzar en el hospital, así que necesito estudiar tantos libros de medicina como pueda.

Por supuesto, ella no estaba estudiando porque carecía de los conocimientos necesarios. Después de todo, en su cabeza había una cantidad de conocimiento médico que era incomparable con el mejor médico del Imperio. Solo había una razón por la que estaba estudiando. Quería saber qué tan avanzado estaba el campo de la medicina en el Imperio para poder igualar su nivel a la hora de brindar tratamiento.

Necesito saber qué tan lejos han llegado para poder proporcionar el diagnóstico y tratamiento adecuados, adecuándome a su nivel.

Su conocimiento actual se equiparaba con el de la Tierra moderna.

Las herramientas quirúrgicas que puedo usar, la medicina que puedo proporcionar y las habilidades que puedo usar serán completamente diferentes aquí. Debería haber diagnósticos que no se hayan descubierto todavía.

Encontró un rincón de la biblioteca y comenzó a estudiar rodeada de montañas de libros. Sin un solo movimiento, totalmente enfocada.

Después de saltarse las comidas y estudiar durante medio día, pensó:

Todo está más avanzado de lo que esperaba, y tienen la mayoría de equipo médico que necesito.

En realidad, fue sorprendente lo avanzados que estaban en el campo médico, ya que acababan de inventar el ferrocarril y los trenes empezaban a viajar por todo el Imperio.

Especialmente sorprendente es la cantidad de productos farmacéuticos, ya que no solo tienen antibióticos, ¡sino que también tiene analgesia!

En la Tierra, los antibióticos no se descubrieron hasta 1929. Sin embargo, aquí ya se usaban. Era un gran avance.

Pero no solo eso.

Los exámenes radiológicos de Rayos X son posibles, y los exámenes bioquímicos simples también, a excepción de la genética molecular. ¿Ya han desarrollado anestesia y cirugías también?

Se movió por este nivel inesperado en el campo médico. Solo había una persona que hizo que el campo de la medicina avanzase tan rápido.

¡El gran alquimista Fleming! [1]

Fleming, a quien llamaron alquimista loco, fue un genio en el campo de la medicina.

Lo llamaron alquimista, pero para ser honesta, está mucho más cerca de un científico o químico.

Utilizó su estudio de la alquimia antigua, no, para ser más precisos, usó su conocimiento de la química y durante toda su vida, desarrolló el campo farmacéutico y se centró en el desarrollo de numerosos medicamentos que alcanzaron su punto máximo en la medicina.

¿Tal vez Fleming fue una persona que vivió en la Tierra y volvió a la vida como yo?

Sus logros eran tan grandes que no podía evitar maravillarse.

Si esto estuviera en la Tierra, habría recibido el Premio Nobel de Medicina veinte veces.

Lo único lamentable, es que la mayoría de los médicos del Imperio no sabían utilizar sus logros demasiado bien. Se podría decir, por ejemplo, que había cierto medicamente pero no sabían para qué servía.

Puedes usar este fármaco para tratar las arritmias cardiacas, pero ni siquiera se les pasó por la cabeza. Este medicamento también. Este es bueno para detener la hinchazón. Ese es bueno para las infecciones.

No parecían saber qué efectos tenían los fármacos desarrollados por Fleming, ni para qué usarlos.

No es de extrañar, ya que carecen de conocimientos médicos.

Primero ha de saberse sobre la enfermedad antes de poder tratarla con el medicamento correcto. Elise sacó un cuaderno grande y una pluma. Entonces comenzó a organizar qué medicina servía para cada enfermedad.

De esa manera pasó una hora, dos, media día y luego, finalmente pasó todo el día.

Después de que el sol se elevó en el cielo, pronto fue el turno de la luna y la oscuridad se profundizó, pero ella no se dio cuenta.

Estaba muy centrada en sus estudios.


[1] Alexander Fleming es un hito dentro de la historia de la medicina por ser el descubridor de la penicilina y por lo tanto, empezar el desarrollo de los antibióticos. Los antibióticos son fármacos utilizados para combatir las bacterias, por lo que su aparición ayudó a enfrentarse a enfermedades que antes eran fácilmente mortales.

Por ejemplo, hoy en día la peste bubónica sería fácilmente controlada con estos medicamentos.

Como curiosidad, os diré que el descubrimiento de la penicilina, como otras muchas cosas en la medicina, fue accidental. En realidad, las placas de microscopio donde Fleming estaba observando bacterias se contaminaron con hongos, en concreto del hongo Penicillium notatum y se dio cuenta de que, donde estaba ese hongo, no crecían más bacterias. A partir de ahí se preguntó por qué ocurría eso y… hasta hoy. No hay que quitarle mérito al hombre, ya que si no fuera por su alta capacidad de observación, nunca se hubiera percatado de este hecho. Así que, todos denle un fuerte aplauso a este hombre.

Maru
Aún recuerdo la primera vez que me dejaron hacer algo en un quirófano durante las prácticas de la facultad. Hasta temblaba de la emoción jaja, así que, entiendo perfectamente lo que Elise siente.

Capítulo 13 ya disponible en Kovel Times edición 22.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *