Emperatriz del Bisturí – Capítulo 13

Traducido por Maru

Editado por Nemoné


⧪ Imperio de Brittia – Poder Ejecutivo ⧪

— ¿Qué dijiste? ¿Elise todavía está en la biblioteca?

El segundo hijo del canciller y funcionario de alto cargo, Chris, estaba sorprendido y preguntó de inmediato.

—Sí. —Confirmó el mensajero de la biblioteca con cara incómoda—. Después de llegar esta mañana, ella no se ha movido y solo lee. Ni siquiera tomó la comida… Incluso si la llamamos, no piensa en levantarse.

—No… ¿Qué hora es?

Chris miró su reloj y se quedó atónito. Ya era cerca de la medianoche.

¿No hizo una pausa para comer? ¿Esa niña? ¿En serio?

Después de que cambiara, fue diligente a la hora de comer regularmente, pero, ¿omitir las comidas por estudiar?

Se levantó rápidamente y se dirigió a toda prisa al edificio de al lado.

La espaciosa biblioteca estaba completamente vacía, pero una forma familiar que parecía acostumbrada a ella estaba en un rincón. Una cara de muñeca. Un cuerpo delicado que parecía que podía romperse en cualquier momento. Elise.

— ¡Lise!

Aun después de llamarla, ella simplemente miraba su libro sin moverse. Al final, él la agarró por los hombros y la llamó en voz alta.

— ¡Elise!

— ¡Aaaaaah!

Estaba tan sorprendida que dejó escapar un grito.

— ¿Hermano mayor? Chris, ¿qué es?

Estaba tan sorprendida que las lágrimas aparecieron en sus ojos.

— ¿Qué quieres decir con eso? ¿Sabes la hora que es?

—Ah… Ya es…

Miró el reloj y dio una expresión de asombro. Chris sacudió la cabeza.

Qué en este mundo…

Se quedó mirando la montaña de libros frente a Elise. Medicina y farmacia, fisiología, Anatomía de Gauton, Enfermedad general de Graham…

¿Ella estudió todos estos libros? ¿En serio?

Parecían difíciles con sólo mirarlos. Todos eran libros especializados en medicina. Era confuso creer que ella estudiaría esos libros, cuando ni siquiera leía romances.

—Lise.

— ¿Sí?

— ¿Puedes… realmente entender bien estos libros?

—Ah…

Ella puso una cara incómoda al darse cuenta de la razón detrás de la pregunta.

Intentó responder vagamente porque quería evitar un malentendido.

—Es difícil, así que los miré muy bien.

¿Acabas de mirarlos?

Chris inclinó la cabeza hacia un lado y miró las notas que estaba tomando.

Estas no son notas de alguien que simplemente miró el libro.

No tenía conocimiento premédico por lo que no podía entender exactamente lo que escribió, pero podía decir que había anotado los puntos principales.

¿Alguien más lo hizo por ella?

Pero esas líneas feas y temblorosas le pertenecían. A diferencia de su bonita apariencia, su escritura era como un gusano que se arrastraba.

¿Estudió medicina en secreto? Eso es imposible… ¿O es mi hermana un genio?

Chris trató de pensar vagamente en la razón. La línea de sangre de la Familia Clarence era famosa por ser superior. Incluso si solo pensaba en él mismo, se había graduado en la parte superior de su clase como Valedictorian, su padre era el Canciller de un gran Imperio y su hermano era el segundo jefe al mando de la brigada de fusiles de caballeros y competía por el primer puesto. Así que era posible que Elise tuviera un talento oculto… ¿No estaba demasiado bien?

— ¿Por qué me miras así?

—No, no es nada, Elise. —Chris trató de ocultar su torpeza y actuó juguetonamente—. Todavía tienes una letra fea. Si alguien que no te conociera la viese, pensaría que pertenece a una persona fea.

— ¡Chris!

Tanto en su primera como segunda vida, tenía una letra horrible.

—De todos modos, Lise, se está haciendo tarde. Deberíamos volver.

—Ah… —Hizo una pausa, y después dijo algo inesperado—. Oh… Chris, ¿no puedo estudiar más antes de irnos?

— ¿Un poco más? Es medianoche.

—Es verdad… Pero esta biblioteca está abierta las 24 horas del día… Y hay más información que quiero ver.

Elise se inquietó cuando dio su petición. Parecía que estaba preguntando si podía jugar.

—No.

— ¿No puedo?

—No puedes. Es demasiado tarde.

— ¿Eh? ¿No puedo? Hermano mayor…

Elise le agarró el brazo y comenzó a mirarlo con ojos suplicantes.

Tan linda…

Chris sintió que se le encogía el corazón ante esa mirada, pero negó con la cabeza.

—No, no puedes. No comiste. Si sigues haciendo eso, tu cuerpo se derrumbará.

—Está bien…

Elise hizo un puchero con las mejillas hinchadas. Estaba tan linda que Chris tuvo que mover la cabeza con una mano.

—No, significa no. Volvamos mañana.

De esta manera, Elise fue estricta en sus estudios. Iba temprano a la biblioteca y leía libros hasta la medianoche. Luego volvía a casa y estudiaba los libros que pidió prestados. La familia la llevaba a su cuarto cuando apenas dormía y solo se enfocaba en los libros.

—Lise, por favor, descansa mientras estudias. Arruinarás tu salud.

—Estoy bien. —Elise negó con la cabeza ante la preocupación de su familia—. Necesito organizar lo que aprendí antes de ir al hospital.

No era como si no estuviera cansada, pero este trabajo implicaba cuidar a los pacientes. Ella debe darlo todo y no dejar una piedra sin remover.

Hice muchas guardias cuando estaba en la Tierra, así que estoy acostumbrada a esto.

Cuando ella estudiaba para entrar en la universidad médica de Seúl, todos los días eran una guerra.

No solo se quedaba toda la noche despierta, sino que había veces en las que dormía sólo dos horas durante 72 horas, por lo que no creía que las horas que estudiaba fueran algo especial.

Sin embargo, esto no estaba de acuerdo a sus estándares y era muy diferente para su familia.

—Elise, ¿no te estás forzando demasiado? —El Marqués fingió toser mientras la miraba.

—Está bien, padre.

— ¿Qué está bien? Tienes un cuerpo débil.

Ella no sufría ninguna enfermedad en particular, pero tenía un cuerpo pequeño y delicado. Además, cuando era niña con frecuencia se enfermaba.

El Marqués la miró con una mirada complicada.

—Elise.

—Sí, padre.

— ¿Realmente puedes hacerlo? —preguntó preocupado.

Ya sabía que su hija quería sinceramente ser médico y no era un momento de impulso. Si no fuera sincera, no habría trabajado tan duro.

Ser médico es una buena profesión. Es un trabajo digno, pero…

No era fácil llegar a serlo. Los hombres sanos no podían soportarlo, ¿cómo podría hacerlo una chica como ella? También había prejuicios contra las mujeres en el mercado laboral.

Ella no irá a la Cruz Real sino al Hospital Theresa.

Sinceramente, no quería enviar a su hija allí. El hospital estaba abierto gracias a su financiación, pero era obvio que el ambiente era severo y que ella sufriría.

El Marqués dejó escapar un profundo suspiro.

—Elise, ¿te estás forzando por evitar el compromiso con el Príncipe Heredero? Si es así, solo dilo con sinceridad. Si realmente no quieres casarte, hablaré con el Emperador para romperlo sin la apuesta.

Ella se sobresaltó y miró a su padre, que estaba con ojos llenos de preocupación.

Padre…

Su preocupación y amor hacia ella desgarraron su corazón.

—No es por eso. De verdad quiero hacerlo.

Después de que el Marqués confirmó que Elise lo haría, sonrió agriamente y pensó para sí mismo

Desde que se volvió así, solo puedo esperar, al igual que Su Majestad, que se rinda fácilmente.

Amaba a su hija, pero realmente pensaba que no podría ser una doctora. Él no la estaba subestimando. Solo estaba siendo realista. No quería que su hija sufriera.

—Le dije al hospital que comenzarás en dos días.

— ¿Hiciste lo que te pedí?

—Sí, pero, ¿realmente tienes que hacerlo de esa manera?

—Sí. Quiero ocultar el hecho de que soy de la Familia Clarence.

Esa fue su petición. Quería ocultar su identidad.

—Hice lo que querías por ahora. ¿Por qué haces este tipo de solicitud? Será más difícil e incómodo para ti.

—Si saben que soy tu hija entonces no podrán educarme apropiadamente.

Elise recordó la época en que estudió con el profesor en el hospital universitario de Seúl. Recordó lo molesto que era cuando llegó un niño de algún VIP, ya que ella tenía que ser discreta con ellos.

En mi caso, mi padre no es ningún VIP.

Era un asesor de confianza del Emperador y uno de los líderes del Imperio. Además de eso, era el jefe de la familia más prestigiosa de Clarence y propietario del hospital Theresa.

Si lo comparas con Corea en la tierra, es como si él fuera el jefe de una familia prestigiosa, un político del gobierno y un director de un hospital.

Si conocieran su identidad, ¿cómo la tratarían los médicos? ¿Podrían incluso hablarle con comodidad?

—Por ahora, eres conocida como alguien patrocinada por el Vizconde Kate.

El Vizconde Kate pertenecía a una casa vasalla a los Clarence.

—Sí, gracias.

♦ ♦ ♦

El hospital Theresa era un edificio largo y cuadrado con cuatro pisos que podía albergar hasta 300 pacientes, era una de las mejores agencias médicas del Imperio.

Por supuesto, eso fue solo de acuerdo con lo que la gente diría, ya que era un centro de ayuda para los pobres. Como la atención se centró en los pacientes pobres, había muchas personas de diferentes entornos.

Mientras tanto, en la esquina de ese edificio de cuatro pisos, estaba la oficina de cierto profesor.

Maldita sea.

Un joven de unos veinte años maldecía internamente.

— ¿Quieren que este Graham cuide de una niña de dieciséis años?

El nombre del hombre era Graham.

Era el heredero de una familia de barones caídos y el profesor oficial más joven del Hospital Theresa, además de un genio médico. Había una razón para su disgusto. Fue debido a las órdenes de los superiores, que cayeron sobre él como un rayo del cielo hace un par de días.

—Diciéndome que cuide de una dama patrocinada por el Vizconde Kate. ¡Dama! ¿Qué dama? ¡¿Cree que es un salón de baile?

Se echó el cabello hacia atrás con irritación.

—Estoy ocupado gracias a mi investigación. Ahora también tengo que encargarme de una carga.

Él era el heredero de una familia caída y había dado su vida a ser un médico. Quería ser un médico mayor y luego el conde Braham, quien estableció los fundamentos de la medicina, pero la realidad era dura.

Esto es porque tengo un trasfondo lamentable.

¿Cuál fue el uso de habilidades?

Todos los buenos trabajos fueron tomados por personas que tenían buenos antecedentes y solo las migajas aptas para la basura cayeron sobre él.

— ¿Ella vendrá pronto?

Miró su reloj. Se suponía que ella vendría a las 10:00 pero solo eran las 9: 57.

—Si ella llega incluso un minuto tarde, la echaré.

Miró fijamente el reloj. Esperaba que su nuevo “asistente” llegara tarde. Pero, desafortunadamente, tan pronto como llegaron a las diez, se escuchó que llamaban a la puerta.

Fue preciso. Como si la otra persona también hubiera esperado afuera mientras miraba el reloj y contaba cada minuto.


Maru
Elise siempre tuvo letra de médico jajajaj

Nemoné
Iba a comentar eso mismo debajo del párrafo en el que hablan de su letra... Pero me controlé.

| Índice |

2 thoughts on “Emperatriz del Bisturí – Capítulo 13

    • Nemoné says:

      Fufufu. Gracias a ti por leer y comentar. En verdad se aprecia (・ω<)☆ Si estás verdaderamente ansiosa por ese siguiente capítulo, pasa por Kovel Times edición 23 para encontrar ya el 14~

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *