Emperatriz del Bisturí – Capítulo 16

Traducido por Maru

Editado por Nemoné


Sin embargo, cuando llegó a la sala de los vagabundos y vio todos los cambios, no pudo creer lo que veía.

¿Qué es esto? ¿Vine a la sala equivocada?

Comprobó el nombre de la puerta. Definitivamente estaba en el lugar correcto. Sin embargo… ¿Qué pasaba con todos esos cambios?

¿Cómo puede parecer todo tan diferente?

Para empezar, la sala estaba muy limpia. ¡Era incomparable a cómo se veía en el pasado! Estaba demasiado limpio, de hecho, sintió como si estuviera viendo las mejores condiciones higiénicas del Hospital Real.

Segundo, ¿qué pasaba con el estado de los pacientes? No era simplemente que estuvieran limpios. Estaba seguro de que la última vez que los vio, justo hace una semana, estaban ennegrecidos y moribundos sin ninguna esperanza… Pero podía ver un poco de luz y vitalidad en sus ojos.

¿Qué es esto?

Ante sus confundidos ojos, apareció un rostro familiar…

Rose.

La chica que vino oficialmente, o al menos en apariencia, para ser su aprendiz estaba sentada en un rincón dormitando.

Pensar que realmente no huyó ese día, pero… ¿por qué está durmiendo aquí?

Trató de preguntarle por qué la sala cambió tanto.

—Tú… —Abrió su boca tras un momento.

—Hey, Señor Doctor. —Una voz dura cubrió sus palabras—. ¿Qué está tratando de hacer?

Era uno de los mendigos de la sala.

— ¿Planea despertarla? Entonces pare.

— ¿Qué…?

—Pasó toda la noche cuidando de nosotros y no pudo dormir. Ahora, finalmente cerró los ojos, por lo que venga más tarde.

Graham estaba tan sorprendido, que su boca quedó abierta.

¿Qué narices…?

Sin embargo, otro vagabundo habló.

—Es cierto, no sé qué es tan importante, pero vuelva más tarde. Esta señorita necesita descansar un poco.

Graham no podía darle sentido a nada. Normalmente, los vagabundos de aquí no tenían modales y eran agresivos con el personal sanitario, por lo que podía entender su rudeza hacia él, pero, ¿por qué intentaban proteger a esa chica?

No tenía más remedio que buscar al personal de apoyo.

— ¿Qué está pasando?

—Sí, profesor. La señorita Rose es una persona increíble.

El personal le contó todo sin dejarse ni un solo detalle. Ella organizó todo en esta sala sucia con ese pequeño cuerpo suyo, se ocupó de las condiciones higiénicas de los pacientes y limpió las úlceras.

— ¿Ella realizó con éxito el desbridamiento?

—Sí, también cuidó a un paciente enfermo anoche. No durmió nada y se quedó a su lado para cuidarlo toda la noche.

Había un profundo respeto en sus voces. Se habían sentido profundamente conmovidos por los esfuerzos y el arduo trabajo de Elise durante la semana pasada.

Y no eran solo ellos. Los vagabundos la trataban como una especie de santa después de verla dar todo por su bien.

Sin embargo, Graham tuvo una reacción diferente a esto.

La dejé sola demasiado tiempo.

Hizo una cara desagradable mientras fruncía el ceño.

¿Realizó el procedimiento de desbridamiento ella misma solo mirando algunos libros después de nunca cuidar un paciente antes? ¿No tenía miedo? ¿Qué haría si algo iba mal?

No creía todo lo que le decían de ella. Era demasiado extravagante para simplemente creerlo. Una chica en su primer día de estudio en un hospital y no solo realizó un desbridamiento por sí sola, sino que también pudo diagnosticar y tratar a otros pacientes que no estaban bien. ¿Eso tiene algún sentido?

Definitivamente los arruinó con sus habilidades de aficionado. ¿Y qué si ella los arregla? Si lo hace mal, la condición de los pacientes empeorará.

Se arrepintió de haber dejado sola a esa chica. Había pensado que ella se enfadaría y huiría, y que no andaría causando problemas cuando no sabía cómo hacer nada.

Tengo que darle una severa reprimenda para que nunca se atreva hacer este tipo de cosas sin miedo otra vez.

Un paciente no era un sujeto de prueba. Estaba estrictamente prohibido acercarse a ellos con algún conocimiento médico aficionado.

Debería ir a ver lo que ella ha hecho con mis propios ojos.

Se levantó de nuevo de su lugar. Planeaba ver los errores de aficionado y atacar cada simple cosa mientras la regañaba.

♦ ♦ ♦

Ante el sonido de pasos que se acercaban, Elise abrió sus ojos con mucha dificultad.

¿Me dormí? Me siento cansada.

Su cabeza era pesada. Intentó enfocar su visión borrosa y su mente.

El cuerpo de Elise es definitivamente débil y carece de resistencia.

En su vida pasada como Song Ji-Hyun, su cuerpo físico era pequeño pero fuerte. Estaba completamente bien incluso sin dormir toda una noche mientras hacía cirugías. Parecía que el cuerpo de Elise era débil gracias a todas las diferentes enfermedades que sufrió en su juventud, por lo que su resistencia física era terrible.

Simplemente porque se excedió un poco se sentía exhausta y pesada. Un suspiro salió automáticamente.

Necesito recuperarme.

Entonces en ese momento…

— ¿Qué demonios has hecho con los pacientes? —dijo una voz llena de disgusto.

Era su profesor (técnicamente), el Profesor Graham.

Elise parpadeó mientras respondía.

—Me encargué del malestar de los pacientes.

— ¿Estás diciendo que te atreves a diagnosticar a estos pacientes? Tú, ¿que no sabes nada? ¿Incuso hiciste el desbridamiento? ¿Cómo habrías asumido la responsabilidad si algo salía mal?

Elise se dio cuenta de por qué Graham estaba tan enfadado. Era completamente cierto que todo lo que hizo era demasiado peligroso para que un nuevo aprendiz lo hiciera por su propia cuenta, no es que sintiera pena o lamentara nada de eso.

No tiene derecho a decir eso ya que dejó solo a un novato que vino a ser su aprendiz.

Sin embargo, escondió lo que realmente pensaba y habló humildemente con voz recatada.

—Lo siento. La herida se veía mal, por lo que rápidamente me encargué de ella.

Graham hizo una mueca ante eso.

—Veré enseguida lo que hiciste.

Luego se dirigió hacia el cuerpo del paciente al que ella le hizo el desbridamiento a los pies de la cama.

Sin embargo… Graham se estremeció de sorpresa.

¿Qué es esto? ¿Por qué están mejor las heridas?

Era consciente de la condición de ese paciente, ya que sus úlceras por presión era muy malas.

Era tan malo que era prácticamente intratable. ¿Cómo?

El pus y la secreción se habían ido, y para colmo, la nueva piel limpia estaba volviendo a crecer.

— ¿Vino el Señor Barot y se fue?

El Barón Barot era uno de los pocos cirujanos expertos del Hospital Theresa. Si fuera él, el desbridamiento podría hacerse perfectamente así. Sin embargo, el personal de apoyo respondió a su lado.

—La señorita Rose lo hizo.

La expresión de Graham se hizo dudosa.

¿Esta? ¿Esta chica?

Sin embargo, ese no fue el final de las sorpresas.

— ¿Por qué hiciste el vendaje en las heridas de esta manera?

En las úlceras profundas, había una gasa empapada con desinfectante.

—Las escaras estaban infectadas, así que empapé una gasa en desinfectante y apliqué una gasa húmeda como una sola capa sobre la superficie de la herida.

Después de quitar la gasa, las heridas se veían muy limpias y se estaban curando por sí solas.

—… Entonces, ¿qué pasa con los fluidos de los pacientes?

—Recientemente, su diarrea era muy mala. Le di fluidos para prevenir la deshidratación.

Revisó a todos los pacientes, pero estaban igual.

¿No?

Graham hizo una mueca de que no podía creer nada de eso.

¿Cómo es posible?

Los pasos que dio la joven estaban en orden. No, no se trataba del simple hecho de seguir los procedimientos correctos, era el hecho de que todo lo que hizo era perfecto. Todos los diferentes tratamientos para los pacientes fueron hechos con precisión.

— ¿Quién fue?

— ¿Sí?

—No hay manera de que pudieras hacer esto por ti misma. Alguien debe haberte enseñado. ¿Qué profesor del hospital te ayudó?

Así es, no había manera de que ella lo hubiera hecho por sí misma. Alguien definitivamente vino a ayudar…

—La señorita Rose definitivamente lo hizo todo sola. En la última semana, nadie excepto Rose acudió a la sala. —habló el asistente médico que había estado escuchando a un lado.

Graham simplemente no podía creerlo.

—Tú… ¿este tipo de tratamiento, tú sola? ¿Cómo?

—…

Elise vaciló.

Ella había hecho tratamientos por su cuenta, ya que las condiciones de los pacientes eran tan malas. Para ser honesta, todo esto eran cosas que un aprendiz novato no podía hacer.

¿Cómo debo responder?

Sin embargo, no tenía una explicación preparada, así que decidió hacer una pequeña mentira.

—Lo estudié en los libros.

—Tú… ¿Aprendiste todo en los libros?

La miró como si no creyera una palabra de ello. Elise no tuvo más remedio que actuar descaradamente.

—Sí.

Graham hizo una mueca desconcertada.

No, incluso si leyó los libros con seriedad… No hay forma de que pudiera hacer este tipo de cirugía.

Todos los campos se incluían en esto, pero especialmente el campo quirúrgico, necesitaba de práctica. No importa cuánto estudies libros si no lo respaldas con una buena práctica real; el conocimiento sería inútil.

De esa manera, solo podría tomar el examen nacional después de estudiar y capacitarse primero en el hospital y luego de que un mentor reconociese sus habilidades. De esta forma, solo las personas que obtuvieran el conocimiento médico real a través de la práctica viva y muerta serían doctores.

¿Qué está pasando aquí?

Se quedó mirando a la chica. ¿La joven que parecía que no podía hacer nada más que beber té elegantemente en una fiesta del té hizo este tipo de cirugía?

— ¿Hay algo que hice mal, Profesor?

—N-Nada.

— ¿Entonces vino hoy para ver a los pacientes?

Ante esas palabras, recordó a qué había venido originalmente a hacer.

Es verdad, vine porque es una dama que el Vizconde Kate recomendó y me pidieron que la cuidara.

Recordó la advertencia del jefe del hospital.

—Tu nombre era… ¿Rose?

—Sí, Profesor.

—Cierto, Rose, hoy es el último día que estás a cargo de esta sala.

— ¿Entonces?

—A partir de mañana, sígueme.

A partir de mañana sígueme y te enseñaré directamente. Se dijo a sí mismo.

Ahora eran maestro y aprendiz. Básicamente, estaba diciendo que la aceptaría como su aprendiz y realmente comenzaría a enseñarle desde ahora.

Elise bajó la cabeza.

—Sí, gracias, profesor.

Sin embargo, Graham la miró con ojos complicados.

Necesito verla de cerca, a mi lado. Si voy con ella, descubriré si es real o no.

Sin embargo, en ese momento, Graham nunca podría haberse imaginado que los verdaderos momentos impactantes ni siquiera habían comenzado.

♦ ♦ ♦

Unos días después en el Palacio real de Brittia, donde vivía el Emperador, había dos hombres conversando. Uno de ellos era el actual emperador, Minchestor, y el otro era su médico personal, el Vizconde Van.

—Su Majestad, ¿cómo está su fatiga hoy?

—No puedo decir que haya mucha diferencia en la mejora en este momento. Todavía me siento cansado después de dormir profundamente.

El Médico Real bajó la cabeza cuando escuchó esas palabras.

—Su Majestad, perdóneme, es todo porque a este sujeto aún le falta habilidad.

—No, no es cierto. Soy yo quien cogió una enfermedad terrible. ¿Cómo podría ser eso debido a tu falta de habilidad? Si te faltan habilidades, entonces todos los médicos del Imperio deben dejar sus estetoscopio [1]. —respondió con suavidad.

El Médico Real también era el jefe del Hospital de la Cruz Real y uno de los mejores médicos del Imperio. Si él no sabía qué enfermedad era, ningún otro médico podría saber qué era esto.

No es como si un médico pudiera curar todas las dolencias. Pensó el Emperador. No importa lo avanzado que se haya vuelto la medicina en la actualidad.

El campo médico era incomparable al estado que solía ser en el pasado, pero aún tenía límites. El benévolo gobernante no quería culpar a las habilidades de su médico por los límites de la medicina.

Debe ser mi karma por los errores del pasado.

El Emperador hizo una expresión abatida. Incluso pensó que era la voluntad de los cielos que contrajera una enfermedad incurable.

Entonces fue en ese momento, un hombre que había estado escuchando la conversación en silencio abrió la boca. Era el príncipe heredero, Linden de Lambert.

— ¿De verdad no lo sabes?

—Mis disculpas, Su Alteza. Estoy dando mi mejor esfuerzo, pero…

El Príncipe Heredero arrugó la frente, de repente recordó la conversación que tuvo con Elise.

—Entonces, ¿alguna vez has oído hablar de este tipo de enfermedad?

— ¿Qué tipo de enfermedad?

—La última vez que alguien escuchó sobre los síntomas de mi padre, dijo que aparecían síntomas similares cuando había demasiada glucosa en la sangre. ¿Alguna vez has oído algo de eso?

Los ojos del Vizconde Van se ensancharon tanto que parecía que podrían llorar.

— ¿Alto nivel de glucosa en sangre? ¿Se refiere a la descomposición de carbohidratos en glucosa?

—Eso es lo que pienso. ¿Es esta una enfermedad que no conoces?

El médico lo miró como si alguien le hubiera golpeado en la cabeza. El Emperador y el Príncipe fueron devueltos a su extraño comportamiento.

— ¿Qué es?

Sin embargo, el Vizconde Van no respondió. Él no estaba en su sano juicio para hacerlo.

Ahora que lo pienso… Hace un tiempo en la República de Francois, el campo médico hizo un comentario sobre una enfermedad similar a la que dijo el Príncipe Heredero. Los síntomas del Emperador… ¡Oh, Dios mío!

Comenzó a enumerar todos los síntomas del Emperador en su cabeza. Fatiga, bebida frecuencia pero sed y micción… ¡Combinó todos los síntomas en el informe médico y los estudios del caso!

¿Por qué… no he pensado en esto?

Puede ser porque lo ojeó mientras pasaba por ahí; ya que era el trabajo de un país diferente, no lo tomó en serio. El diagnóstico finalmente salió de su boca.

—Diabetes mellitus.

El Emperador y el Príncipe Heredero hicieron expresiones aún más desconcertadas.

— ¿Qué es, Van?

El Vizconde Van de repente se puso en pie.

—Por favor, ¡perdone mi rudeza, Su Majestad! ¡Creo que debemos investigar la enfermedad que Su Alteza acaba de mencionar!

Casi inmediatamente después, salió corriendo fuera de la habitación, pero se detuvo para preguntarle al Príncipe.

—Su Alteza, ¿puede decirme quién es el médico que diagnosticó la enfermedad de Su Majestad? ¡Esa persona debe ser un maestro de renombre! ¡Creo que debo preguntarle la opinión de esa persona sobre esto!

El Emperador y el Príncipe Heredero hicieron una expresión de asombro al mismo tiempo.

¿Un maestro?

¿Esa niña?


[1] El estetoscopio es el instrumento que se usa para escuchar los sonidos internos del cuerpo humano o de un animal.

Maru
Me da bastante rabia cuando se juzga solo por la apariencia sin conocer lo que realmente hay dentro… Elise, a callar bocas toca.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *