Emperatriz del Bisturí – Capítulo 29

Traducido por Maru

Editado por Yusuke


—Tenga un poco de té.

—Gracias, señor.

Una criada se acercó y le sirvió un poco de té. Tenía un aroma elegante de la familia Clarence, pero el marqués Gote no podía oler nada debido a su nerviosismo.

—¿No tiene dificultades para administrar el hospital?

—Sí, gracias a su apoyo no tenemos ningún problema.

—Parece que está trabajando duro.

El marqués no pudo llegar al punto y pasó un tiempo diciendo esto y aquello. Finalmente, el vizconde Gote tuvo que preguntar.

—Uh, señor… ¿por qué me llamó?

—Oh, eso.

El marqués cerró la boca vacilante.

El vizconde Gote se puso aún más nervioso. ¡¿Cuán importante era que el canciller tuviera tanta dificultad para hablar de eso?!

—Por favor, adelante. ¿Hay algún problema en el hospital que no conozca?

—No es… eso. —El marqués abrió lentamente la boca—. ¿Conoce a una chica llamada Rose?

—¿Disculpe?

El vizconde Gote respondió con una pregunta porque no estaba seguro de haber escuchado bien.

—¿No lo sabe? Recientemente comenzó en el Hospital Theresa…

—Lo sé. ¿Pero qué hay de ella?

Rose. No había forma de que no lo supiera. Era el nombre más famoso en el Hospital Theresa. ¿Pero por qué el marqués preguntaba por ella?

—Ejem, ¿está bien esa niña?

Era una voz un poco avergonzada. El director del hospital habló confundido.

—Sí, ella está bien. Ella no solo está bien, sino…

—¿Pero?

—Lo está haciendo increíblemente bien.

—¿En serio? ¿Cómo es eso?

El marqués sonrió al escuchar que estaba bien. Gote lo miró confundido. ¿Lo llamó para preguntar sobre el bienestar de la niña? ¿Por qué?

¿Podría ser? Pensó en la única hija del marqués, pero rápidamente sacudió la cabeza. No hay forma de que ella ingrese al hospital como discípula… Y los rumores sobre la señorita Clarence eran muy diferentes de Rose.

No había forma de que fueran la misma persona.

Entonces, ¿por qué? Pero el Vizconde acaba de responder. ¿Rose? Solo había una palabra que podía describirla.

—La señorita Rose es una genio.

El marqués se sorprendió por sus inesperadas palabras.

—¿Genio? Eli… ¿no, Rose?

—Sí, no solo un genio, sino un genio del siglo.

El marqués abrió la boca. ¿La chica no era solo un genio, sino un genio del siglo? ¿Su hija?

—¿Es eso cierto?

Comprobó para ver si el vizconde estaba bromeando. Pero no había una sola mentira en su rostro. Más bien…

—En realidad, describirla como un genio no es suficiente.

También me sorprendió, pensó para sí mismo Gote. Así que no creía el hecho de que ella había terminado la esplenectomía. Simplemente no tenía sentido lógicamente.

Así que miró todo lo que había sucedido desde que ella llegó. Desde el primer día. Y estaba más sorprendido. No fue solo la esplenectomía. Desde que se hizo cargo de los pacientes a punto de morir, y los innumerables tratamientos de emergencia que hizo en el centro. Todo era asombroso. Gote tenía que reconocer que ella era un genio enviado desde los cielos.

—La señorita Rose… es realmente un genio.

—¿Qué hizo ella?

—Entonces, lo que sucedió fue…

Gote le contó todo lo que Elise había hecho.

Y después de escuchar su explicación, la cara del marqués se puso pálida.

Mi hija, ¿Elise? ¿En serio? No era médico, por lo que no podía entender los términos médicos, pero podía estar seguro de una cosa. ¡Elise estaba haciendo cosas extraordinarias en el hospital! Preguntó el marqués con incredulidad.

—¿Es eso cierto? La Rose que conozco tiene solo dieciséis años.

—Al principio, no podía creerlo también. Porque no tiene sentido. Un adolescente haciendo esas cosas, ja.

Gote se rio.

—No hubo una sola exageración en nada de lo que dije. —Ante el silencio del marqués, continuó hablando—. Quizás… ella podría ser una doctora que supera al conde Graham o al Gran Alquimista Fleming.

El marqués abrió la boca sorprendido. Conocía a Graham y Fleming. ¿No eran personas sobresalientes que establecieron los principios básicos de la medicina? ¿Elise sería comparable a ese tipo de personas?

—¿No estás cometiendo un error? Tal vez confundiste el nombre.

—Solo hay un discípulo llamado Rose en el hospital.

El marqués no podía calmarse. La razón por la que llamó a Gote no fue para preguntarle cómo estaba Elise al principio, fue para ver lo mal que estaba. Sería un alivio si no se metiera en problemas. Ni siquiera había necesidad de considerar la apuesta con el emperador. Entonces, con una mente compasiva, quería preguntarle cómo estaba. ¿Pero su hija era una genio? ¿Más allá de la lógica?

—¿Es grosera con los demás? ¿O se comporta sin modales?

—Nada de eso en absoluto. Más bien, la gente la complementa continuamente. A todas las personas en el hospital les gusta, diciendo que no solo es hábil y bonita, sino también amable.

—¿No parece cansada haciendo eso?

—Como es una niña, parece cansada. Un discípulo del hospital no es un trabajo fácil. Pero a ella le gusta cuidar a los pacientes.

Gote pensó en la chica que observó en el centro hace algún tiempo. Podía ver su cansancio, pero su rostro estaba lleno de alegría. Era la cara de un médico que atesoraba a sus pacientes.

—No sé si esto le queda a una niña, pero… por lo que puedo ver, la señorita Rose nació para ser doctora.

Nacida para ser médico. Era uno de los mejores cumplidos que se le podían darle a un médico. Gote sacudió la cabeza interiormente.

Realmente, no puedo entender. Que una chica tan joven… Realmente era imposible. Pero ¿qué podía hacer? No era como si lo que había sucedido hubiera cambiado solo porque él no creía en eso. Entonces tuvo que aceptarlo.

—Bien. Debe haber estado ocupado, pero gracias por pasar por aquí.

—No es nada. Si tiene algo que preguntarme, llámeme en cualquier momento.

Y después de despedirse, abandonó la residencia.

El marqués miró por la ventana hacia donde estaba su hija, en el hospital.

—Jaja. ¿Esa niña hizo eso?

Se rio incrédulo. Ni siquiera podía imaginar cómo se veía su hija en el hospital. Estaba sorprendido, pero no era del tipo desagradable. No, se sintió bien. ¿Qué clase de padre no estaría orgulloso después de escuchar los cumplidos de su hijo?

—Elise…

Llamó el nombre de su hija. Era obvio, pero amaba a su hija más que a nada. Entonces, cuando ella dijo que entraría al hospital, estaba preocupado. Aparte de la apuesta con el emperador, estaba preocupado de que ella pudiera luchar con todo el trabajo que tenía que hacer. Preocupado de que su cuerpo débil se enfermara.

Sin embargo…

Parece que me preocupé por cosas que no necesitaba, Theresa. Pensó en la madre de Elise, que había muerto cuando Elise era joven.

Elise debe haber crecido como tú. Me preocupaba cuándo maduraría. Theresa, su ex esposa estaba interesada en el campo de la medicina. Incluso una vez se había escapado de su familia porque quería ser enfermera. Theresa, Elise está trabajando en el Hospital Theresa como quisieras. ¿No es interesante? Es como si ella estuviera logrando lo que querías.

El marqués sonrió levemente.

¿Te va bien allí? Los niños han crecido todos. Ren y Chris. Aunque estaba más preocupado por Elise… Extendió la mano para buscar una galleta en la mesa. Era una galleta que Elise había horneado después de regresar a casa del hospital ayer por la noche.

Elise es tan adorable en estos días. No quiero dársela a nadie tontamente. Su rostro se oscureció momentáneamente. Así que estoy preocupado, murmuró para sí mismo con voz frustrada.

—No sé qué debo hacer ahora.

Y giró la cabeza. Afuera, podía ver el Palacio del Imperio Brittia. Suspiró. Fue un suspiro profundo y largo.

♦ ♦ ♦

¿Por qué el marqués preguntó por Rose? Pensó para sí mismo. ¿Es realmente…? ¿La señorita Rose?

Pensó en la señorita Clarence que escuchó de los rumores. Había tantos rumores malos sobre lo egoísta y malvada que era, a pesar de que era muy joven.

No. Es completamente diferente. Rose era una genio hábil, pero siempre era amable y generosa con los demás. Era muy diferente de la señorita Clarence en los rumores. Entonces, ¿por qué? Pero no podía continuar sus pensamientos. El ser más elevado del imperio lo había llamado.

—¡Saludos a Su Majestad! Soy Gote.

Gote tartamudeó mientras lo saludaba porque estaba muy nervioso. Frente a él, un hombre de mediana edad sonrió. Él era Minchester de Lambert. ¡El emperador lo había llamado!

¿Por qué yo? Pensó Gote mientras se inclinaba ante el emperador. ¿Estaba soñando en este momento? Su amigo Ben podía ver al emperador en cualquier momento, pero no a él. ¿Hice algo mal? Nunca había hecho nada para obtener un mérito, pero fue convocado. Ya estaba preocupado.

—Puedes levantarte. Escuché que haces mucho mirando a los pacientes.

—N-No es nada, Su Majestad.

—Sir Ben habla de ti con frecuencia. ¿Tienes alguna dificultad para mirar a los ciudadanos comunes?

—No es nada. Debido a su gracia, no hay dificultades especiales.

—Ja, mi gracia. Todo es gracias al marqués Clarence.

El emperador no llegó al punto e hizo una conversación ligera como el marqués El antes. Tenía una voz tranquila, pero Gote no pudo evitar ponerse nervioso.

No sabía qué negocios tenía el emperador con él. El emperador no se dio cuenta del nerviosismo de Gote y tomó un sorbo de su té.

—El té todavía no sabe como el de esa niña.

—Me disculpo, Su Majestad.

—¿Hiciste exactamente lo que la señorita Clarence te dijo?

—Sí, copié todo lo que hizo.

Pero el emperador no parecía satisfecho.

—No es lo mismo. El té que preparó era profundo y también limpiaba la mente.

| Índice |

4 thoughts on “Emperatriz del Bisturí – Capítulo 29

  1. Alejandro Oyervides says:

    Me encanta esta novela

    Ni los raws encuentro

    Cada cuando sale un nuevo capítulo aproximadamente???

    Gracias por traerla

    • Maru says:

      Lo que me cueste traducir los capítulos jaja Tiene una actualización dispar. Cuando hago un par de capítulos suele haber actualización como pequeño pack. De hecho, el 30 y 31 deberían salir pronto jeje

Responder a Maru Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *