Emperatriz del Bisturí – Capítulo 30

Traducido por Maru

Editado por Yusuke


El criado, sir Bent, hizo una mueca de vergüenza.

—Me disculpo. Es porque me falta capacidad.

—Está bien. Oh, bien. No puedes hacerlo incluso si sigues la receta. Sería más rápido preguntarle a mí mismo. Espero que llegue pronto el día en que pueda saborear el té que la niña hace todos los días.

Minchester sonrió cuando habló. Era una cálida sonrisa. Al ver esto, Gote se sorprendió. ¿El emperador que gobernaba el imperio podría hacer una sonrisa tan cómoda? ¿Era porque estaba pensando en la señorita Clarence de la que habló antes? Pero ella, Gote sabía que era…

El emperador llegó al punto.

—Tienes curiosidad por saber por qué te llamé, ¿verdad?

—Por favor hable, su majestad.

Gote tragó. Solo, ¿qué sería? No podría haber imaginado lo que dijo el emperador.

—¿Sabes sobre la niña llamada Rose?

Gote abrió mucho los ojos. ¿Rose? ¿Esa chica?

—¿No lo sabes? Es una discípula en tu hospital.

—¡N-No!

Gote respondió con nerviosismo. Por supuesto que lo sabía. ¿Pero por qué el emperador buscaba a esa chica? Lo mismo sucedió con el marqués.

¿Cuál es la identidad de esa niña?

—¿Me hablarás de ella? —preguntó el emperador.

—¿Qué le gustaría saber?

—Todo. Cómo está, si es hábil, si está cansada, qué piensas. Cuéntamelo todo.

Gote no entendió la solicitud del emperador, pero era la orden del emperador, así que comenzó a explicar sobre Rose.

—Mmmmm… ¿Es así? ¿Ella es tan sobresaliente?

—Sí, su majestad. Ella es más sobresaliente que cualquier médico que haya conocido hasta ahora. Parece ser alguien que iluminará el campo médico del imperio.

—Ejem. Escuché que era una niña, ¿no le resulta difícil vigilar a los pacientes?

—De ningún modo. Me sorprendió ver a una chica tan joven cuidando a pacientes así también. Ella nació para ser doctora.

El emperador cerró la boca. Y habló con una voz incómoda.

—Bien. Vizconde Gote.

—Sí, su majestad.

—Has hecho mucho hoy. Te mantuve alejado de tu trabajo cuando estás ocupado. Puedes volver ahora.

—Sí, volveré ahora.

Y Gote cuidadosamente retrocedió, aún curioso por saber por qué el emperador le preguntó por Rose. Pero entonces, el emperador le habló.

—Oh cierto, vizconde.

—¿Sí, su majestad?

—¿Va bien la preparación para la prueba de licencia médica?

Gote pensó en la orden real que no entendía. Para dar una prueba de licencia médica difícil.

—Sí, su majestad. Lo estamos dificultando para que solo aquellos que estén calificados puedan pasar.

—Sí, haz preguntas difíciles. Los médicos se ocupan de la vida de sus pacientes. No podemos permitir que alguien que no esté calificado lo haga.

—Sí, tendré cuidado.

Incluso mientras respondía así, no lo entendía. La primera prueba ya era lo suficientemente difícil como para que las personas que no estaban calificadas no pudieran pasar. Los médicos eran respetados porque pasaron una prueba tan difícil.

¿Y por qué el emperador está interesado en tal prueba? Bueno, supongo que deberíamos volver a plantear la dificultad.

Salió de la habitación. Como iba a plantear la dificultad de nuevo, esta prueba realmente sería una prueba que sería la muerte de algunos estudiantes.

—Mmmmmm…

Minchestor se acarició la barbilla.

—Elise, ¿esa niña hizo eso?

Fue una evaluación inimaginable.

Pensé que ella huiría después de algunos días. Esto es sorprendente Y no solo era buena. Ella era un genio. Y un genio del siglo que reescribiría la historia. De ninguna manera.

Sacudió la cabeza. Él no la estaba mirando, más bien, la atesoraba mucho. Sin embargo, esto era demasiado increíble. Ella nunca experimentó la medicina, ¿pero fue capaz de hacer eso?

Mmmmm… supongo que hubo un malentendido. No lo vio con los ojos, así que no lo creyó. Pero estaba seguro de una cosa. Creo que está mejor de lo que pensaba. Al ver cómo se le reconoce tanto, definitivamente es una niña inteligente, pensó en cuando conoció a Elise hace un tiempo. Parecía que sabía más allá de sus años.

Y recientemente recibimos noticias de que el Reino Moncelle se estaba moviendo. Si no fuera por ella, la Expedición habría estado en problemas. No era solo un problema. Elise había salvado a las fuerzas del imperio de ser destruidas.

Como era una niña inteligente, le iría bien en el hospital. Eso pensaba el emperador.

Pero ella no puede meterse demasiado en eso. Ella será la princesa heredera, luego la emperatriz.

Estaba orgulloso de que ella trabajara en el hospital a pesar de su edad, pero pronto sería parte de la familia imperial. Le preocupaba que ella se enfermara mientras trabajaba en el hospital.

—Sir Bent.

—Sí, su majestad.

—¿La preparación para el baile va bien?

El criado respondió cortésmente.

—Sí, se está preparando como lo ordenó. Pero… ¿qué hará con el anuncio de la prometida del príncipe heredero?

Su sirviente más cercano, Bent, conocía bien la apuesta con Elise. No había forma de que ganara la apuesta, pero todavía no era adulta. Entonces, si era anunciada como la prometida, no se estaba cumpliendo la promesa de la apuesta.

—No planeo romper mi promesa. Incluso si es una apuesta ligera, es una que sugerí. Y ganaré de todos modos.

Era una apuesta que el emperador había sugerido. Entonces, si Elise satisfacía las condiciones, la dejaría ir. Era la verdad. Pero las condiciones de la apuesta eran…

Si haces algo más digno de un médico que de emperatriz.

¿Qué tendría que hacer ella que fuera más digna como doctora del Imperio? Y en seis meses a eso. Era imposible. Entonces Minchestor pensó que no había forma de que perdiera.

—Entonces, ¿vas a retrasar el anuncio de la prometida del príncipe heredero? ¿Hasta que lo mejor haya terminado?

—No, no lo retrasaré.

—¿Entonces…?

Era difícil saber lo que estaba pensando. Pero Minchestor sonrió en lugar de responder. Era una sonrisa un tanto traviesa.

—La señorita Clarence participará en el baile, ¿verdad?

—Sí, por supuesto. Es obligatorio que participen las personas con un estatus superior al de un conde.

—Bien.

Él asintió con la cabeza y habló.

—Será un buen baile.

♦ ♦ ♦

Las calles de Londo estaban llenas de emoción.

Pronto, comenzó el baile del aniversario. Los nobles y ciudadanos comunes estaban preparados para el festival.

—¡Escuché que el emperador está preparando el baile del aniversario para ser aún más extravagante que nunca!

—¿De verdad?

—Sí, y se proporcionará comida gratis a los ciudadanos plebeyos y de bajos ingresos.

—¡Agradable, como se esperaba del emperador! ¡Una vida larga y saludable para él!

Todos los ciudadanos se reunieron para hablar sobre el baile del aniversario.

Actualmente, el Imperio Brittia era el más fuerte en el lugar… no, en el continente. Pasado el continente, el Nuevo Mundo e incluso el Este. No había un lugar que no estuviera influenciado por el imperio.

Solo la república de Francois probablemente podría compararse con ellos. Había otras tierras fuertes como la república Prusiana, el país portuario de Spana y la nueva tierra en el Nuevo Mundo, pero no eran tan poderosas como el Imperio o el Imperio Fracois. La tierra Qing en el Este ya estaba en camino a la caída.

Como eran un imperio tan poderoso, el baile del aniversario también sería a gran escala.

—¿Escuché que habrá un anuncio importante en este baile?

—Sí, lo escuché. Van a anunciar a la prometida del príncipe heredero.

—¡Ya veo! ¡La gente dice que el príncipe heredero será alguien que supere al emperador!

—Sí. Él ya está participando en varios puestos ocupándose del imperio. Es frío, pero sus habilidades son las mejores que ha visto la familia imperial.

—¿De verdad? Eso es increíble. ¡Esa es la familia Lambert para ti! ¿Pero dónde escuchaste eso?

—Mi amigo. No beba todos los días y lea algunos periódicos. Todo estará ahí. ¡Incluso tiene la nueva amante del mujeriego tercer príncipe!

Como él dijo, los medios del imperio estaban extremadamente bien desarrollados. De la política al estilo de vida de las celebridades. La libertad de prensa también estuvo presente.

—Ejem, pero ¿quién crees que será la prometida del príncipe heredero?

—Mmmmm… Tengo curiosidad también. Espero que sea alguien que sepa cuidar bien de quienes están debajo de ella. Como el príncipe heredero es frío, creo que ese tipo de princesa heredera le quedará bien.

—Sí, definitivamente. Espero que sea una buena persona.

Los dos continuaron hablando sobre el príncipe y su futura prometida.

Mientras tanto, en el Hospital Theresa, Elise estaba tratando el centro de todos los chismes, el príncipe heredero.

—¿Cómo está el cansancio?

—¿Está mejor?

—¿Qué hay de sentirse pesado o sin espíritu?

Y las preguntas continuaron. Después de que esto sucedió por un tiempo, ella escribió algo en una hoja de papel y eligió la cantidad de medicamento que le recetaría.

—Creo que podemos mantener la cantidad de esta manera. Toma la medicina en tu camino de regreso.

Eran palabras que señalaban el final de su cita.

—¿Se terminó?

—Sí, cuídate en el camino de regreso.

Pero el príncipe heredero no se levantó y continuó mirándola.

Elise inclinó la cabeza.

—¿Ron?

—No es… nada.

Su trato durante el tiempo en que lo estuvo siguiendo en consulta siempre fue así. Ella solo preguntaba qué necesitaba saber y amablemente se despidió. Siempre era lo mismo. Que ya que ella había terminado, él debería irse. A Linden no le gustaba eso.

El tiempo de tratamiento también fue demasiado corto. Sintió que ella solo pasaba la mitad del tiempo con otros pacientes que con él.

¿Tiene que hacer que me vaya tan rápido? Estaba sorprendido de sí mismo por pensar eso. ¿Qué otra hora necesitarían un médico y un paciente? El tiempo de tratamiento fue corto, pero fue porque ella solo necesitaba observarlo. Él lo sabía bien.

Pero… cada vez que se iba, su corazón se sentía extraño. Era un sentimiento que no podía identificar.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *