Emperatriz del Bisturí – Capítulo 52

Traducido por Maru

Editado por Yusuke


—¿Sir Ron?

Su corazón latía más rápido con el toque.

—Rose.

—¿Sí?

—Fue divertido reunirme contigo durante los últimos meses. Así que mantente bien.

Eran palabras completamente poco románticas, pero extrañamente, sus mejillas se sonrojaron.

—Igualmente.

—Bien.

Ron se puso de pie.

—Mantente bien.

Comenzó a alejarse. Mirando su espalda, Elise pensó en blanco para sí misma.

Guerra…

No tenían ninguna relación entre ellos. Ella no tenía ninguna razón para sentirse así. Pero… le dolía el corazón. Ella no sabía por qué. Fue solo porque. Porque le preocupaba que no pudiera verlo, o porque podría lastimarse. A ella no le gustó nada de eso.

Parecía que se había encariñado con él todo este tiempo. Todo, desde su rostro indiferente, hasta su actitud. Ella no lo odiaba.

Estará bien, ¿verdad? Ya que es un noble de alto rango. Trató de convencerse a sí misma, pero lo sabía. A la guerra no le importaba el estatus. En su vida pasada, su hermano Chris había muerto en la guerra. Hace dos años, el primer príncipe había fallecido de la guerra del Continente Negro, a pesar de que tenía poderes sobrenaturales.

Nadie sabía lo que podría pasarle. Fue cuando. Ella se mordió los labios y corrió hacia él.

—¡Sir Ron!

Rápidamente se desabrochó algo de la parte posterior de su cuello. Luego, ella lo puso en su mano.

—¡Esto! ¡Toma esto!

—¿Qué es?

Era un collar de cruz decorado con perlas. No era lujoso, más bien, parecía que había resistido la prueba del tiempo.

—Es un recuerdo de mi madre. Entonces… ¡Entonces! ¡No te lo voy a dar, así que tienes que devolverlo!

Sus ojos se agrandaron.

—¿De verdad… me lo estás dando?

Esto era un préstamo. Algo que le dio a su familiar o alguien que amaba antes de que fueran a la guerra.

—No te lo voy a dar. Te lo presto. Entonces tienes que devolverlo. Si no lo haces… no te perdonaré. Nunca.

Se mordió los labios y habló con firmeza.

—Así que tómalo con calma. Y nunca te pares al frente. Puedes ser cobarde. Si te lastimas y no puedes devolverme este collar, nunca jamás te perdonaré, así que debes regresar a salvo.

Él sonrió. Ella le estaba diciendo a él, el príncipe heredero, que no interviniera, y que estaba bien ser cobarde. Pero le gustó.

—Gracias. Definitivamente te lo devolveré.

♦ ♦ ♦

Después de dejar a Elise, Ron, no, el príncipe heredero lanzó su habilidad de transformación.

—Eso estuvo cerca.

Miró el artefacto que lo ayudó a transformarse. Tenía una pequeña grieta.

—No podré usarlo durante la mitad de año… no, un año ahora.

Era porque lo había usado demasiado. Debería haberlo usado una vez cada dos meses, pero lo usó cada pocos días.

Pero es un alivio haber podido despedirme de ella.

Pensó en Elise. Siempre estaba insatisfecho con ella. Pero… siempre quería verla.

Apenas se había detenido de sostenerla en sus brazos cuando la vio llorar. Apenas. Pensando que ya no podía ver esa cara, se sintió condenado. Le dolía el corazón. No era como si no hubiera forma de verla. Podría ir como Linden. Pero…

No te gusto.

Pensó en lo que ella dijo. No, no podía. No sabía por qué, pero a ella no le agradaba. Incluso se estaba negando con tanta vehemencia a casarse con él.

Sabía que era de alguna manera porque ella quería ser médico. Pero sus ojos cuando lo miraba y cuando miraba a sus pacientes eran tan diferentes, que él sabía que no le agradaba. Había una emoción con la que lo miraba. Rechazo.

Maldición. Cada vez que pensaba en eso, se sentía frustrado y dolido. En realidad, no me gusta. ¿Por qué lo estaba haciendo sentir así? No sabía que me sentiría así después de ese día.

La luz entró en su mundo oscuro. Era la única luz. Pero la luz no le agradaba, y se sintió desesperado por eso.

Ir a verla así también es como mentir, pensó amargamente para sí mismo. Sabía que estaba mintiendo, pero no podía hacer nada.

Quería tanto verla, y cuando se dio cuenta, se dirigía hacia ella.

—Tendré que beber hoy.

Era agradable beber con Ren, aunque a Ren no le gustaba beber.

Expresaría sus frustraciones por las hermanas pequeñas de Ren a Ren.

—Ah…

Miró la ficha que ella le dio. Era una cruz decorada con perlas. A un lado, había una frase.

Dios, que su bendición te proteja.

Parecía basura en lugar de una ficha porque se había hecho hace mucho tiempo. Sin embargo, lo apretó contra su pecho como si estuviera lidiando con el tesoro más preciado del mundo.

♦ ♦ ♦

Elise inclinó la cabeza cuando regresó a la propiedad. Fue raro. No era tan tarde, pero parecía tranquilo. Como si toda la residencia estuviera triste.

—¿Madre?

Llamó a su madrastra sorprendida. Su madrastra, que siempre estaba feliz, sollozaba.

—Elise, ugh…

—¿M-Madre? ¿Qué pasa?

Y escuchó algo completamente inesperado.

—¿Qué?

Su voz temblaba.

—Ren y Chris… ¿van a la guerra?

Choque. Su mundo comenzó a romperse.

♦ ♦ ♦

No supo cuánto tiempo estuvo llorando. Ella miró fijamente el espejo sin comprender. Sus ojos estaban inyectados en sangre por todo el llanto. Pero por alguna razón, sus lágrimas continuaron cayendo.

—No. ¿Por qué? ¿Solo, por qué?

¿Qué salió mal? ¿Por qué Chris tenía que ir a la guerra?

—¿Deben participar al menos dos personas de cada familia noble?

Esto no sucedió en su vida pasada. Solo una persona necesitaba participar. La razón por la que Chris había participado era solo por ella. Su segundo hermano se había ofrecido como voluntario para pagar sus errores y no pudo regresar.

[Fallecido: Chris de Clarence]

Todavía recordaba cuando recibió la carta. Pensar que ella había causado la muerte de su hermano… Lloró durante varios días en ese momento. Pero incluso después de tanto llanto, no pudo superar su tristeza y continuó anhelando por él en la Tierra.

—No. Nunca. ¡No puedo perder a Chris de nuevo así!

Elise sollozó.

¿Pero cómo? Esta vez, Chris no se había ofrecido como voluntario. Participó por órdenes del Palacio Imperial. No había forma de que pudiera estar exento. ¡No, Chris!

Continuó llorando acostada en la cama. ¿Tenía que pasar por ese dolor de nuevo? ¿Tenía que volver a perder a su hermano? No podía. Elise no podría soportarlo. De repente, alguien llamó con cuidado a la puerta.

—¿Lissy , Lissy? ¿Duermes? ¿Puedo entrar?

Era Chris. Abrió la puerta y habló en voz baja.

—Mi hermana pequeña se sorprendió, ¿eh?

Cuando escuchó eso, la presa que había estado conteniendo sus lágrimas se rompió.

—¡Wahhh ! ¡Chris!

Tiró a su hermana pequeña hacia adentro. Cuando su cara estuvo en su pecho, comenzó a sollozar.

—No te vayas. Por favor. Por favor…

Sabía que no funcionaría, pero aun así suplicó.

—Nuestra Elise. No llores, ¿eh ? Volveré sano y salvo. No te preocupes demasiado. Nada pasará.

—No, por favor…

Por supuesto, esta vida era diferente, por lo que no había garantía de que Chris muriera. Sin embargo, Elise podía sentirlo. Que era otra vida, pero el destino seguía siendo el destino. Simplemente fue en una forma diferente. Si se marchaba a la guerra, Chris volvería a morir. Era una convicción infundada, pero todavía se sentía ansiosa y angustiada.

—Lissy. Tengo una petición.

Su hermano le secó las lágrimas.

—¿Puedes darme una ficha? Creo que podré volver con seguridad si consigo una ficha tuya. Definitivamente regresaré y se lo devolveré, así que por favor.

Elise una vez más sintió ganas de llorar.

—No.

—Lissy.

—¡Nunca! ¡Nunca te voy a dar nada parecido a una ficha!

Salió corriendo por la puerta como una niña pequeña.

—¡Lissy!

Su hermano la llamó, pero ella no se detuvo. Llegó a un lugar desolado y empezó a sollozar. Ella lo detendría. No importa lo que tuviera que hacer. Como él había muerto por su culpa, ella lo detendría sin importar qué.

¿Pero cómo? 

Aunque quisiera, no podía eximirlo de la guerra. La única forma sería que su hermano se escapara. Pero su hermano preferiría tener una muerte honorable que huir.

¡Por favor! Ella oró desesperadamente. Pero no había nada en lo que pudiera pensar. Se desesperó ante el cruel círculo del destino. Y pasó la noche triste.

♦ ♦ ♦

El día estaba soleado. Siempre iba temprano al hospital para atender a los pacientes, pero hoy no quería hacer ruido. Pero ni siquiera tuvo tiempo de sentirse triste. Fue porque Graham llegó a la residencia de Clarence temprano esa mañana.

—¿Dama… Clarence?

Se sorprendió al ver sus ojos. No eran solo rojos. Aún quedaban algunas lágrimas. Elise rápidamente se secó los ojos y preguntó.

—Sí, doctor. ¿Qué pasa?

—Está bien. No tienes que preocuparte por eso.

Graham suspiró como si estuviera frustrado por algo y abrió la boca.

—Los resultados de lo que preguntaste ayer salieron a la luz.

—Ah…

Solo había pasado un día, pero parecía que había terminado. Era como Graham hacerlo tan rápidamente. Pero, ¿por qué había venido él mismo tan temprano en la mañana?

—Viendo cómo llegó usted mismo, debe haber un problema.

| Índice |

One thought on “Emperatriz del Bisturí – Capítulo 52

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *