La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 10: Curiosidad

Traducido por Maru

Editado por Ayanami


Su voz era suave y dulce, pero había una nota de orgullo en sí mismo.

Además, me había llamado “Reina”. No es el único extranjero que lo hace, pero la palabra se sintió extraña, ya que había estado enviando mensajes con Reina el pájaro.

¿Eso significaba que…el Príncipe Heinley es el dueño de Reina? ¿Pensó que su carta es conocida? Tuve un momento de sospecha, pero lo descarté rápido. No importa si él escribe esas cartas. No tengo la intención de conocer al dueño de Reina en la vida real.

El caballero que está a mi lado frunció el ceño como ofendido. Parecía pensar que era grosero que el príncipe me pidiera que lo guie por el palacio.

—Bien.

Sin embargo, no se sabe cuándo su país superará al Imperio del Este. De modo que no provocaré problemas innecesarios con un príncipe que podría tener éxito en el trono en el futuro.

Después de pensarlo un momento, la actitud orgullosa en el rostro del príncipe Heinley desapareció, reemplazada por una sonrisa inocente, mientras me ofrecía su brazo. Lo tomé y, al contrario de su hermosa y sofisticada apariencia, su brazo se sentía densamente musculoso. Lo solté sorprendida, él me miró con curiosidad.

— ¿Qué ocurre?

—Nada.

No podría decir muy bien que era más sólido de lo que esperaba, así que rápidamente aparté la vista.

— ¿Alguna vez ha estado en el Jardín de Plata? Es el jardín más cercano al palacio del sur. Es muy hermoso.

—Naturalmente, he estado alrededor del palacio del sur.

Pensé por un momento, mientras caminábamos por el pasillo que salía del palacio central. El palacio central se usa, principalmente, para el trabajo, con muchas áreas prohibidas para los extraños, por lo que no era apropiado, para mí, mostrarlo. El palacio del sur se usa para alojar a los invitados extranjeros, y él debe haber recorrido la zona.

Luego, está el palacio occidental…podríamos compartir una taza de té, por lo que, el palacio occidental debería estar al final.

Podía acompañarlo al palacio oriental del emperador, pero era reacia a cruzarme con Rashta. Podríamos saltarnos eso fácilmente e ir al palacio norte…

— ¿Su Majestad?

Estaba caminando sin decir una palabra, y el príncipe Heinley me llamó. Algo en su voz hizo que mis oídos hormiguearan.

—Estaba pensando en qué mostrarle primero.

—Ah. Entonces, quiero ir…

Antes de que el Príncipe Heinley terminara de hablar, una persona familiar corrió hacia nosotros desde los arbustos del jardín.

— ¡Su Majestad!

Rashta. A pesar de mis esfuerzos por evitarla aquí, ella todavía apareció frente a mí. Suspiré, manteniendo mi máscara, mientras asentía hacia ella.

—Su Majestad, ¿estás dando un paseo? Rashta también está dando un paseo.

—Sí.

No tenía idea de dónde provenía su energía inagotable. La última vez que la vi, no nos separamos en los mejores términos.

—Vine de allá.

Ella señaló con el dedo el camino que había seguido, luego, sonrió brillantemente y se inclinó ante el príncipe.

—Hola, soy Rashta.

Pensé que el príncipe se sentiría ofendido por este innoble saludo, pero él sonrió inesperadamente y copió el manierismo de Rashta.

—Hola, soy Heinley.

La risita de Rashta era como una campana de plata.

— ¡Eres gracioso! Su Majestad, ¿quién es este? Nunca lo había visto antes.

Heinley se presentó antes de que yo pudiera.

—Soy el Príncipe Heinley del Reino Occidental.

— ¡Wow! ¡¿Príncipe?!

Rashta se cubrió la boca con las manos y luego chilló de emoción.

— ¡Rashta nunca ha visto a un príncipe!

—Jaja, ¿de verdad?

—Realmente pareces un príncipe. De un libro de cuento de hadas.

—Vaya. Me halagas, Rashta.

Un rubor rosado se levantó en las mejillas de Rashta.

— ¿Estáis caminando juntos? —Preguntó Rashta.

—Le pedí a la emperatriz que me mostrara los alrededores.

—Este lugar es maravilloso, ¿no? Hay muchos lugares para ver.

—No he visto todo, pero hasta ahora, ha sido increíble.

A diferencia de los nobles que estaban avergonzados por el discurso o el comportamiento de Rashta cuando la conocieron, el príncipe Heinley continuó fácilmente con ella. Rashta preguntó si el príncipe Heinley se sentía cómodo, luego, le hizo otra pregunta con una sonrisa radiante.

—Bueno, príncipe Heinley, ¿quieres que te guíe?

Las cejas del príncipe Heinley se alzaron.

— ¿Señorita Rashta?

—Rashta ha estado explorando todo el palacio últimamente. ¡No hay lugar que no conozca!

Rashta miró y añadió amablemente.

—Su Majestad está ocupada, así que Rashta lo hará por ella.

—Ah. Gracias, señorita Rashta. Pero, eso está bien. La emperatriz es una gran guía.

Ni siquiera le había mostrado nada todavía. El príncipe Heinley me miró disculpándose.

— ¡Ah! Entonces Rashta irá contigo. ¡Sería más divertido si los tres saliéramos a caminar juntos!

Rashta se unió al lado del príncipe Heinley, y él le devolvió una suave sonrisa.

Si permite que Rashta nos acompañe, simplemente, me ire. Pensé en las palabras que me darían una excusa razonable.

¿Ocupada? No, dije que no estaba ocupada. ¿Acabo de recordar que estaba ocupada? No, eso es demasiado apresurado. Quizás, tener que correr al baño…no, absolutamente no.

En cualquier caso, no quería crear una escena de la emperatriz y la concubina del emperador dando un paseo con el príncipe del país vecino. No podría haber tal cosa ridícula. Pero, incluso antes de elegir una excusa…

—Lo siento, señorita Rashta.

El príncipe Heinley rechazó a Rashta con voz suave pero firme.

—Tres es demasiado.

Rashta parecía sorprendida, y el príncipe Heinley la dejó con un:

—Disfruta de la caminata. —Luego, se alejó con calma. Era educado, pero, sorprendentemente, frío. Por lo general, cuando alguien ofrecía su compañía, lo educado era aceptar.

Miré de reojo a su perfil con sorpresa. Antes de darme cuenta, regresó con una actitud orgullosa y me pidió que lo guiara. Fruncí el ceño al pensar…ciertamente, tiene una personalidad grosera. Realmente, es un hombre que depende de su buena apariencia. ¿Esa es la razón del zumbido en los círculos sociales?

El príncipe Heinley me miró mientras pensaba. Evité su mirada por miedo a ser demasiado obvia, cuando me hizo una pregunta inesperada.

— ¿No me encuentra guapo?

¿De qué está hablando? Fruncí el ceño ligeramente y el príncipe Heinley continuó.

—Es extraño. La gente, generalmente, está interesada en mí en este momento. ¿Por qué la reina es tan fría? ¿Mi cara está hinchada hoy? Me aseguré de vestirme finamente.

Debía haberlo escuchado mal. Lo miré, el príncipe Heinley se echó a reír de repente.

¿Era una broma?

—Mis disculpas, Su Majestad. Estaba tan rígida hace un momento. —Lo miré sorprendida

—La mujer de antes, ¿es la amante del emperador?

El príncipe Heinley usó el término “amante” en lugar de “concubina”. Esto tampoco era típico de la nobleza, y me produjo una sonrisa.

—El emperador es un hombre extraño. ¿Cómo podría mirar a otra parte con la reina frente a él?

—Gracias por sus amables palabras, pero…

—No hay necesidad de agradecerme. Si no puede apreciarla, es su pérdida.

Quizás por eso era llamado mujeriego. Por un momento, me sorprendió gratamente. Sabía que sus palabras debían ser agradables para mis oídos, pero su cara arrogante, me hizo incapaz de aceptar sus halagos. Parece del tipo que no estará dispuesto a hacer cumplidos, incluso si lo agarran de la garganta y le ordenan hacerlo.

Forcé una sonrisa, y él me dio una sonrisa infantil a cambio.

—Entonces, si no le importa, Su Majestad, ¿me invitaría a un banquete especial el último día de las celebraciones de Año Nuevo?

Los presentes en el banquete final de Año Nuevo son invitados distinguidos de alto estatus, o hicieron grandes logros, o se espera que hicieran grandes logros. Sin embargo, el emperador y la emperatriz solo invitan a diez invitados. Naturalmente, la mayoría de las invitaciones se enviaron antes del Año Nuevo, y el príncipe Heinley es, naturalmente, el primero en esa lista.

— ¿No recibió la invitación? Podría ser…

—La recibí. Pero fue una invitación del emperador del Imperio Oriental.

Cuando me miró de nuevo, sus cejas se levantaron.

—Prefiero ser el invitado de la emperatriz.

—Lo aprecio, pero ya he enviado todas las invitaciones.

— ¿Por qué no tacha el nombre del emperador y escribe su nombre a continuación?

Está diciendo tonterías, se rió de sus propias palabras, luego, ofreció su brazo nuevamente.

— ¿Seguimos caminando?

♦ ♦ ♦

Después de nuestro paseo juntos, regresé al palacio occidental. La condesa Eliza me estaba ayudando a cambiarme de ropa, cuando de repente exclamó.

— ¡Oh!

— ¿Qué pasa?

La condesa Eliza estaba sonriendo a la ventana. Seguí su mirada y vi a Reina apoyado en el alféizar. Eso es normal, pero hoy está de espaldas a nosotros. La condesa Eliza se rió entre dientes.

—Voló aquí, pero cuando la vio cambiarse, entró en pánico y se dio la vuelta.

— ¿Reina?

—Ese pájaro es muy inteligente, Su Majestad. Como un caballero.

Cuando terminé de vestirme, me acerqué al pájaro, pero Reina aún mantenía su espalda firmemente hacia mí. Ladeó la cabeza cuando me acerqué, pero no se dio la vuelta. Le hablé con voz suave.

—Estoy vestida ahora.

Acaricié su plumosa cola, se dio la vuelta y frotó su frente contra la mía.

— ¿No miraste porque estabas avergonzado?

Reina asintió con la cabeza. Realmente, se ve inteligente. Sin embargo…

— ¿Viniste aquí a toda prisa hoy? ¿Por qué estás cansado?

Reina parecía exhausto de su viaje, cuando llevó la primera nota, pero, después de que su dueño llegó al palacio, parecía estar más tranquilo. Pero, en este momento, parece exhausto de nuevo, sin embargo, como si estuviera apurado.

Reina buscó un poco y extendió la pata con otra nota. Le acaricié la cabeza y saqué el trozo de papel.

[¿Estás buscándome?]

Reina inclinó la cabeza y la miró. Luego, fue a beber un poco de agua, manteniéndose vigilante. Pasó un largo momento, antes de que finalmente respondiera.

[Buscando arduamente ¿Y tú?]

Reina sacudió el agua de su pico y luego voló hacia mí. Miró la nota y tocó suavemente mi brazo con sus alas como para reprenderme por mi mentira. Era tan adorable la forma en que reacciona a mis cartas, le di otra palmada en el pico.

♦ ♦ ♦

Las celebraciones de Año Nuevo, finalmente, comenzaron.

Los fuegos artificiales brillaban en el cielo por la noche, la gente se reía y charlaba en las calles durante el día.

Aunque había vivido en el palacio durante mucho tiempo, la imagen que aún me viene a la mente al pensar en Año Nuevo es el animado festival prematrimonial.

Abrí la ventana, permitiendo que el aire fresco pero húmedo de la mañana me hiciera cosquillas en la nariz. Inhalé y exhalé profundamente, luego, cerré la ventana a medias y toqué el timbre al lado de mi cama. Después de un momento, la condesa Eliza entró, vestida más extravagante de lo habitual.

—Estará muy ocupada hoy.

La condesa me sonrió, luego, levantó rápidamente el vestido que preparó del armario. Mi madre me había regalado el vestido, una cosa hermosa adornada con perlas blancas y con capas de encaje nevado para dar una falda completa. Mi madre no me lo dijo directamente, pero sé que estaba preocupada por mí después de los rumores sobre Rashta.

—Es el primer día, así que todos debemos engalanarnos. En un evento como este, uno debe verse colorido, pero un color demasiado fuerte se vería pegajoso. En cambio, es mejor hacer que la imagen de la emperatriz se destaque.

Ella me explicó que el concepto era “La Reina de las Nieves”, luego, me instó a levantarme y lavarme la cara. Después de sumergirse en el agua perfumada del baño y recibir un masaje, la condesa Eliza me lavó el cabello y me colocó un maquillaje ligero para que mi piel se viera más suave. Ella me ayudó a ponerme el vestido blanco y me adornó el pelo con más perlas. Me puse los zapatos blancos, y pronto fue como si viniera de un país de nieve.

—Se ve tan hermosa, emperatriz. No solo digo esto porque esté aquí.

—Gracias, condesa Eliza.

La condesa Eliza parecía querer hablar más, pero, en su lugar, sonrió en silencio. Quizás, estaba a punto de decir algo como: “Soviesh quedará impresionado cuando la vea”.

Revisé el horario en mi escritorio por última vez, luego, me dirigí hacia el palacio oriental. Desde el segundo día en adelante no importaría, pero el primer día requería que el emperador y la emperatriz entraran juntos al primer gran banquete.

Encontré a Soviesh esperándome afuera. Me sonrió gentilmente y extendió su brazo para que lo tomara. Pensé que estaría más molesto y anhelando a su amante, pero no noté tal cosa en su expresión. Era sorprendente, pero tomé su brazo y caminamos hacia el gran salón de baile.

Las puertas del pasillo estaban abiertas de par en par. Cuatro guardias, vestidos con espléndidos uniformes imperiales fuera de lo habitual, se pararon a cada lado de la puerta, uno golpeó la puerta cuando nos vieron a Soviesh y a mí. Un oficial tocó la trompeta y el ruido en el pasillo disminuyó.

Di unos pasos con Soviesh a mi lado, y una enorme escalera se extendió hacia abajo, desde nuestros pies hacia un enorme salón salpicado de los coloridos atuendos de los invitados. Soviesh levantó la mano y todos se inclinaron al mismo tiempo. Observé a la multitud, cuando algo que vi hizo que mis manos se apretaran involuntariamente.

Cerca del centro del salón de baile estaba Rashta rodeada de nobles extranjeros.


Maru
Ah... Aquí va a haber un drama. La rata la liará de alguna forma. Menos mal que Heinley tiene más cerebro que el emperador.

| Índice |

5 thoughts on “La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 10: Curiosidad

  1. Nana 🐍 says:

    De nuevo, muchas gracias por todo su trabajo, ya llegará el momento en que Soviesh y Rashta sean humillados por malditos muajajaja (al menos eso espero, no se pueden ir así nada más ಠ_ಠ )

  2. AsteroidedAstrid says:

    Muchas gracias nuevamente por el pack de capítulos, me encanta ver la manera en la q piensa Navier, mientras espero actualización de esta historia, iré a leerle el manga, con su permiso uu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *