La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 18: Venganza (2)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Sí, no lo harías. No podrías haber estado inestable por mi causa tan fácilmente porque fuiste tú quien me mató. Te subestimé demasiado. Por supuesto, dijiste que querías matarme desde la primera vez que me viste.

No importaba cuán inocente pretendiera ser Aria, había una gran diferencia entre ella y Mielle, quien había sido su maestra desde su nacimiento. Sería pan comido para ella dominar a los sirvientes y las criadas de la mansión Roscent.

Tal vez, incluso podría haber derramado lágrimas angelicales e instado a las doncellas a vengarse de Aria en secreto. En consecuencia, había esclavizado a dos estúpidos caballeros mientras pensaba que era una oportunidad sin saber la verdad.

¿Cómo pudo pasar esto?

—Señorita, estamos aquí.

Cuando llegó a esa sorpresiva conclusión, el carruaje se detuvo y Jessie anunció que habían llegado a la joyería.

Aria salió del carruaje con la ayuda de un caballero distraído. El pañuelo de Aria, empapado en sudor y mojado, sobresalía del bolsillo de los estúpidos pantalones del conductor mientras esperaba delante del carruaje.

No puedo creer que no haya pensado en nada mientras tenía a estos muchachos alrededor. Aria mostró una sonrisa burlona, ​​pensando que no podía engañar a su humilde nacimiento.

—Vuelve primero. Encontraré mi propio camino de regreso.

Ante eso, el conductor abrió mucho los ojos y le tembló la barbilla, como si estuviera avergonzado por la orden repentina.

Aunque se confirmó su estado, el cambio repentino en el conductor no era confiable. Era extraño que el anterior hubiera tenido un dolor de estómago de repente y que no lo hubiera informado.

Y lo más extraño de todo fue el comportamiento del conductor, que se había vuelto muy agitado por las palabras “volver”.

¿No es extraño que te sientas más incómodo con que te digan que regreses que cuando reprendí tus errores?

Estaba claro que algo estaba pasando, y el crujido del carruaje lo hizo más evidente.

No me digas… prefiero volver en un carro alquilado.

—¿Me traerás otro carruaje? —le pidió a uno de sus caballeros acompañantes.

Preparar el carruaje era el trabajo de un sirviente, no el de un caballero, pero su amo le había ordenado que lo hiciera, por lo que no podía protestar.

Además, ya había cierta reticencia sobre sus capacidades porque los caballeros no habían notado el cambio en el conductor. Aria estaba más que calificada para indicarles que encontraran un carro nuevo y más seguro.

El conductor trató de decir algo, como si tratara de disculparse, pero pronto se inclinó y se despidió. Aria respondió a eso con una sonrisa amistosa, pasándolo de camino a la joyería.

♦ ♦ ♦

Quizás porque era una joyería favorecida por los nobles, el interior era colorido y estaba lleno de joyas de tamaños y brillo que no se podían encontrar fácilmente.

El cristal del armario estaba muy limpio y transparente, sin una mota de polvo. Incluso en una inspección más cercana, no podía verse una mancha. Las joyas en exhibición ejemplificaban su valor.

—Entre, por favor.

Dos empleados vestidos con trajes elegantes saludaron cortésmente a Aria tan pronto como abrió la puerta, sin una sola distracción. Era un saludo imperturbable y moderado.

No levantaron la cabeza hasta que Aria les dio instrucciones. Su conducta era impecablemente perfecta, ya que estaban acostumbrados a tratar con nobles de alto rango.

—Estoy buscando un broche.

—Entendido.

El empleado que guió a Aria a una habitación privada en el segundo piso inmediatamente le sirvió un pequeño tentempié como galletas y chocolates con té caliente.

Se inclinó un paso lejos de Aria, que estaba sentada en el sofá saboreando el té, para indicar una solicitud de sus requisitos.

—Es un broche para un hombre en su adolescencia. Muéstrame todo, desde diseños llamativos hasta diseños elegantes.

Aunque Aria aún era joven y vestía ropa sencilla, el hombre no renunció a su cortesía. No era incondicional en lo educado que era con un cliente, pero no importaba cuán sencillamente se vistiera, podía distinguir la clasificación de su familia por la criada que la acompañaba.

Por supuesto, también podía distinguir la clasificación de un cliente por el sello de su familia, pero ninguno de esos sellos adornaba a Aria ni a sus asistentes actualmente.

Un alfiler de oro rosa se destacaba en su cabeza, pero no había ninguna niña en la familia Frederick que estuviera en su adolescencia, por lo que concluyó que el alfiler se estaba usando simplemente por su hermosa forma.

Originalmente, los nobles estaban llenos de bravuconería, por lo que incluso si la tienda les mostrara joyas caras que no podían pagar, no perderían la compostura. Pero los sirvientes y las criadas eran diferentes. Si descubrían que su amo no podía permitirse algo, había cambios ligeramente notables en su comportamiento.

La mayoría de los nobles acompañados por sirvientes no llevaban dinero ellos mismos, por lo que los acompañantes tomaron ese trabajo. Por esa razón, tenían una buena idea de cuánto dinero tenía su amo.

Su criada, Jessie, no se movió en absoluto cuando Aria le dijo que les mostrara todos los broches sin especificar la cantidad. La criada asintió detrás de Aria como si fuera algo natural.

Él no conocía su rostro, pero ella no era una mujer noble normal. Incluso si él le traía el broche más caro, ella lo compraría si le gustaba.

El empleado, que sacó solo las cosas más preciosas y caras del gabinete y las colocó una al lado de la otra en una bandeja de seda, regresó a la habitación de Aria sin apresurarse.

—He elegido solo las cosas más caras y preciosas de la tienda.

Aria miró por encima de los broches que le fueron presentados. Como había dicho el empleado, vio una hilera de cosas preciosas, ninguna de ellas ordinarias.

Gracias a todas las lujosas joyas y accesorios que había visto en sus días como parte de la sociedad, no tenía dificultad en decir su valía.

Como el traje del empleado era negro, ella tomó los broches uno por uno y se los puso en la ropa. Todos los broches se veían bien, pero después de comparar varios artículos, eligió el diamante azul, que estaba en medio de un broche. El profundo color azul oscuro de alguna manera atrapó su corazón.

Aunque el diseño no era elegante, era obvio incluso de un vistazo que el tamaño y el brillo del diseño no eran habituales.

¿Le gustará este broche? Espero que se agobie con esto.

El diamante azul era tan raro que valía la suma de todos los vestidos y adornos que había enviado hasta ahora. Ella pensó que esa joya sería buena.

—Envuélvelo para mí. Ah, y también me gustaría que me hicieran unos pequeños broches.

—¿Qué tan pequeños le gustaría?

—Mmmmm… ¿Del tamaño de una uña?

Como había algunos instrumentos de escritura sobre la mesa, Aria explicó su idea en detalle. Quería un broche dorado del tamaño de una uña tallada con el sello de los Roscent, donde cada pétalo era un pequeño rubí.

Solo entonces, el empleado se dio cuenta de que era de la familia Roscent y tragó saliva. Lo hizo porque conocía bien el rostro de Mielle, por lo que no podía ser ella. De hecho, pensó que ella podría ser la hija de la prostituta que se rumoreaba.

Le dijeron que parecía un espíritu maligno, pero no había recibido una descripción detallada de su apariencia. Mirándola ahora, pensó que era una chica encantadora, lejos de ser malvada.

Además, a diferencia de los rumores, ella no causó ningún problema, sino que era lo suficientemente elegante como para compararla con cualquier otra dama aristocrática.

Tenía buen ojo, uno que apreciaba de manera diferente a otros aristócratas, que intentaban encontrar fallas mientras pretendían saber sobre el oficio. El empleado la trató aún más cortésmente entonces.

—¿Cuántos le gustaría ordenar?

—Comencemos con cinco.

—Tomará alrededor de un día.

—Eso es rápido. Tráigalos mañana con el broche que compré hoy.

—Sí.

El joyero tenía una estrecha relación con los artesanos de la capital, por lo que podía responder directamente a los pedidos personalizados de los clientes.

Una vez finalizado el pedido y liquidado el pago, en la mano de Jessie se recibió un recibo por una enorme cantidad de dinero.

—Me gustaría adjuntar una carta.

—Le iba a preguntar sobre eso, gracias. Traeré todos sus artículos a la mansión en algún momento mañana por la mañana. Es un regalo para usted, señorita Aria Roscent.

El empleado sacó una funda de su manga. Contenía un collar de zafiro. A juzgar por el tamaño, era probable que costase bastante. Aria inmediatamente entendió su intención y aceptó su pensamiento malicioso.

—Jessie, ¿me lo colgarás del cuello?

—Sí señorita.

Probablemente era un collar inadecuado para su corta edad, pero cuando se lo puso, extrañamente, se fusionó sin problemas con su belleza, como si el collar hubiera conocido a su maestro.

Los ojos del hombre que le había regalado el collar brillaron. Estaba pensando que la niña haría su debut social en el futuro, y que sería una marca de tendencias. No habría nada de malo si la favorecía un poco.

—No está mal. Gracias.

Aria sonrió dulcemente. La tienda tenía un interior colorido, pero de repente se iluminó con la sonrisa florida de Aria. El empleado no pudo ocultar sus orejas rojas mientras le daba un leve asentimiento.

—También le pediría que nos favorezca en el futuro.

El collar alrededor del cuello de Aria regresó a la mano del hombre por la mano de Jessie. Eso significaba que debería enviarse con todo lo demás por la mañana.

Todavía no podía darse el lujo de andar con artículos lujosos. En cualquier caso, ese hombre no le había dado el collar para que Aria lo usara de inmediato. Había sido un regalo para construir una relación sólida.

—Oh, ¿eres el dueño aquí?

—Sí, señorita.

—Voy a pasar a menudo.

—Gracias.

El que había pensado que era un empleado era, de hecho, el dueño. Al ver que incluso estaba atendiendo a un cliente solo, parecía dirigir su tienda con mucho cariño. La tienda también necesitaba una gestión exhaustiva, ya que era la joyería más grande y lujosa de la capital.

Fue una cosecha inesperada. No había nada de malo en estar cerca de una boutique o una joyería. Ella sería la primera en saber de él cuando entrara algo precioso, y él podría hacerle saber cuál sería la última moda.

Ella aceptaría la ayuda porque no todos sus recuerdos estaban detallados. Por supuesto, la ayuda no sería tremenda ya que ella podía hacerse un nombre en el futuro y vivir como parte de la alta sociedad.

Mientras esperaba que uno de sus estúpidos caballeros encontrara un carruaje, tomó una breve taza de té. Pero el estúpido caballero no había regresado ni siquiera después de preparar el té.

Aria, que ya había cambiado el té dos veces después de que se había enfriado, estaba tan impaciente que le ordenó al otro caballero que encontrara el paradero del primero.

Jessie, que se dio cuenta de que Aria no se sentía bien por experiencia, incluso si no lo expresaba, salió corriendo de la habitación mientras decía que le traería un nuevo refrigerio.

Hacia su figura de retirada extremadamente ágil, Aria agregó:

—No tienes que volver hasta que estés listo.

Eres aguda.

Aria no quiso causar ningún problema con su declaración, pero no quería ver a Jessie inquieta y retorciéndose. Además, Aria no podía ser ella misma, estando de mal humor debido a una serie de razones, con otras personas alrededor. Mientras esperaba a Jessie, no había nada que hacer, así que abrió la ventana y abrió la cortina ubicada en el centro de la habitación.

La ventana que comenzaba cerca del pecho de Aria y se extendía hasta el techo alto era lo suficientemente grande como para que todo su cuerpo se cayera.

Aria se sentó en un sofá de una persona junto a la ventana y observó la vista, cuidando de no dejarse caer.

Fuera de la ventana, la gente pobre y de aspecto descuidado estaba ocupada moviéndose, a diferencia de aquellos dentro de la joyería dolorosamente colorida.

Los nobles no caminaban, por lo que aquellos que caminaban por la calle eran en su mayoría plebeyos, a excepción del ocasional carruaje colorido.

Algunos tenían la piel bronceada y quemada por el sol y vestían ropas hechas jirones, y había aquellos cuya ropa estaba hecha con parches. Esos eran los plebeyos. Algunos incluso dejaron agujeros sin reparar porque no podían permitirse repararlos.

Las oficinas de aduanas estaban presentes a ambos lados de la joyería, como polvo contra las joyas elegantes.

Yo solía usar esa ropa también.

Su madre siempre se había ocupado de vestirse, por lo que había tenido que usar constantemente ropa vieja que no le quedaba bien.

Su madre no habría vivido una vida tan miserable si hubiera prestado un poco de atención a otras cosas, pero nunca hubiera soñado con algo así. También había estado desesperada por vivir todos los días.

Aria enfrentó las piezas de su pasado que pasaban por la ventana sin comprender.

Luego, le agradeció a su madre por sacarla de esa vida tambaleante. No quería volver a esa época y se negó a que Mielle la empujara de un precipicio de nuevo.

Tomaré todo lo que tienes y te terminaré de forma horrible. Si puedo, no sería una mala idea colgar esa bonita cara tuya en la pared por traición.

Por supuesto, si se descubriera que alguien de la familia estaba planeando una rebelión, toda la familia sería exterminada, pero el solo hecho de pensar en la familia Roscent con sus cabezas colgadas en la pared la hacía sentir mejor.

Mientras disfrutaba de la brisa fresca del otoño, pensando en cómo deshacerse de Mielle, una vista inusual se acercó.

¡El hombre de la capa negra!

Ella lo había conocido en la tienda general. Aunque la capucha solo reveló un poco su rostro, el contorno sutil de su rostro y el peinado de aspecto suave la hicieron suponer que tenía un aspecto inusual. Aun así, incluso para un noble, tenía una cara hermosa.

Con esa cara que aún le faltaba para llegar a la edad adulta, le había quitado la libertad amarrándola del brazo y la había instado a responderle. Debió haber notado la mirada de Aria cuando salió del edificio de aduanas cercano y la miró.

Aria, que había estado asustada por el pasado y que no lo había encontrado todo este tiempo, estaba a punto de ponerse de pie de inmediato, pero la expresión en el rostro del hombre la mantuvo baja.

¿Sonrió?

Él le sonreía encantadoramente, su boca en un arco debajo de la capucha que le cubría la cara, como si nunca hubiera amenazado a Aria.

Asustada, Aria retrocedió unos pasos. Ella se horrorizó por la forma en que él puso sus manos cerca de su pecho y la saludó cortésmente, como si no le hubiera hecho daño.

¿Cuál es tu intención?

Era un hombre de intenciones desconocidas. Cuando se paró en la puerta y se negó a salir por completo, el hombre que seguía los pasos del encapuchado lució preocupado, incapaz de salir también. Aun así, el hombre estaba parado allí, frente a Aria.

Sorprendida, Aria cerró la ventana apresuradamente y corrió las cortinas para bloquear la vista, regresando rápidamente al sofá ubicado en el centro de la habitación. Aunque ya no era visible, ella aún recordaba su inesperada sonrisa y mirada, lo que la hizo sentir incómoda. Calmó su mente mojándose la garganta con un poco de té frío.

Pensó que no le volvería a ver.

¿Cómo podría haber tal coincidencia?

Aria, que una vez abrazó su cuerpo mientras temblaba como hojas secas sollozando en el viento otoñal, cambió de opinión.

No prestemos atención a eso. No puede ser un hombre poderoso si sale de una oficina de aduanas.

Los nobles ordinarios estaban obligados a dejar que sus sirvientes hicieran tales tareas. Por lo tanto, no entraban y salían de las oficinas gubernamentales en persona. Si era necesario, podrían anunciarse a través de cartas o sus sirvientes.

Entonces, ya no tenía que preocuparse por eso. Ella podría ignorarlo. No tendría tanto acceso como había tenido y no podría acercarse a ella.

En el pasado y en el futuro, la distancia entre ellos tenía que haber sido lo suficientemente grande como para que apenas pudieran identificar las caras de los demás. Una vez que ese estúpido caballero trajera el nuevo carruaje, lo llevaría de vuelta a la mansión.

Mientras tanto, Jessie le traería un nuevo aperitivo, para que ella disfrutara de una galleta dulce para refrescar su estado de ánimo.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *