La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 26: El secreto del reloj de arena (5)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


—¿Hay algo que pueda hacer para ayudar?

—¿Sí?

—Las tazas se ven pesadas.

Obviamente, dos juegos de tazas de té no podían ser pesados. E incluso si lo fueran, ¿cómo podrían obtener ayuda de su maestro? La criada de Mielle apareció detrás de las dos sirvientas desconcertadas.

—Dámelos. Los traeré.

—¿Eh, señora Emma?

Las criadas con los refrescos se pusieron pálidas porque ella no era del tipo que hacía tal cosa. Sin embargo, no pudieron rechazar las instrucciones de su amo y Emma, ​​y ​​los refrescos pronto cayeron en sus manos.

—Señorita, ¿entramos?

—Sí.

Mielle, que tragó saliva, entró al salón con su doncella. Había un hombre sentado allí, a quien ella añoraba constantemente.

—Señor Oscar.

—¿Señorita Mielle?

Miró bastante sorprendido a Mielle, que apareció ella misma con una bandeja de té.

—¿Qué clase de dama aristocrática hace eso, renunciando a sus sirvientas y sirvientes?

Mielle, quien afirmó que hacía tareas domésticas, parecía decir que no le importaban esas cosas. En verdad, ella se preguntaba por qué había venido a ver a Aria.

—Ha pasado mucho tiempo, señor Oscar.

—¿Cómo has estado?

—He estado ocupada aprendiendo bordados.

—Ya veo.

Sus ojos siguieron las pequeñas manos de Mielle, que pusieron las tazas de té sobre la mesa torpemente. Había un toque de inquietud en ella, por lo que su criada, Emma, ​​colocó las tazas y sirvió el té.

—¿Puedo hablar contigo hasta que venga mi hermana? —dijo, sonriendo como una flor. Oscar no pudo rechazar su presencia, por lo que asintió en silencio.

—Claro.

Mielle se sentó elegantemente frente a él y bebió el té que Emma había preparado, a pesar de que en realidad era para Aria.

—Creo que estás un poco delgado.

—Estaba ocupado.

—Oh, vas a tener exámenes pronto, ¿no? Ahora que lo pienso, es un momento muy ocupado para la academia.

—Sí.

—Pero, supongo que tienes algunos asuntos importantes ya que estás visitando la mansión Roscent no un fin de semana, sino un día laborable.

—Podría… decirse así.

Hubo un pequeño temblor en la copa que sostenía Mielle. Después de detener su discurso por un momento y tomar un poco de té, notó algo en las manos del criado que esperaba detrás de él.

Era un ramo de lirios. Tenían que ser para Aria ya que él no se los había entregado.

¿Es un regalo de cumpleaños? ¿Por qué?

Los lirios puros no coincidían con una persona tan sucia. Ella era la única que realmente podía recibirlos.

Mielle cerró los ojos una vez y luego los abrió. Después de haber sido enseñada a ser noble desde su nacimiento, sabía cómo mantener su elegancia bajo cualquier circunstancia. Incluso si se trataba de una situación en la que alguien que amaba había preparado un ramo para otra persona.

—Eres muy dulce. Supongo que estás aquí porque es el cumpleaños de mi hermana. Lamentablemente, la fiesta ya terminó. No fui invitada, así que solo le di un regalo —le reprochó a Aria con gran indiferencia. Ella no fingió lesión, simplemente enfatizó la culpa de Aria—. Por supuesto, ella no me invitó porque pensó que no me sentía bien. En realidad, no fue así. Es mi culpa que no le haya informado adecuadamente, pero lo siento.

Los ojos de Oscar fueron sacudidos brevemente por las palabras de Mielle.

Ella notó que Oscar se tomó un momento para pensar y sonrió. Se rumoreaba que Aria era una mujer malvada, por lo que parecía pensar que él reconocería que Aria no la había invitado.

Las críticas excesivas eran venenosas, por lo que Mielle, que fingió acertadamente la historia de Aria, cambió de tema. Ella seguía hablando como una pequeña alondra hacia él, quien le devolvió respuestas breves y sin pensar.

—Tus vacaciones comenzarán pronto, ¿verdad? Espero que el señor Oscar se gradúe pronto también.

De esa manera, podremos vernos con frecuencia, agregó Mielle con una voz ensordecedora en su mente. Aunque inaudible, asintió en voz baja y afirmativa.

—Sí…

—Entonces, creo que las vacaciones de la academia son casi a la misma hora que mi cumpleaños. Mi hermano, Caín, siempre me trae un regalo.

Mielle se rio como una flor fresca, tal vez incluso pensando en su hermano.

—Bueno, señor Oscar, si tiene tiempo… ¿Le gustaría venir a mi fiesta de cumpleaños? —preguntó en voz muy baja, pareciendo nerviosa como si fueran palabras difíciles de decir.

Hasta ahora, no había asistido a sus fiestas porque había estado ocupado, por lo que simplemente le había enviado un regalo. Como estaba visitando a Aria en su cumpleaños, tendría que visitar a Mielle en el suyo. Y en segundo lugar, aunque no había habido contacto hasta ahora, el compromiso de los dos se estaba discutiendo dentro de sus familias.

Pensando de esa manera, Oscar asintió en silencio.

—Muy bien, establezcamos una fecha.

—¡Guau, me alegro! ¡Entonces, te enviaré una invitación!

Mielle, sonriendo, expresó su alegría mientras se preguntaba qué hacer. Había caído enfadada por el hecho de que él había venido a visitar a Aria, pero había obtenido una bendición inesperada.

Por supuesto, ella todavía no sabía por qué había venido a visitar a Aria, pero como él dijo que también asistiría a su fiesta de cumpleaños, a la que no había asistido, pensó que no era porque estuviera enamorado.

Debía haber habido algo realmente importante que hacer. Pero, eso era algo que se descubriría más tarde.

—Siempre nieva en mi cumpleaños. Espero que este año sea igual.

—Oh, es pleno invierno, así que será muy bonito.

Mielle, que disfrutó un poco más de la conversación con Oscar antes de que Aria llegara, salió de la sala con una suave sonrisa cuando Aria entró mientras parecía avergonzada.

Mielle tenía el comportamiento de un vencedor. Aun así, Aria, que no podía expresar su desdén, le preguntó a Oscar con una expresión que significaba que no sabía nada:

—¿Los interrumpí? ¿Vuelvo dentro de un rato?

—No, por favor siéntate.

Oscar le hizo señas para que se sentara en la silla frente a él, el lugar donde Mielle había estado sentada hasta ahora.

¿Sobre qué hablaron?

Mielle debía haber tenido una conversación muy satisfactoria, ya que la vio sonreír a pesar de que sabía que había venido a visitar a Aria.

¿No debería haberme cambiado de ropa? Era demasiado tarde, pero se arrepintió. Aria se sentó, y pronto, se colocó una nueva taza de té frente a ella.

Cuando tuvo sed y tomó un sorbo de té, sintió un sabor dulce y suave de miel y té con leche.

Saludó a Aria primero de una manera muy caballerosa:

—¿Cómo has estado? Como hace frío, probablemente no sea fácil caminar.

—Sí, he estado bien. ¿Cómo ha estado, señor Oscar?

Se detuvo antes de sostener su taza de té cuando vio la cara sonriente de Aria. Eso era porque ella había puesto su sonrisa más seductora y encantadora.

Parecía impropio, a pesar de que había cumplido quince años y estaba más cerca de la edad adulta después de su cumpleaños. Sin embargo, era una sonrisa muy natural y fascinante, una que se había perdido antes en el comedor. La atmósfera cambió dramáticamente, como si no fuera el mismo lugar donde había conversado con Mielle.

Oscar, que miró a Aria por un momento, bajó apresuradamente los ojos y miró la taza de té.

Su respuesta se hizo corta y lenta,

—Sí…

—Estoy usando la horquilla enviada por el señor Oscar. ¿Qué tal? ¿Se ve bien?

No pudo evitar mirar ante su pregunta. Era la horquilla exacta que le había presentado, así que tuvo que comprobarlo y decir una palabra de elogio.

No tuvo más remedio que levantar los ojos fijos en la taza de té y mirar a Aria.

—Te… ves muy bien.

—Gracias por darme este precioso regalo. Es tan bonito que quiero usarlo todos los días.

El corazón de Oscar volvió a latir mientras sonreía dulcemente con los ojos. Su sonrisa seductora, que no era fácil de encontrar entre los nobles, y su corta edad desempeñaron un papel en eso.

Aunque no estaba interesado en la belleza y la apariencia, no podía soportar la tentación absoluta y la belleza estoica. Desvió su mirada otra vez, y la iniciativa de la conversación cayó sobre Aria en un instante.

—¿No te gustó el broche que te envié? Pensé que te iría bien…

—No, me encantó. Es demasiado, así que es un poco pesado.

—Oh, ya veo. Eres la primera persona a la que le he dado un regalo, así que sin saberlo…

Aunque ese fue el primer regalo que le hizo a alguien que no pertenecía a la familia desde que se unió a los Roscent, Aria no tuvo que agregar una explicación tan inútil.

—El primer regalo… ¿Es eso realmente lo que quieres decir?

—Sí, supongo que es por eso que preparé un regalo demasiado extravagante.

Había venido a decir que deberían dejar de intercambiar regalos, pero se quedó sin palabras e incapaz de responder cuando ella respondió, sonrojándose.

—Por favor, no te agobies. Piensa en ello como un regalo del corazón y ten presente que lo preparé porque estaba muy feliz de recibir el tuyo.

En la conversación con ella, que se mezcló con la tentación y la pena, Oscar no pudo decir nada, nada más que una respuesta positiva a su simple pregunta.

—Quería ver al señor Oscar con el broche, pero… No lo trajiste, ¿verdad?

—No, lo traje.

No sabía que ella iba a contar una historia así, por lo que pensó que podría haber tenido la oportunidad de devolvérselo. Pero, en lugar de devolvérselo y en contra de sus intenciones, terminó poniéndoselo frente a ella.

—¿Puedo sujetarlo a tu ropa?

—Sí, por favor.

El broche que sostenía el criado que lo acompañaba cayó en manos de Aria. Lentamente redujo la distancia entre ellos. Aunque podía ponérselo sin acercarse demasiado, redujo el espacio con tanta fuerza que él podía olerla.

—El señor Oscar es alto, así que no puedo evitarlo —dijo como pretexto.

A pesar de su diferencia significativa en altura, Oscar contuvo el aliento y miró hacia otro lado ya que su aroma parecía ser capaz de alcanzarlo cuando se acercó. Le tomó mucho tiempo sujetarle el broche debido a su torpeza, pero Oscar esperó a que se lo pusiera sin quejas ni suspiros exasperados.

—Se ve genial.

Aria, quien revisó el broche para ver si estaba colgado correctamente, se alejó de él como si estuviera satisfecha. El diamante azul combinaba bien con su traje oscuro y brillaba maravillosamente.

No había venido a la mansión por eso, pero debido a Aria, quien sonrió brillantemente frente a sus ojos, Oscar no estaba al tanto de sus palabras y expresó su agradecimiento.

—Gracias.

—No, me alegro de que te quede bien.

Los dos, que se sentaron y volvieron a verse, no tenían nada más que decir, por lo que bebieron té en silencio. A diferencia de Aria, que tenía una expresión agradable en su rostro y bebía su té sin prisa, Oscar de alguna manera no podía ocultar su ansiedad.

Después de agonizar por un momento porque sentía que tenía que decirle algo a Aria, recordó la conversación que había tenido con Mielle hace un rato. Hoy era el cumpleaños de Aria. Entonces, había estado contemplando la razón por la que lo había llamado ese día, pero tan pronto como vio su encantadora figura, la idea desapareció de su mente como el viento.

—Escuché que hoy es tu cumpleaños.

—Sí. Tuve una pequeña fiesta con otras señoritas, con quienes me hice amiga por primera vez. Hubiera sido bueno si el señor Oscar hubiera venido también. Eso fue una pena

—Oh, lo siento, llego tarde.

No había sido invitado a la fiesta, pero sintió que tenía que disculparse ante sus sinceros arrepentimientos. Si hubiera sabido que era su cumpleaños, habría preparado un regalo.

Fue allí para hablar de no intercambiar más regalos, por lo que preparó un ramo formal de flores. Le llevó un tiempo mencionar su cumpleaños, y simplemente le había entregado un ramo de flores después de recibir ese lujoso broche, por lo que todo el intercambio lo hizo sentir un poco desvergonzado.

Sin embargo, le dio el ramo de lirios a Aria porque no había preparado nada más para ella. Con razón, Aria lo recibió felizmente.

—¡Muchas gracias! ¡Qué hermoso ramo! Es una lástima que finalmente se marchite.

—Lamento haber preparado solo un ramo de lirios. Si hubiera sabido…

—¿Sólo? No, es un ramo muy precioso para mí.

Aria sostuvo el ramo en sus brazos y percibió su aroma como si fuera realmente precioso. Oscar, que todavía no podía ocultar su actitud de disculpa, agregó que prepararía algo si hubiera otros regalos que ella quisiera.

Entonces, Aria, que estaba disfrutando de la fragancia de la flor con una expresión inocente y juvenil en su rostro, levantó la cabeza y miró a Oscar, que la estaba mirando.

—Lo siento, pero ¿puedo pedirte un favor?

—Sí, tanto como quieras.

—No necesito un regalo, ¿podrías ser mi amigo por correspondencia?

—Corresp… ¿Quieres decir…?

—Sí, siempre estoy sola porque no tengo amigos. Supongo que es porque originalmente no soy de la nobleza. Además de eso, tengo mucho que aprender. Pero en este momento, estoy un poco sola…

La solicitud se hizo como si fuera simple. Era solo un intercambio de cartas. Sin embargo, las palabras sobre el compromiso con su hermana menor habían ido y venido, así que eso lo obligaba a ser cauteloso. Si hacía algo mal, podría ser mal entendido. Como si sintiera los problemas de Oscar, inmediatamente cambió sus palabras.

—Si te sientes presionado por eso, no tienes que hacerlo.

Sí, vamos a rechazarlo. Es una cosita pequeña, pero no sé cuáles serán las repercusiones después. Pero tan pronto como pensó en su respuesta e intentó decirla, vio a Aria tocando sus ojos desde el otro lado de la mesa.

—Oh, lamento molestarte. Es solo que siento que todo ha sido extraño y un poco solitario desde que mi madre se volvió a casar. Ha pasado mucho tiempo desde que tuve una conversación tan buena. De hecho, no ha pasado mucho tiempo desde que comencé a hablar con las señoritas, así que me sentí un poco incómoda en la fiesta de hoy.

Al escuchar sus palabras, Oscar no pudo pronunciar un firme rechazo.

¿Quién puede rechazar fríamente a una joven pequeña y tierna con ojos llorosos?

—Estoy segura de que Mielle estaría molesta porque tiene una buena relación contigo, ¿verdad?

Oscar no pudo responder esa simple pregunta.

¿Por qué? ¿Es porque realmente me llevo bien con Mielle?

No, Aria no preguntaba si “una buena relación” era una relación cercana. Oscar volvió a mirar la cara de Aria en silencio esta vez, teniendo dificultades para responderle, y ella abrió la boca de nuevo, con una expresión vigorosa en su rostro.

—Debo haber sacado algo que no debería haber… Por favor, olvida lo que acabo de decir.

—No.

Ningún hombre sería capaz de rechazarla cuando ella se veía así. Estaba a punto de decir que no, pero esa respuesta se desvaneció en la brisa de primavera. En cambio, lo que le llamó la atención fue que estaría bien si ocasionalmente le enviaba cartas.

—Está bien porque serán cartas entre amigos. La señorita Mielle tiene un gran corazón, así que creo que lo entenderá.

Si se supiera, podría convertirse en un problema incluso entre las dos familias y no solo para Mielle, pero en este momento, no parecía que fuera un problema. Eso era porque serían solo cartas entre amigos.

—Gracias, señor Oscar.

Los ojos enrojecidos de Aria parpadearon finamente, creando una silueta suave que hizo su mente aún más firme.

♦ ♦ ♦

El reloj de arena no era todopoderoso.

Había un límite a su poder. Era muy útil para obtener información o hacer cosas malas, pero simplemente no hacía mucho para convencer a los demás. Era solo una opción más.

Recordando que la idea de intercambiar cartas con Oscar casi había salido mal, Aria escribió su primera carta a Oscar como “amiga”.

Cuando él se negó por primera vez, ella le dio la vuelta al reloj de arena y rebobinó ese momento, actuando como una dama lamentable en su próximo intento. Sin embargo, si lo hubiera hecho mal la segunda vez, habría sido por nada.

—Jessie, sella la carta y entrégala a Oscar.

Aria, quien le dio a Jessie una carta insignificante sobre los lirios que había dado y el clima, se perdió nuevamente en sus pensamientos.

Había otro problema con el reloj de arena. Era difícil adivinar el tiempo con precisión. Ciertamente, retrocedió en cinco minutos, y era muy conveniente si medía bien el tiempo, pero si olvidaba el momento en que las cosas salían mal o tenía que usar el reloj de arena en ausencia de un reloj, podía cometer un error porque ella no podía medir el tiempo con exactitud.


Maru
Oscar va a caer en sus redes y no se va a dar cuenta hasta que ya no pueda escapar. Aria sabe aprovechar muy bien sus armas de mujer... y eso la hace muy peligrosa en ese sentido.

Sharon
Para ser el hijo de un duque, en verdad es fácil engañarlo… No le veo mucho futuro como político si con unos parpadeos amorosos y unas miraditas es tan fácil convencerlo

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *