La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 50: Asterope Franz (6)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Entonces Asher, que había mantenido la boca cerrada, habló como si hubiera estado sosteniendo algo agradable mientras Aria había estado hablando. Se veía un poco confusa, a diferencia de antes, pero tenía una hermosa sonrisa. Ella no sabía por qué, pero era una sonrisa que parecía sentirse bien.

—Tenemos muchas buenas ideas.

Todos abrieron sus ojos, prestando atención a los comentarios de Asher. También parecía que escucharían con atención cada palabra sin perder una sola. Incluso Lane, que a veces tenía una expresión juguetona en su rostro. La atmósfera la influyó y la tez de Aria también cambió.

—Creo que la mejor opinión es… transmitirlo al Partido Aristocrático.

Era la solución de Aria.

—Sobre todo, me gustó la idea de que podríamos reprender al Partido Aristocrático más tarde.

Sus mejillas se pusieron un poco rojas cuando fue elogiada sin usar el reloj de arena. Era la primera vez que recibía tantos elogios de alguien, en el pasado y en el presente.

Después de confirmar esto, la sonrisa de Asher se hizo más fuerte.

—Como todos sabéis… es una rara oportunidad.

El debate, que había durado bastante tiempo, terminó con la opinión de Aria. El príncipe heredero necesitaba sacrificar su pequeña voluntad por el bien mayor. Asher parecía bastante satisfecho con eso.

Pero como dije, después de todo, es solo una teoría de escritorio. Sin embargo, todos tienen mucha información emocional.

Además, a pesar de que había un noble presente, todos discutieron en beneficio del príncipe heredero. Aria verificó la condición de Vika, un miembro del Partido Aristocrático. Tenía una mirada muy brillante en su rostro, hablando con el hombre sentado a su lado.

Cuando ella ladeó la cabeza maravillada, él la miró al sentir que le veía. Inesperadamente, sonrió y la elogió por su brillantez.

—¿Por qué no conocía a una mujer tan sabia como Aria hasta ahora?

—Estoy segura de que no fui lo suficientemente buena como para hacer un nombre para un hombre que no conocía —dijo Aria.

—Jaja, eres demasiado modesta. Me alegro de conocerte ahora. Espero verte más seguido en el futuro.

¿Qué demonios está pensando Vika? 

Recordó que durante el debate, él solo había presentado las opiniones que no dañarían al príncipe heredero tanto como fuera posible. Por lo tanto, no se habían realizado progresos. Aunque otros también lo habían hecho, ella sabía que él era miembro del Partido Aristocrático, por lo que era un acto muy extraño. También tenía el presentimiento de que era muy peligroso.

No prestemos atención.

Aria sacudió la cabeza. Solo asistió a la reunión para ampliar su conocimiento y darle a Mielle el peor final posible. Más especulaciones e intromisiones no tenían sentido.

Después de que el encuentro terminó, las personas reunidas en el sótano se fueron con diferencia horaria. Fue una reunión muy atenta, sin mencionar el lugar en que lo hicieron.

Sólo quedaban Aria, Asher y Lane.

—¿Qué haces sin salir? —le preguntó Asher al otro hombre cuando no salió cuando llegó su turno, haciéndole un gesto con su barbilla.

—¿Si? ¿Tengo que salir yo también? —preguntó él.

—Sal.

Salió avergonzado por la severa respuesta de Asher. Con todos fuera, sólo quedaron Aria y Asher en el espacio vacío.

—¿Por qué no revelaste tu nombre? —dijo ella primero.

—Fue para averiguar qué tipo de persona eras —respondió con facilidad, como si hubiera esperado la pregunta. Aria continuó cuestionándolo.

—¿Por qué trataste de entenderme?

—Porque estoy interesado en ti —dijo, y como vio a Aria fruncir el ceño, agregó una explicación—: Al comienzo fue por la información del casino que conocías, pero la historia que escuché después sobre el negocio fue bastante interesante.

—¿Te refieres al negocio de las pieles?

—Sí, pensé que debía ser un gran hombre porque recibió la ayuda de una joven y estaba planeando un nuevo negocio.

—Entonces, ¿por eso ayudaste a mi padre?

—Podría decirse así. Quería construir una amistad y descubrir quién eres.

¿Le enviaste a Mielle toda esa riqueza solo por eso? ¿Para construir una amistad y conocer la verdadera naturaleza de una dama, que era pequeña e insignificante? ¿Valió la pena? La expresión de Aria se oscureció.

—Entonces… ¿descubriste quién era yo?

Los colores de las pupilas de sus ojos se oscurecieron más. Eran los mismos ojos azules que había conocido en la plaza. Aria tembló de asombro, y él sonrió al responder como una bestia que intentaba hacerse con la vida de su presa.

—Todavía no lo he descubierto, pero…

El estado de ánimo cambió en un instante. Cuando él confundió sus palabras, Aria tragó saliva.

—Me gustaría conocer esa parte lentamente en el futuro durante mucho tiempo.

Los párpados de Aria temblaron ante las palabras añadidas. Escuchó declaraciones más provocativas que esta, pero su corazón se sacudió extrañamente porque estaba distraída por los ojos azules de Asher.

Para calmar su corazón tembloroso, tomó el vaso sobre la mesa y bebió agua. Estaba tibia porque había sido colocada incluso antes de su llegada, pero su corazón se calmó un poco cuando bebió.

—¿Tienes alguna otra pregunta? —dijo Asher.

—Sí… tengo —dijo, y respiró profundo—. ¿En qué clase de familia estás? A juzgar por los regalos que le enviaste a Mielle, no creo que seas una persona común.

—Bueno, ¿tienes alguna familia que puedas adivinar?

—En el Imperio, nadie más vino a mi mente, así que pensé que eras un noble de un país extranjero que no conocía. Sin embargo, con esta fluidez en el idioma imperial, la posibilidad ha desaparecido.

Por primera vez, Asher ignoró la pregunta de Aria, y respondió con una cara seria:

—¿Es importante para ti saber a qué familia pertenezco?

Por supuesto que era importante… hasta ahora. Quería saber quién era la persona rica interesada en Mielle. Cuanto mayor fuera la fuerza sobre Mielle, más difícil sería contrarrestarla. Pero ya no más. Aria había oído que Asher no estaba interesado en su hermana en absoluto, y había cortado su atención como si fuera verdad. La relación había comenzado a partir de un malentendido, por lo que valió la pena.

Ahora, Asher era solo una persona que había propuesto una reunión para ampliar su conocimiento. Entonces su familia realmente no le importaba.

—No, no es importante —contestó al final.

—Lo descubrirás en un momento, incluso si no quieres saber.

¿Qué significa que averiguaré si no quiero? 

Si él dijo eso, ella no podría hacer más preguntas. Además, Aria mantuvo la boca cerrada porque su tono de voz le indicaba que no quería contarle sobre eso.

Después de eso, como no había nada más que decir, Aria se levantó primero. Ignorando la propuesta de salir a diferentes momentos, Asher la siguió.

—Espera un minuto —dijo una voz detrás de ella cuando llegó a las escaleras superiores, y de repente su mano cayó sobre su cintura.

Cuando se retiró sorprendida, el pecho de Asher tocó su espalda. Estaba a punto de enfadarse por el acto de desvergüenza, pero la puerta bloqueada se abrió con un clic.

—Por favor, sal —susurró en sus oídos, dejándola aturdida. Él guardó un silencio desconcertante por un momento—. ¿Hay algo que hacer?

Aria, avergonzada, salió corriendo por la puerta. Por otro lado, Asher salió casualmente y cerró la puerta abierta. Parecía bastante relajado al sacar una llave de su bolsillo y cerrarla.

Aria se mordió los labios. Debía haberlo hecho a propósito. Su cara se puso roja.

—Pude tener una conversación útil gracias a ti. Espero que también vengas a la próxima reunión. Te enviaré la hora y el lugar a través de Lane.

—Lo pensaré.

Tenía la intención de asistir, pero respondió vagamente.

¿No me veo realmente como una adolescente?

Ante la mentira obvia, Asher sonrió suavemente.

—Estaré esperando —le dijo.

Asher desapareció al otro lado de Aria, dejando un último adiós.

Echando un último vistazo a su figura que se estaba haciendo más pequeña, envolvió sus mejillas en sus palmas. A pesar de tener el clima de mediados de primavera, había un verano allí. Tuvo que ponerse de pie y calmarse por un largo tiempo antes de regresar al café donde Annie y Jessie estaban esperando.

♦ ♦ ♦

Una semana después, un ramo de flores y una carta llegaron de Lane. Como de costumbre, también le envió un ramo a Mielle. Para cuando la tarde casi terminaba, la conversación naturalmente lo condujo a ella.

—Dijo que estaba ocupado, pero me alivia que te envíe ramos de flores con regularidad.

—No será fácil para él soltar el vínculo con padre.

—Ja, ja. ¿De qué estás hablando? Fuiste tú, Mielle, a quien le mostró interés de principio a fin —dijo el conde.

Aria nunca pensó en corregir la ilusión del padre e hija. Se puso la carne bien asada en la boca como guarnición ante su tontería. La carne jugosa corrió por su garganta, y su incomodidad también fue barrida.

Me dijo que la próxima reunión sería dentro de un mes.

El lugar y la hora eran los mismos que antes. Siguió comiendo, anticipando el tipo de debate que tendrían a continuación.

—¿Pero no es eso lo que quería que Aria viera después de la sugerencia de padre?

Aria estaba haciendo todo lo posible para no corregirlos, pero como era de esperar, gracias a Mielle, que trató de encontrar fallas en ella, sus manos comenzaron a cortar más lento.

El conde ayudó a Mielle.

—Oh, eso puede ser. Parecía gustarle bastante a Aria.

—Creo que se llevará bien con ella porque es amigable. ¿No es así, madre? —le pidió su opinión de repente, y la condesa abrió mucho los ojos.

¿Cómo puedes decirle esto a mi madre, cuya hija sería adecuada para un noble de clase baja? Hasta el año pasado, me preguntaste sobre ser duquesa.

—Todavía… tengo que mirarlo, pero no creo que su impresión sea mala.

Sin embargo, Aria no pudo expresar su oposición en el momento en que el conde estuvo de acuerdo activamente. Mielle parecía querer estropear el disfrute tranquilo de Aria de la comida, al igual que ella en el pasado que la había llevado a un desastre.

Dejé de lado mi exaltación cuando perdí a Oscar por ti, y no hay fin, Mielle.

Sin embargo, no tenía intención de dejarla sola.

—Oh, ahora que lo pienso, ¿qué está pasando con el almacén que te dije la última vez? —dijo, recurriendo a un tema del que Mielle no tenía conocimiento.

El conde tenía una buena complexión debido a lo feliz que estaba. Parecía que iba muy bien.

—¡Fue lo mejor hacerlo así cuando lo miré más de cerca! Pensé que no sería malo si se construyeran no solo en la capital sino en todas las grandes ciudades. Así que ahora estamos en camino de encontrar la tierra correcta.

—Oh, Dios mío… fue solo una pequeña ilusión mía, y es como un sueño.

—¡No es una ilusión! También has sido buena en el negocio de las pieles. ¡Eres una niña tan buena que quiero que seas la sucesora de mi grupo empresarial!

Tal oportunidad no le llegaría a la hija de la prostituta, pero aunque fuera una charla vacía, podía ver la cara de Mielle palidecer.

Entonces, ¿por qué me provocaste? No había nada que ganar, incluso si me provocabas.

—Por favor, haz el favor para avisarme cuando se te ocurra una nueva idea.

—Sí, lo haré, padre.

Si Mielle vuelve a ser presuntuosa…

Debido a que la conversación se centró en el negocio del almacén por un tiempo, Mielle solo repitió, “sí, sí”, como un loro, y Aria pudo tener una buena comida después de mucho tiempo.

Maru
Aria siempre sabiendo cómo devolvérsela a Mielle jajajaj. Por otro lado, creo que Aria ha escapado sin saberlo de que Asher tenga una mala impresión de ella. Probablemente si hubiera dicho que sí importaba la familia a la que perteneciera él… podrían haber cambiado las cosas.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *