La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 61: El futuro distinto al pasado (11)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


—Entonces, ¿los contactarías?

—¡No se preocupe, señorita!

Emma sacó pecho ante el rostro iluminado de Mielle. Traer jóvenes aristócratas al Partido Aristocrático ganaría la confianza de la princesa aun más, y el valor de Mielle aumentaría.

No importaba cuán exitoso fuera el negocio, un aristócrata inferior siempre sería un aristócrata inferior. Para el futuro, necesitarían una red de personas para mantenerse. Y Mielle era la indicada para crear ese tipo de conexiones personales.

♦ ♦ ♦

No mucho después de que el año hubiera cambiado, la mansión había estado en un estado de alboroto. Algunas esposas que Aria nunca había visto visitaron la mansión del conde Roscent por la fiesta del té organizada por Mielle. A Aria le resultaba difícil de entender por qué Mielle invitaba a nobles de alto rango que serían rentables para ella.

Pensando lo mismo, Annie bajó las escaleras, miró en secreto la reunión y regresó a la habitación de Aria con cara de desconcierto.

—No entiendo. ¿Cómo puede la señorita Mielle pasar el rato con las baronesas? ¡Incluso hay un plebeyo!

Parecía bastante decepcionada por su ira. Aunque había estado tan fascinada por los tesoros de oro y plata que se había puesto del lado de Aria, parecía sorprendida por el repentino cambio en Mielle, a quien había admirado durante mucho tiempo.

El broche en el pecho de Annie, sentada del otro lado, brillaba a la luz. Era el broche de rosas de Oscar, con el cual había estado jugando con Mielle.

La tarjeta tenía que desecharse con certeza. Aria ya no iba a sostener a Oscar. Ella, que estaba arriesgando su futuro desde que regresó por primera vez, ya no lo consideraba rentable.

Ahora había logrado bastante y tendría mejores cartas en el futuro. Ordenarlos uno por uno la había convencido de que Oscar solo no significaba nada. El broche ahora no tenía otro valor más que como regalo, por eso se lo entregó a Annie. Si se encontrara con él, no sentiría nada. Después de mirarlo, Aria preguntó:

—¿De qué estaban hablando?

—Sonaba como una historia de negocios… no lo sé bien. Era una especie de historia comercial. ¿Estarán hablando de los negocios de sus maridos?

—¿En serio?

Aria también sentía curiosidad por las reuniones que se habían celebrado casi todos los días.

—¿Qué podría haberla hecho cambiado así, cuando Mielle nunca se había asociado con un aristócrata inferior, y mucho menos con un plebeyo?

Incapaz de resistir la curiosidad, Aria bajó las escaleras fingiendo dar un paseo. Debido al invierno, tuvieron una reunión en el jardín del segundo piso. La puerta del jardín estaba abierta, así que Aria entró como si no tuviera destino.

En el interior, había quince mujeres jóvenes y Mielle bebiendo té y hablando de algo. Caminó lentamente por el jardín y lo escuchó al principio, pero la historia principal era sobre negocios. En el medio, hubo una risa de mujer.

—¡Oh, señorita…!

Mientras escuchaba con atención, uno de los asistentes notó la visita de Aria, quien se había acercado a la mesa. Docenas de ojos estaban intrigados por la figura recién presentada, y para aclarar su curiosidad, Mielle la llamó por su nombre.

—Aria.

—Mielle.

Parecía haberse olvidado por completo del broche y sonreía en armonía con las mujeres reunidas. Aria no podía decir si era pretencioso o no, pero el hecho de que Mielle estaba sonriendo en sí mismo hizo que se sintiera mal.

¿Qué demonios la ha hecho tan feliz? 

Echó un vistazo a las mujeres una por una e intentó ubicarlas en sus recuerdos, pero no las encontró. Todas eran insignificantes.

—Esta es mi hermana mayor.

Mielle presentó a Aria a las mujeres que se reunieron. Fue una introducción muy simple sin modificadores, pero todas recibieron la noticia con una mirada diferente como si hubieran reconocido a Aria. Era una situación familiar. Recibiendo todas sus emociones, se puso de pie.

—Te ves feliz. ¿Puedo acompañarlas?

La dama no invitada se iba a unir. Además, era quien tenía malos rumores. Si fueran señoras corrientes, se burlarían de ella agitando sus pestañas, abanicándose hasta el punto de temblar.

Pero todas las mujeres reunidas aquí eran esposas de empresarios emergentes. La mayoría eran nobles de clase baja e incluso había plebeyos. Para ellos, la aparición de Aria era más interesante que desagradable.

—¿No crees que es una buena idea? Cuanta más gente se reúna, más interesante será la historia —dijo una mujer sentada en medio de la mesa. Al ver sus ojos brillar, sus sentimientos por Aria parecían ser de una curiosidad favorecedora.

Debes estar preguntándote quién es la mujer malvada del rumor.

Además, podría sentir curiosidad porque era hora de que los rumores sobre la mujer malvada se dividieran en varias opiniones. Afortunadamente, otras esposas asintieron y dijeron que sería bueno ya que ella era bastante influyente en este grupo.

En este punto, la opinión de Mielle, que era la más identificable y tenía la más alta posición, no se reflejaba en absoluto. Era diferente de las otras damas que siempre habían investigado los sentimientos de Mielle y concordaban con ellos.

Dijeron que hay un plebeyo, es por eso…

Aria, parpadeando lentamente de forma inesperada mientras miraba a la mujer, sonrió de forma encantadora. Parecía una reunión muy divertida.

El asiento de Aria estaba justo enfrente de Mielle, cerca del centro de la mesa. Era un lugar muy bueno para ver la cara de Mielle. Además, pudo encontrar una característica en común en las mujeres que se presentaron ordenadamente tan pronto como se sentó.

¿No son las esposas de la familia en la que he invertido?

Eran las esposas de los empresarios exitosos a los que había ayudado.

Todos los emprendedores le habían sido presentados, y como estaba apostando en ellos, la solidaridad que se tenían era bastante fuerte. Según Andrew, que estuvo en contacto, las personas que habían recibido la inversión de Aria también tenían reuniones periódicas.

Por supuesto, no era una reunión voluntaria, pero se inició cuando Aria sugirió que sería mejor hacerlo. Comenzó con la esperanza de que los jóvenes emprendedores que habían sido invertidos por el inversionista anónimo A quisieran tener una relación sólida.

Pero esas esposas están todas reunidas.

Sabía lo que estaba haciendo Mielle. Eran las fuerzas emergentes basadas en el capital, por lo que Mielle tenía la intención de atraerlas a su grupo. Ahora habría aristócratas en bancarrota en el Partido Aristocrático, y tendrían un gran interés en aquellos que acumularan riquezas. Como la mayoría de ellos eran nobles y plebeyos inferiores, no encajarían en su nivel, pero necesitaban fondos.

¿Pero funcionará? Son leales a mí, el inversor anónimo A.

Fue Aria quien los convirtió en la estrella en ascenso del imperio en un instante, por lo que le expresaron su lealtad enviándole cartas aunque nunca antes la habían visto. Si pudieran encontrarse, se arrodillarían y besarían sus pies.

¿Pero van a entrar en el Partido Aristocrático para que se utilicen como consumibles y se desechen? Aparte del estatus, son empresarios. Son inteligentes, por lo que nunca lo harán.

Después de cada presentación, la conversación interrumpida comenzó de nuevo, por lo que Aria bebió té y escuchó.

—Cada vez que nos reunimos, siento que estamos hablando del inversionista, porque la gracia que recibimos es grandiosa. Él o ella es el único en el mundo que invierte en un plan de negocios sin condiciones.

—Así es. Si el inversor no hubiera invertido, nuestro negocio habría acabado en la ruina. Mi esposo estuvo pensando durante mucho tiempo en comerciar tecnologías.

—Yo también. Estoy segura de que tendría que vender mi mansión si no hubiera invertido. Gracias a Dios.

—Oh, yo también. Iba a vender todas las joyas que tenía y agregarlas al negocio de mi esposo.

Constantemente alababan al inversor. La mayoría decía que recibieron inversiones oportunas para evitar la devastación. Aria se sintió extraña por las esposas que veía por primera vez. Había escuchado mucho abuso en público, en lugar de cumplidos. Era difícil controlar su expresión facial porque sentía picazón e intimidación en algún lugar de su estómago.

Así que bajó las comisuras de su boca simulando limpiarse con un pañuelo. Tal vez se sentía así porque encontró los sentimientos que siempre le escribieron.

Mielle, que había estado sonriendo y escuchando la conversación todo el tiempo, preguntó:

—Me encantaría ver a ese inversor también una vez. Por cierto, ¿qué pasó con esas joyas ahora? ¿Las recuperaste?

—No, no las recuperé. No tuve que recuperar esas gemas baratas.

La baronesa respondió con voz confiada. Significaba que no tenía que prestar atención a unos pocos centavos de joyas antiguas, ya que recuperó su riqueza en solo unos meses.

—Eso es muy afortunado.

—Y ahora no es el momento de prestar atención a esas pequeñas cosas. Haré todo lo posible para ayudarlo hasta que su negocio se estabilice.

Una chispa pareció salir de sus ojos al hablar de ayudar al negocio de su marido. Era una pasión que no se encontraba en los nobles que ya habían nacido con todo.

—¿Es así? ¿Pero estaría de acuerdo tu marido con eso? Eso es lo que ha estado haciendo. Creo que sería mejor contratar a un experto —le preguntó Mielle con la cabeza encrespada. Le parecía incomprensible que estuviera ayudando activamente a los negocios de su marido—. ¿No sabes que es suficiente si le estás dando algunos consejos para mantener el estado de ánimo en orden? ¿Cuál es la necesidad de que hagas tu mejor esfuerzo?

—No, hemos estado trabajando juntos hasta ahora.

La respuesta fue tan firme como el brillo de sus ojos. Había tanta diferencia entre riqueza y poder como cielo y tierra, pero no tenía dificultad para expresar su opinión.

—Es interesante que hayan trabajado juntos. ¿Qué tipo de trabajo estás ayudando?

La esposa del barón pronunció un discurso apasionado sobre su papel como si hubiera estado esperando la pregunta de Aria.

—Está demasiado ocupado con el trabajo externo para gestionar los asuntos internos en detalle. Por eso, normalmente estoy a cargo de la gestión interna. Me ocupo de ello y la contabilidad de materiales importados. Aún no es difícil. Es posible por mí misma.

Parecía orgullosa de lo que estaba haciendo. Debió haber sido mucho si realmente estuviera lidiando con esas cosas sola.

Aria respondió con pura admiración, dándose cuenta de que no habían tenido éxito simplemente con su inversión.

—Está a cargo de mucho trabajo. Dado que está lidiando con una tarea incómoda para los demás, es posible que su esposo pueda tranquilizarse.

Cuando Aria respondió a esa pregunta, recordando un libro que había enfatizado que las personas debían tener cuidado al asignar a las personas a áreas donde fluiría el dinero, la baronesa deslizó sus mejillas.

—Gracias… Por supuesto, como dijo la señorita Mielle, si el negocio es más próspero, entonces tendremos que contratar.

—Sí, sería mejor. Incluso si no puede evitarlo ahora, tendrá que prestar atención a su familia. Entonces sería eficiente dejar el trabajo a un experto.

Cuando su nombre fue mencionado en boca de la  baronesa, Mielle sonrió con gran alegría. Ella era una mujer que pensaba que las mujeres aristocráticas deberían trabajar duro para proteger a su familia, así que no se echó atrás.

—No. Eso no es lo que creo, Mielle. Creo que es una buena idea que ella desempeñe un papel en el seguimiento de ellos, incluso si contratan personas más tarde. Ella no tiene que abandonar su habilidad, ¿verdad?  —Del mismo modo, Aria se mantuvo firme en la discusión.

—Tu argumento tiene sentido, pero… ¿quién cuida de la familia entonces? La señora baronesa debe encargarse de ello para que el barón pueda concentrarse en su trabajo en el exterior en paz.

—La empresa familiar es, por supuesto, importante. Así que no estoy diciendo que deba permanecer en el negocio. Solo le estoy pidiendo que se organice. Ella tiene suficiente poder para hacerlo.

—Oh, de eso es de lo que estás hablando, ¿no? Pero a partir de ahora, la baronesa tendrá que dedicar mucho tiempo al cuidado de su familia y a construir su posición. Tendrá que conocer a mucha gente como hoy. Entonces no tendrá tiempo para ayudar con el negocio, ¿verdad?

—¿Estás tan segura? Ella ya lo está haciendo bastante bien, así que estoy segura de que lo hará.

Mielle y Aria se mantuvieron firmes. La principal razón de su enemistad fue que nunca pudieron aceptar las opiniones de la otra. Por supuesto, el tono era suave y la expresión amable, por lo que se vio como un simple intercambio de opiniones para aquellos que no estaban familiarizados con su relación.

—Oh, gracias a ambas. Por ahora, me gustaría ayudar con el negocio de mi esposo. Es gratificante. Por supuesto, mi trabajo desaparecerá con el tiempo, así que tendré que trabajar duro para revivir a la familia.

Al final, la sabia baronesa terminó aceptando tanto a Aria como a Mielle. Pero Mielle agregó unas palabras innecesarias ya que no le gustó la conclusión.

—Buena idea, señora. Tiene mucho trabajo que hacer para dirigir a la familia. También es importante. Pero se lo haré saber poco a poco a partir de ahora, así que no se preocupe. ¿Por qué no me acompaña a mi reunión la semana que viene? —dijo con afecto. Parecía muy confiable, tal vez porque era una joven que más tarde se convertiría en duquesa.

Extendió su mano y si la sostenía, tendría un futuro tranquilo. El apoyo del conde Roscent sería mucho mayor que el del inversor A. Además, si entablaba amistad con Mielle, nadie despreciaría a la baronesa. Pero ella negó con la cabeza en silencio.

—Gracias por sus palabras, pero eso es un poco difícil porque apenas está comenzando a diluirse. Él todavía me necesita. Hoy apenas he ahorrado tiempo. Llámeme la próxima vez e intentaré asistir.

—¿Si? Entonces no puedo evitarlo. ¿Qué hay de las demás?

Sostener la mano de Mielle aquí debía haber sido una elección para su bienestar. Puede que hubieran obtenido algo más que el éxito de sus maridos.

Sin embargo, nadie se ofreció a hacerlo, en parte porque todas estaban tan ocupadas que a penas pudieron asistir a la fiesta de té poco después de que el negocio comenzara a crecer.

—Es un poco temprano, ¿no? Es suficiente que la señorita Mielle la trate así.

—También es una carga para un plebeyo como yo asistir.

—¿Por qué no averiguamos quiénes somos? —dijo una joven con una sonrisa. Ella era de baja posición, así que no dudó en hablar. Quizás ya habían establecido una fuerte relación entre ellas no sentían ninguna dificultad para hablar con Mielle libremente, pero solo estaban conversando con una gran sonrisa.

Habían sido invitados por la alta nobleza, por lo que solo participaron por curiosidad, y no parecían tener ninguna intención de continuar lazos o halagos. La boca de Mielle tembló ligeramente, al punto que nadie pudo notarlo.

Oh, Dios mío, te has vuelto una solitaria en una reunión que has creado para atraer nuevos poderes.

Viéndola, Aria sonrió suavemente mientras se llevaba la taza de té a la boca.

Por eso debería haber reconocido bien a las personas y elegir una. Aunque algunas esposas parecían interesadas y hablaron con Mielle, la mayoría solo estaban entusiasmadas con las historias de negocios.

Y Mielle, que solo sabía de ellos en la superficie, naturalmente se quedó fuera.

¡Qué tonto por tu parte no haber preparado información sobre aquellos a quienes estás tratando de atraer!

A diferencia de Mielle, Aria pudo mezclarse con naturalidad porque conocía todos los negocios de sus maridos.

Tal vez ella no sabía que Aria lo sabría, pero la baronesa abrió mucho los ojos se asombró.

—Me has sacado la palabra de la boca. Todavía no está en el mercado, pero…

—Estaba personalmente interesada, así que me enteré mientras buscaba. He oído que es barato y rico en sabor. Estoy segura de que lo logrará.

—Me alegro de que pueda verlo así. Todavía es una cuestión de si se venderá bien.

—No tiene que hacer preguntas. Ningún otro país está más entusiasmado con las especias que el imperio. Además, no hay razón para fallar, ya que puede proporcionar especias que eran casi exclusivas de la nobleza.

—Dice lo mismo que el inversor A. También nos escribió una carta para animarnos.

—Estoy segura de que será la especia favorita de todos.

El futuro estaba establecido, por lo que Aria dio consejos a otras esposas, diciendo que el negocio sería exitoso. El consejo fue apropiado porque estaba bien informada y había una superposición considerable con lo que había dicho el inversionista, por lo que todas las esposas la escucharon.

Antes de que se dieran cuenta, la marea de la reunión se inclinó hacia ella.

Mielle se quedó quieta y miró mientras el cuerpo principal de la reunión fluía hacia Aria.

¿Por qué todas las invitadas están tan desconcertadas por las palabras de la mujer malvada y vulgar?

Maru
Creo que Mielle simplemente es tonta al no darse cuenta de las cosas tan obvias. Niña, esto pasa por quedarte en tu casa bebiendo té y sin estudiar nada del mundo.

| Índice |

One thought on “La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 61: El futuro distinto al pasado (11)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *