La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 66: Secreto (3)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


—No sé lo reacio que eres a esconder un gran secreto.

Por eso la respuesta fue tan fría. Al mismo tiempo, las dudas se habían convencido. Tal vez fuera parte de la familia real y estaba ocultándose, de lo contrario, no habría podido esconderse tanto.

—¿Puedo llevarte a un lugar tranquilo que esté un poco lejos?

—Hazlo —contestó tras un silencio.

Aria comenzó a caminar junto a él que la escoltaba. No esperaba que esto sucediera, pero pensó que tenía suerte de estar vestida con sencillez. Como tantas veces en el pasado, al dar la vuelta en un callejón, tropezó en una situación caótica, y Asher se apresuró a ayudarla.

—Está a la vuelta de la esquina, así que la apoyaré un poco.

—¿No está demasiado lejos?

Ella asintió con la cabeza porque ya había llegado muy lejos a pesar de sus quejas. No había necesidad de ir más lejos, ya que al doblar la esquina, salió un espacio muy tranquilo y apartado.

—¿El bosque entre los callejones…?

Acababa de pasear por un callejón urbano desierto, y tan pronto como dio la vuelta la esquina, un bosque increíblemente magnífico se desplegó ante sus ojos. Ni siquiera atravesó la puerta fuera de la capital, pero de repente había árboles. Asombrada, dejó de caminar y miró a su alrededor.

—Está un poco alejado de la capital —le dijo Asher casualmente.

¿Caminé… tanto?

Era un viaje largo desde la capital hasta el bosque más cercano, por lo que nunca había visitado al bosque, mucho menos caminando.

Entonces, recordó que había sucedido algo similar la última vez. Fue cuando ella había huido de la plaza, de la mano de Asher. Había corrido con él durante mucho tiempo y había llegado a un terreno baldío del que nunca había oído hablar ni visto antes, el cual había desaparecido como un espejismo en el camino de regreso.

Mientras intentaba mirar hacia atrás para confirmar el camino por el que había venido, él puso un poco de fuerza a la mano que tenía en su hombro y la hizo avanzar.

—No tengo suficiente tiempo. Te diré el camino de regreso, así que no te preocupes.

Así que cuando caminó un poco y volvió la cabeza, solo encontró el bosque oscuro. Finalmente, ella lo siguió con una pregunta u otra sobre el misterio que ahora enfrentaba.

♦ ♦ ♦

—Te lo diré todo de todos modos. Por favor, siéntate —dijo él mientras sacaba una silla poco después de llegar al destino.

—No puedo creer que haya una mansión como esta en el bosque cerca de la capital…

Era una mansión pequeña pero bastante digna, y con una mesa en un pequeño jardín. Era como una casa de un cuento de hadas. Después de un vistazo silencioso de la increíble escena, el anciano canoso de la mansión de repente puso el té caliente sobre la mesa.

—¿Quién es?

—Es un ayudante cercano. Él está a cargo de administrar la mansión.

Aria, que había perseguido la apariencia del anciano como un espejismo que desapareció, tomó un sorbo de té verde tibio y recuperó el sentido. Se repetía una situación muy extraña y difícil de entender.

—¿Dónde diablos estamos?

—Es mi refugio. Es donde vengo de vez en cuando, cuando quiero perderme en mis pensamientos.

—No estoy preguntando eso. Te estoy preguntando cómo están estos bosques en el callejón.

—¿No saliste a caminar durante mucho tiempo? Por eso llegaste. En el bosque cerca de la capital.

—¿Me estás tomando el pelo? ¡Se tarda mucho en llegar a caballo! ¿Cómo puede un hombre vencer a un caballo?

Si era la primera vez, dejaría el tema, pero había pasado por esto dos veces y se dio cuenta de que no era normal. Al ver el rostro severo de Aria, Ahser la miró con una expresión complicada.

Su “habilidad” no se entendía fácilmente. Además, ¿qué pensaría ella de sí mismo si le explicaba? Por otro lado, Aria no le dejaría irse con facilidad.

—No sé qué explicarte, pero… es una característica de mi familia.

—¿Una característica?

—Sí, es una habilidad rara para aparecer en lugares diferentes, y con ella puedo moverme con rapidez a lugares lejanos. Puedes pensar en mi cuerpo como avanzado. Es un poco… Es inusual y especial —explicó brevemente.

Pero poder moverse rápidamente a lugares distantes… Era como magia. Cuando ella pidió una explicación más precisa, Asher negó con la cabeza.

—No sé mucho más que esto. Es solo como una gracia nativa.

No era típico, así que no pudo preguntar más. Estaba convencida de que tal vez no sería posible explicarlo, al igual que el reloj de arena que apareció ante ella.

Si no lo hubiera tenido, nunca habría creído lo que estaba diciendo, pero le habían sucedido muchas cosas, en contraste, la situación de Asher era bastante comprensible. Por otro lado, se preguntaba si algo tan mágico podría suceder con tanta frecuencia.

Dijo que su habilidad era una característica de la familia.

Si es así, ¿por ese motivo despertó la habilidad del reloj de arena? Tal vez… mi madre era una prostituta de poca monta, por lo que mi padre sin nombre era uno de la familia. Decenas de miles de ideas dominaban su mente.

—Entonces… ¿es la gracia de la familia del vizconde Pinonua? No, ¿ese es tu nombre real, Pinonua Louie? ¿Asher es un nombre falso?

Ella pensó que no podía ser, pero era la primera vez que lo había escuchado presentarse formalmente. Sin embargo, cuando lo preguntó, él negó con la cabeza.

—No. La familia del vizconde Pinonua me está ayudando. Solo tomé prestado un nombre para unirme a la reunión.

—Entonces, eres de la familia imperial…

—Sí, tienes razón. Soy Asterope Franz.

—Oh… Dios mío.

Aunque supuso que sería lo más razonable cuando vio sus movimientos recientes, se quedó estupefacta cuando lo confirmó.

Lo recordó al escuchar su nombre. El príncipe heredero se llamaba Asterope. Lo había olvidado porque nunca soñó con tener un lazo con alguien de la familia real. Era Asher, con quien había sido grosera.

Una vez se había reído y pisoteado las flores que él le había regalado. Al tulipán que simbolizaba el imperio. Ella había pisoteado esas flores frente a él. ¡Por eso había dudado de su identidad! Había pensado que él no podría ser el príncipe por su actitud después de ver sus acciones.

Aria bebió té con manos temblorosas. No saboreó nada, sino que tomó algunos sorbos y vació su vaso limpiamente como si estuviera bebiendo agua fría.

—¿Estás bien? —le preguntó con cuidado, luego de hacer que su mayordomo le trajera un té nuevo con un movimiento de su mano.

—No sé… si he sido grosera hasta ahora.

Pensando en ponerse de pie o no, Aria de repente se volvió educada.

Asher le dio una sonrisa amarga.

—Tenía miedo de esto y no podía decir la verdad. No quiero que te agobies. Quiero que me trates como de costumbre.

Ella quería, pero no podía. Simplemente confirmó lo que había pensado y de repente sintió que él estaba demasiado lejos y demasiado alto.

¿Por qué mostró interés en mí? ¿Y por qué asistió a la reunión que dirigí, tomando prestado un nombre?

Todavía pensaba en ello en el silencio del bosque. Asher también miró a Aria sin decir nada, pensando que necesitaba tiempo para organizar sus pensamientos.

¡El príncipe heredero! ¿Pero por qué ocultaba su identidad? Mientras pensaba en ello, su rostro se puso de un color pálido.

—Creo que es mejor que nos vayamos ahora —dijo Asher con una sonrisa amarga.

—¡Pero hay más que preguntar…! —Todavía había una montaña de preguntas que quería hacer.

Pero Asher negó con la cabeza.

—Estaré en la capital por un tiempo, así podemos encontrarnos en cualquier momento. Entonces, hablemos de nuevo. Te enviaré una carta. También hay trabajo por hacer primero.

No era un hombre que pudiera perder el tiempo en un lugar así. Incluso tomando ese corto tiempo se sintió pecadora. El camino de regreso fue más rápido que cuando ella llegó. Tan pronto como salió del bosque, apareció el callejón junto a la tienda del barón Burboom.

—Espero que no encuentres ninguna dificultad conmigo la próxima vez que nos veamos.

Antes de que ella saliera del callejón, besó a Aria ligeramente en el dorso de su mano y luego desapareció con las palabras de volver a verla pronto. Todo lo que había sucedido hoy era mágico, y Aria ni siquiera pudo moverse de allí durante mucho tiempo.

♦ ♦ ♦

Durante los próximos días, Aria expresó su intención de invertir en una carta enviada por Asher bajo el seudónimo de Pinonua Louie. El oponente era Asher, y sin mencionar que era una oportunidad para asociarse con la familia real.

No había mejor oportunidad para construir una base perfecta.

¿Cómo reaccionará cuando luego le diga que el Inversor A soy yo? Si elevaba un poco más la reunión, sería suficiente para superar a la familia del conde.

Como él había confiado un poco de sí mismo, ella tenía la conciencia culpable por ocultar su identidad, pero este no era el momento para pensar en él, porque el fin de Mielle se estaba acercando. Se metió la ensalada en la boca y se preguntó cómo podía llevarla al infierno.

—Así que me pregunto qué tipo de vestido usar para el compromiso del marqués.

Era una historia sobre la ceremonia de compromiso del marqués de Vincent, que sería más tarde. Por supuesto, también estaban programados para asistir el conde y la condesa. No importaba qué recientemente se hubiera movido debido a la dirección del príncipe heredero, como el marqués era parte del Partido Moderado, varios nobles asistirían sin importar su facción.

—Aria, ¿no tienes que preparar un vestido también? —preguntó la condesa. Parecía querer decir que todos los nobles se reunirían, y Aria debería arreglarse lo más hermosa posible. Pero no era necesario, porque ya tenía algo en la mano que no podía compararse con ningún vestido elegante.

—No, ya estoy preparada.

Sarah acababa de enviarle un vestido, y le sugirió que lo usara para estar a juego con el de ella. No era un vestido elegante de novia, pero era un diseño que no desentonaría.

—Pero es la ceremonia de compromiso de una dama con la que eres buena amiga.

El rostro de la condesa estaba lleno de sonrisas. Ya se habían extendido gran cantidad de rumores sobre Sarah que la llamaban el ascenso de estatus del siglo.

—¿Es Aria… una buena amiga de ella? ¿Qué quieres decir, madre? —preguntó Mielle, que no reconoció a Sarah, quien fue tutora de Aria, ni lo que esto significaba.

—Mielle, también la has visto muchas veces. Me refiero a Sarah, que era la tutora de Aria. Es la prometida del marqués de Vincent.

—¿Qué? —intervino el conde, que también lo escuchaba por primera vez ya que nunca le había interesado el tema.

Entonces Aria respondió, secándose la boca.

—El marqués parecía estar enamorado de Sarah. Fue muy amable conmigo cuando lo visité la última vez.

No había ninguna apariencia de timidez como de costumbre, porque pensó que no había nada más que perder con esa fea Mielle, excepto su estatus. La aparente respuesta profundizó la sonrisa de la condesa. Fue su primera sonrisa sincera en mucho tiempo.

♦ ♦ ♦

Desde el día en que descubrió que Aria tenía vínculos con Sarah, el conde le preguntaba continuamente cómo les había ido a Sarah y al marqués Vincent. Y cada vez estaba encantado de decir que era una muy buena oportunidad. Ni siquiera le importaba Aria hasta hace poco, pero cuando vio un cambio tan repentino, mostró su lado de comerciante al recular rápido.

Pero hubo una cosa que pasó por alto; si fuera el pasado, podría haber estado jubilosa por la atención de su nuevo padre, pero no ahora. No tenía nada que ofrecerle a alguien que solo pensaba en ella como un objeto de un solo uso.

—Lamento no haber saludado a tu maestro orientador porque estuve en un viaje de negocios durante mucho tiempo.

Era obvio que no habría prestado atención si no se hubiera ido de viaje de negocios, pero el conde hizo ese tipo de comentario falso.

—Aria, estoy tan contento de que estés aquí. Tengo que ver al marqués —dijo el conde, bebiendo vino como si estuviera aliviado.

Aria levantó suavemente la boca ante la vista. Era lo suficientemente tonto como para pensar, sin lugar a dudas, que ella estaba de su lado para cumplir sus deseos. No tenía idea de que ella era un enemigo que estaba en contacto con el príncipe heredero, que estaba creando su propio poder y que siempre estaba buscando una oportunidad para matarlo.

—Así es. También me alegro de que hayas tenido una buena relación.

Mielle fingió que no le importaba mucho. Aria estaba segura de que estaba muy interesada en Sarah, que sería la esposa del marqués.

No, Mielle pensaría que no necesitaría mi ayuda.

Tampoco era demasiado para ella, ya que las mujeres más aristocráticas esperaban conocer a Mielle. Pareció bastante sorprendida de que Sarah, que era la tutora de Aria, se convirtiera en su esposa, pero por lo demás no estaba nerviosa porque tenía todo el apoyo de la princesa Isis, que pronto se convertiría en la esposa del príncipe heredero.

—Señorita, ha llegado una carta.

Cuando subió a su habitación después de una comida inusual con el conde, Jessie le entregó una carta como si hubiera estado esperado.

—¿De dónde vino?

—No lo sé. Es todo lo que Asher envió.

—¿Asher?

Sorprendida, Aria recogió el sobre con rapidez cuando estaba a punto de sentarse en el sofá. Él había dicho que enviaría una carta, pero no podía creer que la estuviera enviando en una fecha tan temprana. Cuando lo abrió apresuradamente y comprobó el contenido, contenía palabras bastante amables, a diferencia de la breve carta que le había enviado antes.

«Me temo que cogerás un resfriado porque hace frío».

Oh, Dios mío. Excepto por la primera vez que lo conoció en la tienda general, era un tono bastante amistoso, pero después de descubrir quién era, dudó si debía responder.

—¿Señorita? —le preguntó Jessie tras ver la expresión en Aria, que leyó repetidamente la breve carta en su mano. Parecía preocupada por si había algún contenido extraño escrito.

Aria había intercambiado cartas con Asher una y otra vez. Y ella había hablado de negocios hace unos días. Fuera lo que fuera, la fiebre le subió a la cara y Aria negó con la cabeza para tratar de recuperar la compostura.

—Dijo que volverá la semana que viene para recibir una respuesta.

—¿Quién?

—¿Quién? Pensé que era un chico de los recados.

No pudo venir hasta aquí, ya que estaba ocupado. Cuando pensó que era normal, recuperó la compostura y pudo escribir una respuesta, sin demora, llena de asuntos triviales de la vida cotidiana y expresando su saludo.

—Avísame cuando llegue el chico de los recados —le dijo luego de poner la respuesta en el cajón.

—Sí, señorita.

Mientras tanto, llegó el día del compromiso entre el marqués Vincent y Sarah. Aria, con un vestido rosa claro que no le mostró a la condesa, se miró en el espejo y comprobó su apariencia.

—¡Señorita! ¿Por qué no usa este collar?

Annie, vestida como Aria, apareció con un collar de colores. El vestido de Aria parecía aburrido para adaptarse al gusto de Sarah. Jessie, que estaba arreglando el cabello de Aria, abrió mucho los ojos y estuvo de acuerdo.

—¿Uh? ¿Había un collar como este? ¡Creo que le quedará muy bien!

—Eso…

Era un collar de Asher, el cual había escondido en un rincón del vestidor. También había incluido vestidos y otros accesorios, pero estaban ocultos porque eran demasiado coloridos para usarlos.

—¡Intente echarle un vistazo!

Annie gritó un poco cuando intentó poner el collar en el cuello de Aria. Jessie, que estaba mirando a su lado, también aplaudió.

—Oh, Dios mío. Lo que sea que use, le queda muy bien, ¿no?

—Estos collares de colores a veces se ven tan espléndidos.

Aparentemente, el aspecto original de su nacimiento era brillante, por lo que se mezclaba con naturalidad con ese tipo de joyas que hacían que resaltara aún más.

En la superficie, no estaba en una buena posición para salir, y no tenía la intención de arreglarse con colores ya que el personaje principal de hoy era Sarah, la novia, pero cuando se puso el collar, combinó bien.

—Entonces… ¿debo usar solo este collar?

—Es una pena tener un collar y no usarlo… ¡Eso sería mejor que no hacer nada!

Luego de ponérselo, terminó con un polvo de joya brillante en su cabello, y Aria, vestida al punto de hacer que cualquier espectador contuviera el aliento, bajó al primer piso.

—Oh, Dios mío, Aria. ¿Cómo puedes ser tan hermosa?

—Mmm… Eres muy hermosa porque te pareces a tu madre.

El conde y la condesa, que se habían estado preparando de antemano y dando órdenes a sus sirvientes cerca de la puerta principal de la mansión, se sintieron profundamente conmovidos al verla.

| Índice |

One thought on “La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 66: Secreto (3)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *