La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 76: La mujer malvada llega a tierra (1)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Aria se enfadó por este acto grosero, pero siendo un paso más rápido que ella, Asher tomó el brazo de Caín con el que había agarrado la muñeca de su hermana, y dijo:

—Eso no depende de ti, ¿verdad? Y ahora parece que ni siquiera te das cuenta de lo amenazante que eres para ella.

Caín se mordió el labio y aflojó la fuerza que le dio a su mano cuando vio que la muñeca de Aria estaba perdiendo color.

Sacando su mano capturada, retrocedió unos pasos. Luego le dijo a Caín con una mirada cautelosa:

—Solo quiero que regreses. Voy a volver… con el señor Pinonua. Quiero que cuides a la pobre Mielle y estés a su lado.

Aria se volvió después de dejar palabras tan frías. Se apartó del camino, sosteniendo los brazos de Asher, quien estaba un poco avergonzado por cómo lo llamó. Los ojos furiosos de Cain siguieron la imagen de Aria y Asher mientras desaparecían.

Aria, que había permanecido en silencio mucho después de pasar por el lugar señalado y siguió caminando por el pasillo, no se detuvo.

—¿Señor Pinonua…? ¿Estás hablando de mí? —le preguntó Asher. Entonces Aria se detuvo.

—Sí, ¿no eras Louie Pinonua?

—¿Todavía recuerdas ese nombre?

Asher sonrió levemente. Parecía pensar que había conocido a Aria solo una vez con ese nombre, pero de hecho, ella era la Inversionista A, por lo que intercambió cartas con Asher bajo el seudónimo de Louie Pinonua una y otra vez.

Pero ella conocía toda la situación, así que no quiso involucrarlo. Solo quería una forma de evitarlo. Frente a Caín, no podía identificarse como el príncipe heredero. Además, era el turno de Aria de ocultar su identidad. Luego cambió de tema.

—¿Pero por qué viniste aquí?

—Estaba preocupado por ti.

Asher estaba realmente preocupado por ella.

—Vi a la jueza antes, y ella conocía mi identidad, así que no pude ir a la corte. Estuve esperando afuera. Si vienes a la corte, te enfrentarás al verdadero culpable.

El verdadero culpable. Cuando se enteró de que Berry había sido liberado a salvo, no hizo preguntas al respecto. Más bien, estaba preocupado.

Quizás por eso las preguntas que habían estado rondando por su cabeza se habían vuelto más grandes e inestables.

¿Sabe realmente quién soy? ¿Por qué me trata con tanta ternura? ¿Cuánto tiempo puedo verlo mientras oculto mis pensamientos internos?

—Señor Asher… creo que no me conoces mucho.

—Entonces puedes decírmelo a partir de ahora —dijo, notando el significado en las palabras de Aria.

La respuesta y la mirada honestas y directas significaban que aceptaría cualquier intención real que ella pudiera estar ocultando.

—¿Incluso si en realidad soy una mujer malvada terrible, chismosa?

—No soy el mismo por fuera. No, no sé si tal persona existe en el mundo.

Añadió que también la persona que vio en la tienda general también era él. Los ojos de Aria temblaron al recordar la figura fría, contundente y áspera que había visto. Además, también le vino a la mente la imagen de muchas personas que eran diferentes por fuera y por dentro.

¿No es Emma, que desaparecerá mediante la ejecución, una de ellas?

Cuando una repentina comprensión golpeó a Aria, perdió la cabeza en silencio. Recordó su encuentro con ella en la tienda general y rápidamente agregó una excusa, preocupado de que pudiera estar asustada.

—Por supuesto, mi verdadero yo es el que te estoy mostrando. Creo que cualquier forma que hago soy yo mismo. Es simplemente diferente según el momento y el lugar.

Aria miró fijamente a Asher, quien continuó hablando. La ansiedad y la duda que había en sus ojos desaparecieron de repente. Podía sonar como si él no supiera la verdad, pero eso fue lo suficientemente reconfortante, y también la respuesta que más quería.

Después de poner excusas, Asher, que había estado mirando a los ojos de Aria mucho antes de que su ansiedad y duda desaparecieran, le tocó el cabello.

—Por otro lado, espero que seas lo que se rumorea que eres… creo que hay demasiada basura a tu alrededor.

El rostro de Aria brillaba con una profunda emoción en sus ojos. Al mismo tiempo, Aria, que entendió a qué se refería, dio una excusa para el malentendido.

—Como sabes, él es solo un hermano para mí. Es familia.

—Eso no es todo lo que digo.

No parecía gustarle la aparición ocasional de Aria en reuniones, llamando la atención de la gente.

Aria, que no tenía idea de lo que estaba pensando debido a sus vagas palabras, trató de entenderlo.

—Creo que es mejor que vuelvas ahora —dijo Asher mientras la miraba con una mirada suave.

Me encantaría hablar sobre esto y aquello…

Asher se tragó las siguientes palabras. Pero incluso si no lo dijo, Aria asintió con calma porque sabía en la carta lo ocupado que estaba con el establecimiento de la nueva academia.

—Entonces, espero volver a verte pronto.

Asher siempre le besaba el dorso de la mano antes de partir. Dejando atrás el arrepentimiento de un breve encuentro que terminó con unos labios posándose del dorso de su mano, regresó a la mansión en un carruaje preparado por Asher.

♦ ♦ ♦

Mielle, que estaba inconsciente mientras Emma esperaba acercarse a su muerte cada día que pasaba, recuperó el sentido mientras la llevaban al hospital y, gracias a eso, había estado descansando en la mansión. El médico dijo que Mielle tenía un problema respiratorio temporal debido al shock y le aconsejó que se relajara un rato.

Pero como si tuviera la intención de salvar a Emma aprovechando el poco tiempo que quedaba antes de la ejecución, ​​Mielle condujo su débil cuerpo y la obligó a salir varias veces. Ni siquiera sabía lo que otros pensaban de ella por su comportamiento excesivo.

Ya es demasiado tarde.

Después de ver el final de Emma con esos hermosos ojos verdes sin encontrar otra manera, Mielle comenzó a pasar el día aturdida como si estuviera loca.

Ya no quedaba Mielle, que siempre se había ganado el anhelo y el respeto de las doncellas con sus elegantes gestos y sus ojos chispeantes. La ausencia de Emma, ​​que la había protegido desde el día en que nació, fue suficiente para convertirla en un caparazón vacío y sin alma. Las acciones de Mielle fueron suficientes para poner nerviosas a sus doncellas.

—Dios mío, ¿cuántas horas ha estado ahí parada?

Ante la pregunta de Aria, las doncellas que esperaban frente a la habitación de Mielle sacudieron la cabeza con asombro. Mielle debió haber cerrado la puerta con llave, así que ni siquiera pudieron limpiarla.

Junto a ellos había una criada con una comida ligera. Era una ayudante cercana de Mielle, pero aún no podía dar un paso hacia su habitación y tenía los ojos enrojecidos.

¿Hay una mejor oportunidad?

Aria recomendó té caliente para las chicas, que estaban pasando por un momento difícil.

—¿Té?

—Es porque pareces agotada. Creo que deberías tomarte un descanso.

—Ah…

Había algo que tenían que hacer y mostraban signos de problemas. Mielle no permitió ni se negó, por lo que tuvieron que esperar una respuesta todo el tiempo.

Además, ¿tomando té con su ama? Se rumoreaba que Annie y Jessie lo estaban haciendo, pero era un mundo muy lejano para aquellos que siempre habían trabajado como doncellas de Mielle. Cuando dudaron, Aria volvió a extender su mano tentadora.

—Si alguien pregunta, les diré que tenía algo que hacer y las llamé, por lo que deberían descansar un poco.

Aria era tan amable con ellas que las mejillas de las doncellas impresionadas se sonrojaron. Su reputación comenzó a cambiar poco a poco a medida que las historias de quienes habían favorecido a Aria se difundían en la mansión. Antes de eso, la vacante de Emma era la más grande que los abrumaba y los guiaba.

Así que los ayudantes más cercanos de Mielle gradualmente volvieron sus pensamientos hacia la dulce tentación a medida que el veneno se extendía poco a poco. Dentro de la mansión, el flujo cambiaba silenciosamente, por lo que nadie lo había notado todavía.

—Bueno, ¿de verdad quiere darnos esto? —preguntaron las sirvientas, sosteniendo en sus manos algunos cosméticos que le daban color a los labios. Cuando Annie asintió triunfalmente en nombre de Aria, ellas gritaron un poco e inmediatamente abrieron la tapa para identificar el olor y el color.

—Oh, Dios mío, esta cosa preciosa…

Aria sonrió con benevolencia a las admiradoras, y tomó un sorbo de su té. No lo compró para dárselo. Uno de los empresarios, en quien ella había invertido como Inversor A, acababa de enviar una gran cantidad de esto y aquello, diciendo que eran cosméticos que él mismo fabricaba.

No sabía si el barón Burboom le había aconsejado, pero los regalos eran cosas que a todas las mujeres les gustaría.

Otros cosméticos, perfumes y bolsas de lujo llamativos se exhibieron como si se lucieran ante los ojos de las doncellas. Situadas en decenas de unidades en lugar de una o dos, fueron suficientes para despertar la atención y la codicia de las sirvientas.

—Señorita, tengo una pregunta… ¿por qué diablos compró tantas de estas cosas preciosas? —preguntó una criada curiosa, pero quien respondió fue Annie con un tono que parecía cuestionar si era tonta.

—¿Crees que la señorita Aria los compró? Es natural que haya recibido un regalo. Eso es lo difícil que es lidiar con eso.

—¡Ah…!

Como dijo Annie, algunos de los artículos fueron enviados por hombres que realmente la querían, pero la mayoría de los que traían eran del mismo tipo en grandes cantidades. Annie lo sabía todo, pero añadió un farol porque quería que su amo se viera bien.

Aria la miró con una sonrisa de satisfacción. Todas las monedas de oro y plata que había invertido en Annie valían de verdad. Por supuesto, era cierto que había recibido el regalo, así que no mintió.

Las criadas miraron a Aria disfrutando del té con los ojos brillantes. La mirada no se trataba solo de respeto por la elegante y prestigiosa mujer noble. Había envidia y nostalgia por la mujer que venció su origen humilde, que veían como mucho más inferior que el suyo, y que cautivó a los hombres del Imperio con su bella apariencia y fino carácter. Y…

—La señorita Aria a menudo se encarga de estas cosas dándolas a sus doncellas. Esta cantidad es demasiado para ella.

También existían los celos por Annie, quien transformó su forma de niña traviesa a mujer elegante en solo un año. Le habían dado algunas palabras al principio ya que había traicionado a Mielle y se había unido a Aria, pero al final, la ganadora fue ella. ¿No disfrutaba de la vida tanto como una mujer noble?

Y ahora realmente podría ser elevada a la aristocracia. Había rumores entre el público de que se estaba reuniendo con el exitoso barón Burboom gracias a la ayuda de Aria. Entonces, ¿cómo podrían no tener envidia?

Fue suficiente para volver la mirada de sus doncellas a Mielle, que aún no se había despertado por el impacto de perder a Emma. Todos querían ser como Annie y Aria.

—Oh, ahora que lo pienso, la señorita Mielle dio un paseo por el jardín esta mañana. En ese tiempo, pudimos limpiar su habitación.

—Así es. Yo la acompañé. Todavía no podía hablar, pero parecía un poco renovada. Tal vez sea por la carta.

—¿Carta?

—Sí. Recibió una carta de la princesa. Ha pasado mucho tiempo desde el incidente. Tan pronto como le dije que tenía una carta, me dijo que fuera a su habitación de inmediato. Me sorprendió.

Las sirvientas, que comprendieron rápidamente, le dieron la información a Aria. Parecieron darse cuenta de que Annie, vendiendo a su amo, había disfrutado de una vida rica.

—¿De verdad? Eso es genial —respondió Aria con alegría.

Ella no salió de la habitación con todos los esfuerzos del conde que la amaba sino que dio un paseo por una carta de la princesa.

No me digas que es sobre Oscar… O si va a visitarnos.

Eso fue todo en lo que pudo pensar. Oscar era el único al que amaba. Su amor por él eclipsó su amor por Emma.

Como esperaba, lo mejor era encantar a Oscar.

Pero después de muchos esfuerzos, todo terminó, y de alguna manera le vino a la mente el rostro de Asher, quien se puso al filo de un cuchillo incluso contra Caín, su hermano. Se había sentido avergonzada en ese momento, pero no estaba de mal humor para volver a pensar en ello. No, más bien… Sintió un poco de placer al pensar en eso… 

Aria no ocultó su sonrisa de los sentimientos y la información sobre Mielle que las criadas le dijeron, y se les dio un pequeño regalo.

—Te lo preguntaré bien en el futuro. Quiero ayudar a la pobre Mielle, pero desafortunadamente, tengo oídos oscuros.

—¡Sí, señorita!

Cuando se dieron cuenta de que el poder de la riqueza en sus manos era mayor que la satisfacción de tener un maestro orgulloso, acudieron a Aria todos los días.

♦ ♦ ♦

—Espera.

—¿Sí?

Cain llamó a Annie, que acababa de regresar. Se dirigía a la habitación de Aria con cartas de jóvenes empresarios. Annie tomó algo en su pecho, y le pareció extraño verla sonreír como si estuviera de buen humor.

—¿Por qué llevas tanto? —le preguntó a la doncella.

—¿Si…?

No fue una pregunta tan sorprendente, pero Caín frunció el ceño ante la respuesta excesiva de Annie.

—No me digas que es del señor Pinonua.

¿Pinonua? Annie ladeó la cabeza ante el nombre inesperado.

¿Por qué apareció de repente el nombre de Louie Pinonua? Era solo uno de los muchos hombres de negocios. Caín, que leyó la expresión de Annie, volvió a preguntar, sintiéndose un poco aliviado.

—¿Hay alguien más?

—Es… es personal… 

Como Aria lo estaba escondiendo del exterior, se quedó perpleja de nuevo, y Caín, que estaba considerando algo, preguntó de nuevo:

—¿Te reuniste con ese joven barón?

Annie asintió rápidamente ante su suposición equivocada. En lugar de poner excusas tontas, era mejor afirmar lo que él entendió mal. Entonces Caín, que regresó con un rostro inexpresivo, dijo:

—Vete ahora.

—Sí…

—Oh, por cierto.

Ella pensó que su interrogatorio había terminado, pero Caín la volvió a llamar. La sorprendida Annie se levantó de un salto y volvió la cabeza rígida, y Caín volvió a preguntar por Pinonua.

—¿Con qué frecuencia ese Pinonua se reúne con Aria?

—¿El señor Pinonua? No lo sé. No creo que ella lo haya visto nunca…

Cuando respondió allí, Caín la dejó ir. Annie se apresuró a ir a la habitación de Aria, quien la interrogó al verla entrar con la respiración entrecortada.

—Bueno, el señor Caín preguntó algo extraño.

—¿Qué?

—Sobre el señor Pinonua. Me preguntó si lo ve a menudo. No sé por qué… me preguntó si la carta que traje era de él.

Aria frunció el ceño ante su respuesta. Desde el día de su encuentro con Asher, él solo tenía una mirada extraña en sus ojos. Ella estaba preocupada porque él no la cuestionó, pero en su lugar fue a preguntarle a las criadas.

¿Qué tengo que hacer?

Era imposible revelar la verdadera identidad de Asher. No era porque fuera el príncipe heredero.

¿No es el príncipe heredero quien disolvió el Partido Aristocrático uno por uno y dejó que la princesa apretara los dientes y oscureciera el rostro del conde?

Ella leyó las cartas que Annie trajo agonizando. Como de costumbre, había una lista de nuevos empresarios que querían informar y recomendar un negocio. Después de leerlos detenidamente, puso sus manos en la última carta. Era una carta de Asher, que llegó con el nombre de Louie Pinonua.

«Creo que estaremos listos pronto. ¿Puedo pedirte un favor en respuesta?»

Los ojos de Aria temblaron después de leer el pasaje. Le estaba pidiendo que se presentara.

¿Está realmente bien revelarme ahora? Ella pensó que debía tener más cuidado. ¿Puedo lidiar con Mielle y la princesa detrás de ella incluso si revelo quién soy?  

Lo que dijo de repente vino a su mente.

Dijo que quería tenerme cerca. Creo que es posible si utilizo a Asher.

De alguna manera se sintió incómoda. No podía decidirse a usarlo, como Oscar, aunque sabía que le gustaba. Era un sentimiento extraño para Aria, pero sus problemas fueron arruinados por los comentarios de Caín.

—La familia Pinonua no es apta para Aria.

El conde y la condesa, que estaban comiendo, abrieron los ojos y preguntaron por qué mencionó de repente a la familia Pinonua. Aria también parpadeó avergonzada. Ella no sabía que él lo diría en un lugar como este.

—Es el hombre con el que se está reuniendo Aria.

—¿Aria se reúne con Pinonua?

La atención varió de Caín a Aria. Había asistido a la cena después de un largo periodo de tiempo, y se encontraba con esta situación.

—Aria no debería reunirse con él —dijo Caín, citando varias razones fruto de su investigación de la familia del vizconde.

—Aria, Aria. ¿Realmente conoces a Pinonua? ¿Dónde diablos lo conociste por primera vez? —preguntó con un tartamudeo la condesa. El conde también la miró con las cejas arrugadas al darse cuenta de que ella se encontró con un noble de la periferia, quien demostró que valía más que en el pasado.

| Índice |

4 thoughts on “La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 76: La mujer malvada llega a tierra (1)

    • Tanuki says:

      Hola Jessica, los capítulos los estamos subiendo quincenalmente. Ya puedes revisar las próximas fechas de publicación, pero de todas maneras te adelanto que el 8 de Diciembre sale el próximo capítulo. Disfruta de la lectura c:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *