No confío en mi hermana gemela – Capítulo 18

Traducido por Maru

Editado por Sharon


—Nunca ha habido un momento en que haya negado a Erusia comer dulces o cualquier otro plato. En ese corto tiempo, Erusia me pintó como una hermana mayor despiadada para recibir su simpatía… Pero, pero la rechazaste. ¿Correcto?

Me agité al ver su comportamiento ambiguo. Aunque intenté mantener mi racionalidad, tan pronto como todos mis sentimientos de alegría cayeron al suelo, mi razón tembló.

¿Por qué dijiste esas palabras? Preferiría que me dejaras sentir bien. Déjame mantener mi ilusión.

Aunque mi voz se acortó y se agudizó, no cambió el tema ni hizo ningún comentario. Simplemente me miró en silencio.

—Sí… estaba feliz. De que hubiera una persona como tú. Incluso nuestro abuelo me aconsejó que concediera. Pero rechazaste la solicitud de Erusia de un solo golpe y dijiste que tenías fe en mí.

Esas palabras… ¿Eres consciente de lo preciosas que fueron para mí?

Sentí náuseas una vez más. Surgían con más facilidad últimamente. ¿Es que me sentía mal en alguna parte?

—Prefiero que no digas esas palabras. Por favor, no confundas sin pensar a la gente.

Estoy diciendo que estoy confundida.

De alguna manera toda mi fuerza me dejó. Se sentía como si las ondas fluctuantes de las emociones se hubieran vuelto tranquilas. Hace un momento, parecía que había una tormenta, pero ahora todo se calmó. Fingí una sonrisa.

—¿Por qué no me dijiste el significado de tus palabras antes? Entonces no habría tenido que poner una expresión frívola como lo hizo. Debe haber sido divertido. Verme malentendiendo y sentirme feliz por mí misma.

Cuando levanté la cabeza, vi la imagen de Ian bajando la cabeza con una expresión extraña en su rostro. Frunció el ceño como para decir que no entendía y lentamente abrió la boca.

—Parece… que estás malinterpretando algo.

—Ya lo has dicho antes.

—En ese momento también entendiste mal.

—En lugar de un malentendido, fue una conversación que no se había resuelto.

—De todas formas.

Él cortó mis palabras y se acercó un paso más a mí. Giró rápido de mi cuello para hacerme mirar hacia arriba, causándome dolor.

—Por eso me gustan las conversaciones directas.

—¿Qué…?

—Mira aquí, Laurentia. Aunque no sé qué ilusiones tienes, las cosas que he dicho son completamente ciertas. Eres consciente de eso, ¿verdad?

Asentí con la cabeza débilmente. La palabra “verdad” era muy pesada.

Cuando intenté bajar la mirada, una mano se alzó, agarró mi barbilla y la levantó. Ian dio un paso atrás e hicimos contacto visual.

—¿Por qué entonces, aunque sabes que esas palabras son verdaderas, lo escuchas tan negativamente?

Puse los ojos en blanco. Quería evitarlo. No quería escucharlo.

—Es correcto que no le di dulces porque no tenía ninguno. Sin embargo, si tuviera y esa chica me pidiera uno, entonces también me negaría. ¿Por qué? Todo lo que digo es la verdad.

¿Qué está diciendo? Con la barbilla fuertemente sostenida y levantada, giré un poco la mirada.

—Es verdad que confío en ti. No creo que estés equivocada. Al menos siempre has venido a mí con una apariencia honesta. Fue así en el pasado y ahora mismo.

Mis ojos se agrandaron. ¡¿Qué estaba diciendo…?!

—¿Dónde más podría encontrarme con alguien como tú?

Cuando levanté la mirada, los ojos escarlata me miraron con seriedad. Mi garganta se secó. Estaba muy cerca Esto parecía peligroso…

—Además, las palabras que dicen que cualquier otra persona iría al lado de tu hermana menor también son ciertas. Ella es terriblemente manipuladora. Hasta el punto de que las otras mujeres que he conocido no se pueden comparar. Ha salvado su fuerza bastante bien.

—¿Fuerza?

—Así es. Su enfermedad. Estoy diciendo que puede provocar simpatía.

Eso era algo que siempre pensé. Aunque otras personas sentían simpatía por ella, yo no pensaba de esa manera. Fueron seducidos por la apariencia de Erusia.

—Sin embargo, eso no funcionará en mí. Ni siquiera parecía enferma. Se ríe y habla bien. ¿Es cierto que está enferma? Es muy sospechoso.

Él sonrió. Su apariencia era refrescante. Nunca había escuchado a otras personas decir estas palabras. Cuando vivía como la estúpida hermana mayor, mi corazón temblaba solo de sufrimiento. Las palabras comprensivas que nunca recibí de nadie ahora salieron primero de la boca de este hombre.

—Y además, no sé lo que estás pensando, pero en verdad ¿no debería ser yo la persona que debería estar molesta?

—¿Por qué estarías enfadado?

Estaba atónita. No, ¿qué se hizo que lo haría enfadar? Mis ojos se entrecerraron.

—Piensa en lo que dije ayer.

¿Ayer? Creo que incluso necesito pensarlo.

—Que estás interesado en mí. Nuestra relación, lo dijiste pensando en reunirte sinceramente. ¿Por qué es eso?

Mis cejas se fruncieron cuando Ian, desanimado, dejó escapar una risa entrecortada.

—No entiendo por qué estas palabras están surgiendo ahora. Para ser honesta, después de escuchar eso ayer, estaba un poco desconcertada. Parecía como si estuviera recibiendo una confesión tuya, pero pensando en eso… te gustan los hombres. No soy un hombre. Así que lo pensé de nuevo. ¿Cuál es el interés y el beneficio del que hablaste y cuál es el significado de reunirse en serio?

Mientras continuaba mis palabras, meneó la barbilla.

—Entonces salió la respuesta. A decir verdad, pensé que tu comportamiento parecía tan sincero que era bastante extraño, pero me di cuenta de que no era gran cosa. Que tú y yo firmamos un contrato. Esa fue la clave. Es rentable para nosotros dos conocernos. A través de mí puedes resolver tus problemas financieros y ocultar los rumores. Puedes tenerme como tu esposa titular y mantener tu estilo de vida. ¿Es así?

—¿Qué tipo de tonterías…?

—Además, nuestra unión también es beneficiosa para mí. Al estar contigo no necesito enredarme con Barrett u otros hombres y simplemente hacer mi trabajo. ¿Cómo es esa “mi especulación”?

Ian dejó escapar una risa falsa. La mano que sostenía mi barbilla se soltó y se rio como alguien poseído.

Fruncí el ceño mientras miraba en silencio.

¿Por qué te ríes? ¿Estás loco?

—Vaya, Laurentia. No, señorita Laurentia. Sabía que eras una dama excepcional, pero no sabía que eras tan ingenua. Que entenderías las palabras que dije. Es increíble. Recibir de esa manera una expresión directa… —Ian sacudió la cabeza de un lado a otro, respiró hondo y asintió como si entendiera—. Déjame hacerte una pregunta.

—¿Qué es?

—Entonces, ¿qué pensaste cuando te besé en ese entonces?

—¿En la fiesta? ¿Para una pantalla externa? ¿Qué sería mejor decir…? En términos generales, ¿no sería seguro decir que fue un beso entre amigos? ¿Como un signo de amistad?

—Decir que es un signo de amistad…

Él sonrió amargamente y ajustó sus labios. ¿Qué estaba haciendo? Una vez más abrió la boca para mostrar palabras y acciones incomprensibles.

La conversación de antes no había terminado. Quería traer de vuelta y disparar las palabras que me angustiaron y confundieron. Sin embargo, de mi boca abierta no salió nada.

No, para decir la verdad en un instante, mis labios fueron bloqueados por los suyos acercándose.

¿Qué demonios está haciendo este tipo ahora? El interior de mi mente se puso blanco. No importaba cuánto pensaba en esto, no sería seguro que se llamara un beso entre amigos del mismo sexo. ¡No está bien besarme en cualquier momento!

Al contrario de lo que pensaba, mi cuerpo estaba quieto. Me congelé hasta que Ian quitó sus labios primero y me miró.

Sentí como si mi respiración se detuviera. El segundo beso después de ayer. ¿Qué significaba esto? Antes fue una actuación para convertirse en el personaje principal. ¿Entonces hoy es…?

—¿Cómo estuvo? ¿Fue el beso justo ahora también entre amigos?

—¿No lo es?

—No.. En este momento estoy desahogando mi ira.

—¿Por qué razón…?

Ian ajustó sus labios una vez más y sus labios rojos recogieron lentamente su suerte.

—El hombre simplemente está desahogando su ira hacia la mujer que rechazó su confesión para la que reunió coraje y terminó en nada.

—¿Valor? ¿Confesión?

Mi mente se sentía entumecida. No podía entender lo que escuché. ¿Por qué la conversación continuaba así?

—Aun más, me gustaría pensar que es una queja trivial por el sueño inquieto debido a la confesión de ayer. Y para que pienses que la próxima es una confesión hecha con coraje.

Al final de sus últimas palabras, me acercó y sus labios se estrellaron contra los míos. A diferencia de los demás, fue un beso apasionado y áspero.

El… tercero. 

Mi mente se detuvo.

♦ ♦ ♦

Ante las acciones de Ian que no podría haber imaginado, mi corazón latía débil. ¿Debía decir que me sorprendió?

Aunque sabía que le gustaban los hombres, me gustaba su peculiar ternura. Por ejemplo, la forma amigable en que me abrazaba.

Después de que falleció el abuelo, no hubo nadie que me sostuviera. Pensando en ello, era natural que, como resultado, hubiera olvidado el calor de las personas.

La gente sentía lástima por los jóvenes aristócratas que llevaban a la familia, especialmente las mujeres. Nunca era un trabajo fácil dirigir una familia a una edad temprana. Además, las personas simpatizaban superficialmente con la carga que tenía al cuidar a mi hermana menor que estaba enferma.

Sin embargo, también había una cantidad abundante que quería explotarme. Pretendiendo ayudar en la superficie pero no siendo así cuando mirabas desde atrás, listos para apuñalarme por la espalda.

El fraude y la malversación de fondos eran comunes, por lo que los contratos tenían que ser exhaustivos. También había una gran cantidad de cláusulas que causarían un gran daño si eran ingenuas. Aunque estudié con el abuelo durante mucho tiempo, en el momento en que los conocí, lo único que podía hacer era volverme cada vez más fría.

Era una práctica habitual apelarme con simpatía para conducir mis emociones cuando era una joven. Familiares, amigos, conocidos y aquellos que pusieron énfasis en sus circunstancias personales fueron eliminados. Entonces recibí el título como una persona de corazón frío.

Los contratos eran verificados entre tres a cuatro días en muchas direcciones diferentes. Cuanto más duraba la espera, más aumentaba la cantidad de gente que me reprendieron y criticaron. La mayoría de estas personas claramente no tenían sentido administrativo, por lo que el acuerdo ya no sería posible.

Sin mencionar el acoso sexual, había personas inmundas que usarían el contrato como pretexto y me exigirían actividades nocturnas. Lo más sorprendente fue el hecho de que algunas eran mujeres. Aunque sabía que había muchas personas locas en el mundo, no podía entender cómo estos tipos manejaban negocios como aristócratas.

Por supuesto, había muchos con buenos negocios y contratos que este tipo de personas.

Sin embargo, gradualmente me volví incapaz de confiar, con sospechas arraigadas en el fondo, y abandoné a los demás.

Poco a poco me aislé. La familia en la que creía que podía confiar, Barrett y Erusia, me desaprobó y me reprendió por detrás y me derribó.

Sin un lugar de comodidad en la cima de un acantilado desolado, solo podía enfrentar solo los fuertes vientos. Simplemente creyendo que habría esperanza para mí después de la dura tempestad.

Pero esa esperanza se hizo añicos horriblemente. El final de una mujer idiota era verdaderamente miserable.

Al abrir una vez más los ojos de Forill Hill y enfrentar al abuelo, hice una promesa. Que no confiaría en nadie. Que protegería este lugar aún más fuerte sin confiar en nadie. Pensando que no necesitaría la ayuda de nadie ni que dependería de nadie.

Sin embargo, mi promesa pareció estancarse cuando me envolví en el cálido abrazo de Ian. Sentí sus temblores y temperatura como si fueran las fuerzas impulsoras que me movían y la fuerza necesaria para operar mi vida parecieran detenerse.

¿Por qué estaba temblando así? No podía entenderlo. Recordé la aparición de su sonrisa que rebosaba de confianza y compostura.

A Ian le gustaban los hombres. Por eso lo elegí.

No podía confiar en los hombres… No, en la gente. Por supuesto, no podía considerar una relación, mucho menos el matrimonio. Ian era perfecto. Él no desearía mi amor ni yo necesitaría amarlo.


Maru
Amiga, ¡date cuenta!

Sharon
Pobre, confió en que Ian no pidiera amor, y es lo primero que él le pide XD Por otro lado, pobre de Ian que pensó que había encontrado a alguien a quien amar para darse cuenta que Laurentia tiene el autoestima hecho pedazos. Espero que pueda ayudarle.

| Índice |

24 thoughts on “No confío en mi hermana gemela – Capítulo 18

  1. Haomuri says:

    Zaz! Y así es como te mandan a la zona del amigo gay xD

    Jajaja bueno por lo menos le advirtió de una segunda confesión. Ojalá pronto Lau se de cuenta cuanto vale y como Ian la ama n.n

    Gracias por los capítulos!

    • Kary says:

      Gracias por el capítulo!!! Está genial la historia y gracias a ustedes puedo leerla!!! Espero se encuentren muy bien, yo seguiré visitando la página con la esperanza de alguna actualización☺️☺️

  2. Vilenis says:

    Muchas gracias por el esfuerzo de traer esta maravillosa novela, la amo!!! Ian es taaaaan lindo y debe armarse de fuerza y paciencia con nuestra niña uwu

  3. lacye says:

    gracias por los capitulos hasta ahora.
    Alegran mi fin lleno de tareas y ahgg….. parezco zombie, esta NVL me ayudo a mantenerme despiera. MUCHAS GRACIAS

  4. Ali~ says:

    El men fue de frente por la confesión xD
    Ahora el plan de acción sería hacer que recupere la autoestima y la confianza en su valor como persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *