Para ayudarte a entender – Capítulo 2

Traducido por Kiara Adsgar

Editado por Yusuke


Violet estaba esperando afuera del vestidor de su esposo, queriendo hablar con él.

—Señora, ¡vuelve a tu habitación!

Las criadas la agarraron en un intento de detenerla, pero Violet se mantuvo firme en la puerta y no se movió.

Después de un rato, la puerta se abrió y apareció su primer secretario, Hael. Detrás de él, Violet vio a Winter Blooming con el pelo pomada [1]. Llevaba una camisa azul pálida, junto con un chaleco gris y pantalones del mismo color que sus ojos. Violet, en comparación, todavía estaba vestida con sencillez. Pero mientras ella vestía ropa formal, él estaba descalzo, y había una extraña y cegadora chispa azul en sus ojos.

Cuando la mirada de Winter se volvió hacia ella, Violet dio un paso hacia él.

—No te vayas. Solo este viaje de negocios… si no puedes cancelarlo, solo llega un día tarde.

—Esta vez, volveré en una semana.

—Puedes posponerlo por un día. Por favor, ven conmigo a la fiesta de tu madre esta noche.

—Solo di que estás enfermo y descansa un poco.

—Si fuera tan fácil, no habría venido a hablar de eso.

—Violet.

Los diez empleados desviaron su atención de Winter, sabiendo cuánta presión estaba depositando en una persona. Todo el mundo pensaba internamente que sería demasiado difícil de manejar si sus esposas o maridos se volvieran tan insistentes como Violet.

Winter habló con voz irritada.

—¿Sabes cuánto dinero se ha movido en el tiempo que has estado aquí, malgastando mi tiempo? Gasté 24 millones de Lakne para comprar el estado que has tenido desde que naciste. Pero el estado que compré simplemente desapareció.

—Lo sé, pero…

—Si sabes eso, debes tomar una decisión. Devuélvame el dinero o otórgueme el estado que pague. Si tampoco puedes hacerlo, entonces cállate.

Winter agarró las manos de Violet, sabiendo que su esposa no podía responder. Pero ella tercamente agarró las muñecas de Winter. Ella estaba tan desesperada.

—Llegar un día tarde no hará una gran diferencia. Solo esta vez…

Cuando ella no se retiró, las criadas estaban a punto de intervenir. Pero sin las instrucciones especiales de Winter, no se movieron.

Violet, que había estado mirando a Winter y rogándole, lentamente recuperó el sentido cuando lo miró a los ojos. Él la miró como si hubiera encontrado a un hombre borracho en la calle. Poco a poco retiró las manos, dándose cuenta de que a su marido no le interesaba escucharla.

Winter chasqueó la lengua y pasó junto a ella. Sus ayudantes lo siguieron cuando se fue.

Violet permaneció en su lugar por un momento con una expresión en blanco antes de regresar a su habitación. Justo afuera de la ventana, ella vio como el carruaje de Winter partir.

Se preguntó por un momento si un hombre tan ocupado incluso se molestaría en asistir a su funeral.

El doctor Lichton, que había aparecido de mala gana ante la llamada de Violet, tenía una expresión de disgusto después de terminar su trabajo.

—No te pasa nada, joven señora. Si crees que tienes una enfermedad, probablemente sea una enfermedad mental.

—Bueno, no dije que estaba realmente enferma. Es solo que… este dolor de cabeza también es…

Violet comenzó a poner excusas, pero Lichton la interrumpió abruptamente.

—Creciste como princesa, así que entiendo porque te preocupe un poco de dolor. Pero, una vez más, mi lady no está enferma. Si sigues actuando así, no tendré más remedio que decirte la verdad.

—No dije que era una enfermedad. Y realmente no puedo pararme ya que tengo un dolor de cabeza tan fuerte.

—Oh, en serio, deja de mentir y levántate, joven señora. Se convertirá en un hábito.

Después de regañarla, Lichton volvió a ponerse el sombrero y salió de la habitación. Su falsa enfermedad le parecía divertida, y se podía ver a las sirvientas asistentes, mientras esperaban a Violet, conteniendo su risa.

Siguiendo las palabras del médico, Violet fue obligada a levantarse de la cama. Cuando se levantó, sus asistentes la ayudaron a ponerse un vestido para la hora del té.

Violet abrió la boca mientras se sentaba para maquillarse.

—Quiero una apariencia fresca, así que córtame el pelo hasta los hombros.

—Sí, pequeña señora.

Solo entonces las caras amargas de las criadas se iluminaron. Por lo general, era una molestia cuidar de su cabello largo. Las criadas peinaron y cortaron el cabello de Violet hasta sus hombros, sujetando el resto del cabello con una banda para el cabello con incrustaciones de diamantes y flores adornadas.

Después de ser atendida, Violet salió de la mansión como si la arrastraran al infierno.

La propiedad era tan vasta que era necesario viajar en carro para llegar a la residencia de sus suegros. Después de un rato, bajó del carruaje y vio a un grupo de personas, hablando animadamente entre sí, que habían llegado antes del inicio oficial de la fiesta.

Eran los aristócratas de alto perfil de la región sur de Larkround, llamados Warhol. En el corazón de la reunión estaban los miembros de la familia Blooming. La suegra de Violet, Catherine Blooming, la vio y le hizo señas para que se acercara.

—Violet, por aquí.

Cuando Violet se acercó, Catherine preguntó con ternura:

—¿Llegaste tarde porque no te sentías bien? ¿Te sientes mejor ahora?

—Sí Madre.

Violet se volvió, buscando un lugar para sentarse, pero la mesa ya estaba llena. Incluso si hubiera llegado antes, todavía no habría habido ningún lugar para sentarse. Era una señal de acoso, pero Catherine continuó sin inmutarse.

—¿Sabes lo preocupada que estaba cuando escuché que estuviste enferma durante meses? ¿Qué dijo el doctor?

—Oh, yo…

Cuando Violet dudó en responder, Catherine continuó con un toque de preocupación.

—Dile a Lichton que te traiga una buena medicina. Podría buscarte cualquier cosa ya que ha viajado por todo el continente.

Violet simplemente asintió, sintiendo que se le secaba la boca. Pero en ese momento, Lichton, que acababa de salir de la mansión, pasó y habló alegremente:

—¡Joven señora! ¡Estás aquí! Mira que bien, te dije que la enfermedad no era real.

Segundos después, una carcajada estalló de los invitados que asistieron a la fiesta en el jardín. Violet sintió temblar ante el ridículo; tal trato ya no le era desconocido, pero aún así era doloroso ser sometida a insultos crueles todos los días.

Catherine, que también se echó a reír, le susurró a Lichton:

—Sabes que es una princesa, Lichton, no está acostumbrada al dolor.

Un joven en la mesa se quejó de sus palabras.

—Han pasado tres años desde que la familia real se disolvió. Además, ¿tiene sentido esperar que otros le den un tratamiento especial incluso después de que ella haya hecho tanto daño a su esposo?

Luego intervino otra esposa.

—Así es. ¿No fue la familia Blooming completamente estafada? La señora Catherine es demasiado suave.

Habia sido así durante tres años consecutivos.

Después de pagar sus deudas y entregar el trono, Ash ganó el apoyo de la gente una vez más. Además, la mayoría de las llamadas públicas para que él compense el daño también desaparecieron.

El que sufrió más daño fue Winter. Se deshizo de una gran parte de sus posesiones para generar 24 millones de Lakne, y el resto de su dinero se utilizó para establecerse en la familia Blooming.

—Desde el comienzo de su matrimonio, Winter ideo que su negocio se extendiera a la capital para que floreciera más. Desde entonces, la familia Blooming solo lo ha visto una vez al mes.

Los Bloomings lentamente devoraron la vida de Violet, como un veneno.

Al principio, cada vez que Violet se involucraba en eventos como este, sonreían y hablaban amigablemente con ella, pero cuando ella les daba la espalda, comenzaban a murmurar.

A medida que se acercaba la noche, comenzó la fiesta y el salón de banquetes se llenó de aristócratas juguetones y damas con vestidos elaborados. Durante toda la fiesta, que continuó hasta altas horas de la noche, Violet se apoyó contra una pared, esperando el final de un día tan duro.

—Haciendo eso de nuevo…

—Una esposa que tiene el descaro de actuar así… está arruinando completamente el ambiente de la fiesta.

Como había estado apoyada contra la pared todo el tiempo, Violet escuchó todos los susurros y comenzó a alejarse.

—¿Por qué pasear así? Que monstruosidad.

Violet dejó de caminar de nuevo.

Ignorar las palabras de los demás era cuestión de fuerza. Pero sin ningún lugar para correr, cada día perdió un poco de sí misma para acomodarse a las opiniones de los demás.

Aunque su presencia aparentemente arruinaba la fiesta, también era cierto que la feliz caída de una alegre princesa siempre era un tema interesante de conversación. Su presencia nunca dejó de animar la reunión.

Después de salir del salón de banquetes para refrescarse, Violet se derrumbó como si las palabras de los invitados fueran pequeñas piedras volando hacia ella. Pero entonces, Diev, el hermano menor de Winter y el único hijo legítimo de la familia Blooming, acudió en su ayuda.

—¡Violet!

Tan pronto como la agarró del brazo, Violet se apartó de repente. Diev no pareció entender la señal y le tocó el pelo corto.

—Se ve bien en ti.

—Pensé que había dejado en claro que no se acercara a mí.

Podía leer la situación, pero Diev se mantuvo firme. Él fingió no escucharla.

—Este vestido no es adecuado para un clima como ese. Todavía hace frío, ya sabes.

—No te preocupes por eso.

Violet dio un paso atrás con una cara pálida. Pero ella era demasiado lenta y, casi de inmediato, él la cogió por los brazos junto con el pañuelo que le rodeaba el cuello.

—Piensa inteligente. Mi hermano no viene a casa a menudo de todos modos.

—Solo un trago. Entonces estaré de tu lado.

¿Quién creería que Diev Blooming, el heredero de la familia Blooming, que todos creen que es un caballero, fuera un coqueto que sentía lujuria por su cuñada?

Si esas palabras salieron de su boca, Violet podría haber sido confinada a la habitación y tratada como si fuera una psicópata. El resto del mundo no tenía idea de que Diev tenía un lado como este.

—Nunca sucederá.

Diev sonrió ante sus palabras y la dejó ir.

—Eso es lamentable.

Tan pronto como la soltó, Violet corrió frenéticamente hacia su carruaje. Después de subir al carruaje, soltó un largo suspiro y finalmente se soltó la bufanda.

Volvió a mirar la mansión con una expresión deprimida.

—Tengo que volver…

Desapareciendo en medio de la noche, Violet fue regañada por la pareja Blooming. Se bajó del carruaje y agarró la puerta con las manos. Pero ella no podía renunciar. Cuando regresó allí, sintió que su cuerpo se iba a romper en pedazos.

Finalmente, Violet llegó a casa y entró en su habitación.

Violet arrojó sobre la cama los adornos de diamantes adornados de la venda que llevaba puesto. Metódicamente, sacó la colección de pastillas para dormir que había estado recogiendo constantemente en su joyero y se las echó en la boca.

Se lo tragó todo con el champán escondido en su armario. Sintiendo que no era suficiente, se tragó otro puñado de píldoras y las bebió con más champaña.

Las pastillas para dormir de Lichton fueron muy efectivas. Bueno, los ingredientes nunca fueron destinados a ser comestibles. Podría morir más terriblemente de lo que quería, pero no importa.

No quería volver a la fiesta, y no quería volver a ser un objetivo que debía desaparecer a mitad de camino.

Prefiero terminar mi vida así.

Con el champán y la caja de pastillas para dormir vacías, Violet se dejó caer en su cama. Luego habló al diamante brillante frente a sus ojos.

—Entonces adiós.

Fue un poco triste que no hubiera nadie para despedirse.


Nota:

[1] Cabello pomada: un peinado con un aspecto afilado y pulido con un quiff en la parte delantera. Se ve como esto:

| Índice |

2 thoughts on “Para ayudarte a entender – Capítulo 2

  1. Brenda Chi says:

    Me duele su resignación :c
    Pero vivir una vida así debe de ser un martirio para alguien que nunca pasó por ello, me encanta como describen todo <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *