Prometida peligrosa – Capítulo 41

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


—Es bueno verte actuando como un espía fiel, pero aún te falta el estado de alerta.

Su voz baja se cernió sobre sus oídos. Su peculiar forma de hablar y su mensaje finalmente la ayudaron a pensar en una persona.

—¡Su majestad!

—Este lugar tiene muchos lugares para esconderse y hay poca gente al amanecer. Si sales sin un guardia de seguridad, debes estar atenta a tu espalda, no a tu frente. Mantenerse alerta ante el peligro en todo momento es una de las virtudes básicas de un espía.

¡Bueno, eres cien veces, mil veces más peligroso para mí!

Marianne quiso gritar, pero apenas se contuvo. Ella miró al emperador alto con sus ojos redondos entrecerrados. Mirándola con una túnica negra que cubría su cuerpo, el emperador era como un mensajero del infierno.

—¿Por qué no dejó en claro que estaba aquí?

—Lo hice. Pero no lo notaste.

—¿Por qué se acercó a mí justo detrás de mí y me arrebató la nota? Cuando me tapó la boca, pensé que me estaban secuestrando.

—Bueno, me preguntaba en qué te estabas concentrando tanto. No quería taparte la boca, pero no pude evitarlo porque podías gritar. No quería que tu fiel caballero se despertara y viniera corriendo hacia mí.

—Me acaba de regañar, diciendo que estaba vagando sin mi guardaespaldas, ¿verdad?

—Eso es porque… —Eckart se aclaró la garganta y dijo—: De todos modos, es peligroso dejarse tomar desprevenido como lo hizo. Eso no significa que tengas que preocuparte demasiado. Me importa mucho la seguridad de esta mansión. Puedo garantizarles que no pasará nada serio en este lugar.

—Gracias, pero espero que puedas cuidar mi corazón en lugar de esta mansión.

Eckart frunció el ceño ante su respuesta. Pero ahora dijo en un tono más suave.

—¿Te sorprendió mucho?

—¡Absolutamente!

Marianne se puso las manos en la cintura y se encogió de hombros. Ella se iba a quejar con él más abiertamente.

—Lo siento. Me disculpo.

Eckart se disculpó demasiado rápido.

Deslizó las manos de su cintura furtivamente.

Ella podría encontrarle más fallas al preguntarle: “¿Crees que tus disculpas son lo suficientemente buenas?” pero sintió un pinchazo en el corazón.

Aunque lo olvidaba la mayor parte del tiempo, Eckart era el legítimo emperador de Aslan. Era el único monarca del imperio y el amo de la vasta tierra de Aslan. En consecuencia, la disculpa de Eckart del linaje de la familia Frei, bendecida por la bendición de Airius, era especial en cualquier momento y en cualquier situación.

—Entendido. Por favor, no me lo haga la próxima vez.

Eso es todo lo que pudo decir para responder a su disculpa especial.

Eckart miró a Marianne con expresión de asombro y luego negó con la cabeza con un largo suspiro.

Aunque no quería que él sintiera pena, era la primera vez que veía su reacción así. Afortunadamente, no hubo intención ni truco en su reacción y ofreció sus más sinceras disculpas.

Eckart centró su atención en la nota que sostenía.

—¿Es esta una carta secreta de Ober?

—Bueno, no creo que Ober realmente lo haya escrito. Pero su contenido parece reflejar su voluntad.

—¿Quién es esa doncella? ¿Un espía de Ober? Creo que escuché algo como Anne en medio de tu diálogo con esa doncella.

—¿Doncella? ¿Me viste con Eve? ¿Cuánto tiempo llevas aquí?

Cuando Marianne preguntó con sus ojos verdes bien abiertos, Eckart respondió con sospecha.

—Desde el momento en que cuidaste a la criada en persona.

—Oh, Dios mío… ¿Cómo es que nos has estado observando sin que te atrapen? ¡Eres realmente aterrador!

Marianne envolvió su cuerpo con ambos brazos como si sintiera la piel de gallina.

—Si puedo agregar un poco más, no creo que hayas mostrado tanta misericordia con esa doncella, aunque sus piernas mostraban que se veía incómoda. El cuidado excesivo los hace sentir más incómodos.

—Bueno, solo la ayudé a ponerse de pie solo una vez.

—Piensa en tu estatus social y el de la criada. Además, si ella fuera la espía de Ober, ¿no crees que es mejor evitar el contacto físico directo con ella?

—Es solo una sirvienta. Hizo recados para Ober, pero era torpe y joven.

—Creo que te dije la última vez que no es un buen hábito confiar en las personas fácilmente.

—Esa doncella es realmente… Espere un minuto, su majestad. ¿Está preocupado por mí ahora?

—¿Qué?

Eckart se sintió avergonzado por su repentina pregunta.

—No puedo vencerle en términos de misericordia. Sé que está prestando mucha atención a la seguridad de la mansión donde me tomaron como rehén, y ahora está expresando su preocupación por mi seguridad simplemente porque le mostré un poco de misericordia a esa doncella.

¿Era porque murió una vez y sobrevivió?

Marianne no tenía miedo de enfrentarse al emperador.

—¡Marianne!

Pero ella no quería volver a morir, por lo que respondió rápidamente a su llamada.

—Ella está realmente bien. Y no es tan malo ser amable con ella porque está del lado de Ober. Si me escuchó antes, lo sabría. Oh, ¿no se lo dije? Hoy se cayó de un árbol. Es genial caminar así.

—¿Cayó de un árbol? ¿De qué estás hablando?

—Bueno, no creo que te se haya contado antes. El hecho es…

Marianne le informó sobre lo que sucedió durante el día y su diálogo con Eve.

Mientras ella explicaba, señalando un árbol cercano, dejó escapar un suspiro y frunció el ceño.

—No es lo suficientemente buena para que Ober la elija y la use.

Esa fue su conclusión después de escucharla.

—Estoy de acuerdo.

—Eso significa que hay un gerente de nivel medio.

—Hasta donde yo sé, ninguno de los ayudantes de Ober se llama Anne.

—Tal vez sea un alias.

—Puede que tengas razón. De todos modos, es una misión peligrosa.

Marianne asintió con una expresión seria.

Eckart echó un vistazo a la nota y se la devolvió a Marianne.

—La serpiente es un símbolo de la familia Chester. Parece haberte comparado con un lirio. Parece querer que abras tu mansión para un gran evento en el que pueda conocerte fácilmente. ¿Qué vas a hacer?

—Lo pensé todo mientras cenaba. ¿No cree que una fiesta es buena para ese propósito?

—¿Fiesta?

—Sí. Una gran fiesta como un baile o una fiesta de celebración. Si la gente se reúne, puede satisfacer las necesidades de Ober y, al mismo tiempo, es una buena oportunidad para conocer a otros. De hecho, me molesta haber regresado demasiado rápido de la reciente fiesta del té de la marquesa.

Eckart se tocó la esbelta mandíbula y pensó. Sus ojos azules, iluminados oblicuamente por la luz de la luna, se cerraron lentamente y luego se abrieron.

—Si lo deseas, puedes organizar una fiesta.

—Gracias. Si hago una fiesta, me gustaría pedirte un favor…

—Silencio.

De repente, Eckart le hizo señas para que se callara. Marianne negó con la cabeza y cerró los labios de repente.

El jardín quedó rápidamente en silencio. Un pájaro revoloteó y voló sobre sus cabezas.

Eckart frunció el ceño después de encontrar un pájaro flotando en el cielo.

—Parece que aquí hay invitados no deseados.

¿Invitados no deseados?

Antes de que Marianne les preguntara quiénes eran, Eckart se volvió y se apoyó contra un gran árbol. Y le echó la capa sobre los hombros. Tiró de ella con sus brazos apretados. Ella se tambaleó ante su tirón. Cuando recuperó el sentido tardíamente, descubrió que sus mejillas tocaban su pecho. Ella luchó mientras se alejaba de él.

—Su excelencia, ¿qué está haciendo…?

—Ten paciencia por un momento.

Eckart hizo una reverencia y susurró como para consolarla. Ella se calló por la extraña atmósfera. Sosteniéndola con su brazo izquierdo, ocultó su cuerpo extendiendo su túnica negra con la mano derecha lo más amplia posible.

Pronto, escucharon débilmente a alguien acercándose a ellos desde lejos.

Los dos escucharon, conteniendo la respiración. Se oían alternativamente el sonido de zapatos de cuero pisando el suelo con paso constante y el sonido del frotamiento de hierro.

—Oh. Una vez que den la vuelta a la esquina, aparecerán ante nosotros. ¿Quién es el siguiente en servicio de centinela? —dijo uno.

—Elric y Caiden —respondió el otro.

—Elric parecía haber bebido mucho ayer. Puede que hoy no quiera trabajar.

—Pobre tipo. ¿Cómo es que bebió así cuando se suponía que debía estar de servicio hoy? Se trajo problemas a sí mismo.

Dada su conversación, los invitados no bienvenidos parecían ser los miembros de los Caballeros de Eluang que recorrían la mansión.

Marianne levantó un poco la cabeza, sintiéndose más relajada que antes. Estaba oscuro y mal ventilado dentro de su capa. Solo un pequeño espacio sobre la cabeza le permitió inhalar y exhalar.

Eckart bajó la capucha, volvió los ojos y siguió el camino de los dos caballeros.

Su respiración pasó por encima de la coronilla de Marianne, le recorrió la frente y se deslizó hasta sus mejillas que se enfriaron con la brisa nocturna.

Era la primera vez que veo su rostro de cerca.

Ella lo miró como si la hubiera poseído la luz de la luna. Cuando exhaló silenciosamente, chocó contra su pecho apretado, y luego se mezcló con su aliento antes de ser absorbido por su aliento.

Sé por qué las jóvenes de la capital llaman al emperador el Muro de Hierro Azul…

Eso era lo que Cordelli le dijo sobre el emperador, lo que de repente cruzó por su mente.

Su apodo se ajustaba a su atractivo aspecto.


Maru
Ay no, Marianne, tiene que caer él primero por ti.

Tanuki
Ya cayó, solo que aun no lo sabe (?

| Índice |

2 thoughts on “Prometida peligrosa – Capítulo 41

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *