Querida “amiga” – Capítulo 1: Mariestella Janice La Bellefleur

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Mariestella Janice Le Bellefleur, nació como la hija mayor del conde Bellafleur en el año 525 del Imperio y, en el 547, ingresó al palacio como una dama de compañía de Lady Dorothea. En ese mismo año, recibió la pena de muerte al ser declarada culpable por intentar asesinar a la Princesa Heredera.

Los 22 años de vida de la pobre Mariestella podrían resumirse en esas pocas líneas.

Cerré con fuerza el libro en mis manos.

—Mariestella. ¿Esta chica es amable o estúpida? —Murmuré con una voz insatisfecha.

Maristella es un personaje secundario en la novela “Mi Dorothea” que acaba de terminar de leer. Como, probablemente, puedas adivinar, la protagonista de la novela es Dorothea, no Mariestella. Sin embargo, extrañamente, me encontré apegada a la última chica. Mariestella apoyó a su mejor amiga, o a quien creía que era su mejor amiga, Dorothea, solo para morir por su traición. Había sido Dorothea quien, inicialmente, planeó matar a la Princesa Heredera y debía ser sentenciada a muerte.

El autor justificó las acciones de Dorothea, pero, desde mi punto de vista, no era más que una villana que utilizó a su amiga Mariestella para triunfar en su camino. Casi destrocé el libro cuando Dorothea le dijo a Mariestella que muriera en silencio en sus últimos momentos. ¡No podía creer que la estuviera usando de ese modo!

Si hubiera sido el autor, habría hecho a la amable e inteligente Mariestella el personaje principal. Independientemente de su amabilidad, ella era muy inteligente. La ignorante era Dorothea. En resumen, Mariestella era una santa inteligente, y Dorothea una estúpida villana. Cada vez que Dorothea estaba en crisis, Mariestella la salvaba, y Dorothea siempre lo da por sentado. Todo, en nombre de la amistad.

Entonces, la buena y amable Mariestella salvó a Dorothea nuevamente. Oh, qué frustrante. En estas circunstancias, el final feliz de Dorothea me pareció trágico. Si estuviera ocupando el papel de Mariestella, Dorothea nunca me dañaría. ¡En cambio, golpearía a esa horrible mujer en la parte posterior de su cabeza por tratar de usar a su amiga!

♦ ♦ ♦

Ese fue el último pensamiento en mi cabeza.

¡Lady Marie!

Parpadeé, abrí los ojos y miré a la mujer que me miraba con una expresión enérgica. Tenía el pelo grueso y castaño rojizo que le cae sobre el pecho, y seguía llamándome “Lady Marie”. Mi verdadero nombre es “Ohn Mari”, pero nunca me han llamado “Lady Marie o señorita Marie” en toda mi vida.

Miré fijamente a la mujer pelirroja.

—Se supone que debes ver a Lady Dorothea hoy. ¡Llegarás tarde! —Dijo la mujer.

Las palabras “Lady Dorothea” se clavaron en mis oídos, como si un sonido agudo se hubiera taladrado ellos.

— ¿Doro…thea? —Repetí como una tonta — ¿La Dorothea Demir Milt Cornohen?

— ¿Hay otra dama en el Imperio que se llame Dorothea?

Oh Dios mío. Una mirada de completo desconcierto cruzó mi rostro. Entonces, quizás…

— ¿Cuál es tu nombre?  —Le pregunté a la mujer.

— ¿El mio? —Respondió la mujer, mirándome como si, de repente, me hubiese vuelto completamente loca — ¿Olvido mi nombre?

—Florinda —menciones su nombre con voz temblorosa. Si recordaba correctamente…  —Es Florinda, ¿verdad?

—Oh, mi señora. ¿Por qué me pregunta como si no lo supiera? —Dijo Florinda.

Sí. Florinda era la criada de Mariestella. Me reí torpemente y toqué mi largo cabello negro, el cual, me llega a la cintura.

¿Cómo puede pasar esto?

En algún momento, parece que me convertí en Mariestella. Lo último en lo que pensé, antes de quedarme dormida fue ese libro. Había pensado que, si fuera Mariestella, no sería tan ingenua cuando se trata de Dorothea. Pero, no esperaba que se hiciera realidad.

Mientras continuaba acostada en la cama con una expresión atónita, Florinda se sintió más frustrada.

— ¡Mi Lady, vas a llegar tarde!

Volví a estar alerta. — ¿A dónde se supone que debo ir? —Pregunté con calma.

— ¡Se supone que debes ir a la fiesta de té, en la mansión Trakos, con Lady Dorothea!

Florinda, impaciente, me obligó a salir de la cama y me comenzó a ayudar a prepararme junto con las otras sirvientas de la mansión. Un baño, ropa adecuada y luego el maquillaje…me entregué por completo a las doncellas como si fuese una muñeca. Hasta ahora, aún no lograba comprender completamente lo que me ha sucedido.

¿Qué está pasando aquí? No podía creer que lo que estaba experimentando fuese real, a pesar de que lo estoy viendo con mis propios ojos. Todo se siente como un sueño.

—Está listo mi señora. Te ves muy bonita.

—Realmente, eres hermosa, Lady Marie. ¡Tu belleza crece con cada día que pasa!

Pero, las espléndidas alabanzas de las sirvientas no me impresionaron. Florinda me guió hacia un espejo de cuerpo entero y, tan pronto como me vi, solté una carcajada.

Mi reflejo en el espejo es exactamente igual a la descripción de la novela. El largo y brillante cabello negro cae hasta mi cintura, y mis ojos brillan como rubíes. Mi pequeño rostro, en forma ovalada y piel pálida, me recuerda a una belleza sombría de las nieves.

De repente, se sintió más real que antes. Estoy ocupando el cuerpo de Mariestella. Toqué suavemente mis mejillas, y otra sirvienta entró en el dormitorio.

—Lady Marie, Lady Dorothea está aquí —Dijo la sirvienta.

Aparté mis ojos del espejo y salí de la habitación. La habitación de Mariestella está en el segundo piso, así que tuve que bajar para salir. Mis tacones golpearon ligeramente contra las escaleras, mientras descendía, luego, salí por la puerta principal.

— ¡Marie!

En la novela, se decía que la voz de Dorothea era tan encantadora como el canto de un ruiseñor. Por eso, supe de inmediato quién es la mujer pelirroja que me sonreía alegremente delante del carruaje.

—Vamos, Marie. ¡Llegaremos tarde! —Dorothea me llamo.

Pero no podía sonreírle en la misma forma que ella lo hizo. Cuanto más lo intentaba, más se endurecía mi boca. Conozco la razón. es porque la odio. Se aprovechó de la buena Mariestella y la abandonó en su miseria.

No pude controlar mi expresión facial, presioné mis labios y caminé hacia el carruaje donde esta Dorothea. Cuando me acerqué, me abrazó de repente, sin pedirme permiso. Me sorprendió el toque repentino.

— ¿Sabes cuánto tiempo esperé? —Ella hizo un mohín con su voz melosa. — ¡Fue demasiado!

Lo dudo, ya que el carruaje de Dorothea llegó justo cuando bajé hacia la puerta principal. Una expresión vacía seguía en mi rostro, y ella me abrazó.

Todavía no me sentía completamente despierta. Contra todo sentido común, de repente, fui arrastrada a esta historia, y se espera que abrace a esta mujer. No importa qué tan bien pueda adaptarse una persona, en esta situación, nadie podría hacerlo tan rápido.

Dorothea, de repente, miró su pecho.

—Oh, supongo que la cinta de mi vestido se soltó cuando te abracé —Su rostro se volvió sombrío cuando miró la cinta suelta. La miré con indiferencia mientras su rostro se iluminó y dijo — ¡Átalo para mí!

— ¿Qué? —Dije sin rodeos, ante la repentina solicitud.

— ¡Ata la cinta para mí! —Ella exigió temperamentalmente. —O, de lo contrario, me podría enojar.

Sus palabras me hicieron sentir plenamente consciente de la situación. La Dorothea frente a mí, es la mujer desagradecida que trata a Mariestella como una tonta. Al final, Dorothea la traicionaría y la mataría. En lugar de tratar a Mariestella como la amiga que siempre la ha apoyado, la trata como a una sirvienta, ordenándole que ate una cinta que puede alcanzar fácilmente.

Un calor furioso se arrastró detrás de mi cabeza. Dorothea le faltó el respeto a Mariestella incluso antes de que entrara en este libro. Gire mi pie y, subrepticiamente, desabroche la cinta roja de mi zapato.

—Dorothea —canté en un tono amistoso. — ¿Quieres que te ate la cinta? —Le di una sonrisa brillante. —Muy bien, la ataré —Podría atar fácilmente una cinta en cualquier momento. Sin embargo, había una condición.

—Pero, ata la cinta en mi zapato primero —le dije.

| Índice |

15 thoughts on “Querida “amiga” – Capítulo 1: Mariestella Janice La Bellefleur

  1. MAV says:

    Vine a desestresarme porque estoy llena de tareas (tengo que entregar una monografía y un parcial) y ne encuentro esta joyita!!!! Gracias!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *