Un día me convertí en una princesa – Capítulo 14

Traducido por Den

Editado por Nemoné


Como se acababa de despertar, su cabello estaba extendido más naturalmente que antes y la ropa que llevaba puesta estaba ligeramente abierta, revelando su bien esculpido cuerpo.

Ups, qué vergonzoso. Esto es incómodo. ¡Oye, soy una mujer adulta incluso si mi cuerpo es el de una niña pequeña!

Claude no se dio cuenta de lo que estaba pensando y desvió su mirada hacia la ventana a su izquierda. El sol ya se estaba poniendo, dejando un cielo anaranjado visible.

Se levantó lentamente para estirarse como lo hace un psicópata.

—La fiesta será aquí.

♦ ♦ ♦

—Te ves como si estuvieras bien en estos días. Luces brillante y sana.

Era mi primera vez enfrentando a Claude tan directamente después del momento en el bote.

Estaba examinando los platos en la mesa en la habitación del Emperador. Cada plato parecía muy delicioso, pero aún había comida informal para comer para el Emperador.

Estaba pensando que era muy inusual, pero levanté la mirada cuando dijo la cosa más extraña que podría haber dicho en este momento.

No había manera de que no estuviera informado sobre mi salud, pero nunca vino a visitarme. ¡Bueno, quiero decir que definitivamente habría empeorado mi resfriado si él venía!

De todas formas, estaba sorprendida por este tipo que ni siquiera vino a visitar a su hija enferma y solo dijo:  “Oh, te ves bien”.

Ni siquiera esperaba mucho, ni siquiera palabras cálidas como: “Escuché que estabas muy enferma, ¿estás bien?” O “Pareces cansada. Descansa”. ¿Pero esto no es demasiado? Sí, correcto. Es de Claude de quien estoy hablando.

— ¡Papá también es bonito!

Pero solo soy un viejo y débil pez luna. No lo olvidemos. Es el plan C, el plan C. ¡Incluso si es por el plan B, es importante prolongar mi esperanza de vida de esta manera! ¡No hay NADA más importante que la vida, aunque sea sucia e injusta!

Ignoré a Claude y sonreí alegremente. Sus ojos mostraron interés en esto. Sí, sí, ¿no es interesante ver a una chica que ayer estaba enferma porque cayó al lago, sonriendo con tanta intensidad?

Claude solo me miraba desde el otro lado de la mesa con la barbilla apoyada en su mano. Pero, ¿por qué parece que estás intentando verte guapo? ¿Estás intentando hacer que me enamore de ti? ¡Ja, sí! ¡Qué talento! ¡No voy a caer por ti, bast***o!

—Escucha. Solo he preparado comidas que te gustan.

¿Esto es carne? Te estas burlando de mí porque soy gordita, ¿verdad? Me estás humillando, ¿verdad?

—Gracias por la comiiiiiida.

Pero no era yo si no comía. Decidí ignorar la mirada de Claude y centrarme en comer.

¡Woah, se derrite en mi boca! ¿Comes este tipo de comida todos los días? También había platos caros en mi palacio, ¡pero la calidad y el sabor son incomparables! ¡Esto es una diferencia!

Los cubiertos eran demasiado pesados para mí. Además, el filete no estaba cortado, así que tuve que hacerlo yo misma. ¡De hecho, esta mesa es demasiado alta!

*¡Clank!* Mi cubierto terminó haciendo este horrible sonido en el plato y rozó con los otros cubiertos.

*Jadeo*

Contuve la respiración ese momento.

Olvida la vergüenza, las reacciones de Claude son más importantes. S-Se va a enfadar por esto, ¿verdad? No va tirarme el cuchillo, ¿verdad?

—Deberías trabajar más en tu educación.

Pero Claude no dijo ni una palabra y lo ignoró. Hahhh, estoy viva.

—Mañana enviaré a una persona a tu palacio. Eres muy poco educada, más de lo que esperaba, probablemente porque no te han enseñado personas realmente educadas.

¿Qué? ¿Te acabas de burlar de mis queridas doncellas? ¿No tienen educación? ¡Todas esas hermanas son nobles! ¡¿Qué te pasa?!

—Obtén ayuda educativa profesional de ahora en adelante.

Ah, sí, Sr. Usted era de sangre real.

Era difícil mantener la cara de póquer [1], pero tuve suerte de que no lo notara. Estábamos en los extremos de la mesa, uno frente al otro. ¡Ah, qué alivio que la mesa sea laaaaaarga! Huhuhu.

Eso de alguna manera hizo hervir mi ira y quería explotar, pero sonreí alegremente mientras pude.

— ¡Atti hará todo lo posible, papá!

Entonces, Claude le lanzó una mirada de estar viendo algo extraño. No era la primera vez que teníamos esta clase de fiesta de té incómoda juntos, pero era la primera vez que me miraba así. No se siente bien… ¿Por qué pareces como si estuvieras viendo a un animal haciendo caca…?

Claude me observó todo el tiempo mientras comí.

Arghhh, siento ganas de vomitar.

— ¡Papá, buenas noches! ¡Adiós!

Fui un paquete entregado por Félix al Palacio Rubí después de la fiesta con Claude.

Me dijo que pasara una buena noche, como siempre hacía, pero hoy solo respondí con “¡Hmph!”. A partir de eso, Lilly frunció el ceño un poco, pero hoy estaba muy enfadada con él.

Quiero decir, fue como “Oooh, miiira, el perro del Emperador está durmiendo. ¡Deberías despertarlo!” ¡Y me empujó literalmente hacia su habitación cuando ni siquiera estaba lista!

*Escalofríos*

Si pienso de nuevo en los eventos ocurridos hoy, ¡ni siquiera sentiría lástima por Félix cuando le quitara todo el cabello de su cabeza!

*Sollozo*

Confié en ti. ¿Cómo te atreves a entregarme a las manos de Claude…?

Félix, con una cara que decía “No sé nada”, me puso aún más furiosa.

—Lilly, una nana.

Esa noche, supliqué haciendo aegyo. Pareció gustarle y sonreí, poniéndome una manta.

— ¿Entonces, debería cantar una para usted?

Pronto, me cantó una canción con una dulce voz que me hizo agua.

—Shh, un paso y otro paso… Dame una flor si llega la noche. La hermosa Srta. Estrella nos sonríe.

Kyaaa. Por supuesto, no es comparable a mi canto. Quiero patear las mantas como los otros días, pero no lo haré ya que Lilly está aquí.

—Adiós día de hoy. Un día más brillante vendrá mañana.

La dulce voz de Lilly me hizo cerrar los ojos. Fue genial que una persona cantara una nana especialmente para mí. Aunque sea mayor como para dormir escuchando una nana.

—Ten dulces sueños. Adiós. Buenas noches, nuestra bebé.

No sé qué acontecimientos horribles pasarán mañana. Pero, por ahora… Olvidemos todo y durmamos. Debo dormir para crecer. Deseo que sea diez años más tarde cuando despierte. *Sniff*

—Buenas noches, nuestra bebé.

¡Lilly, también duerme bien!

Tratando de olvidar la cara de perro del Emperador, cerré mis ojos como gemas a la voz de Lilly.

Como cualquier otra noche, desee que el tiempo pasara rápidamente…

♦ ♦ ♦

Sorprendentemente, me desperté como una adulta de 20 años… Bueno, fue un sueño que tuve hoy.

Por supuesto. ¿Cuándo mi vida fluyó de la manera que quería?

Aún así, levantarse como un adulto en lugar de un niño, es mucho más realista que despertar como una princesa de otro mundo. Así que pensé que tal vez este sueño se haría realidad…


Notas:

[1] Poner cara de póquer es cuando una persona pone una cara inescrutable, es decir, sin expresión alguna que revele sus emociones.

| Índice |

2 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *