Un día me convertí en una princesa – Capítulo 33.5: POV de Claude

Traducido por Den

Editado por Nemoné


— ¡Pfft!

El mantel blanco de la mesa estaba teñido de rojo. La niña que había vomitado sangre tenía una expresión de no saber lo que sucedía. Y era lo mismo para las dos personas con ella.

— ¡Princesa!

Vomitó sangre otra vez después del fuerte grito. La sangre roja brillante, como los zapatos pequeños en los pies del niño, mojó el vestido blanco al igual que el mantel de la mesa.

Debido su cuerpo inclinado, el cuerpo de Claude se levantó contra su voluntad. El cuerpo que escapó de la silla que estaba en el suelo, estaba inconsciente. Parecía un cadáver. Al pensar eso, Claude no pudo evitar temblar y estremecerse por un segundo.

— ¡Princesa, qué es esto! —Félix, que corrió hacia la niña, la sacudió gritando esas palabras.

Claude, por un momento, se congeló sin mover un músculo. Esto no se sentía real. Solo la sensación del maná corriendo rápidamente por sus manos se sentía real. La razón era desconocida pero sintió que el maná era la razón por la que se desmayó. Si no se controlaba pronto, sería realmente peligroso.

Claude estiró su mano y estuvo a punto de darle algo de maná, pero se detuvo.

— ¡Princesa! ¡Abra los ojos, princesa!

— ¿Realmente necesito salvarla?

Fue por culpa de ese tipo de pensamiento que tuvo que se detuvo.

¿No estaba planeando matarla? Si es así, podría dejarlo estar.

Desde el día en que nació hasta ahora…

—Euu…

Cuando la niña, que detuvo sus manos de matarla, se suicidaría.

Den
Para aclarar, está diciendo que básicamente ha podido matarla desde que nació, pero “por alguna razón” no ha podido hacerlo. Y ahora que puede, Athanasia se “suicida”.

—Ah, euk… Papá…

Con un débil murmullo, los ojos se abrieron un poco reflejando su rostro. La mano que se aferraba a su ropa, volvió a caer. Al mismo tiempo, su reflejo en los ojos de un azul cristalino como gemas, no se veía por ninguna parte.

—Trae al médico.

Claude habló intentando calmar el maná, dándole su propio maná a su cuerpo.

— ¡Rápido!

Las palabras que decía eran muy impacientes y apresuradas, pero ni siquiera él lo notó.

♦ ♦ ♦

— ¿La princesa se durmió?

—Sí.

—Parece cómoda.

Félix tenía una expresión de alivio.

—El mago fue a su habitación. No se encontraron partes extrañas de él, pero, ¿deberíamos seguir buscando?

—No hay nada de malo en ser cuidadoso. No bajes la guardia.

—Entendido.

Claude y Félix no podían creer en ese mago que vino como si hubiera caído del cielo de repente. Pero, era verdad que un niño de apenas diez años curó a la princesa. Nadie podía imaginar cómo estaría la princesa si él no hubiera llegado a tiempo.

Claude observó a la niña que actuó para defender a su mascota. *Zzzzz* El débil sonido de su respiración era claro en sus oídos.

Claude, que estuvo en silencio por un momento, habló en voz baja.

—Pensé que no me importaría cuándo o cómo desapareciera de mis ojos.

Su mirada, que estaba fija en la niña dormida, todavía era fría. Sin embargo, las emociones dentro de él no eran las de ella sino las suyas.

—Es gracioso que no fuera así.

—Su Majestad.

—Sal si vas a volver a decir tonterías. No tengo ganas de escucharte hoy.

Félix permaneció en silencio por un rato antes de hacer una reverencia y salir de la habitación. La habitación recuperó su aura de nuevo.

Clade miró a la niña durmiente sin su guardia en alto.

A decir verdad, siempre estaba buscando la oportunidad perfecta.

[Nota: Aquí se vienen recuerdos. No es que Athanasia se haya despertado. A lo largo se nota más.]

— ¡Papá!

¿Podré matarla hoy? ¿Puedo matarla hoy? Así, todos y cada uno de los días. Y después de hoy, mañana.

—Papá, aquí.

Pero, al final, no podía matarla.

— ¡Atti le cantará una canción de cuna a papi!

Maldita sea esa mujer. 

Contenía sus insultos.

Podrías haberte marchado y eso estaría bien, pero dejó atrás una cosa igual a ella.

— ¡Papá, buenos días!

Mujer despreciable.

Marchándote de forma tan irresponsable. Pero, sin embargo, persiguiéndome de tal forma que ni siquiera puedo olvidarte… Casi lo olvido todo. Casi. 

No obstante, recordó todo una vez más al ver esos grandes ojos redondos.

— ¡Ojalá Atti le gustara más a papá!

Cuando la niña dijo eso pensando que él estaba dormido, Claude sonrió mientras se burlaba mentalmente.

—En realidad fue una mentira que quería ver a mami.

Niña estúpida. Eso no pasará. No habrá ningún día antes de que muera en que te acepte como mi hija o tenga buenos sentimientos hacia ti.

—Pero es verdad que Atti no necesita…

Dejó vivir a esta niña porque su vida era aburrida. Si no estuviera loco, no querría cuidar a esta niña que no tiene ningún punto bueno, sino que es ruidosa, molesta y necesita el mayor de los cuidados.

—Porque Atti tiene a papá.

Pero no sabía por qué esas palabras fueron frustrantemente dolorosas. Y tampoco la razón por la cual su corazón se estremecía cada vez que veía a la niña.

La niña siempre le sonreía alegremente sin saber que él estaba pensando en matarla. Por eso siempre se frustraba.

Era normal que quisiera matarla más a medida que pasaban los días. Pero…

— ¡Wahh! Duele. Oww…

Pero se enfadó cuando ella estuvo en una situación en la que realmente iba a morir.

—Oww. Papá, due… Wahh.

No seas ridícula.

—Esto se debe a una especie de criatura mágica.

No tienes que ser como tu madre en algo como esto también.

—Lo mataré.

— ¡Su Majestad! El joven mago dijo que puede curar a la princesa. Puede considerar matar a esta criatura después de que la princesa despierte.

—Ya lo he decidido. ¿Por qué tengo que mantener con vida a esta cosa cuando está tomando la vida de su dueño? —Agarró la cosa negra con su mano fácilmente.

Esa cosa se quedó quieta, moviendo los ojos con cuidado, sin saber el peligro en que se encontraba. Esa estupidez le recordó a la de su dueño y eso lo molestó.

—Su Majestad, cálmese. Con esta criatura, controlar el maná de la princesa puede ser más fácil.

Athanasia, una niña inexcusable como su nombre.

Era molesta para él. Por lo que pensaba mucho en matarla. Al parecer el dicho de que los niños pueden ver a través de la mente de una persona es verdad, la chica mostraría un poco de miedo cada vez que estaba con él, como si viera a través de él.

A pesar de que lo sabía, siempre actuaba frío.

Sería genial si se asustara de mí y no se atreviera a venir a verme. Entonces ambos estarían cómodos. Y él no estaría recordando su pasado.

Pero la niña siempre venía al día siguiente y comenzaba a sonreír como una idiota. Eso era extremadamente molesto.

—Haz lo que quieras. Si la princesa muere, mueres con ella.

Quiero matarla, a ella que es odiosa, cada vez que la veo. Pero también quiero seguir viéndola. No, quiero deshacerme de ella ahora mismo. Pero, solo por un poco más… 

Su mente no se calmaba. Ah, todo esto es molesto.

—Athanasia.

Podía matarla en cualquier momento si quería. Por eso te mantengo con vida.

—No me gustas.

Claude le susurró nuevamente a la niña con los ojos cerrados.

—No me gustas.

Sin embargo sus palabras no entrarían en sus oídos dormidos, sino en los suyos, y penetrarían profundamente en sus sentimientos.

—Yo…

Pero su mano que estaba alcanzando su cuello, se dirigió hacia su frente y la tocó suavemente. Su boca no se abrió mientras miraba a la niña dormir.

Y su sombra junto a la niña no se iría por el resto de la noche.


Den
Claude, admítelo de una vez: quieres a Athanasia, al igual que amaste a su madre. Y no lo puedes evitar… Al fin y al cabo, es tu hija.

| Índice |

10 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 33.5: POV de Claude

  1. Say. Rangel says:

    me dio mucha tristeza el comentario de Claude, de que no tenia que ser como su madre en eso tambien, ose que no fuera como su madre y muriera, que triste, ha cargado con tanta tristeza por la muerte de la mujer que ama, ha estado tan amargado que no sabe que ya ama a su hija, por que se considera alguien que no puede amar 🙁

    • Sarah Crossz says:

      ¿A quién crees que engañas? Ella es lo que tú más quieres, ocultarlo tratas es hermoso lo que sientes. No lo disimules bien sabemos donde está tu corazón

  2. Cerezoo-chan says:

    Wow sin duda Claude tiene sentimientos encontrados, es obvio que no admitirá el “cariño” que ya le tiene a su hija, por que ahora que vemos sus sentimientos obvio aún le duele que ella se lo dejara solo sabiendo que él tiene un pasado muy oscuro… sin duda Claude es alguien frío y calculador pero atti a sabido como ganarse poco a poco el cariño de él…

    Muchísimas gracias por el capítulo 💜🌸💜🌸💜🌸

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *