Un día me convertí en una princesa – Capítulo 34: También hay especies de idiotas

Traducido por Den

Editado por Nemoné


—Umm, papá. Atti quiere caminar sola.

—Así es más rápido.

Umm, ¿podrías explicar por qué dar un paseo tiene que ser rápido? 

Y, ¿no lo llamas dar un paseo cuando caminas por ti mismo? Para mí, esto no es “dar un paseo”…

Pensé, mirando alrededor del jardín.

Esta caminata era para que me ejercitara pero, ¿cómo se volvió así?

—Eso es verdad. No es bueno que se exija, princesa.

¡Sí, fuiste tú, idiota! No había nadie más que Félix quien pudiera ponerme en esta situación.

Un día estaba caminando y estornudé porque había muchas flores, y Félix se sorprendió. No podía jugar activamente como antes después de despertarme 48 días después. Además, la razón por la que casi me caigo corriendo hacia Claude ese día fue porque no tenía mucha fuerza.

Pero después de unos días, pude moverme con ayuda de la magia, pero el idiota pelinegro volvió a actuar frágil y me dijo que debería caminar con mi propia fuerza, porque usar magia no es bueno a menos que sea una emergencia.

— ¿No son 10 minutos suficientes para dar un paseo?

—Lo es. Suficiente.

Umm, ¿no? No realmente. ¿Estas personas comieron algo malo?

—Caminaremos hasta el borde del jardín desde aquí ya que hoy está claro.

De hecho, el propio Claude sugirió caminar más sin la sugerencia de Félix. Quiero decir, si vas a hacer eso, ¿por qué no lo haces por tu cuenta y me dejas con Félix? ¿Realmente me tienes que cargar así? *Sollozo*

No sé si solo soy yo, pero parecía que Claude estaba siendo más amable conmigo estos días. Jaja, ¿estoy loca? ¿Cómo me atrevo a pensar estas cosas? Por supuesto, no es verdad. ¿Cierto?

Pero, en ese momento, algo dorado se metió en mi boca.

Ack. ¡El cabello de Claude se metió en mi boca! Es tu culpa, viento. ¡Eek, vete! ¡Vete! 

—Ptt, pt, ptttt.

¡¿Ptt?!

Pero parece que fui demasiado ruidosa. Claude dirigió su mirada hacía mí al escucharme escupir. Tuve que dejar lo que estaba haciendo y sonreír.

—Ptt… Jejeje. Jejeje…

N-No me mires así. ¡Mira, no me lo comí porque quisiera! Sonreí lo más naturalmente posible. ¡Dicen que no puedes escupir a quienes sonríen!

—El cabello no está allí para comer.

¡Ack! ¡Lo sé, idiota! ¡Realmente, tanto el idiota pelinegro como este idiota me están tratando como una estúpida, cuando puedo hablar 4 idiomas a esta edad!

Pero, mira. ¡No me hizo nada cuando comí su cabello! No está enfadado, ¡no me matará! Lo viste, ¿verdad?

— ¿Su Majestad, debería cargar a la princesa?

—Retrocede 5 pasos más.

El estado de ánimo de Félix decayó y dio 5 pasos atrás.

Pensé un poco si debería estar feliz por esto o no, pero lo dejé y coloqué mi barbilla sobre el hombro de Claude.

Ahh, mira cómo tus brazos están en buena forma. Parece que no tiene músculos en absoluto, pero al tocarlo, sus abdominales se sienten realmente fuertes.

Sin embargo, era un alivio que mi corazón ya no enloqueciera al ver su piel. Quiero decir, sería raro si tuviera una hemorragia nasal por mi padre biológico.

¡Pero, superé su atracción! ¡Genial! ¡No soy una chica fácil! ¿Crees que las apariencias me afectarán?

Ja, no puedes. Sacudí la cabeza con un sonrisa ganadora.

—Ay.

Eh. ¿Quién está tirando de mi cabello? 

— ¿Qué estás haciendo?

Jadeé cuando toqué la parte de mi pelo de la que tiraban.

Lilly me peinó esta mañana como siempre. Recogió el cabello rizado en un moño como una manzana con algunas perlas y cintas de decoración.

Pero, ¿por qué se ha enredado con el cabello de Claude?

Jajaja.

—Te dije que el cabello no es para co-

— ¡No, no me lo comí! ¡Quiero decir, el cabello de papi está enredado con mis ornamentos para el cabello! Hing.

¿Q-Qué debería hacer? 

Era un peinado bastante bonito hasta esta mañ-, no, ¡hasta hace un momento! ¡Por qué harías eso, horquilla! Wahh.

—Entonces, deshazlo.

Mi***a. ¿Crees que estaría haciendo esto si fuera fácil? En ese momento Félix se acercó a mí.

— ¿Debería ayudarla, princesa?

—5 pasos.

—…

¡Eek, Félix dijo que ayudaría! ¡¿Por qué hiciste eso?!

—Deshazlo hasta el final del paseo.

*Jadeo*

¡Diez, nueve, ocho, siete, dos, uno, se acabó el paseo! ¿Todavía no pudiste desenredar el cabello? ¡Muere! No sucederá eso, ¿verdad? Waahh.

Nemoné
JAJAJAJAJA. Athanasia, cálmate por favor

Algo afortunado era que Claude estaba caminando extrañamente lento. Ah. No es porque soy pesada, ¿verdad?

De todas formas, hice todo lo posible para quitarme el hermoso ornamento. Mientras tanto, Claude siguió caminando.

*Jadeo* Accidentalmente arranqué uno de los pelos de Claude. 

Sorprendida, miré a Claude. Pero, este no reaccionó.

Ahh, qué suerte. Es más denso de lo que pensaba. Actué como si nada hubiera pasado y arrojé cuidadosamente su pelo al suelo. ¡No hice eso! ¡De verdad!

Pero, ¿por qué no sale? Waah, no quería usarlo de esta manera.

Acabé soltando el cabello de Claude quitándome los ornamentos que Lilly me puso.

— ¡Allí!

Hing, realmente me gustaba mi cabello hoy. Una pena. Ahí, ya solté tu cabello. Claude ahora es un Claude libre. Aquí, tómalo…

—El pelo está sucio ahora.

¿Qué? ¿Me estás diciendo que te cepille el cabello?

—El cabello de papá es brillante y bonito como siempre. Jeje.

Wahh. No tuve más remedio. Sonreí y comencé a cepillar su cabello. ¡Ahora deberías estar satisfecho con esto!

Pero Claude frunció el ceño.

¿Qué? ¡Que te veas raro no es mi problema! Miré a Claude. Entonces Claude comenzó a caminar, chasqueando la lengua. ¡Pero su mirada en el último momento me recordó al idiota pelinegro! ¡¿Bast***o, qué hice mal?!

Entonces, Claude me dejó en el suelo.

¿Eh? ¿No ibas a caminar cargándome? Bueno, no importa.

Pero este bast***o tendió la mano. *Jadear* Parece estar realmente loco. ¿En realidad sostendrá mi mano? ¿De verdad?

Extendí mi mano intentando entenderlo al pensar que comió algo malo. Sin embargo, solo comenzó a mirarme como si estuviera viendo algo estúpido. Qué, qué, ¡por qué! ¡Dijiste que te diera la mano! ¿No?

—Nope.

Entonces, ¿qué?

Cuando hice una mueca de que no sé de qué estaba hablando, comenzó a moverse. Solo miré mi decoración para el cabello moviéndose en las manos grandes de Claude.

Su ceño fruncido y su mano, hacían algo en mi cabello.

—Así es mejor.

Me sorprendió tanto que mi mandíbula se desencajó.

¿Comió algo malo? ¿Había veneno en su desayuno? Sospeché.

—Camina tranquilamente, no corras.

¿Acaba de tomar mi mano? ¿Quizás estás pensando en caminar de la mano?

Qué locura. Qué locura… Realmente debe estar loco.

Esto era extraño.

♦ ♦ ♦

No podía entender la actitud de Claude hacia mí estos días.

Sentía que estaba siendo un poco más blando debido a mi arduo trabajo. Como tomarme de las manos mientras caminábamos, cargarme en lugar de Félix, y como la última vez, peinarme, lo cual fue extremadamente raro.

¡Además, Claude cambió mi palacio por otro mejor!

Como todos saben, estaba viviendo en el Palacio Rubí por la ignorancia de Claude. Pero Claude decidió trasladarme a otro palacio que estaba más cerca del suyo, también, el Palacio Esmeralda.

¿Es porque Claude vio algo que no quería ver ese día…? Bueno, había muchas gemas que faltaban, y no fue solo una vez ni dos veces que las doncellas tomaron las gemas, mintiendo de que necesitaban más dinero para mi bien hace unos años.

Luego, dijo más palabras de:

— ¿Cuando se convirtió este palacio en la casa de unos perros?

Y esa noche, comenzamos a trabajar para mudarnos al Palacio Esmeralda. No, en realidad no tuve que hacer nada sino solo ir allí…

A decir verdad, era la primera vez que Claude visitaba el Palacio Rubí en 7 años. Si fuera una familia normal, no sería normal que los padres visitaran a sus hijos una vez en 7 años. Pero Claude no era un padre normal a mis ojos.

Es mi padre y fue una sorpresa que incluso viniera al Palacio Rubí. Woah.

También, estos días estaba pensando que me sentía rara en el Palacio Esmeralda, el cual era más elegante que el Palacio Rubí.

Por cierto, esta sería la razón por la que Claude se volvió así. Probablemente está sorprendido de que casi muero hace poco, por lo que está haciendo esto bien por mí.

Jaja… Pero cuanto más lo pensaba, la sonrisa se desvanece.

Qué gran sueño tengo. No hay manera de que un psicópata, que mataría a su hija sin vacilar, se viera afectado cuando su hija estuvo un poco enferma.

| Índice |

3 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 34: También hay especies de idiotas

  1. Cerezoo-chan says:

    Creo entender algo a Atti nadie cambia de la noche a la mañana, y mucho menos alguien que ya sabes que te mataría sin dudarlo…

    Muchas gracias por el capítulo 🌸💜🌸💜🌸💜🌸

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *