Un día me convertí en una princesa – Capítulo 37

Traducido por Den

Editado por Nemoné


—Pero, cómo, desde el cielo…

— ¡Isekiel!

*Jadear*

¡A correr! Mi cuerpo se movió por su cuenta ante la voz.

*Jadeo*

¡Esta voz…!

Cuando me levanté, el chico abrió la boca tratando de decir algo. Pero yo me escondí más rápido.

—Isekiel, aquí estabas.

Se mostró cuando me escondí detrás del arbusto.

—Padre.

— ¿Qué estabas haciendo solo?

¡Qué hiciste, Lucas, idiota! ¡Ese es el Sr. Perro Blanco! ¡Entonces, eso significa que ese niño en realidad es Isekiel!

—Estaba buscando a Zenit.

¡Y esta es la mansión Alfius! Wahh. Zenit, dijo Zenit. ¡Dicen que Zenit está aquí! ¡Y el Sr. Perro Blanco e Isekiel están delante de mí!

—Parece que esa niña ha vuelto a huir.

¿Cómo se atreve ese loco de Lucas a arrojarme en la caseta de perro del Sr. Perro Blanco?

Contuve la respiración en caso de que el Sr. Perro Blanco me encontrara.

Isekiel no contará lo que acaba de pasar, ¿verdad? Afortunadamente, solo me echó un vistazo que no notó su padre, y tampoco parecía que fuera a contarle sobre mí.

—Es comprensible que esté triste porque su hermano mayor se va lejos por unos años.

El duque Alfius dijo eso mientras chasqueaba la lengua. Parece que Zenit está triste porque Isekiel se va. Uh, umm. Pero, no te preocupes Zenit, tu príncipe de brillante armadura regresará como el esposo número uno que las mujeres querrían tener.

Me sorprendió pensar en la cara del niño, pero pronto fruncí el ceño cuando me di cuenta de que se parecía muchísimo al Hombre Blanco.

No, dado que las versiones son diferentes, ¿no se vería más como el Sr. Perro Blanco en el futuro? 

—Pero, ¿no dije que no necesitas consolarla por cada cosa?

Estaba concentrada e interesada en su conversación.

—Esa niña también es un tesoro preciado para nuestra familia Alfius, pero tú más. Creo que tú, como mi hijo, ya lo sabes.

—Sí. No lo olvidé.

Wow. Mira a ese hombre. Qué gran educación le da a su hijo. Quiero decir, él podría pensar eso pero no tenía que decírselo directamente a un niño de diez años.

Seguí escuchando, sintiéndome extraña porque estaba espiando su conversación.

—Aún así, volveré para buscar más. Como padre dijo, me iré pronto, así que debería consolarla antes de irme.

Isekiel aún estaba tranquilo en esta situación. Tiene 10 años, pero ¿por qué parece un adulto? Tenía una expresión realmente linda hace un momento.

—Por supuesto. Lo harás bien. Creo en ti.

Y Roger Alfius se marchó.

La zona se volvió silenciosa. El sonido de las hojas bailando se escuchaba con claridad. Estaba sudando porque no podía encontrar el momento oportuno para irme.

— ¿Sigues ahí…?

En ese momento, se escuchó la voz cuidadosa de Isekiel. Era tan cuidadosa, como si fuera un cazador frente a un animal.

—No pude comprender todo el repentino evento porque todavía soy inmaduro. Quizás estás herida, prin…

 —U-Un ángel no se lastima por tal cosa.

¿Puedes, por favor, comprobar si mis extremidades están bien…? No puedo hacer nada con mis extremidades encogiéndose.

Sin embargo, no puedo decir que soy una princesa. ¿Cómo explicaría que estuviera cayendo del cielo a la mansión del duque?

— ¿Un ángel…?

Ack, ¿qué? ¡Fuiste el primero en llamarme ángel! Y, ¿quieres que vuelva a decir esa palabra? ¿A esta edad?

Me aclaré la garganta.

—Sí. Y un ángel no puede mostrar su rostro a las personas. Así que detente allí y no te acerques más.

Hubo silencio por un momento después de mi valiente declaración.

¿Qué pasa con su reacción? Aunque eres maduro, aún eres un niño. Eres el único que dijo que era un ángel. Solo te engañé como a un niño, wahh.

N-No te diste cuenta de mi verdadera identidad, ¿verdad?

Entonces, escuché un “pfft”.

—Un ángel…

Mi***a. Apuesto mis refrigerios a que no me cree.

Mi cara se puso roja. Una persona que escucha esta risa se pondría con una cara roja como un tomate.

Eek. Pero, ¿por qué este lindo niño que me llamó ángel actúa así? No lo he olvidado todavía. ¡Que me llamaste un ángel con esos dos ojos grandes y redondos!

— ¿Por qué actúas como si no supieras? Fuiste tú quien me llamó ángel en primer lugar —Tosí.

—Eso…

Isekiel parecía estar sin palabras. Si, pruébame. Veamos cómo respondes. Pero, solo fue silencio.

¿Hmm? ¿Por qué está tan callado? 

Se escuchó un crujido, y me asomé del arbusto para mirarlo. Contuve la respiración al observarlo.

Isekiel estaba nervioso, con una brillante cara avergonzada.

Era lindo ver a un chico que estaba actuando maduro hasta ahora, avergonzado.

Esto no es bueno. ¡Es demasiado lindo! 

Actúe como hice la primera vez que vi a Blackie. Me alegró ver a una persona avergonzarse después de ver a personas obstinadas durante tanto tiempo.

Después de todo, desde este punto de vista, solo tiene diez años. Kuckk. Pero, ¿por qué tienes que ser el hijo del Sr. Perro Blanco?

—Me quedaré aquí ya que has dicho que no me acerque.

Isekiel parecía estar avergonzado ante sus acciones. Luego se sentó en un lugar cerca de mí.

— ¿Cómo llegó la señorita ángel aquí?

¡Wahh, necesito una mentalidad más fuerte! ¡Todo es tan vergonzoso!

Me senté cubriéndome el rostro con las manos y las rodillas.

—Eso es un secreeeeeto…

Wahh, ¿por qué siento que estoy haciendo un historial negro de mí todo el rato? ¡No quiero esto!

Isekiel se vio obligado a contener la risa, y murmuró: ¿Es así?

No hablamos por un rato. Se escuchó a un insecto gritar.

¿Solo soy yo quien se siente incómoda con este silencio? Pensé por un momento, antes de romper el silencio.

—Solo déjame sola y ve a buscar a tu hermana.

Ahora, ¿cómo regreso? Espero que no haya ningún caso donde tenga que pedirle ayuda al Sr. Perro Blanco. ¿Por qué no me lleva de regreso ese idiota pelinegro? Ahh, no lo sé.

—Por hermana…

—Zenit. Dijiste que la estabas buscando.

—Entonces, lo escuchaste todo.

Isekiel habló y pensé en las palabras que debería decir cuidadosamente.

Ah. Ahora que lo pienso, Isekiel se sorprendería si conociera a Zenit en este momento.

¿Qué harás ante los ojos como gemas de Zenit? Debería haber una manera de esconderla de mí. El Perro Blanco le presenta a Zenit a Claude escondiendo sus ojos como gemas, pero es posible que no esté lista en este momento.

—En realidad estaba dudando en buscarla porque pensé que estaba llorando.

Pero la respuesta de Isekiel estaba completamente fuera de mis expectativas. No sé si es verdad, pero está bien.

Pregunté actuando cómo si no hubiera escuchado la conversación entre Isekiel y su padre.

— ¿Por qué lloraría?

—Me iré pronto. Creo que está triste por eso.

—Hmm. Parece que a esa chica le gusta mucho su hermano.

Isekiel se quedó callado. Sentí más curiosidad por su respuesta.

—Umm. ¿Cómo es Zenit?

Lo dije porque no había mucho sobre su pasado en la novela. Bueno, debe haber sido linda desde pequeña también, ¿verdad?

Pero, me quedé estupefacta con sus siguientes palabras.

—Una chica a la que debería proteger.

Esas no son palabras que un niño debería decir. Entré en pánico ante sus palabras, como si ya estuviera decidido en primer lugar.

—Entonces, ¿no se supone que debes consolarla?

Isekiel no habló por un rato después de mis palabras. ¿Dije algo que no sé suponía que debería de haber dicho?

—Nuestro niño.

Y no entendí lo que quiso decir con sus siguientes palabras.

—No sé cómo debería hacerlo.

Dios. Y, ¿qué clase de preocupación es esta? ¿Solo dijiste esas palabras para romper la incomodidad?

No podía creer en sus palabras e intenté mirar su cara a través del arbusto. Pero, esto es real. Habla en serio. Wack, mira esa cara que muestra vergüenza.

Era un poco gracioso. En «Princesa Encantadora», Isekiel fue descrito como una persona genial, como un protagonista masculino, pero quién sabía que era un chico preocupado por un lindo problema.

¡Wahh, quiero burlarme de él! ¡Y molestarlo! No sabía que me gustaba hacer estas cosas. Uwuuu.

Den
Eso es de familia XD

—Prin… ¿Cómo consuelan otras personas a la señorita ángel para hacer que deje de llorar?

Levanté la cabeza ante su pregunta.

¡Ah, finalmente una pregunta que puedo responder con confianza!

| Índice |

One thought on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 37

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *