Un día me convertí en una princesa – Capítulo 44

Traducido por Den

Editado por Nemoné


Había programado un banquete con Claude para la cena de hoy.

— ¡Papá!

En realidad, estaba programado para ayer, anteayer y mañana también. Desde hace 4 años, ceno con Claude.

Ya que llegué antes de tiempo, fui a encontrarme con Claude. Corrí hacia él, sonriendo como siempre. Y lo abracé, él estaba esperando después de verme.

—Te dije que no corrieras.

Pero, sé que no te disgusta que corra hacia ti alegremente. Yo, que lo abracé, no parecía que lo estuviera abrazando sino que estaba siendo abrazada.

— ¡Hoy también quería verte, papá!

Solo una vez llegué temprano a verlo porque Claude dijo que otras personas estaban visitando el palacio y que teníamos que perdernos nuestra fiesta de té.

Claude habló.

— ¿Qué tiene de especial un rostro que ves todos los días?

—Jeje. Soy feliz.

Pero, si tampoco me extrañaras, no me hubieras llamado para cenar o a la hora del té, ¿verdad? Jeje. Pretende que no.

Sonreí alegremente mientras me ponía de puntillas y besaba a Claude en las mejillas. Claude ya estaba acostumbrado a esto, sabía que debía bajar la cabeza para que hiciera esto.

—Entremos.

Lo que hice hoy con Claude fue hablar. Así que hablé la mayor parte del tiempo sobre estudiar.

*Sniff* No tengo otra opción. ¡Solo paso el tiempo en el Palacio Esmeralda!

—Me gusta más la ética. Voy a conseguir un libro diferente y estudiarlo ya que acabé el último en diez días, así que estoy realmente emocionada.

Y, al hablar de estudiar, en su mayoría me elogiaba a mí misma. Las razones por las que menciono esto se deben a que los profesores en realidad me dicen eso, y ¡también para enviarle un mensaje a Claude de que puedo hacer lo que sea!

—Y mi profesora de baile siempre dice…

Me detuve.

Eek. ¡Casi le digo que “ella habló sobre mi madre”!

¡Lo siento, es una costumbre! Y podría haber sido una noche desagradable si no me hubiera detenido. Ah, mi sistema de supervivencia, trabajas tan duro como de costumbre. Wahh.

—Dice que parezco un hada bailando.

Naturalmente cambié las palabras y naturalmente cambié mi expresión facial a una sonrisa. Entonces, Claude me miró antes de hablar.

—Pondafyu siempre balbucea cosas raras, así que no pienses en ello.

¿Me estás diciendo que bailar como un hada no es agradable? Kuckk, un rasguño a mi corazón. Mala persona.

—Ahora que lo pienso, es casi tu cumpleaños.

Dejé de moverme con esa frase.

En realidad, aunque fuera mi cumpleaños, siempre era tranquilo. Ni fiestas públicas, ni anuncios, ni nada.

Incluso Lilly y Félix no podían evitarlo. Bueno, no pedí eso de todas formas.

La razón de ello es porque estaba avergonzada de alguna manera. Incluso en el orfanato, juntábamos a los niños que cumplían años ese mes y compartíamos un trozo de pastel y eso era todo. Bueno, aunque realmente no podíamos ser felices porque en nuestro cumpleaños era el día en que fuimos abandonados en el orfanato.

Y cuando me hice mayor, no tenía dinero ni tiempo para celebrar mi cumpleaños ya que tenía que trabajar y ganar dinero. Así que realmente no estaba acostumbrada.

Pero, si esa fuera la única razón, Félix y Lilly definitivamente harían una gran fiesta.

Sin embargo, la razón por la que no podían era por eso. Porque mi cumpleaños era el día de la muerte de Diana.

Lo supe hace un tiempo, pero el día en el que Claude actuó como un psicópata fue el día de su muerte. Entonces, pensé que tal vez ambos pueden relacionarlo. Y esa también puede ser la razón por la que Claude no me llama en mi cumpleaños desde que tenía 5 años, la edad que tenía cuando lo conocí.

Así que solo lo celebraba con Lilly y Félix. Parecían no estar satisfechos con eso, pero realmente no me molestaba.

En cambio, no quiero fiestas de cumpleaños. Es difícil dar una reacción cada vez que recibo un regalo. ¡Quiero decir, por supuesto que me gustan los regalos! Aunque soy feliz ya que parece que realmente le gusto a ambos. Pero, aún no estaba acostumbrada, porque me daba vergüenza.

Sin embargo, cuando dije eso en alto, ambos respondieron con toda su energía:

—La princesa es una niña que necesita ser amada, y hoy es el día más feliz y agradecido porque nació la princesa más preciosa en este mundo, así que DEBEMOS celebrarlo.

Y me quedé sin palabras.

Creo que me consideraron una niña que se siente culpable en su cumpleaños por la muerte de su madre. Wahh. ¡No es eso!

— ¿Quieres algo?

Pero, un día, cuando tenía 7 años, Claude me preguntó eso.

Por supuesto que pensé: ¿Eh? ¿Está loco?, pero Claude hablaba en serio. Ahora que lo recuerdo, la actitud de Claude cambió rápidamente después del día en que casi acabo bajo tierra en el cementerio.

Fue entonces cuando escuché el sonido de una campana de oro. ¿Qué sonido es ese? ¡El sonido que indica que viviré más tiempo! ¡Hurra!

Pero no sabía qué decir. Sinceramente, quería pedir oro y gemas para mi futuro mejor pero (mis límites, *sollozo*) pensé que él podría adivinar mis intenciones rápidamente. *Sollozo*

En cambio, pedí que volvieran mis doncellas del Palacio Rubí, Hanna y Seth.

Todos parecían estar sorprendidos, ya que probablemente pensaron que pediría gemas preciosas o ropa, zapatos o muñecas. Bueno, algo que a los niños les puede gustar, pero no lo hice.

Lilly estaba especialmente sorprendida de que todavía recordara a Seth y Hanna. A eso dije:

— ¡Cómo podría olvidar a esas hermanas doncellas que me hacían coronas de flores y le daban choco a Atti en el Palacio Rubí!

¿Cómo pueden pensar que me olvidaría de alguien especial en sólo dos años? ¡Todavía recuerdo que Lilly dijo que regresarían en 100 días!

Pero, Lilly estuvo a punto de llorar cuando dije eso. ¡¿POR QUÉ?! Esa cara se parecía a la que hizo cuando dije que quería ver a mamá. Luego, miré a Félix que estaba igual. Esa mirada era la mirada de estar viendo a un pobre niño hambriento y sin hogar.

Solo Claude estaba como “Así que esa es la razón por la eras pesada. Adicción al chocolate…”

Y al día siguiente, me envió a Hanna y Seth de regreso. Tenían lágrimas en los ojos, conmovidas, como si no esperaran que las llamara como mi primer regalo de cumpleaños de Claude.

Pero, lo que vino al Palacio Esmeralda no fueron solo dos personas. Otras doncellas las seguían desde atrás y cuando vi de cerca, traían chocolates de todo el mundo.

Me quedé estupefacta al escuchar que Claude envió esto. Realmente él actúa diferente a cómo habla.

También, el momento en que comencé a besarlo en las mejillas fue cuando tenía nueve años. Realmente no podía besarlo como cuando tampoco podía actuar linda antes, pero realmente tuve que hacerlo esa vez. Realmente… tuve que hacerlo.

¡Quiero decir Claude…! ¡Ese Claude! ¡¡Dijo que había gente que venía de Obelia que le dio bienes y él me dio la llave de la sala del tesoro que abre toda la sala llena de tesoros!!

Me di cuenta de la verdadera bendición del ángel cuando Claude me la arrojó como diciendo “La recogí en el camino. Tenla”. Ahh, todavía recordaba el fondo brillante con Claude con alas en medio.

Fue entonces cuando lo abracé fuerte y lo besé en las mejillas con todo mi amor. Todavía estaba clara en mis recuerdos la expresión de Claude en ese entonces. Kekeke.

De todos modos, a los nueve años era cuando la mala vida de Athanasia comienza, así que solo pude ver esto significativamente.

¿Qué clase de día fue? Fue el día en que Athanasia salió del Palacio Rubí y se encontró con Claude por accidente en los jardines. El día en que Athanasia sintió calidez e interés, pero Claude pasó de lado como si no hubiera visto nada.

Pero, yo conseguí la habitación llena de tesoros. ¡Hurra!

—Habla si tienes algo que quieres este año.

Pero, “el acto angelical de Claude” no se detuvo allí.

Me daba regalos a pesar de que no era mi cumpleaños, como si me estuviera dando los regalos que no pudo o no me dio hasta ahora. Así que el año pasado, Claude construyó una biblioteca, sin razón alguna, solo para que yo la use.

—O algo que quieras que haga.

*Sollozo* Parece que trabajé duro y viví para que llegara este día. Entonces, ¿qué necesito ahora?

— ¡Me gusta todo lo que papá me da!

Le sonreí alegremente a Claude con ojos brillantes. Qué lindo es que Claude me envíe regalos incluso cuando no los pido. *Sollozo* No puedo contener mis lágrimas.


Den
Atti, yo tampoco T^T Estoy tan feliz cómo ha cambiado Claude con nuestra Atti. Está actuando como un padre, a pesar de todo. ¡No saben lo feliz que soy en este momento!

| Índice |

2 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 44

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *